Loading
04-11-2011

Aborto: ¿para todos o para pocos?

En general en todos los temas de política pública que generan fuerte controversia con los sectores más conservadores de la sociedad yo suelo tener posiciones abiertas y “progres”. Por ejemplo, celebré cuando se aprobó el matrimonio igualitario. Pero de todas las cuestiones de este tipo el aborto ha sido siempre la que me resulta más delicada y difícil a la hora de definir una postura personal.

Por eso, vengo siguiendo con interés las discusiones recientes sobre el tema y trabajando mis contradicciones internas para tratar de pasar algo en limpio. Y acá quiero compartir con ustedes mis pensamientos al respecto.

Empiezo por el final: pese a que quedan todavía en mí algunas ambigüedades e incomodidades, creo que la posibilidad de abortar debería ser legal. Y sustento esa convicción en tres razones distintas:

1) Yo siempre vi al aborto como un hecho íntimo, donde entran en potencial conflicto de intereses lo que es mejor para los padres y lo que podría ser mejor para un futuro bebé. Y mis pensamientos giraban en torno a sopesar cuál de estos dos intereses era más importante.

Sin embargo, hace un par de años leí el libro Freakonomics donde sus autores desarrollan y brindan evidencia estadística para una tesis sorprendente. Después de décadas de aumento sostenido, durante los años 90’s se produjo en Estados Unidos una caída abrupta en los índices de delincuencia y homicidios (vean esta ASOMBROSA gráfica!). Esa caída se mantuvo los últimos 20 años, tanto en auges como recesiones e independientemente del partido que gobernara el país. La explicación que los autores del libro encontraron es inesperada: mirando la tasa de crimen abierta por estados, la caída más pronunciada se observa en cada lugar en momentos distintos, coincidiendo con 20 a 25 años después de legalizar el aborto en cada estado. De acuerdo a Dubner y Levitt, la reducción es resultado de que hubieran nacido menos hijos no deseados y/o en hogares incapaces de proveerles sustento y educación adecuadas.
Si bien creo que esto no es suficiente argumento para legalizar, el planteo rompe la dualidad de priorizar entre dos y mete un tercer actor (la comunidad o el bien común) cuyo interés es función de la política pública custodiar.

2) La principal fuente de oposición a la legalización del aborto proviene de fundamentos religiosos. Aunque toda persona tiene derecho a vivir de acuerdo con sus creencias, no debe jamás ser función del estado defender o imponer a todos los preceptos de una religión en particular. La legalización del aborto no impone a nadie realizar uno si hacerlo está reñido con sus valores o creencias. Apenas brinda la libertad de elegir abortar a aquellas personas que así lo deseen, sin convertirlas en criminales. Por esa razón, el debate sobre si legalizar o no debería realizarse con prescindencia absoluta de las posiciones religiosas individuales.

3) Pero quizá la razón más importante para mí es meramente práctica. Aún si lo creyéramos deseable, un mundo sin abortos no es posible. La prohibición no los elimina.
Sabemos cómo funciona el mundo con el aborto ilegal: las clases más pudientes abortan de todos modos de manera segura, mientras que las clases más pobres a veces no pueden hacerlo aunque lo prefieran, y si lo hacen se enfrentan a grandes riesgos innecesarios para la vida de la madre. La deficiente educación sexual, la prevalencia de embarazos adolescentes y la mayor cantidad de hijos en las familias más carenciadas contribuyen a aumentar la dimensión del problema.
En definitiva, al discutir la legalización la decisión a tomar no es “aborto sí o aborto no”. Lo único que nos queda por elegir es si queremos que la posibilidad de abortar un hijo no deseado en condiciones razonables de seguridad e higiene esté disponible solo para los más ricos o si queremos generalizar esa posibilidad a todos (especialmente a quienes más lo necesitan)
.

Foto: Krzysztof Poltorak

    Hay 265 comentarios - Agregá el tuyo!

  1. 230
    inés says:

    No sé qué pasó!!!! Así, sin que yo me percatara, se disparó, incompleto, un comentario que me resulta inquietante escribir.

