Loading
20-01-2012

¿Superhéroes o botones?

Imaginemos una situación: vas caminando por la calle y ves a un joven que aprovecha un descuido de una señora y le saca la billetera sin que ella lo note. A 50 metros de distancia hay un policía. ¿Qué hacés? ¿Tratás de atrapar al ladrón, gritás o corrés para avisar al policía o no hacés nada? Te pido que pienses ahora no solo qué harías sino qué te parece que es lo correcto para hacer en una situación así.

Te agrego ahora un elemento. La persona que acaba de cometer el delito es alguien a quien conocés. No necesariamente un amigo pero alguien conocido. ¿Cambia en algo tu decisión? ¿Y tu idea de lo que es correcto?

La respuesta a esta pregunta plantea una cuestión ética que divide en dos a las sociedades. En gran parte del mundo, cuando uno presencia un hecho indebido la obligación moral es actuar. Hacer lo que esté a nuestro alcance para prevenir o castigar lo incorrecto. En esos países, por ejemplo, si un padre trata a su hijo con rudeza en la calle, es altamente probable que otra persona se acerque de la nada y lo reprenda. En otros, como la Argentina, la ecuación está invertida. Denunciar a quien hace algo indebido sin ser el perjudicado directo de la acción incorrecta es ser “botón”. Y para mucha gente, ser “botón” es tan grave como el acto indebido mismo.

En sociedades como la nuestra, la responsabilidad de que la gente haga lo correcto recae sola y exclusivamente en la autoridad correspondiente. Todos los demás, no tenemos nada que ver y preferimos la complicidad pasiva a la “botoneada”. Esto se ve mucho más claro en el ejemplo en que la persona que actúa incorrectamente es alguien conocido. En ese escenario muchas veces la cosa se extrema: no solo la gente cercana no interviene, sino que suele hacer todo lo que esté a su alcance para propiciar el encubrimiento.

Me gustaría presentarles ahora tres ejemplos: 1) algo que me sucedió a mí, 2) el trágico choque de hace dos semanas en la ruta 11, y 3) la “masacre de Las Heras” del mes pasado.

1) Empecemos por el menos dramático y más personal. Hace unas semanas atrás quise conocer la ciudad de Buenos Aires como turista y me tomé el “bus turístico” con mi esposa y mis hijos. Al llegar el ómnibus, vi que tres personas bajaban llevándose consigo los auriculares que se utilizan a bordo para escuchar la narración del paseo. La encargada los vio y no hizo nada. Yo miré alrededor y vi un policía a la distancia. No pudimos subir al colectivo porque estaba completo y me quedé abajo viendo a estas tres personas con sus auriculares. Quise decirles algo y no me animé. Pensé en avisar al policía y tampoco pude hacerlo. No porque creyera que no era mi deber intervenir. Simplemente porque no tuve el coraje, dudando de la reacción de los “ladrones”, de la gente alrededor mío, e incluso de la del policía. La bronca de sentirme un cobarde incapaz de hacer lo que creo correcto me quedó como una espina clavada.

2) El segundo ejemplo es mucho más dramático y fue el que me llevó a escribir este post. Hace un par de semanas atrás, Daniel Laterza, un policía que no estaba en servicio e iba viajando por la ruta 11 con su familia, vio a un conductor que zigzagueaba peligrosamente, pasando a la contramano de la ruta. Comenzó a seguirlo y realizó varios llamados al 911 para intentar que policías en servicio lo ayudaran a detenerlo. Les dijo con claridad: “Este tipo va a matar a alguien. ¡Hay que pararlo!”. Ninguno de los policías con los que habló por teléfono ni los que cruzó en el camino durante los 40 Km en que persiguió al conductor ebrio hizo nada por intervenir. Tampoco ninguno de los otros autos que lo cruzaron.
Laterza utilizó su celular para filmar un impactante video  con toda su persecución y las llamadas de auxilio. Finalmente la tragedia ocurrió, generando un choque en el que murió una persona y en el que el vehículo del borracho no sufrió ningún daño. Después del accidente, Laterza -sin ayuda- logró detenerlos y los dos ocupantes de la camioneta no podían ni tenerse en pie.
Viendo el video sentí una enorme impotencia. Por la indolencia de los demás testigos y por la inacción de los policías de la zona. Pero lo verdaderamente inquietante sucedió después. El conductor que causó el accidente salió rápido en libertad. Y los familiares de Daniel Laterza aclaran en los medios que él no quiso perjudicar a nadie con su video, tal vez temerosos de que pueda recibir represalias, porque la filmación dejó en falta a un montón de agentes que ahora están siendo investigados. Lamentablemente, en la Argentina Laterza no es un héroe. Es un botón.

