11-12-2008

¿Es la vida un derecho o una obligación?

En la noche de ayer un canal de televisión británico emitió un documental llamado “Right to Die?: The Suicide Tourist“, mostrando el proceso por el cual Craig Ewert, un profesor universitario estadounidense que sufría una enfermedad degenerativa incurable, se quitó la vida en la clínica suiza Dignitas, donde se practica la eutanasia.

Esto generó un amplio abanico de reacciones, la mayoría de ellas contrarias a la eutanasia y a la emisión de dicho programa.

A mí me cuesta mucho creer que en el siglo XXI todavía la mayoría de las personas se opongan a algo tan básico como el derecho de cada persona a decidir cómo y cuándo morir.

En este mundo el derecho a una vida digna le es negado a millones de personas que sufren del hambre y la pobreza y mueren de a cientos víctimas de enfermedades prevenibles. Hay también quienes convierten el “derecho a la vida” en una “obligación de vivir”, cuanto sea posible y a cualquier precio, negando así la dignidad tanto en la vida como en la muerte.

Craig Ewert, lo dice con una simpleza abrumadora: “If I go through with it, I die as I must at some point. If I don’t go through with it, my choice is essentially to suffer, and to inflict suffering on my family and then die! Possibly in a way that is considerably more painful and stressful than this way.” (Traducción mía: “Si lo llevo a cabo, muero como debo morir en algún momento. Si no lo llevo a cabo, mi elección es esencialmente sufrir e infringir sufrimiento a mi familia y después morir! Posiblemente de una manera considerablemente más dolorosa y estresante que ésta”). El video es convincente y conmovedor, pero impresiona y dejo a discreción de quien lee si desea verlo. La visión de su esposa (en inglés) también es muy interesante de leer.

A quienes amamos y disfrutamos la vida se nos hace difícil entender que alguien elija libremente morir. Pero, en virtud de esta incomprensión, negarle al otro ese derecho implica imponer nuestra manera de relacionarnos con la vida como correcta a los demás.

Una cosa existe en tanto existe su opuesto. Donde el derecho a morir se cercena, el derecho a vivir desaparece con él, convertido en un imperativo.

Foto: Jennifer König
Via: Bernardo Wysokikamien

Posts Relacionados



Tags

    Hay 40 comentarios - Agregá el tuyo!

  1. 1

    Santiago, hace mucho tiempo vi la pelicula Mar Adentro, muy fuerte, desde el punto de vista mio, una persona sana.

    Creo que la eleccion de la vivir una vida llena de sufrimientos, con tu familia, que desgraciadamente, parecieran que tengan la enfermedad ellos mismos, es muy duro.

    Hay personas que toman como opcion la eutanasia, ya en un momento adonde la situacion en donde estan es totalmente insostenible.

    Para llegar a ese momento solo las personas que estan pasando por eso, lo pueden decidir.

    Ninguna otra persona, puede evaluar, lo que el enfermo pasa.

    Es algo unico, algo que solo esa persona tiene que padecer y hacer padecer a el resto de sus seres queridos por mas que ellos esten en desacuerdo y sigan con la intencion de que viva.

    Pero hasta que punto? Hasta que punto se puede llegar, morir lentamente, en lo fisico, sino en lo mas doloroso que es el alma.

    Uno siempre quiere que sus seres queridos esten y vivan para siempre.

    Pero cuantos de nosotros y ojala nunca nos pase, estuvimos en la situacion de este profesor?

    Solo ellos lo pueden evaluar, yo creo que la eutanasia es un derecho que tendriamos que tener, sin conocer la situacion (estar enfermo) de poder elegir que hacer de nosotros.

    Es dificil de explicar creo yo sino se pasa por eso.

    Hay que estar…. ojala nunca nos pase.

    La verdad que me pone un poco triste este post, porque cuantas personas estan sufriendo sin poder tomar esta decision.

    Y como vos decis, otros se mueren por no dejarlos tener una vida digna.

    Saludos.-

  2. 2
    Gabriel dice:

    Santiago, vi hace unos dias el video del individuo en cuestion. Realmente me chu un hue las variables eticas de la cuestion. En caliente ni la pienso un milisegundo, yo quisiera poder decidir sobre mi vida y mi muerte en una instancia como esa, y no dejarsela a un estamento medico que desde hace 150 anios al presente ha ido avanzando sobre el poder de decision de la gentes sobre el derecho a vivir y morir. Es cierto, hace un siglo la gente se moria de un resfrio, y actuamente las enfermedades degenerativas hacen punta.
    A mi, plin.