    Aunque te parezca increíble hay mujeres que sienten que “esa cosa que se les metió adentro”, porque fallaron los anticonceptivos, porque no le pudieron decir que no al hombre que tienen al lado y ni que hablar si es producto de un abuso o violación, las amenaza, las aterroriza. Hay monentos en la vida, como tan bien describió Paola, en que lo que invade a alguien es un terrible sentimiento de impotencia y miedo. (Y hasta que ese estado maravilloso, democrático, igualitario, capaz de contener a todos sus ciudadanos exista, -hay ingenuidades harto peligrosas- ¿qué hacemos con las cosas que pasan? ) Hay mujeres que abortan en ese estado emocional. No todos somos campeones y me preocupa que no podamos reconocer y aceptar la debilidad propia y ajena y ser compasivos. Tal vez hay personas que nunca se sintieron impotentes y que creen que nunca se sentirán de esa manera. Pero hay otras que sí sienten la impotencia y que hacen lo q ue pueden aunque quisieran tanto poder otra cosa. Casi todas las personas que conozco pertenecen a esta categoría, yo incluida, por supuesto.

    Somos seres extraños, capaces de cosas sublimes y también horribles. No solo somos capaces de matar seres indefensos, hombres, mujeres, ancianos, niños, sino de matarlos torturándolos. Y a mí, qué querés que te diga, me pasa que ante una mujer que aborta jamás pude ni podré sentir lo que me provocan los actos increíbles que perpetran algunos grupos humanos, convertidos circunstancialmente en hordas, como sucedió en la guerra de los balcanes, o acá mismo en nuestro país y que está ocurriendo en este mismo momento. Es en medio de esta historia humana que brego una y otra vez por la compasión, por olvidar por un ratito el ideal y vivir la vida que vivimos. Tenés toda la razón cuando decís que se trata de un problema ético o sea, de lo que cada uno es capaz de hacer y decide hacer en cada circunstancia real y concreta. La ética no nos proporciona recetas. Y agarrarnos de algún principio aparentemente superior no nos garantiza ser justos en todas las circunstancias, más bien lo contrario.

    Hay situaciones en las que hay que optar por una vida u otra. Es parte de la tragedia humana, inevitable. Cualquier socorrista y cualquier médico lo sabe. Sí, hay que debatir eutanasia, o “muerte digna” como comenzó a llamarse últimamente. Y también la pena de muerte. Hay que debatir acerca de todas estas cosas y nunca, nunca, estoy convencida, llegaremos a una situación en la que quedemos a salvo del error y de lo que nos desgarra. Para mí, en lo personal, es mejor saberlo, tenerlo en cuenta, si es posible, todo el tiempo.

    • 231
      Nicolas says:

      Excelente tu aporte Inés!! totalmente válido! tu opinión suma y mucho al debate, a mi parecer.

      Yo te puedo decir que no todos somos campeones de la vida, y no nos podemos exigir que todos lo seamos.

      Por mi parte te puedo decir que en un país como la Argentina, no podría estar nunca de acuerdo con el aborto legal. Nunca. E igualmente te digo, me tiembla el pulso tan solo pensar en el bebe, a la hora de decidir estar o no de acuerdo con el aborto. Hay un documento ya viejo, de los ’90s, que me mostraron en el colegio. Uff, como vos decis,… las cosas que somos capaces de hacer los seres humanos!!

      Si a cada mujer que quiera abortar, se le mostrara ese documental, creo que muchas no se animarían. Ojo! no es una ficción. No recuerdo el nombre, pero muestra lo que implica el aborto. Te lo muestra lisa y llanamente.

      Hoy con google, se puede acceder a imagenes que no me animo ni a hacer la búsqueda…

      Pero bueno, estamos de acuerdo con lo que implica el aborto.