3) El tercer caso ocurrió el mes pasado. Un vecino de 13 años asesinó a toda una familia en la ciudad mendocina de Las Heras. Más allá de los detalles del hecho, a mí me llamó la atención uno. Al llegar a su casa con toda la ropa ensangrentada, su abuela se apuró a intentar lavar todo para eliminar las pruebas que pudieran incriminarlo.
Y este no es el único caso. Casi siempre pasa lo mismo. Yo nunca pude entender ni a los familiares/amigos ni a los abogados que extreman sus esfuerzos para ayudar a que un crimen quede impune. Es cierto que la ley ampara a que uno no declare en contra de alguien cercano. Y en un punto lo entiendo. Pero una cosa es mantenerse al margen y otra colaborar activamente en el encubrimiento. El caso de María Marta García Belsunce es un buen ejemplo de esto. Es difícil entender por qué la mataron. Pero mucho más inquietante resulta comprender por qué su hermano, cuñados, etc., hicieron lo imposible por proteger al asesino, ocultando el homicidio primero y dificultando su esclarecimiento después.
También me vienen a la mente los pibes que seis años atrás presuntamente mataron a pedradas a Ariel Malvino en Ferrugem, cuyos padres también hicieron lo imposible por lograr la impunidad de sus hijos. Tristemente, seis años después todavía no hay un solo detenido.
Sé que es una pretensión exagerada… Pero en el fondo yo creo que el culpable mismo debería asumir su responsabilidad y aceptar allanarse y pagar sus culpas. Hay una película de hace unos 10 años llamada “Visto para sentencia”, donde Ben Kingsley protagoniza a un padre que mata para vengar la muerte de su hijo. El eje de la película son las discusiones entre el abogado que lo asesora para que intente no ir preso y el protagonista que se rehusa, porque sabe que es culpable y considera que debe pagar por lo que hizo. Si no la han visto, se las recomiendo.

———————————————————-

En el cine todos nos enganchamos con las historias de superhéroes. Seres virtuosos que, sin ninguna obligación, arriesgan su vida peleando contra “el mal” para proteger a los “buenos”. Pero bajo la moral predominante argentina, los super no son héroes. ¡Son botones! ¡¿Qué tiene Batman que meterse con el Pingüino si a él no le hizo nada?! Que robe nomás el banco de Ciudad Gótica, si Batman no tiene cuenta ahí…

La prevención de actos incorrectos en una sociedad depende, en gran medida, de las autoridades que deben promover el cumplimiento de las leyes. Pero también depende mucho de la presión de los pares. No hay muchos países como éste, donde la gente se mande la parte con sus “avivadas” y los demás no solo no los censuren sino que los aplaudan. Hay que actuar. El primer paso para intervenir es siempre mostrar el repudio e invitar al otro a hacerse cargo de lo incorrecto de sus actos. La censura de los demás, especialmente de los cercanos, es más poderosa que cualquier autoridad externa.

Yo quiero vivir en una sociedad donde la ética, la aspiración, sea la de los “héroes”, no donde todos se rijan por la regla suprema de la complicidad para no ser “buchones”. Como siempre, el cambio puede empezar con uno mismo. Quiero cerrar pensando juntos cómo manejar dos situaciones cotidianas:

1) La ética del no ser botón se inculca desde temprano a nuestros chicos. Varias veces he visto padres que enseñan a sus hijos que cuando se presentan situaciones donde otro chico hace algo incorrecto, jamás “botoneen” a un compañero.  No les proponen siquiera que se acerquen a su amigo a decirle que eso no se hace y proponerle que se haga cargo y repare las consecuencias de sus actos. Es más importante no ser botón que promover que se haga lo correcto. En otras sociedades funciona exactamente al revés: se les enseña a “speak up” (decir lo que piensan sin miedo). La regla es: si ves algo incorrecto, tu responsabilidad es actuar.
Observo incluso con sorpresa a padres que, remedando a los padres de los presuntos asesinos de Ariel Malvino, cuando la escuela sanciona a sus hijos, arman escándalos, desacreditan a las autoridades y argumentan airadamente su inocencia ante todo, como para que vayan aprendiendo también desde chicos que siempre hay que buscar la impunidad. ¿Vos qué ética querés transmitirle a tus hijos?