  3. 3
    Viviana dice:

    Santiago, concidero que el derecho a la vida es inherente del ser humano, hoy en dia , como bien tu decis poblaciones sufren hambre y pobreza, viven en condiciones infrahumanas…y mueren en las mismas condiciones, y eso no pasa por los cuestionamientos radicales de los que estan en contra de la eutanasia.
    Nosotros no elgimos el lugar donde nacer, pero si dotados de una conciencia adulta elegimos donde y como vivir, es mas que logico que bajo ciertas circunstancias podamos elegir como morir.
    Yo amo la vida, pero tambien he conocido quien amando la vida, a sus hijos y seres queridos han llegado al punto que se cansan de luchar, el cuerpo duele pero el alma esta intacta, por que frente a un dolor tan grande no dejar el mejor recuerdo de un alma y no del sufrimiento de la carcaza?… el esperar un poco mas es como morboso. Va un poco enrabado con el egoismo humano y el temor a las perdidas. Abrazo calido

  4. 4
    Raquel dice:

    Totalmente de acuerdo con el post. Respeto a la persona que no esta de acuerdo (ya sea por sus ideas o su religion) pero No se puede decidir sobre la vida o la muerte de los demas. Es muy doloroso y triste, por supuesto, pero en el medio de un dolor o una degradacion inevitable, el derecho a morir es tan sagrado como la vida misma. Me gusta el comentario de Viviana: vivimos en un mundo en donde mucha gente no repara en los millones que mueren de hambre o llevan vidas miserables y violentadas, sin embargo se espantan ante la eutanasia. La vida de cada uno de nosotros merece un final acorde a nuestros deseos, es justo.
    Saludos

  5. 5
    Alberto dice:

    Muy bueno tu post, Santiago. A los 15 segundos de mirar el video ya no podía comprender quién se cree con derecho a decirle a este señor que no elija cómo morir.

    Un profesor de derecho penal te diría que “la vida es un bien jurídico indisponible”, afirmación metafísica que no está escrita en ningún lado y que se ha repetido durante generaciones.

    Me parece muy bueno que hayas difundido esta noticia.

    Saludos,

    AB

  6. 6

    Dice Eduardo Galeano :

    …Desde el punto de vista del bùho,del murcielago,del bohemio y del ladròn, el crepusculo es la hora del desayuno.La lluvia es una maldicion para el turista y una buena noticia para el campesino.Desde el punto de vista del nativo, el pintoresco es el turista.Desde el punto de vista de los indios de las islas del mar Caribe, Cristobal Colon , con su sombrero de plumas y su capa de terciopelo rojo, era un papagayo de dimensiones jamàs vistas …

    Todo depende con el cristal con que se vea y cada uno de nosotros , basado en su cultura , sus creencias filosoficas , religiosas o su experiencia de vida , harà el juicio de valor correspondiente a este tema .
    Quien soy yo para pensar que ´ mi razon ´´ es ´´ la verdad ´´

  7. 7
    Marina dice:

    Santi, para polemizar: Desde lo racional, de acuerdo. Desde la fe y la pasión por la vida que me caracterizan, me cuesta entenderlo y no hay caso, siempre tengo la esperanza del milagro. Claro que cuando uno está al límite y ve que hace sufrir a sus seres más queridos, esa decisión es tan generosa y tan valiente que no se puede describir y es, en sí misma, un milagro, algo completamente trascendente.
    Debe ser terrible y no me siento en condiciones de opinar, respeto y valoro inmensamente la decisión de morir aunque, desde mi lugar, intentaría con todo mi alma aferrarme a la vida, o que quien amo y quiere morir dignamente, transite su camino lo mejor posible, hasta que Dios lo disponga.

  8. 8
    Adrian Pedernera dice:

    Uno debe ser libre de hacer de la vida lo que quiere hasta la última decisión.
    Si en nuestro país con la inseguridad del momento, un delincuente que puede ser menor de edad puede ponerle fin a tu vida y encima no va preso, porqué una persona en estado desesperante como es este caso no podría terminar con su propio sufrimiento?

  9. 9
    Julieta dice:

    Puedo pensar que sería como “escupir al cielo” si aceptara la eutanasia. Pero lo estoy pensando como persona que no está padeciendo una enfermedad terminal o que no tiene a nadie amado que esté pasando por esa situación. Decir que no a algo que nos parece tan lejano, es no comprender la vida. Creo en Dios, creador del Cielo y de la Tierra… Y creo que ya es algo que nada tiene que ver con una prohibición por parte de leyes celestiales o jurídicas. Es dignidad, amor por uno y por los que ama, es poder de elección.
    Qué pasaría si me pusiera como defensora férrea de la eutanasia y dijera que no concibo que alguien pretenda arruinarle la vida a los seres amados que están sanos, pidiéndoles que lo cuiden hasta que Dios decida? Sería arbitrario. Sería lo mismo que negar la eutanasia. El derecho a morir debe existir.
    Me hace recordar a una defensa que tuve que realizar en la facultad, sobre la donación de órganos. Cuando se habla de ablación y donación de órganos, algunos se espantan creyendo que es hablar de muerte, cuando en realidad se habla de vida.
    Porque para entender y disfrutar la vida, no hay que olvidar que existe la muerte.
    Un beso!
    Jul

  10. 10
    J dice:

    Qué loco leer esto de alguien que elige tratar “de vivir la vida fuera de la zona de comfort.” BTW: es coNfort según la RAE.

    Hace un tiempo que sostengo que los que optan por el suicidio (en cualquiera de sus formas) no son más que cobardes.

    Creo que, en todos y cada uno de los casos (incluyendo el del citado Ewert), la elección no tiene tanto que ver con “morir libremente” (abandonar la vida) como con evitar alguna incomodidad o molestia mayúscula a la que ya no pueden hacer frente.