      Yo soy lo suficientemente incrédulo para querer un mundo utópico…
      No soy fundamentalista, ni voy a ir a insultar o a hacer marchas en contra de quienes piensen distinto, siempre y cuando partan de lo que repito tantas veces que ya me aburro,… Si voy a marchar porque se diga la verdad y no disfracen,… el termino ‘interrupir’ NO DEBE SER USADO.

      Cruzo los dedos para que surjan mil acciones para contener a aquellas madres a las que te referís, antes que el aborto…

      Como espero que haya mil acciones para bajar la delincuencia y la población carcelaria, antes que a alguno se le ocurra poner la pena de muerte.

      Saludos Inés.

      • 232
        inés says:

        Ay!!!! No puedo parar!!!! Pero esta es la última (¿será?) Me quedé pensando. Matar no quiere decir nada, es una etiqueta sin contenido. La cosa es:
        Yo mato, tú matas, él mata… Una persona que mata a otra que es matada. Eso pasa en un lugar, en un determinado momento, de cierta forma. Una cosa es un soldado que mata a su compañero moribundo al que tiene que abandonar en el campo de batalla y otra es un asesino que mata porque sí. Una cosa es un tiro limpio en la sien y otra matar de 140 puñaladas (se acuerdan no?) Es injusto usar la palabra “matar” como si ésta aludiera a algo único aplicable a todas las situaciones.
        El mismo razonamiento me parece aplicable a la fórmula “ser humano”. Un no nato humano no es tan “ser” como uno nacido. También hay seres humanos que no tienen nada que ver con la imagen idílica que asociamos a “ser humano”. En fin…

        • 234
          Nicolás says:

          y dónde está el límite que vos ves para asegurar que no es tan ser?
          me parece que vamos a volver sobre lo mismo.

          Pero bueno, estuvo bueno el intercambio de ideas.

          Saludos y nos vemos!!

  2. 241
    Victoria Lopez L says:

    Aunque da para muchisimo mas que este simple comentario.. el primer argumento que planteas me parece que es la tipica discusion correlacion vs causalidad no? Cuando lei Freakonomics pense lo mismo.. Seria muy “delicado” aplicar esta (para mi) correlacion estadistica en un tema de bioetica.

    • 244
      Santiago B. says:

      Gracias por el comentario, Victoria!

      EL argumento de Freakonomics, como digo en el post, para mí no brinda sustento a si hay o no que legalizar el aborto. Lamentablemente este punto fue mal entendido por muchos de los comentaristas que se mofaron diciendo por qué entonces no mando a matar a todos los jóvenes pobres como método de bajar la delincuencia.

      Lo mencioné porque a mí me resultó revelador para romper la dicotomía “mamá-feto” y metió a un tercero en la disyuntiva. La existencia de ese tercero (el bien común) vuelve claramente a este tema objeto de la política pública y no solo una cuestión moral.

      • 256
        Victoria Lopez says:

        Si tal cual!!!

        Otra pequeña afirmación de la que estoy muy segura (creo!) es que todas las mujeres que abortan (por lo menos hoy en dia) son victimas y no responsables de la situación. Me pone de muy mal humor ver en facebook campañas donde atacan a las mujeres llamándolas asesinas etc… En todo caso son los trabajadores de la salud a los que hay que denunciar (por lo menos con la legislacion actual) y no a las mujeres que toman esa decisión, de más está decirlo, muy dificil de afrontar fisica y psicologicamente.

  3. 250
    Nicolas says:

    Santiago B., contesto en un nuevo post porque sería muy engorroso contestar a cada uno.

    Yo lo que no entiendo de tu postura ante la eutanasia, es que lo tengas tan claro… a mi me genera muchas dudas.

    No es carencia de empatía, sino -creo- todo lo contrario, porque gran parte de las dudas que tengo es si la decisión que toma una persona en situación de enfermedad terminal, es una decisión apresurada o no, influenciada por la visión de x medico/s o no, familiares, etc, etc, etc. y no por situar a la eutanasia justo cuando el enfermo no puede más de dolor, padecimiento, imposibilidad, etc,… sino cuando la sitúo antes,… de nuevo, dónde empieza a ser válido tomar la decisión de dejar de vivir? quién o quiénes decidirán? Todo esto me genera desconfianza y DUDAS.

