Lo importante es NO competir

Existe un refrán que dice que “lo importante es competir”. Esta pequeña frase hecha, en realidad, en el fondo sostiene exactamente lo opuesto de lo que parece afirmar en su superficie. No habla del valor de ser competitivo, sino que usa esa idea para relativizar la importancia de tener éxito en lo que hacemos. Desenmascarada en su versión completa, es algo así como: “No importa ganar, lo importante es participar.

En la Argentina, esta idea de que la competencia (incluso la más sana) es mala, es algo que inculcamos en nuestros niños desde una edad temprana. Nos horrorizamos si nuestros hijos muestran cualquier esbozo de espíritu competitivo. Pero eso no es así en todas las culturas. Hay otras que glorifican el “fuego sagrado”.

Esta manera de pensar termina permeando casi todos los aspectos de la vida, incluyendo la manera en que se hacen negocios. Así, construimos una economía concentrada y corporativizada. Una en la que los lazos entre “competidores” son mucho más fuertes que sus oposiciones y donde el consumidor siempre pierde, incapaz de encontrar una brecha en el monolítico armado oligopólico.

Yo creo que no hay mayor ni mejor fuerza de cambio e innovación que la competencia. Y tampoco mayor poder para mantener a raya a los empresarios en su capacidad de abuso y forzarlos a hacer lo que en Argentina generalmente odian: tomar riesgos.

Guía para sobrevivir a la oficina de un cierto sabio del desierto

Emprendiendo un emprendimiento, no todos los que emprenden pueden ser emprendedores. Para emprender, aparte de emprendedores que emprendan, también es necesario emplear empleados. Es decir, el emprendedor es empleador y emplea empleados para emprender. No sé si soy claro…

Aunque en general toda la atención se la lleva el emprendedor, ser empleado no es tarea sencilla. El mundo oficinístico es una jungla (o tal vez debería decir “un desierto”?) y no cualquiera sobrevive y prospera en ese medio. Pocos saben tanto de este tema como mi amigo Edy Huberman, que aparte de ser un gran tipo y escribir un blog de humor buenísimo, ya nos “visitó” alguna vez en Riesgo y Recompensa con su legendaria “Guía para ser un obsecuente exitoso”. También, con este comentario, fue el ganador en 2009 del tradicional concurso IgNobel que organiza este blog todos los años.

Así que ahora los invito a que lo sigan en twitter , lean su blog y vean este post invitado con antigua sabiduría oriental para sobrevivir a la oficina, dividida en cuatro secciones: los inicios, los jefes, los compañeros y los ascensos.

Entrevistas de trabajo: un arte difícil de aprender

En muchos de los posts de emprendimiento yo comparto la experiencia de mis errores y de mis aciertos para que los aprendizajes los aprovechen otros emprendedores.

Pero hay un tema clave de emprender que nunca logré dominar. A veces acerté, otras me equivoqué y siento que después de 15 años no aprendí nada útil para compartir. No sé por qué salió bien lo que salió bien ni mal lo que no anduvo. Por eso, este post lo vamos a tener que armar entre todos.

El tema en cuestión es la búsqueda y selección de gente.

¿Cómo extraer el conocimiento tácito, no explícito, que hay en la mente de los más experimentados?

Mi compañero de SingularityU Jorge Juan Fernández, que en agosto pasado escribió un post invitado muy interesante sobre las leyes que gobiernan el mundo digital, vuelve a Riesgo y Recompensa. Dede España, esta vez nos propone discutir entre todos cómo hacer para no desperdiciar el conocimiento práctico de la gente que se retira y pide nuestro consejo al respecto.

Un método “mágico” para mejorar cualquier cosa

¿Tenés algo que te está preocupando? ¿Algún problema que no estás consiguiendo solucionar? En este post quiero compartir algo que aprendí durante mi años en Officenet: un método sencillo de mejorar (casi) cualquier cosa.

Esto es especialmente aplicable a proyectos (sean de negocio o sociales), pero, como voy a ilustrarles con un ejemplo al final del post, también puede aplicarse a muchos otros órdenes de la vida.

Empleados obedientes o empleados criteriosos

violines

Durante la apertura del World Business Forum pasaron un video con fragmentos de charlas de muchos expositores. Me llamó la atención la insistencia de varios de ellos respecto del tema de “humanizar” el management. De tratar a las personas como seres únicos y darles el espacio para ser ellos mismos en el trabajo. Darles la autonomía para resolver las situaciones que se presentan de la manera que juzguen más conveniente.

Especialmente me impresionó la argumentación de Herb Kelleher, fundador de SouthWest Airlines, una de las aerolíneas más exitosas del mundo. Y es también uno de los ejes de la presentación del primer orador del evento, Ram Charan.

Vamos a polemizar un poco… Yo no estoy tan seguro de eso. Creo que al menos hay que discutirlo.

Diez claves para armar un esquema de sueldos variables (II)

Dardos

Continuando con el post anterior, acá van los cinco tips finales para diseñar sistemas compensación variables.

Diez claves para armar un esquema de sueldos variables

Bote

Siguiendo con el tema introducido en el post anterior, acá van 10 tips para diseñar un esquema de sueldos variables que funcione bien, incentivando a las personas, alineando los intereses y haciendo que todos tiren para el mismo lado.

Aclaro que jamás leí un libro de este tema y todo lo que digo (acertado o errado) está 100% basado en mi experiencia. Supongo que aparte de estos 10 puede haber muchos otros así que invito a los que quieran a agregar sus propios tips a estos que comparto acá.

Espero que muchos de los temas que aparecieron como preguntas en ese post queden cubiertos.

Manejando grandes crisis

brasil-inundacion-poster

A partir de una pregunta de Alexis Garbarz en el post sobre Shit Happens, me pareció bueno desarrollar más los aprendizajes que sacamos en Officenet sobre manejo de crisis cuando nos agarró la gran inundación en San Pablo. ¿Y quién mejor para eso que Leo Piccioli, quien dirigió personalmente las operaciones en Brasil para superar esa situación tremenda? Así que le pedí que escriba un post invitado sobre eso. Acá va!

Shit Happens

shit-happens

Hace un par de días leí que por causa de la reticencia de la gente a salir y la caída del turismo, 6500 restaurantes cerraron en México desde el la aparición de la Influenza A. Esto implicó la destrucción de más de 55.000 empleos. 

Eso implica que esta enfermedad mató en México muchas más empresas que personas. Y el cálculo apenas incluye sólo los restaurantes.

Esto encierra un aprendizaje muy interesante para cualquier emprendedor: Shit happens.

Ya está disponible mi nuevo libro "Guía para sobrevivir al presente" Quiero ver dónde comprarlo