    Incluso en un lento proceso de deterioro físico, en el que nos hagamos cada día más patéticamente dependientes de nuestro entorno hay belleza y razones para vivir.

    Te invito a leer “Tuesdays with Morrie,” donde se cuenta la forma en que un grande de verdad elige vivir plenamente todos sus días, a pesar de estar convirtiéndose de a poco en una criatura totalmente dependiente y un peso enorme para su mujer.

    “It’s like going back to being a child again. Someone to bathe you. Someone to lift you. Someone to wipe you. We all know how to be a child. It’s inside all of us. For me it’s just remembering how to enjoy it.”
    “We all yearn in some way to return to those days when we were completely taken care of — unconditional love, unconditional caring. Most of us didn’t get enough.”

    Abrazo,

    J

  11. 11

    Tu razonamiento es lógico cuando entendemos que la vida es propia. Ahora cuando nos damos cuenta que la vida no es propia, sino que nos ha sido “prestada” y que quien elije el momento de su fin, no es más que quién nos la ha “prestado”, tu argumentación carece de sentido.
    Personalmente me opongo a la eutanasia, aunque acabo de ver a mi abuelo finalmente morir, luego de haber sufrido mucho. Me opongo a la eutanasia, porque la vida no es mia, por lo que no soy quien para decidir sobre ella.
    Entiendo la otra postura. Es un tema que refleja la falta de valores religiosos de la sociedad. Si bien estamos hablando de VIDA y MUERTE, creo que el tema más delicado es la pérdida de valores.

    Saludos, te felicito por el blog, realmente creo que este tipo de artículos nos enriquecen como personas al invitarnos a pensar.

    Un fuerte abrazo

    Enrique
    http://www.evidalba.com

  12. 12

    Como atea pregunto a los religiosos: ¿por qué el humano se cree tan superior que piensa que si es él quien determina quitarse la vida, entonces Dios está ausente? ¿Cuál es la forma “natural” de morir? ¿De cancer?, ¿de un accidente automovílistico?, ¿decapitado por Al Qaeda?, ¿asfixiado con el cordón umbilical antes de salir de la panza matera? …

  13. 13

    @J: Touché! Cuando hablé de salir de la zona de coNfort no estaba hablando de padecer una enfermedad horrible pero me corriste en mi propia ley. Me agrada mucho tu disenso y me encantó la cita.
    @Enrique: Gracias por acercar tu perspectiva. Aunque, como no creyente, disiento con tu punto de que la vida nos haya sido “prestada”, creo que tu postura es esencial para que podamos tener una buena discusión sobre este tema.
    @Danila: Provocativo lo tuyo! No me hubiera animado a decirlo así pero en muchos sentidos suscribo tus palabras.

  14. 14

    @Bernardo: Tengo que volver a Galeano… Gracias!

  15. 15
    GAby Menta dice:

    Mas que estar de acuerdo o no pienso que vivir es una obligacion, ahora si podes decidir por nuestra muerte va en cada uno, los ejemplo son casos extremos de salud, pero hay gente que tiene otros problemas a todo nivel donde prefieren estar muertos, pregunta… podemos dejar que ellos decidan por su muerte..? y no por su vida…..

    Saludos
    GAby Menta

  16. 16
    Agustin H. dice:

    Creo que es muy dificil hablar de la vida y la muerte… no tengo una posicion clara frente a esto. Cuando me puse a pensar un poco dije: “nunca me levanto del cine antes de que termine la pelicula por mas mala que este siendo” . Va a pasar algo en el ultimo minuto que haga a la pelicula realmente buena? lo dudo mucho. Ocurrirá un milagro que salve a este señor? Lo dudo aún mas. La cuestion es que para mi aun sabiendo que se va a morir hay cosas rescatables en eso que le queda. Recomiendo ver http://www.makeawish.org.ar, esta organizacion cumple los “ultimos” deseos de chicos que estan por morir. Tuve debates internos si esta era la mejor manera de gastar recursos en un pais donde hay chicos que lo unico que desean es poder comer (pero eso es otro tema)
    Escribiendo esto me di cuenta que estoy a favor de la eutanasia (si la familia lo acepta) pero creo que yo no lo haria (espero no tener que pensarlo nunca).
    El problema de esto es que de alguna manera se legitima un suicidio. No creo como dijo J que sea un acto de cobardia, pero si de egoismo extremo.
    saludos

  17. 17
    Ale dice:

