Ordenada al origen

Twitter da para todo.

Mientras arrecian los trending topics sobre Soñando por Bailar y  Justin Bieber y la gente se divierte esperando #DMdecoger o jugando al #holachicos, algunos locos, inspirados en general por las reflexiones de Joshua Kullock, terminamos enredándonos en inquietantes y apasionantes discusiones metafísicas y/o nerds sobre cosas como la existencia de Dios o la naturaleza de la realidad. De ellas participa gente como Santi Siri, Esteban Brenman, Dani Nofal, Maxi Galin y Angel «Java» López.

Hoy, a partir de un tweet de Joshua, tuvimos una de esas que me resultó interesantísima. Y como Twitter es una pésima herramienta para la conversación decidí abrir la discusión en el blog.

Estado y religión en la Argentina

Quienes son lectores habituales de este blog saben que uno de los temas que me obsesionan es el de la mezcla de referencias y símbolos religiosos en asuntos y espacios estatales. En la Argentina la mayoría de la gente ve como natural que haya un símbolo de una religión específica detrás del estrado de la Corte Suprema de Justicia o que se celebre como feriado nacional fechas de contenido religioso de un credo en particular.

Hace unas pocas semanas hubo otro ejemplo flagrante de esto, cuando en la sesión inaugural de la Cámara de Diputados de la Nación el nuevo Presidente del cuerpo, Julián Domínguez, colocó una figura de la Virgen a su lado en el lugar más prominente del recinto. Algunos diputados expresaron su rechazo, y sorprendentemente (o no!) solo un diario mencionó algo al respecto. Todos los principales periódicos argentinos no consideraron esto como noticia. La falta de rechazo en la sociedad a la actitud de Julián Domínguez es tan mala noticia como el hecho mismo.

Seamos claros: en su casa, o incluso en su despacho privado en el Congreso, Domínguez es libre de profesar el credo que le plazca y de llenar de imágenes religiosas todo el lugar si así lo desea. Pero cuando está actuando como representante del pueblo argentino en general y está ocupando un espacio público central a la vida ciudadana como el recinto de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, él no puede priorizar a su culto por sobre los demás. La Coalición Argentina por un Estado Laico presentó una protesta formal y preparó un texto para que quienes así lo deseen puedan enviárselo al Diputado Domínguez.

Cada vez que escribo sobre esto en el blog o en las redes sociales, gran parte de los comentarios me responden que no insista más con el tema porque la Argentina es un país católico, y para refrendar su postura citan erróneamente el Art. 2 de la Constitución Nacional que dice: «Artículo 2°- El Gobierno federal sostiene el culto católico apostólico romano.»

Pese a cierta ambigüedad en su redacción, ese artículo NO implica que la Nación tenga un culto oficial ni habilita a la exhibición de símbolos religiosos o la priorización de un culto por sobre los demás.

Por eso, para zanjar esta cuestión de una vez, le pedí a un muy prestigioso constitucionalista que escriba un artículo especialmente para Riesgo y Recompensa sobre los malos entendidos que existen sobre la relación entre la Iglesia y el Estado Argentino. Lucas Arrimada, autor del presente post invitado, es un destacado Profesor e Investigador de Derecho Constitucional en la Universidad de Buenos Aires y también Investigador Visitante en NYU (New York University). Y hace poco lanzó un blog muy interesante.

Le agradezco enormemente a Lucas por el esfuerzo de preparar esta nota. Espero que les resulte tan interesante como a mí y que sirva para brindar claridad en este aspecto central de nuestra vida cívica y ciudadana.

Los feriados, los puentes y la cultura del laburo

Con este post seguramente me voy a ganar unos cuántos enemigos… Pero la verdad es que, si bien los disfruto cuando tocan, no me cierra para nada la proliferación de feriados que viene teniendo la Argentina, y mucho menos el agregado de «días puente».
En las etapas tempranas de Officenet, cada año teníamos que decidir si trabajar o no medio día el 24 y el 31 de diciembre. Y yo siempre opté por que la empresa trabaje. Esos días se vendía muy poco, sí. No era cuestión de que convenga abrir. Era un tema de cultura del trabajo, de transmitir que siendo una empresa muy joven necesitábamos dejar todo en la cancha si es que algún día seríamos grandes. Si se vendía poco, ese día era una gran oportunidad para hacer cosas que uno nunca tenía tiempo de hacer en la vorágine cotidiana. Por ejemplo, que cada uno ordenara su escritorio.