 2) Hay situaciones que nos ponen a prueba, todos los días, con pequeñas cosas: cada vez que veo a alguien, por ejemplo, poner un papel para tapar parte de su patente  y evitar una multa por mal estacionamiento, sé que si no fuera un cagón debería ir y sacarlo. O si no, al menos, decirle al que lo puso que lo saque. O buscar un policía que intervenga. Pero finalmente nunca hago nada. Será que nací con la ética de los superhéroes pero no con su coraje. ¿Vos con qué ética querés regirte en tu vida cotidiana?
Foto: MJ Ecker

Posts Relacionados



Tags

  • http://www.infoclubes.com Ariel Luna Fontán

    Siento lo mismo que vos (uds.). Pero esto se ve en todos los sectores. Leyendo tu post se me vino a la mente que las películas yankees tradicionales te enseñan como actuan los superhéroes y sirven de ejemplo de como actuar uno mismo. Acá tenemos Nueve Reinas.
    Yo me propuse enseñarle a mis hijos como es la manera correcta de actuar aunque alrededor pase lo contrario. Desde donde cruzar la calle hasta devolver un vuelto maldado. Te digo que cuesta muchísimo (porque el resto de la comunidad no hace lo correcto) pero creo que es la manera en que esto va a cambiar. No hay que ser cobarde ni tener miedo. Uno debe cumplir su deber ciudadano.

    • MANUEL

      TOTALMENTE DE ACUERDOOOOO,Y NO ES SER VALIENTE , ES HACER LO CORRECTO, SIMPLEMENTE ESOO, LO CORRECTO POR DIOOOS , CUANDO NOS VA A ENTRA EN LA CABEZA

  • http://www.resguarda.com Marin Ghirardotti

    Nosotros tenemos una empresa de Lineas de Denuncias para detectar fraudes e irregularidades a partir de informacion aportada por empleados, clientes y proveedores de nuestros clientes. Desde nuestra experiencia recibimos muchas denuncias sobre fraudes e irregularidades (alrededor del 3% al 6% del total del personal, clientes y proveedores por anio) y se detectan multiples irregularidades.
    Ahora bien,en Argentina el 90% de las denuncias son anonimas cuando en USA por ejemplo el porcentaje es exctamente el contrario (10% son anonimas). Esto se debe al miedo y falta de institucionalidad de nuestro pais pero tambien a la cultura del no te metas que hace que la gente denuncie pero no se identifique. A mi criterio si bien es un problema cultural se pueden implementar medidas que, conociendo el mismo, permitan prevenir y detectar estas situaciones. Las lineas de denuncias Anonimas es incipiente en Argentina pero funcionan muy bien y se previenen un 60% de las irregularidades donde se implementen.
    No se como(no es mi especialidad sector publico) pero deberian institucionalizarse a nivel sociedad brindadas por el estado dando algun tipo de premio al denunciante (se hace USA) y permitiendo el anonimato. De esta forma se podrian denunciar desde ruedas lisas de autos y camiones, hasta robos, fraudes,etc que no requieran la asistencia inmediata del 911.
    Abrazo

  • Laura Klein

    En la película, Ben Kingsley le dice a su abogado (que no entiende por qué no quiere “salvarse”): “lo difícil no es hacer lo correcto, lo difícil es saber qué está bien y qué está mal”.
    Yo creo que eso nos concierne, que eso está en los cimientos de las situaciones que tan bien planteás en este (y otros) post.
    un abrazo
    Laura

  • http://www.darknightglow.com Diego

    Siento la misma impotencia cada vez que veo algo incorrecto dentro de los canones lógicos de convivencia, las veces que me tengo que atar la lengua para no decirle a los jovenes y no tan jovenes bajá las patas que de ahí que despues tengo que agarrarme de ahí para bajar cuando veo que viajan comodamente subiendo las zapatillas sucias a los pasamanos del colectivo, o el ponete auriculares macho para los que viajan como si fueran los raperos del Bronx con el celular escuchando esa mezcla latinoide-bajo mundo. Por definición no soy de encabronarme pero es como que ya pasaron una linea mis broncas son por cuestiones pequeñas desde la gente mayor que no te dice ni Gracias ni Permiso, siendo los espejos en los que los menores se reflejan para su vida como adultos. Es culpa del famoso Mecaguismo, esa cultura chanta que llevan a poder personajes que en otras partes del mundo estan tras las rejas. Personalmente eh actuado como heroe defendiendome de un robo, y pienso con tristeza mi actuar violento (no pasó a mayores) pero mi tristeza es que muchas de estas cosas podrian evitarse con educación, no soy un potentado adinerado a duras penas un dibujante que busca vivir de lo que ama y aun en los peores escenarios trato de mantener mi escencia, o sea si yo puedo porque el resto no se autoeduca, autocontrola, autoanaliza o se autogobierna? No soy un ser extraordinario apenas un simple mortal queriendo un mundo mejor con reglas simples elegantes y honorables. Me siento aislado cuando pasan esas injusticias cotidianas sé que no soy el único que siente esto por lo que he leido. Mi esperanza es aferrarme a un futuro mejor en donde la cordialidad vuelva al corazon de los argentinos y del mundo.
    Buen post y genial blog Santiago, Exitos!!!

