Loading
27-10-2008

Cómo NO funciona el Venture Capital en Latinoamérica

Quizá lo más impactante de conocer cómo funciona el Venture Capital en Silicon Valley es el contraste enorme que existe con lo que sucede en Latinoamérica.

Yo soy amigo de varias de las personas que lideran o integran los principales fondos en la región. Pero volviendo de mi viaje no pude evitar sentir disgusto por cómo llevan adelante su rol de VCs.

¿Cuál es el problema? El problema es que el Venture Capital es esencialmente acerca de arriesgar. Así lo dejaron bien claro los VCs que conocimos en el viaje. Y acá, nadie se anima a tomar riesgos.

Para mí la raíz de todo parte del tamaño pequeño de los fondos. En un juego de tanto riesgo como el VC, el único camino posible para acotarlo es por diversificación. Invertir en MUCHOS proyectos. De este modo, unos pocos excelentes ‘pagan’ por el fallo de los que fracasan o al menos no prosperan. Pero los inversores locales, al estar limitados a unas pocas inversiones, intentan por todos los medios minimizar los riesgos.

Para ello, ponen un celo totalmente desmedido en “pick the winners” (encontrar a los ganadores). Y para eso violan todas las reglas que los propios VCs Americanos aplican.

Así, requieren un número absurdamente alto de reuniones para tomar una decisión. Mientras en USA se requieren tres que ocurren en un tiempo máximo de tres meses, los contados ‘deals’ que aquí se cierran prácticamente nunca requieren menos del doble, y a veces mucho más que eso. Yo hace tiempo que no tengo la necesidad de levantar fondos con VCs locales (y el proceso de Officenet hace 11 años fue una agradable excepción a mucho de lo que sigue), pero acompañando los procesos de otros emprendedores puedo ver de primera mano el desgaste enorme al que los someten los absurdamente largos procesos locales.

Después de cada reunión, el feedback nunca es claro. Mientras en USA cada reunión termina con un resultado inequívoco, sí o no, acá siempre quieren dejar la puerta abierta a poder decirte que sí van a invertir, que no van a hacerlo, o tal vez todo lo contrario. Esto contibuye a alargar innecesariamente procesos destinados a no cerrarse y expone al emprendedor a un stress muy alto incluso cuando las cosas van avanzando bien. Esto es especialmente dañino cuando las compañías están en una situación financiera de emergencia.

En su intento por detectar a los “condenados al éxito”, en contraste con su contraparte americana, los VCs locales ponen un exagerado foco en las tasas de retorno y las proyecciones financieras. En vez de concentrarse en entender el potencial de las ideas, tratan de asegurar un retorno inasegurable para un proyecto de etapa temprana.

Finalmente, la parte más delicada de todas. Cuando después de todo ese largo proceso se obtiene una oferta, como finalmente están arriesgando, tratan de cubrir al extremo sus riesgos con term sheets que incluyen todas las cláusulas que explícitamente Draper dijo evitar. Atan los desembolsos al cumplimiento de ‘milestones’, incorporan preferencias de liquidación (derechos a cobrar antes que el resto) y se preocupan mucho más de acotar el riesgo que de alinear los incentivos.

Imagino que en su defensa los VCs locales podrán esgrimir que el grado de ‘investment readiness’ (preparación para recibir inversiones) de los emprendedores locales es menor, y seguramente así lo sea. Pero eso podría justificar que el proceso en vez de tres reuniones durara cinco, no el manoseo eterno al que en general son sometidos los emprendedores latinoamericanos. Tampoco las cláusulas leoninas ni la falta de claridad.

En este momento de turbulencia internacional, los VCs locales deben preguntarse seriamente si tienen lo que hace falta para jugar este juego: buen ojo para evaluar ideas y personas, y tolerancia a tomar un nivel elevado de riesgos (sólo acotados por diversificación). Si esta segunda cualidad no está, debieran repensar si es el Venture Capital a lo que deben dedicarse. Y si lo que los domina es la aversión al riesgo, les recomiendo que descarten también ser emprendedores. Es riesgoso y hay que lidiar todo el tiempo con VCs! 😛

Foto: lonely radio

    Hay 55 comentarios - Agregá el tuyo!