    Que temita! Siempre con temas tan soft como el de HD! :-)
    Me gusto mucho la vision de Bernardo y lo que plantea con Galeano. Es muy bueno, en todo este analisis, en ponerse en las diferentes posiciones de los actores en un drama asi: el afectado y su entorno familiar. Esta bien pensar quien es el egoista cuando alguien que sufre desea morir? El que se va o los que quedan que desean que no se vaya a pesar de que esta sufriendo algo muy doloroso, inenarrable? Por otro lado, todo este tema me lleva a pensar cual es el sentido de la vida? No se puede, como bien se planteo en alguno de los comentarios anteriores, encontrarle otro sentido a la vida aun en un estado de deterioro como el que describis, Santi? Quizas en algunos casos se logre y en otros no. Pero de ser asi, cuanto tiempo es necesario para que cada persona encuentra o le de un nuevo sentido a su vida? Conozco casos muy cercanos de accidentes muy graves, donde por años, esas personas no han podido revertir esa situacion, y sin embargo, un cierto dia hicieron un clic -obviamente que fue todo un proceso- y pudieron hallar un nuevo sentido -quizas hasta mas fuerte y profundo de entender la vida que antes del accidente- y realizarse como ser humano.
    A mi no me parece un tema ni religioso, ni filosofico. Me parece un tema mas de sentido. Y el sentido es algo que damos, a mi modo de ver, los seres humanos a la vida. Encontrar el por que/para que estamos cada uno y vivir ese sentido.
    Ortega y Gasset decia que estaba preso de su cuerpo, con el cual tenia que lidiar dia a dia. Su mente/su espiritu era otra cosa. Creo que eso llevado al extremo en casos como el de Ewert, es lo mismo. Stephen Hawkings, a pesar de su estado, encontro un sentido maravilloso y aporto mucho a la humanidad.
    Pienso en voz alta y son planteos que me hago. Ahora si piendo en que la Eutanasia esta bien o mal? Si es necesaria o no? Yo soy un ferviente defensor de la libertad de cada ser humano. No me parece que nadie le pueda decir al otro lo que debe hacer con su vida. Como asi tambien, la libertad de uno termina donde empieza la del otro. Creo que todo es un equilibrio. Creo que si hay alguien que esta sufriendo y ese sufrimiento le ha quitado su sentido de vivir, que sentido tiene para el/ella seguir existiendo? No me parece una cobardia, aunque en algunos casos puede que sea por miedo. Pero de ser asi, cuanta gente hay que vive con miedo y gente que se suicida sin mas -o sin estar con un caso terminal-? Me parece que no es un argumento valido para rechazar la eutanasia.
    La vida me parece mas un regalo que algo prestado. Y los regalos pueden aceptarse o no -aunque sea descortes-. Nadie te pregunto si querias nacer -o quizas si, pero no lo sabemos-. Y si en un momento de tu vida, la misma pierde el sentido -por causas como las descriptas-, no veo obligacion moral alguna de que la persona deba buscarla, aunque no quiera. No estamos hablando de depresion u otros casos, estamos discutiendo problemas realmente terminales donde encontrar una nueva razon de ser, es algo muy complicado.
    Pero igual uno duda: que hubiera pasado si la persona seguia quizas 2 años mas y de pronto se hallaba con una respuesta o un hecho que le daba un nuevo sentido. Es dificil. Como saberlo? Pero creo que es tambien como ese famoso “If”, que sucede antes de un accidente o hecho trascendental: y si no hubiera cruzado la calle en ese momento, o me hubiera quedado en casa, o no le hubiera permitido ir a esa fiesta? Las decisiones que tomamos a cada momento son pesadas y hay que convivir con ellas; y en muchos quizas definen el sentido de la vida o inclusive definen vida y muerte…

  18. 18

    [...] una noticia sobre la eutanasia. El autor, Santiago Bilinkis, da su opini

  19. 19
    Joaquin dice:

    Mi pensamiento es que podemos decidir sobre nuestra vida y quizas sobre la de los demas, pero no sobre la muerte. Nadie puede decidir sobre la muerte de nadie, porque no hay vuelta atras.
    Siendo honestos, alguna vez a alguno no le paso estar recontra podrido o recontra mal y no querer saber mas nada con nadie, sin embargo mas adelante nos han pasado buenas cosas y hemos sentido la alegria de estar vivos. El problema de la muerte que no hay vuelta atras

  20. 20
    elena dice:

    Muy bueno el post y la charla que se generó, con la cita maestra de Galeano, que ya ocupa un estante entero en mi biblioteca***

    Creo que es importante notar que él sin todos esos tubos de todas maneras no estaría vivo.

    Quiero rescatar lo que para mí es la “obligatoriedad” de pensar en las personas queridas. En este caso quedó claro que la esposa y la hija lo entendían y lo aceptaban. me gustó mucho ver el video y leer el artículo,

    Me pareció triste que en realidad él hubiese preferido esperado más para hecarlo si hubiese sabido que podría recurrir a esto cuando realmente lo necesitase… y pienso si no podrían haberse mudado a Suiza por un tiempo…

    La película Mar Adentro me gustó mucho. Estaba en un momento de muchas obligaciones y gran stress, y me pareció un lujo poder dedicarse totalmente a leer, escribir, charlar con amigos y ver por esa ventana una vista tan linda.
    El mundo es tan infinito, hay tanto por ver y aprender!

    ***Cada vez que voy a BsAs entro en cuanta libreria encuentro para preguntar si tienen “El futbol a sol y sombra”, y como no lo tienen, me muestran otros de Galeano, y siempre termino llevando alguno que todavia no lei!

  21. 21

    Santiago :

    Quizas esta situaciones se dan por el mismo “éxito” de la civilización occidental globalizada donde cada vez la esperanza de vida se hace mas larga.

    En otras épocas la gente no llegaba a vivir tanto tiempo, eran épocas de lucha y conquista que diezmaban a los pueblos.
    Incluso en muchas culturas como las nórdicas se llegaba al “cielo” si se moría en combate.
    Tambien se eliminaron o se controlaron la mayoria de las pestes en el lado occidental del mundo.