Jugando a ser Dios

Como cuento en la charla «El futuro del futuro», los avances científicos y tecnológicos que se avecinan en los próximos años van a permitirnos modificar los aspectos más sensibles de la especie humana y otros seres vivos.

En la charla, entre otros cambios radicales, discuto los avances que nos brindarán la posibilidad de «diseñar» personas, crear nuevas especies vivas, modificar y «mejorar» nuestros cuerpos y nuestras mentes, desarrollar nuevas formas de inteligencia (no biológica) o terminar con la muerte extendiendo indefinidamente la vida.

Condones, crucifijos, paz y la lucha contra la pobreza

El lunes TEDxRiodelaPlata organizó un evento donde pudimos escuchar a varias personas increíbles que trabajan para buscar soluciones a los problemas del mundo. Dentro de algunas semanas van a estar los videos de las charlas y les recomiendo a quienes no pudieron estar allí o seguir el evento por internet que las vean.

Durante la mañana vimos también a los oradores de TEDxChange en Nueva York. Y lo que más me impresionó fue como dos de ellos mostraron una gran correlación entre la caída de la mortalidad infantil y el control de la natalidad.

El primero en hablar fue Hans Rosling, que continuó su genial charla anterior en TED con una parecida en la que presentó una gráfica impresionante mostrando que reducir la cantidad de hijos por familia impacta fuertemente en reducir la pobreza. Más tarde, Mechai Viravaidya contó con mucho humor cómo sus experiencias repartiendo preservativos en el Sudeste asiático generaron contribuyeron a frenar la epidemia de SIDA y mejorar los indicadores sociales.

Escuchando esas dos charlas era difícil no atar cabos y pensar que, pese a eso, las principales religiones del mundo se oponen fuertemente al control de la natalidad y al uso de anticonceptivos. De esa manera, estas religiones en vez de ayudar resultan un obstáculo en la lucha contra la pobreza.

Caminando por una delgada línea

do-not-cross

Honestamente no pensaba volver sobre este tema. Como expresé en el post sobre Dawkins, yo no soy creyente ni me interesa la religión.Tampoco soy un experto en geopolítica internacional ni en la historia de los conflictos de Medio Oriente. Además, como quedó claro en la extensa discusión que siguió al post sobre la guerra, se puede ser judío y no compartir la ofensiva israelí, como se puede no serlo y sí entenderla.

No obstante eso, al igual que en otros lugares de América latina, en los últimos días ocurrieron algunos incidentes en Buenos Aires donde el repudio de algunos grupos hacia Israel se expresó en acciones o amenazas hacia personas judías argentinas. Eso es algo ante lo que no se puede permanecer en silencio.

El «Gerin Oil» y los males del mundo

Algunas personas, como veremos más abajo e ilustra la imagen de aquí arriba, creen que las religiones son las culpables de muchos de los males de este mundo. Yo creo, de manera más general, que el problema no son las religiones en sí, sino cualquier creencia fanática. En medio del debate sobre el conflicto de Medio Oriente, resulta interesante pensar sobre el rol que las religiones tienen sobre nosotros como personas y nuestras sociedades.

Unos días atrás se desató una gran polémica por una campaña gráfica en un ómnibus en Londres que decía: «Probablemente no hay un dios. Ahora deja de preocuparte y disfruta la vida».

Esta campaña, que continuará la semana próxima en Barcelona, está encabezada por Richard Dawkins, un brillante y polémico científico Británico y la British Humanist Association. Incluso tiene a hoy más de 16,500 seguidores en Facebook.

Dawkins, además de ser autor de uno de los libros que más me gustó en la vida, es uno de los pocos ateos que hacen campaña activa anti-religiosa, como se puede ver en este video de TED.

Antes de esta campaña, uno de los actos más resonantes que hizo en este sentido fue publicar un artículo escrito con mucho humor e ironía donde explicó que la mayor parte de los males del mundo son causados por una sustancia llamada «Gerin Oil». Les dejo a ustedes descubrir qué es esta misteriosa sustancia.

No sé si ese artículo alguna vez fue traducido al español. Yo no lo encontré, así que lo que voy a hacer aquí es traducirlo. Espero que el Dr. Dawkins no se ofenda. No tiene desperdicio.

Copyright ©2022 Santiago Bilinkis. Todos los derechos reservados.