  1. 53
    Marcelo says:

    Santiago,

    estoy en medio de un proceso de trabajo con VC’s para un proyecto simple y concreto, en un área sin demasiado riesgo. No puedo dar detalles; te cuento que al principio los “inversores” fueron prestamistas que me mataron, gran parte de mi deuda fueron intereses, en el momento que comencé a comercializar empezaron a aparecer nuevos inversores pidiendo retornos en forma de “tasas”. Si bien estamos cumpliendo desde hacer más de 3 años, estamos laburando para los “inversores” “las coimas” y “los impuestos”.
    Estamos en una etapa en la que comenzamos a ver nuestros primeros logros y que podríamos crecer en forma exponencial, pero los nros de los inversores no nos permiten reinvertir. Calculamos que vamos a tener unos 3 años más antes de comenzar a reinvertir en el negocio; siempre generando nosotros las condiciones para sobrevivir y esperando que el mercado no desaparezca o que al cambiar el gobierno de turno no nos cambie las condiciones. Por suerte tenemos contratos que nos respaldan… esperemos que quienes deben cumplir el contrato y “simplemente” dejarnos trabajar nos lo permitan, en ese caso comenzaremos a obtener la recompensa de todo lo que arriesgamos.
    Excelente la nota y la descripción del tema de como funcionan los VC’s en Argentina.

  2. 54
    Sebastian says:

    Hola Santi!
    Me gustó el post, pero me veo obligado a decir como emprendedor que “las palabras se las lleva el viento”.
    Simple y concreto: Siendo amigo de tantos y también siendo uno, ¿Qué se puede hacer para mejorar este ambiente y crear un entorno preparado para asumir riesgo?
    Las críticas se aceptan pero las propuestas muchas veces faltan…
    Nuevamente muy buena nota!
    Saludos Macabeos!

  3. 55
    Emprendedor paiasa says:

    ¿BENEFICIO PARA LOS EMPRENDEDORES
    O UN NUEVO MECANISMO DEL MAL?

    Al mejor estilo del día de l trabajo.

    EMPRENDEDOR PAISA; esta nota está motivada
    por reciente sondeo realizado principalmente en Medellín y Antioquia, logrando
    a través de una mirada personal e independiente, percibir la eficiencia y avance de la LEY 1014 DE 2006 (De fomento a la cultura del
    emprendimiento.)

    Cuando se trata de búsqueda de oportunidades y
    capital en Colombia, para financiamiento, debes ser muy optimista, visionario y
    obstinado, pero también realista, cuidadoso y muy desconfiado.

    El objetivo es compartir la experiencia para
    que sirva como herramienta para vislumbrar un poco de la otra parte de la
    realidad; lo que no es tan visible, lo que solo se aprende con la experiencia.
    Poco se dice y es escondido recelosamente por personas que componen, proponen,
    administran y controlan, el reciente “ecosistema del emprendimiento”.

    Tenemos una buena y una mala noticia… La
    buena es que en Antioquia contamos con una pomposa y carísima infraestructura incluyendo
    el PARQUE E y RUTA N y corporaciones como CREEAME Y CAPITALIA y desenas de
    otras, quienes difunden la cultura del emprendimiento muy bien.

    La mala noticia es que sirven para sustentar
    un sistema antidemocrático y excluyente conformado por políticos, bancos, empresarios,
    corporaciones y fundaciones. Todo termina en manos de los ricos empresarios de siempre, es un
    sistema circular y tramposo.

    Casi desde la
    puesta en marcha, nos han hecho vivir la “fiebre del oro”. El gobierno a nacional
    y regional, está empecinado en publicar la existencia de un medio amable,
    dispuesto, surtido de oportunidades ilimitadas para la creación y el fomento
    del emprendimiento.

    Ten presente que todo habla y propende
    difundir y patrocinar la “CULTURA DEL EMPRENDIMEINTO” pero nunca logra, ni
    siquiera lo intenta “FINANCIAR AL EMPRENDEDOR REAL”

    La LEY 1014, que fue creada con nobles
    objetivos y en principio proporcionó buenos resultados, pero poco tardaron los
    politiqueros en darle su propia interpretación y uso, ahora no hay dudas que es
    otro fortín para el financiamiento de su propio “ecosistema de la corrupción”.

    Es totalmente cierto que en Antioquia, ya
    vivimos el espejismo de la “cultura del emprendimiento”. Cada día se ve crecer,
    articulándose cada vez con la política, con la academia y la gran empresa
    privada.

