Chau Pareto: Nace la regla del 20/60/20

Muchos de los que hayan estudiado Economía, alguna ciencia exacta o social habrán oído hablar de la “Regla de Pareto” o “Regla del 80/20″. La regla surgió cuando un economista italiano del siglo XIX llamado Vilfredo Pareto, analizando la distribución del ingreso en Italia, observó que el 80% estaba en manos de apenas el 20% más rico de la población.

A partir de ese hallazgo, se generalizó como Regla de Pareto a toda situación donde el 80% de los efectos está explicado por el 20% de las causas, y es con este significado que se la usa en los campos más variados.

Esta introducción apunta a poner en contexto que una semana atrás fui a uno de los desayunos de la Red de Apoyo a Ashoka. Allí, escuchamos hablar a un emprendedor social impresionante llamado Alberto Croce, de la Fundación SES.

Podría hablar mucho sobre Alberto y su trabajo pero en este post quiero poner el foco en un aspecto puntual de la charla que dio. El planteó que cuando se intenta promover un cambio social con un grupo de personas, 20% se muestran muy favorables y se entusiasma fácilmente. Otro 20% se muestra totalmente resistente, no importa cuánto sea el esfuerzo que hagamos por sumarlos. El secreto, dice él, está en el 60% del medio, que no se suma con facilidad pero es suceptible de hacerlo con el estímulo y el esfuerzo adecuado.

¿Cuál es la trampa? Que tentados por la facilidad del 20% inicial, tendemos a concentrar nuestros esfuerzos allí y no donde realmente podríamos hacer una diferencia.

Por qué otro blog…?

OK. Acá voy. Después de dudar por un largo, largo tiempo, estoy empezando el billonésimo blog en internet.

Como era de esperar, el tema principal va a ser Entrepreneurship, pero planeo escribir sobre muchos otros temas también. El denominador común del blog no será el propio Entrepreneurship sino el Riesgo.

Por supuesto, que el Entrepreneurship y el Riesgo son dos cosas que están íntimamente ligadas. Pero mientras el Riesgo es una parte clave del proceso emprendedor, aplica también a muchos otros órdenes de la vida. Uno puede tomar riesgos en un negocio o start up. y, cuando lo hacemos, nos salimos de la “zona de comfort” y agregamos un poco de emoción al trabajo. Pero, esto mismo podemos hacer en nuestra vida cotidiana y ganar así un día a día más pleno, más estimulante.

Ya está disponible mi nuevo libro "Guía para sobrevivir al presente" Quiero ver dónde comprarlo