    Nuestro querido país encontró una fórmula de eutanasia social : Los accidentes de tráfico. Una de las causas de muerte mas importantes.

    Ayer me tocó ir al geriátrico a visitar a mi abuela de 91 años y ver a una persona como se va consumiendo y pasa la mitad del tiempo entre la realidad y los sueños es algo que da mucha pena.
    Y no podes dejar de pensar que es como si estuvieran en la sala de espera,en el preembarque de algun extraño viaje.
    Pero es la vida, a la mañana habia estado en un bautismo…la vida se renueva.

    saludos y esta bueno poder contar lo que sentimos sobre el tema.

  22. 22
    Fede Muni dice:

    @Santi, excelente y muy profundo el post ,el tema que elegiste y lo que opinaron todos. Comparto y me gustó mucho lo que escribió @ALE.
    @Edu Galeano, esta muy bueno lo que decís. Pero creo que el problema q surge acá es que UN PUNTO DE VISTA SE IMPONE SOBRE OTRO. Mientras cada uno pueda pensar libremente y tener su visión de las cosas somos todos felices, pero si hay un tipo que prefiere una muerte digna y no lo dejan, ahí es dónde empieza el problemita.

    Con todo respeto, me voy a proponer hacer el triste ejercicio de tratar de ser un vegetal por unos minutos, para intentar sentir o al menos percibir aunque sea un 0,1% lo que ellos sienten.
    Como primer reacción me dan ganas de pegarle un cachetazo a @J. Pero lo loco es que no puedo. Mi mano está muerta. Está dura. Está mucho más dura que su palabra ¨cobarde¨. Mi mano es una piedra. Su palabra ”cobarde” es apenas una caricia suave al lado de lo sólido que está mi cuerpo. Empiezo a pensar que para NEGARLE EL DERECHO A MORIR CON DIGNIDAD A ALGUIEN, PRIMERO HAY QUE HABER VIVIDO SIN DIGNIDAD. Pero sigo pensando y me doy cuenta que NI UN RESUCITADO DEBERÍA TENER EL PODER DE NEGARLE A ALGUIEN UNA MUERTE DIGNA . @J, me parece poco valiente decirle cobarde a un muerto. Creo que ni vos, ni yo, ni casi nadie, puede hablar de esto con tanta soltura, como si entendiésemos lo que estos tipos están pasando.
    @Enrique, según lo que decís parecería q la vida nos la IMPONEN. Porque si fuese prestada ¿acaso no podríamos devolverla cuando nosotros quisiéramos?
    En la vida uno se pelea con todos. Con la cajera del Mc donalds porque el big mac tardó más de 30 segundos, con la novia que te engañó con tu mejor amigo, con el vecino que escucha Metallica al palo, o con la maquina de café que te comió la moneda. En la vida se ganan y se pierden miles de batallas y está buenísimo pelearlas todas si uno quiere. Pero cuando vemos q la muerte llega, lo mejor es sacarse la armadura de hierro y dejar de pelear. Entregarse con miedo o con valentía, todo vale. Pero entregarse. Porque esa batalla la perdemos todos. Vivimos toda la vida como si no supiésemos q fuéramos a morir. Hasta que de repente un día nos llega la hora y nos damos cuenta que termina. Creo que ahí más de uno y tal vez en solo 2 segundos, debe haber encontrado el sentido de la vida. Yo por ahora no lo encontré. Me sigo peleando con la cajera del Mc dondald´s y lo pienso seguir haciendo por mucho tiempo más.

  23. 23
    amilcar gianelli dice:

    ¿Si no elegimos nacer, podemos elegir morir? Seguramente alguien pensará que la elección es una posibilidad vinculada a la conciencia y a la razón por lo que entenderá que el nacimiento nada tiene que ver con la muerte en términos de elección. Probablemente esté en lo cierto. De todas formas, si puedo elegir y decidir sobre mi muerte ¿por qué no puedo elegir sobre la vida y la muerte de otro individuo?
    ¿Por qué consideramos que la eutanasia es una elección justa, e inteligente, partiendo de la premisa de que el dolor físico, que padecen los que la practican, obliga a tomarla? ¿Conocemos ese dolor? ¿Por qué, de la misma manera, consideramos como un hecho estúpido el suicidio de una persona motivado por trastornos emocionales vinculados a pérdidas de afectos, de dinero, de trabajo, etc., etc.? ¿Conocemos ese dolor?
    Aceptar la eutanasia, significa aceptar el suicidio en todas sus variantes y si consideramos la elección de la propia muerte como un derecho individual, ante ciertas circunstancias, indirectamente estaremos aceptando la potestad individual de cercenar la vida ajena, ante ciertas circunstancias. La aceptación de la eutanasia proclamará al análisis racional e individualista como único valor: si estoy desahuciado y sufro de intensos dolores… ¿para qué seguir con la vida? Días más, días menos terminaré muriendo por lo que el suicidio se convierte en una opción válida al ser la elección, a priori, más racional posible al liberarme del dolor. Si estoy robando y mi víctima me mira a la cara… ¿para qué dejarlo con vida?, hacerlo se convertiría en un riesgo*, a priori, poco inteligente de tomar. En definitiva, si encuentro motivos “justos” para tomar mi vida, tarde o temprano encontraré motivos “justos” para tomar la de otro.
    Causa—-(elección racional que busca maximizar el bienestar proio)—Efecto…¿Debemos actuar siempre de manera racional?
    ¿Es la vida un derecho o una obligación?…es tan ilegible el límite entre el poder y el deber que considero un ejercicio intelectual sin sentido al hecho de responder esa pregunta. Si no conozco el todo, menos aún puedo hablar de sus partes. Al desconocer la realidad sus manifestaciones, como la vida y la muerte, se me presentan inabordables lo que, definitivamente, me obliga a circunscribirme dentro de una cuestión de fe. No hay certezas solo proposiciones. Soy estoico. Acepto mi destino sin cuestionarlo y en esa aceptación radica mi poder, ya que la aceptación es lo único que me hace dueño de mi vida. Considero que existen vidas dignas, no muertes dignas.
    Saludos