    • MANUEL

      Amigo, consejo, ojo con los afanos violentos tu vida vale mas que lo qeu lleves puesto, pero lo cotidiano, eos que vos decis, locooo baja las zapatillas eso si, animate hacelo, yo lo hago, la diferencia la hacemos nosotros, no esperemos politicas globales y que los coelgios eduquen a los chicos, vamos para atras en la historia, salgan del cascaron , no se de donde sos , pero este tipo de actuar es muy de buenos aires, aca en cba, las cosas las decimo y cagamso a pedo al mas desubicado, y se vive mejor, te lo aseguro, a no tener miedo, yo tooodos los dias le avsio a alguien que tiene su luz de stop o de posicion rota y e cagado a pedo a mas de uno en moto sin casco, y sabes que primero tenia miedo creyendoq eu me iban a putear y sabes que la mayoria me lo agardece . empecemos de a poco, ANIMATE

  • http://gueststory.info inkind

    +1

  • @atomobit

    No es un tema sencillo. Pero seguramente la opción “Speak Up” no es la que más nos convenga. La historia de ser héroes, tampoco es muy acertada en la mayoría de las sociedades. Y mucho menos las comparaciones con USA, donde en las mayoría de las casas hay un arma de fuego en la mesita de luz. Espero políticas globales, no bajadas de línea de lo que es “correcto” y lo que no.
    Saludos a todos!

    @atomobit

  • Rubén

    El gran problema es que nos indignamos ante una injusticia, somos paladines del reclamo, siempre y cuando se trate de otro pero a la hora de juzgar nuestras acciones la línea de la ética se vuelve muy tenue y hasta un poquito flexible y la verdad no podemos juzgar con fuerza si inconscientemente sabemos que somos pasibles de cometer la misma falta. La mayoría de los ejemplos de falta ética y corrupción son más o menos extremos pero los más perniciosos son los granitos de arena que hacen de esta playa, son esas pequeñas egoístas actitudes que hacen más difíciles la vida a los demás a cambio de una pequeña comodidad. Nada va a cambiar si no empezamos reconociendo que algo esta mal con nosotros como individuos pertenecientes a una sociedad.

  • http://www.audaciamental.blogspot.com marcelo

    Para encontrar lo buscás debes cambiar de país. La Argentina, lamentablemente, es así y no cambiará.
    Además hay tanta corrupción que no podés confiar en la ley (que ni existe).
    También sabrás como suelen “fallecer misteriosamente” testigos de casos resonantes …

  • http://bit.ly/BluesAndDollars D

    Ya lo dijo Attaque77 a los habitantes de la tierra “los buenos mueren”.

  • MANUEL

    SINCERAMENTE , si veo alguien afanando y tengo un policia cerca , le aviso al policia y yo tambien lo corro, recordemos que si un civil le grita a un ladrton que se detenga y este no lo hace, legalmente esta , el ladron resistiendose a la autoridad,porque sin ser policia, la ley me convierte en autoridad, y si lo agarramos con el policia o yo lo recontracago a palos, ya agarre a dos. LA PERSONA QUE NO DENUNCIA UN HECHO DE ESTE TIPO ES UN COBARDE, el denunciarlo es nuestra OBLIGACION MORAL Y LEGAL, SINO SOS COMPLICE., lo que hizo el de la ruta dos es lo correcto qeu debemos hacer TOOODOSSS SEÑORES,
    ANECDOTA: estuve veraneando en costa del este y en el estacionamiento de un super me encuetro una billetera, tenia plata y mucha, encontre las tarjetas de credito, me fije el nombre y empece a preguntar por el nombre Herna se llamaba, hasta qeu me contesta un chabon y le pregunte el apellido, ( era muy raro) era el obviamente y le devolvi la billetera, lo TRAGICOMICO DE ESTO fue ver la cara de asombro de la novia, de el y de un señor que estaba as u lado que casualmente era el dueño del super y hasta me dijero que le habia cambiado el dia y el dueño del super me decia que viendo estos actos le daba a pensar qeu no todo esta perdido…….. ESTANNN LCOOOSSS BOLUDOOO, ES COMO QEU ME HAGAN UNA FIESTA POR PARAR EN EL SEMAFOR EN ROJOOO, HICE LO QUE CORREESPONDE NADA MAS Y SE LOS DIJE, estan todos locos, sobretodo la genet de BUENOS AIRES Y QUE ME PERDONEN PERO ES ASI, y ya los dejo con algo mus simple y ahi veran lo facil de solucionar todo esto, SI SOS VOS LA VICTIMA QUE TE GUSTARIA QUE HICERA ESA PERSONA QEU NO TE CONOCE?

  • marcelo

    Acordate de Sérpico …
    Debe haber un sistema que promueva la ley.