    Y yo siempre me situé en mi país y no comparé con otros. En ESTE país, creo que tanto el aborto como la eutanasia legal, es un riesgo que todavía no podemos correr, más allá de mi opinión que abortar es quitarle el derecho a la vida a un ser humano. Sin filosofía escrita por quienes pudieron apreciar la vida, sin religión redactada en mismas condiciones… con empatía por quién es indefenzo y su voz no se escucha…

    No soy intolerante. Mis NUMEROSAS respuestas se dieron porque quienes me han contestado, no han sabido aceptar mi opinión. Incluído vos, cuando custionás cómo puede ser que no tenga claro que la muerte para alguien que padece y sufre de una enfermedad terminal debiera ser una decisión de aquel.

    No lo tengo claro, me genera dudas, y sigo pensando que es muy dificil plantearlo en un país como el nuestro.

    Y si, quien quiera suicidarse no pensará en llenar formularios legales,… pero no implica que yo entienda que es su vida y que la decisión extrema de quitarse la vida es un acto de derecho a la libertad de decidir como vivir/morir. Yo trataría de evitar, de tener la posibilidad, de que alguien cometa dicho acto. Eso me hace poco empático? seré poco empático entonces y a mucha honra.

    Opinión: Creo en la vida, y que nada vale tanto como para no quererla. Y las he padecido como tantos otros.

    Opinión: Creo que los suicidas (que no es el caso de la eutanasia) no toman la decisión pensando claramente. Y por experiencia, deja un tendal lleno de reproches y preguntas.

    Opinión: Creo que en este país el aborto y la eutanasia no son posibles. Como no es posible hablar de muchas otras cosas, porque somos un país NO educado. Es riesgoso.

    Lo único que no acepto es que me digan que un embrión no es un ser humano en desarrollo. Y es sobre esto que insistí vehementemente, porque allí recide la argumentación de muchos quienes están a favor del aborto, para darle fuerza a su posición, y no es correcto. Ya los ejemplos dados en más de 240 posts, son suficientes.

    Salud! Buen fin de año.

  4. 252
    Cristian M says:

    Santiago, yo respeto mucho tus posts e ideas, pero esta no la comparto. Asi que con respeto tambien te voy a comentar las respuestas que se me vienen a la cabeza para tus puntos del post (algunas un poco drásticas, como para pensar un poco desde otro foco):

    Punto 1) Bueno, entonces vamos a darles la chance ahora a esas madres con hijos de 0 a 5 años de que los pasen a mejor vida. Ya que no pudieron elegir antes, vamos a dejarlas elegir ahora. En ambos casos hablamos de un ser humano. Veamos cuantas madres que en su momento pensaron en abortar, ahora piensan lo mismo. Estamos hablando de matar gente en masa para que baje la delincuencia?

    Punto 2) No tengo mucho para decir aquí, solo que no me parece que la cuestión con más peso aquí sea la religiosa.

    Punto 3) Legalicemos los robos. Robos van a seguir habiendo, pero dado que ahora que no son legales, los robos son violentos, muere mucha gente, etc. etc. etc… si los legalizamos y les damos “turno” al que quiera robar, para que vaya tal dia a tal hora a un banco o casa se acabaría la violencia. De paso se acaba la pobreza.

    Como han dicho varios, extraigo de tu post que tu fervientemente no crees que una “cosa” (para mi, es una persona) con 4 semanas de vida tenga los mismos derechos que el “resto” de los seres humanos. Mas de uno de nosotros quizás no estaría aqui si a sus padres les hubieran brindado una chance fácil de deshacerce de el, y sin embargo resultaron ser buena gente.