  24. 24
    Natalia dice:

    Fede Muni, que bueno que volviste! Y que bueno que te tomaste el tiempo de escribir lo que yo hubiera escrito!
    Cobarde es alguien falto de valor, y vaya que hay que tener valor para decidir la propia muerte! Ademas, coraje hay si se vence el miedo o no se lo vence pero igual se toma la decisión. Eso es coraje, no no tener miedo.
    Yo creo que nadie es motivo suficiente para vivir si uno mismo no alcanza.
    Seguramente la mayoría de nosotros al estar en una situación de deterioro y dolor físico decidiríamos que nos desconecten (por nosotros y por nuestros seres queridos).
    Creo que gran parte del dilema que causa la eutanasia se basa en el egoísmo. Queremos nuestra desconexión pero no queremos dejar ir y decidimos estirarle a la vida a la gente que amamos aunque seguramente esa seria la elección del que no puede opinar.
    Además, ¿Qué pasa con los que siguen vivos? ¿Qué pasa con la gente que está años al lado de alguien que no devuelve ni un gesto? La fe, el amor, el deseo impulsan la espera del click y mientras tanto la vida sigue y alguien se olvida de vivirla. Y eso no la afecta sólo a ella sino a todos los otros que la rodean.
    Seguramente esa persona que tanto uno ama, si no lo decide en función de ella misma lo hace por el otro.
    No se cual sería mi decisión en una situación semejante, lo que si se es que si decido estirar la vida de alguien seria por mi y no por el que padece.

  25. 25
    Juanqui dice:

    Santiago:
    No coincido esta vez con tu punto de vista.
    La eutanasia puede tener dos formas diferentes. En un caso, el que sufre puede “optar” por terminar con su vida y recibir ayuda profesional para eso. Es lo que se llama “suicidio asistido”. En el otro caso, el que sufre no puede expresarse y son otros (habitualmente familiares y profesionales médicos) quienes resuelven terminar con su vida.
    Ninguna de estas formas se diferencia en esencia del suicidio o del asesinato.
    Se trata en todos los casos de matar.
    El asesino mata a otro.
    El suicida mata a otro, más allá de que “el otro” sea él mismo.
    Los que deciden terminar con la vida de alguien que supuestamente sufre pero no puede expresarse, matan a otro.
    El que sufre y pide que lo ayuden a terminar con su vida, mata, en conjunto con quienes lo ayudan, a otra persona, que paradójicamente es “él mismo”.
    No creo que para justificar la eutanasia haya que marcar que el supuesto “derecho a la vida” no es lo mismo que la “obligación la vida”. Eso es un silogismo.
    Lo que no existe es el “derecho a la muerte”.
    La muerte no es el contrario de la vida. El contrario de la vida es la ausencia de vida y previo a la vida.
    La muerte supone que no hay ausencia de vida, que hay vida y que está terminando, en tanto es finita, por lo menos en lo terrenal.
    Mira entonces la muerte como una fase de la propia vida, no como algo diferente y menos todavía antagónico.
    Y la vida no es un “bien” transable, del que uno es propietario y sobre el cual resuelve.
    Puede, claro está, decidir cómo va a vivirla, pero no puede decidir terminarla “a piacere”.
    Las declaraciones de Ewert y las de su esposa llegan al fondo del corazón porque generan compasión. Pero el carácter emotivo no las convierte en una verdad…
    Recemos por Ewert y por quienes lo querían.
    Pero no lo usemos para institucionalizar el “derecho a mater” (incluyendo matarse a uno mismol).
    Te mando un abrazo y te felicito x el blog, al que entro con frecuencia.
    Juanqui Lynch

  26. 26
    Martin N. dice:

    La vida es un derecho. Mi vida es mi derecho.
    Punto seguido; Era necesario transmitirlo ?
    Punto aparte; No les gustaria saber cuando van a morir ?

  27. 27
    Martin N. dice:

    La vida es un derecho. Mi vida es mi derecho.
    Punto seguido; Era necesario transmitirlo ?
    Punto aparte; No les gustaria saber cuando van a morir ?

