Mis libros de ciencia favoritos

book-rainbow

Hace unos días Lorena Oliva del diario La Nación me escribió preguntándome para la sección Ideas cuáles eran mis cinco libros favoritos de ciencia. Tuve que pensar bastante para responder. ¡Hay muchos libros espectaculares! Pero finalmente acá les cuento qué elegí y por qué:

 

El cerebro en piloto automático

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Duke, casi la mitad de las decisiones que tomamos cada día no son realmente decisiones. Las tomamos sin pensar, como parte de una rutina que constituye buena parte de nuestra vida. Durante esos períodos es como si nuestro cerebro se desconectara y dejara activado un piloto automático que toma el control momentáneo de nuestros actos.

¿Escalera al cielo?

Gracias a la fuerza de gravedad, nuestro planeta nos atrae hacia él con una intensidad descomunal. Tanto es así que hasta que los hermanos Montgolfier desarrollaron el primer globo aerostático a fines del siglo XVIII, ningún ser humano había podido jamás despegarse ni por un segundo de su superficie.

Más de cien años después, los dirigibles primero, y los aviones luego, nos brindaron la posibilidad de no sólo permanecer por tiempos prolongados en vuelo, sino también recorrer grandes distancias que empequeñecieron el mundo. Así, podemos movernos por el planeta con tanta facilidad que hoy es posible la hazaña de desayunar en un continente y cenar en otro a muchos miles de kilómetros de distancia.

Computadoras que aprenden (¡y nos enseñan!)

Hace unas semanas una inteligencia artificial llamada AlphaGo hizo historia al vencer a uno de los mejores jugadores del mundo en un match de Go. Este milenario juego chino es considerado el más difícil de los juegos de mesa, más complejo estratégicamente que el ajedrez. Pero lo más interesante no es la victoria, sino cómo se logró: utilizando tecnologías que permiten a las computadoras aprender por sí mismas.

Realidades irreales

VR Barcelona

En un emblemático video musical de la década del 90 la banda Aerosmith retrataba a un joven concretando todas sus fantasías junto a la mujer de sus sueños. Pero había un detalle. A pesar del extremo realismo de lo que estaba viviendo, ¡nada de ello era real! Utilizando una computadora, un visor y otros aparatos, este joven diseñaba su experiencia para que fuera tal como él la quería. El de aquel videoclip de la canción Amazing, de 1994, fue un vívido retrato de una tecnología que hasta ese momento parecía pura fantasía y con la que todos soñamos: la realidad virtual.

El futuro de la guerra

SWORDS

El uso de robots bélicos comenzó en los años 90 en la Guerra de los Balcanes, inicialmente con la utilización de drones (vehículos aéreos no tripulados) con fines de espionaje. Sin embargo, en 2001 se les incorporó armamento y se manifestaron como equipos con mucha precisión, capaces de acertar a blancos en movimiento. Hacia 2009, en Estados Unidos ya se capacitaban más pilotos de guerra de joystick que de cabina. Esto significa que, lejos de la imagen que nos proporcionó a varias generaciones la película Top Gun, de Tony Scott, hoy el piloto norteamericano típico viaja hasta la base más cercana a su domicilio, maneja drones en Irak y Afganistán, y a la hora de la cena, ya está sentado a la mesa junto a sus hijos.

Reinventar la educación

La inexperiencia flexible y el fin de la experiencia

Flexibilidad

Buena parte de los avisos de búsqueda de empleo piden personas con experiencia como un requisito esencial. Hasta el día de hoy éste ha sido quizás el más importante atributo profesional que puede tener una persona. Pero la era de la experiencia parece estar llegando a su fin.

En un mundo que cambiaba a un ritmo cansino, el pasado era la mejor base para predecir el futuro. Y a fin de cuentas, una persona experimentada es una persona con mucho pasado: alguien que enfrentó numerosas situaciones y las resolvió, acertada o equivocadamente, generando un aprendizaje valioso como parte de ese proceso que lo prepara para lidiar mejor con lo que viene.

El fin de la mentira

lies

En una inquietante y profunda película llamada La invención de la mentira, el comediante británico Ricky Gervais explora las consecuencias de una premisa interesante: cómo sería el mundo si fuera imposible mentir. El film merece ser visto y por lo tanto no quiero arruinarlo comentando demasiados detalles. Baste decir que a poco de comenzado resulta claro el imprescindible aporte que la mentira hace a nuestra sociedad. Como un verdadero lubricante social, la mayoría de las relaciones humanas depende en gran medida de no caer en la honestidad brutal.

Detectives del siglo XXI: el avance de la tecnología para que menos delitos queden impunes

Face Recognition

En los lejanos tiempos de Sherlock Holmes, la investigación de crímenes se basaba solamente en la recolección de testimonios y evidencias. La escasez de herramientas y métodos científicos convertía a los detectives en genios, que en un golpe de inspiración encontraban una explicación que daba sentido a todos los hallazgos.

Durante el siglo XX, la ciencia y la tecnología comenzaron a hacer sus primeros aportes importantes, a través de peritajes de diverso tipo, autopsias más detalladas y, especialmente, a partir del secuenciamiento del ADN como vía de identificación alternativa a las huellas. Sin embargo, como varias causas recientes demuestran, en muchos casos todavía resulta muy difícil esclarecer algunos delitos.

Ya está disponible mi nuevo libro "Guía para sobrevivir al presente" Quiero ver dónde comprarlo