    Me parece que si sos tan “listo” como para dejar/quedar embarazado, deberías ser lo suficientemente listo como para afrontar la responsabilidad de tus actos. Coincidimos en que falta MUCHA educación, mayor llegada de metodos anticonceptivos y demás … pero me parece que el tema de que alguien puede decidir si te va a dejar nacer o no, es un tema delicado. En comparación con la eutanacia, ahi es alguien que no quiere que mueras contra VOS que si queres morir. En el aborto es ALGUIEN quiere que vos mueras, contra vos que no tenés poder de decisión.

    Abrazo!

  5. 254
    Florencia says:

    Tema super complejo. En lo particular me llena de ambigüedades. Quiero agradecer a Inés y a Laura porque me ha servido la discusión para reflexionar sobre mis ambigüedades. Soy de las personas que ante todo respetan lo que siente el otro y que se reconoce imposibilitada de ponerse en los zapatos del otro. Importa este comentario ya que no me siento con derecho a decir siquiera si está bien o mal la opinión de una u otra persona. A su vez, soy absolutamente respetuosa del rol del Estado.

    Sin embargo quiero contarles algo. Soy mamá, de dos hijos, y tuve 3 embarazos. Perdí un bb de 7 semanas. Sí. Lo viví como un bebé. Y lo viví como una muerte. Y sólo yo se lo que sentí con mis tres bebés dentro de la panza. No se si está bien o está mal la legalización, despenalización, etc. Sólo se que desde el rincón de las hornallas nadie se pudo poner en mi lugar. Como yo no me puedo poner en los zapatos ni juzgar a la persona que busca un aborto.

    Creo que hablar sobre algo que no se vivió es una liviandad en general, hablemos de aborto, de eutanasia o del tema que sea. Yo no se qué me pasaría a mi misma si tuviera 48 años, un cáncer terminal y quedara embarazada porque falló algún sistema anticonceptivo en medio de la menopausia.

    Creo que el debate debería darse desde el concepto “política pública” como menciona Santiago en algún lugar. Vivir en una sociedad implica aceptar las reglas, estemos o no de acuerdo con todas esas reglas. Quizá por eso esté de acuerdo con el concepto de legalizar sería darle la opción a todos y no sólo a los que tienen plata.

    Mi simple opinión.

  6. 257
    @fvidiella says:

    Santi,

    Llego tardísimo, pero no quiero perder la chance de dar mi opinión.

    1- Si legalizando el aborto bajamos la delincuencia, y si (obviamente) muchos de los abortados NO hubieran sido delincuentes, por qué no matamos a los delincuentes y salvamos a los que hubieran sido honestos?

    2- No creo que sean “argumentos religiosos” sino que las religiones pretenden cuidar un bien mayor que es la vida. No hay excusas (salvo para Maquiavelo) para no respetar y salvar todas las vidas que sea posible.

    3- Si incentivamos a abortar en las clases más bajas (que coinciden con las menos educadas), no estamos “igualando” (y si lo estuviéramos, igualaríamos para abajo), sino que estamos provocando un genocidio: matemos a los pobres. Ellos no tienen las mejores herramientas para decidir sobre una vida humana (de hecho no tienen herramientas para conseguir un laburo digno).
    ¿Como no podemos sacarlos de ser pobres, los dejamos que se maten? mmm. Yo diría que primero tenemos que educar y dar laburo, y después si quieren abortar igual, encontrarán sus métodos. Es un poco naif creer que lo lograríamos, ya lo sé, pero el punto que quiero demostrar es que no podemos matar gente porque no podemos ayudar a que solucionen sus problemas por la vía correcta!

    4 – Creo que de la misma manera que no deberíamos legalizar la cocaína porque sólo los “pudientes” acceden y no somos capaces de controlar su uso en esa capa de la sociedad, no se debería legalizar el aborto. Sería convertir un un delito en un derecho.

    5 – Otro ingrediente: creo que no se debería legalizar, al menos, hasta habernos asegurado que hicimos TODO lo posible para que esa madre o esos padres puedan sacar adelante su familia. Y estamos MUY lejos.