  28. 28
    Juanqui dice:

    Martín N.:

    Efectivamente la vida es un derecho. Ahora, no es “tu” derecho. No se trata de un derecho personal, sin de un derecho inherente a la condición de persona humana. Tener el derecho a la vida en tanto ser humano. Si no fueras un ser humano no tendrías ese derecho. Ni vos ni yo tenemos nada que ver con ese derecho que podemos ejercer. Es como el derecho a ver, a oler…, no te lo dió nadie. Nace con vos como una característica propia del ser que sos.

    Y esto no tiene que ver con la religión. Es un tema más bien filosófico.

    No es necesario transmitirlo ya que no es un derecho transmisible… Si lo fuera, transmitirle “tu” (que no es tal) derecho a otro te dejaría sin él…!.

    Y respecto del momento de la muerte, no me preocupa particularmente… A lo mejor me divierte saberlo, pero como un juego, nada más.

    Hago estas aclaraciones ya que creo que Santiago debe haber pensado mucho en el tema como para darle feedback con errores conceptuales graves.

    Un abrazo!.

    JQ

  29. 29

    A quienes definen su posición invocando autoridades divinas. Me parece perfecto que ustedes decidan según sus propios valores religiosos, pero no que pretendan imponérselos a los demás, o que se considere a quienes nos sentimos agnósticos como personas sin valores ni principios valiosos:

    “Es un tema que refleja la falta de valores religiosos de la sociedad. Si bien estamos hablando de VIDA y MUERTE, creo que el tema más delicado es la pérdida de valores”.

    La equiparación del suicidio con el asesinato es realmente descabellada, es solo un mal juego de palabras. ¿Realmente se cree posible equiparar la muerte asistida de este señor con el homicidio de una víctima que resiste con todas sus fuerzas para mantener su vida?

    ¿Es un derecho o una obligación? Es un derecho, y mi elección, sostenida por mis valores, no puede ser impuesta a los demás. Para quienes es una obligación, vivan de acuerdo con su opción, pero dado que su juicio es tan subjetivo como el nuestro, tampoco pueden imponérselo a los demás.

    Saludos,

    AB

  30. 30

    Santiago, gracias por tu respuesta.
    Lo que me parece peligroso es el límite. No está claro el límite sobre el que los que están a favor de la eutanasia, se manejan. No lo entiendo. Cuando es oportuno dejar a alguien morir y cuando es impresindible esforzarse? Quien lo decide?
    Gracias por este espacio de nuevo, no hablo desde mi condicion de creyente, sino desde mi perspectiva de ser humano imperfecto.
    Un abrazo

    Enrique A. Vidal Bazterrica

  31. 31

    [...] mayor sorpresa es que no sea parte de este ranking el post sobre la Eutanasia. Hubiera imaginado que iba a causar más revuelo ese [...]

  32. 32
    Mariana Ciancio dice:

    Hola Santi,

    Mil cosas para decirte… no llegué a ver el documental pero ya mismo voy a hacer el catch up vía internet. Vengo de una experiencia de parto en el NHS muy complicada por dos problemas de salud (uno físico y otro mental) y me vengo “peleando” con familia y amigos por varios de estos motivos…
    Tengo pruebas para hacer juicios pero todos me dicen que no, que mejor no y estoy dudándolo mucho.
    Más tarde te mando un mail a vos con copia a Alberto Vazquez de SAHDES para discutirlo ya que me interesaría contar con sus puntos de vista.
    No leí los comments porque tengo que ir a darle el pecho a mi hijo. Perdón.
    Mariana

  33. 33
    Gustavo dice:

    Me llama la atencion que la mayoria que estan en contra de la eutanasia son por motivos religiosos, y poco sustento racional.
    Me parece bien que quien es religioso eliga que hacer con su vida en base a sus creencias, pero no pueden obligar a los demas a elegir que hacer con su vida por lo que ellos creen.

  34. 34
    paola dice:

    Cuando murió mi abuelo, a quien quería muchísisisimo, no pude dejar de pensar en lo lejos que estamos como especie de haber logrado averiguar algo capaz de consolarnos ante algo tan frecuente, inevitable y “natural” como la muerte. En ese instante trágico volvemos millones de años atrás y nada -o muy poco- nos separa del animal que fuimos. La muerte es tan contundente como nuestra ignorancia y nos deja completamente desarmados. Después viene ese proceso de “reinventarnos”, reconstruir mentalmente con auxilio de las creencias una especie de calma que nos ayude a sobrellevar la ausencia. Sin embargo, respecto de la eutanasia me dan vuelta desde hace años dos pensamientos: uno tiene que ver justamente con esa idea de “morir cuando Dios lo quiera”, sobre todo me pregunto si, por ejemplo, una persona conectada a un respirador y a una sonda es una persona que tiene una vida “sostenida” por el deseo de Dios, el destino, o como queramos llamarle, o no sería un modo igualmente “artificial” y “manipulado” de extender la vida -y el sufrimiento- a una persona que, en condiciones no clínicas ya hubiera fallecido.
    El segundo asunto es una frase que me dijo mi profesor de filosofía del secundario, el Dr. Pizziol, un hombre mayor, Polaco divino, ex sacerdote, con una inteligencia y memoria asombrosas. Hablábamos de la eutanasia y yo me manifesté a favor porque señalé que era innecesario someter a una persona a un dolor insoportable si era su deseo morir. El me dejó hablar hasta el final, exponer todas mis “piadosas” razones para morir y luego añadió:
    “En nuestra sociedad actual el dolor no tiene ningún valor”. Salté como leche hervida..El dolor, ¿tener un “valor”? Qué quería decir con eso, que el que sufre por una enfermedad está pagando por algo, que es un “castigo”?! Estaba que lo comía…pero él se mantuvo calmo, tal vez porque comprendía que era muy joven y algo naif para entender lo que trataba de decirme. Repitió simplemente, que para nosotros el dolor no tiene ningún sentido y por eso lo combatimos, lo esquivamos de todas las maneras posibles. Muchos años despues, unas cuantas decepciones, desilusiones, equivocaciones y pinchadas de globo después, creo que por fín comienzo a entender lo que quizo decirme.