    Desde su creación, se ha invertido cientos de
    miles de millones. Buscando en google, encontramos notas de prensa, que datan
    del 2008 hasta hoy. Total auto adulación que se desborda en felicitaciones,
    celebraciones por logros, reportajes a los grandes empresarios y empleados del
    gobierno encargados del asunto. Fe y optimismo de los medios para con los
    dueños del billete, todo en genuino derroche de esperanza y “prosperidad para
    todos”.

    Se lee y escucha hablar de tantos millones $$$$$$…
    demasiadas, cifras, predicciones, estadísticas para el emprendimiento, una
    delirante danza de los millones. Pero al mirar la realidad y preguntar ¿dónde
    está el resultado de tanta plata repartida?, la respuesta es evidentemente
    triste.

    Los mismos ricos de siempre, más ricos que
    nunca… más dinero para ellos, mayor acceso al dinero para los empresarios y
    sus asquerosamente ricos asociados. Solo basta con identificar quienes
    conforman las fundaciones y corporaciones encargadas de los programas y de la
    distribución del dinero. Son descaradamente obvios, cuando crean cien mil barreras
    para emprendedores independientes, o sea los de verdad. Para que estos recursos
    se queden en sus propios círculos. Solo con ver las parafernalia diabólica,
    llena de minas y restricciones creadas alrededor de cada convocatoria de IMMPULSA
    COLOMBIA, es obvio lo repugnantemente restrictivas y discriminatorias. Si no
    eres un empresario con amigos y respaldo económico NO TE DARAN NI LA OPORTUNIDAD DE ASPIRAR, no
    te dejan ni arrimar a la puerta.

    La contraparte… miles de jóvenes y personas
    sin recursos, recibiendo cada vez más y más asistencialismo regulado, estudio,
    cursos y capacitaciones mediocres, que les añade en la perverso círculo vicioso,
    donde son adoctrinados para llegar a ser emprendedores. Ofreciéndoles la idea
    de un medio dispuesto para seguir asistiéndoles eternamente. Los políticos con
    esto logran gastarse en sus corporaciones amigas miles de millones, para inflar
    no solo el ego de los pobres, también las estadísticas del supuesto “progreso”.

    Como ejercicio debemos replantear… para este
    sistema ¿qué es emprendimiento?, ¿qué es un emprendedor? y cuáles son sus características,
    en resumen ¿cómo catalogan a las personas? ¿qué uso nos pueden dar según
    nuestras características.

    ¿Qué papel desempeñamos los verdaderos emprendedores,
    los que nos jodemos trabajando para pagar los costos que implica sostener este
    perverso sistema? Somos los idiotas útiles, quienes damos la firmita al final
    de cada evento, les aportamos las estadísticas de crecimiento, muy, muy
    necearías para justificar los millones que se gastan.

    Nos engañan, atrayéndonos con falsa
    ilusiones, nos hacen perder muchísimo tiempo, llevándonos a todos sus ridículos
    eventos, nos dicen que somos ignorantes y desorganizados, que requerimos
    aprender y nos obligan a realizar mil y un cursos, a desarrollar un infinito PLAN
    DE NEGOCIOS, un PLAN FINANCIERO para poder aspirar a sus desabridos y patéticos
    concursos.

    Somos arrastrados por una maratónica y
    desgastante búsqueda, recorriendo un camino que nos plagan con obstáculos e
    incertidumbre para finalmente botarnos porque según ellos o somos muy pobres o
    muy incompetentes para aspirar a ser empresarios. Nos envían a la deriva o nos
    rebotan hacia otra corporación o programa, con la excusa de que debemos mejorar
    el PLAN DE NEGOCIOS y otros buscar otros recursos adicionales para poder
    regresar a pedirles más limosna.

    ¿Al final que obtenemos? Las personas más cercanas al aprecio de este sistema,
    obtienen una que otra chichigua, unos cuantos pesos que ni alcanzan para el
    registro tributario o la legalización de la empresa, plata que terminan
    gastándose en cosas que nada que ver.

    LOS DEMAS GANAMOS FRUSTRACION Y VERGUENZA POR
    NO SER LO SUFICIENTEMENTE BUENOS PARA ELLOS.

  4. Página 2 de 2«12

Deja un comentario

Por favor completa correctamente los campos requeridos, y no te olvides de tu comentario!

Suscribirme al blog

Ya está disponible mi nuevo libro "Pasaje al Futuro" Quiero ver dónde comprarlo