    Te pongo un ejemplo práctico: Una ONG en Uruguay afirma que la amplísima mayoría de las madres en “situación de aborto” con las que lograron comunicarse, desistieron de abortar en base a información sobre las ayudas disponibles (por ejemplo, hay un hospital privado en uruguay que atiende gratis a madres solteras hasta luego del nacimiento, hay talleres de apoyo psicológico o laboral, etc. pero no se conoce).
    El problema es que muchas veces en los hospitales públicos no permiten a esta ONG entrar a hablar con esas madres. Vaya coincidencia, en Uruguay muchos médicos dan unas pastillitas abortivas -off the record- a madres en situación de aborto.
    Otro problema es que la información no debería venir de una ONG con capacidad limitadísima, sino del Ministerio de Salud Pública.

    En conclusión: la discusión pasa a ser científica ¿es un ser humano el bebe no nato?
    No, esperen, científica tampoco, porque aunque el bebé por nacer fuera un bicho o un animalito, los animales también tienen sus derechos, y las personas individuales no tienen derecho a opinar sobre quien vive y quién no, caso contrario estaríamos jugando a ser Dios, cuando el Estado y las religiones deben estar bien separadas!

  7. 258
    @fvidiella says:

    Contestando la pregunta del título: hablando de muerte, SIEMPRE es mejor para pocos que para todos!

  8. 259
    Gonzalo J. Auza says:

    *Asesinar recién nacidos no es inmoral*

    Cuando vi hoy esta noticia recordé este debate. Creo que vale la pena leer esto para conocer a qué extremos llega la ideología abortista:

    Un Journal de Etica Médica (¡qué ironía!) publica un paper que dice que no es inmoral asesinar bebés recién nacidos, porque asesinar recién nacidos es equivalente a realizar abortos y como los abortos están permitidos…

    http://jme.bmj.com/content/early/2012/02/22/medethics-2011-100411.full.pdf+html

    • 260
      Nicolás says:

      extracto:
      “CONCLUSIONS
      If criteria such as the costs (social, psychological, economic) for
      the potential parents are good enough reasons for having an
      abortion even when the fetus is healthy, if the moral status of
      the newborn is the same as that of the infant and if neither has
      any moral value by virtue of being a potential person, then the
      same reasons which justify abortion should also justify the
      killing of the potential person when it is at the stage of
      a newborn.
      Two considerations need to be added.
      First, we do not put forward any claim about the moment
      at which after-birth abortion would no longer be permissible, and
      we do not think that in fact more than a few days would be
      necessary for doctors to detect any abnormality in the child. In
      cases where the after-birth abortion were requested for nonmedical reasons, we do not suggest any threshold, as it depends on
      the neurological development of newborns, which is something
      neurologists and psychologists would be able to assess.
      Second, we do not claim that after-birth abortions are good
      alternatives to abortion. Abortions at an early stage are the best
      option, for both psychological and physical reasons. However, if
      a disease has not been detected during the pregnancy, if something went wrong during the delivery, or if economical, social or
      psychological circumstances change such that taking care of the
      offspring becomes an unbearable burden on someone, then
      people should be given the chance of not being forced to do
      something they cannot afford.”

      super-extracto:
      “we do not put forward any claim about the moment
      at which after-birth abortion would no longer be permissible, and
      we do not think that in fact more than a few days would be
      necessary for doctors to detect any abnormality in the child.”

      sigan así, y vamos a terminar EN CUAL QUIE RA. Yo propondría la posibilidad de los hijos de ‘abortar’ a sus padres, si estos consideran que se lo merecen, o si tu papá se queda sin trabajo, y no puede pagar la hipoteca, ‘abortalo’ asi el seguro de vida cubre el crédito y ya te quedás con la casa, de paso cobrás el seguro de vida, que supongo considerará el caso de ‘parri-aborto’ (deviene de parricidio),… LOCOS? y… qué se yo,… déjenlos que se maten entre ellos que a la larga quedarán sólo los que valoran la vida.

      Salud, buen aporte.