    Un abrazo!
    PAOLA

  35. 35
    Alexis dice:

    Es una responsabilidad.

  36. 36
    Pablo dice:

    A pesar de que, obviamente, hay opiniones diversas y nunca ninguno va a tener la razón, como dijo Bernardo más arriba, mi posición en este tema es que cada uno puede hacer lo que quiera con su vida y que la sociedad lo juzgue por esa elección: el asesino será condenado (o no), el filantrópico halagado (o no), y el que se quiera suicidar criticado (o no).
    Aclaro siempre “o no” porque sobre todo hay diferentes puntos de vista, como ya dije, y, a veces, la justicia no funciona bien.
    Yo personalmente creo, como leí en algunos de los comentarios, que la vida es algo que tenemos y, creamos en lo que creamos, LA VIDA LA TENEMOS, eso es un hecho. Si uno decide quitarse la vida, en mi opinión es un cobarde, o no supo apreciar lo increíble que es la vida.

    En conclusión, yo honestamente creo que en la vida, no hay nada.. pero nada, en serio, peor que la muerte. Nada. ¿Porqué? Por que la vida es, y la muerte, no sé.

  37. 37

    No puedo estar más de acuerdo con Santiago. Es muy difícil, desde el lugar de una persona que valora y disfruta la vida, comprender a alguien que no siente lo mismo.
    Yo considero que somos completamente libres, mucho más allá de las ataduras sociales que nos dejamos imponer a lo largo de nuestra vida. Obligar a una persona a seguir viviendo porque consideramos que es “lo que está bien”, es casi tan tonto como obligar a alguien a que sea heterosexual o a que no tenga relaciones antes del matrimonio. La libertad trasciende a la moral.

    Refugiarse en una moral impuesta para no reflexionar y elaborar un juicio propio, en mi opinión, es realmente cobardía.

    Saludos!

  38. 38
    Adriana dice:

    “Yo no te pedí nacer” le dijo un día mi hermana a mi madre, yo era muy chica pero igual entendí, no elegimos nacer y va a ser difícil elegir cuando y como morir.
    Si la vida fuera una fiesta, para mi es una de esas a las que vas obligado, y en la que pocos la pasan realmente bien. La mayoría pretende hacerlo, y de tanto fingir tal vez consiguen auto engañarse.
    De todas formas es una fiesta en un lugar alejado, y como estoy bastante cómoda, por ahora me quedo y aprovecho las cosas que me gustan. Pero, si en algún momento encontrara algo que me saque facilmente de aquí o la situación cambiara para peor (inevitablemente en algún momento será así), supongo que no dudaría en irme.

  39. 39
    Alejandro Di Battista dice:

    No entiendo porque debería alguien tratar de influir sobre la elección de una persona que no perjudica a nadie.

    Amo la vida y creo que es un valor a defender pero eso no me habilita ni a mi ni a nadie a intervenir en las decisiones del otro que son personalísimas.

    No veo que la decisión en cuestión sea diferente a muchas otra decisiones que tomamos diariamente…¿Debería el estado reglamentar como nos alimentamos? ¿Cómo cruzamos la calle? ¿Qué emociones sentimos? ¿Cómo manejamos el estrés?

    Son todas decisiones que afectan la forma en que vivimos, son todas decisiones que pueden afectar cuanto vivimos. Son todas decisiones personalísimas.

    Habiendo tanto por hacer por mejorar la vida de otras personas es hasta inmoral desperdiciar energía en impedir una decisión que toma un adulto en pleno uso de sus facultades mentales sobre su propio cuerpo.

  40. 40
    Leandro dice:

    Estimad@s,

    De acuerdo con Ale. Creo que no se puede establecer un parámetro general respecto a si está bien o si está mal, o si se debería permitir o no se debería permitir.

    Creo que son decisiones muy particulares, muy de uno, pero que inevitablemente afectan el entorno de cada uno.

    En el plano personal soy defensor de la vida, “ni vencido aún vencido” (en el buen sentido, sin caer en el capricho);

    Termino diciendo lo que al principio, cada caso (si es que se requiere) hay que analizarlo por separado.

    Creo que se trata de un derecho, de una decisión, de una vida y de una muerte; y de conjugar esos cuatro títulos para lograr transitarla de la mejor manera posible, buscando la mejora continua en todos los planos.

    Saludos y excelente fin de semana!

    Leandro

Deja un comentario

Por favor completa correctamente los campos requeridos, y no te olvides de tu comentario!

Suscribirme al blog