    • 261
      Santiago B. says:

      Muchachos, ese artículo es una payasada! No creo que haya una sola persona abortista que acuerde con esa postura. Es tan burdamente contraproducente y funcional a los intereses opuestos a los que supuestamente promueve que tiene toda la pinta de una operación de prensa…

      No es serio que ustedes lo tomen en serio.

  9. 262
    Nicolás says:

    Coincido!

    Pero esta gente lo publica, y alguna llegada tendrán… y vos bien sabes el poder que puede ejercer alguien con alguna influencia que cambie al menos de parecer a una persona… no?

    Los autores del ‘paper’ son:

    Alberto Giubilini,
    1,2
    Francesca Minerva
    3,4

    1
    Department of Philosophy,
    University of Milan, Milan, Italy
    2
    Centre for Human Bioethics,
    Monash University, Melbourne,
    Victoria, Australia
    3
    Centre for Applied Philosophy
    and Public Ethics, University of
    Melbourne, Melbourne, Victoria,
    Australia
    4
    Oxford Uehiro Centre for
    Practical Ethics, Oxford
    University, Oxford, UK

    Alguien los lee, supongo.

    Me imagino lo que habrán dicho de los primeros papers sobre el aborto tal cual lo conocemos,…

    Pero bueno, coincidimos que es una payasada… Peeeero, la comunicación es peligrosa, mi amigo, tanto por quien emite como por quien recepciona.

    buen fds.

  10. 263
    Susana says:

    Quiero contar mi experiencia personal en este tema. A los 19 años quedé embarazada. Estaba de novia desde hacía unos meses y el proyecto iba en serio. Para la época, hoy tengo 65 años, era impensable para mí continuar con el embarazo, por múltipes razones, y no dudé. Con mi novio, con quien dos años después me casé, fuimos a una clínica que le recomendaron a él a través de un amigo médico. Todo se hizo como estaba previsto y no existió ninguna complicación. Mis padres nunca supieron del tema, ni siquiera mis hermanos. Yo continué con mi vida y mis estudios. No existió en mí un trauma ni quedé obsesionada con el tema.

    Sólo cuando nació mi primer hijo, a los 24 años, y lo conocí apenas me lo mostraron cuando salió de mí, y ví su carita, el primer pensamiento que vino a mi mente fue para aquél o aquella que no nació, y en ese instante me juré a mí misma que nunca iba a volver a hacer un aborto. Eduqué a mis hijos, un varón y una mujer, para que se cuiden siempre, les hablé a los dos, y cuando fueron capaces de entender, les conté mi experiencia.

    Por eso, creo que este tema es de alta complejidad, singular, personal. Y me parece absolutamente hipócrita y falaz que se diga que alguien es pro abortista. Nadie quiere llegar a tener que tomar esa decisión alguna vez, no es algo que se hace por deporte. Pero nuestra sociedad hipócrita lo muestra como si así fuera, y no educa para el cuidado y la prevención, y para que ninguna mujer tenga que atravesar esa toma de decisión.

  11. 264
    Morrigan Madretierra says:

    Ámote. Absolutamente acertado. Sobre todo el último punto, que es en realidad la razón por la que las mal llamadas “abortistas” bregamos por la legalización del aborto. No somos “abortistas” desde el momento que nuestro lema es educación sexual para decidir, preservativos para no abortar, aborto legal, seguro y gratuito para no morir. Pero bueno, se nos dice así para diferenciarnos de quienes no piensan igual.

  12. 265
    Morrigan Madretierra says:

    Acuerdo absolutamente!! A quién se le ocurre semejante barbaridad?? Cómo vamos a decir eso?? Ser abortista significa que bregamos por la posibilidad de elegir si seguir con el embarazo o no, y que si no se lo desea se pueda abortar, por supuesto reglamentándose, debatiéndose respecto al tema. No es algo liviano, no es un “método antiembarazo”. Qué locura.

  13. Página 3 de 3«123

Deja un comentario

Por favor completa correctamente los campos requeridos, y no te olvides de tu comentario!

Suscribirme al blog

Ya está disponible mi nuevo libro "Pasaje al Futuro" Quiero ver dónde comprarlo