Sacando a tu startup de su zona de confort

Parachute

Siguiendo con la serie de posts invitados a los más discutidores, regresa a Riesgo y Recompensa Gabriel Castro Aguilera.

Cuando yo empecé a escribir este blog tenía la expectativa de que otras personas se sumen a esta búsqueda de “salir de la zona de confort”. Pero no imaginaba inspirar experiencias como la que Gabriel vivió en su empresa en Uruguay. ¡Estoy muy impresionado! Me pregunto si otras empresas se animarán a seguir el ejemplo de Gabriel, buscando sacarse a sí mismas de su zona de confort.

Dejo que sea él quien les cuente la experiencia.

————————————————————————

En mi compañia somos fanáticos del management innovador. Y también estamos convencidos de lo perniciosa que la “zona de confort” puede llegar a ser para las organizaciones humanas. Fue impulsados por estas motivaciones que, junto a indios, mandos medios y socios de nuestra pequeña startup, decidimos que cambiaríamos nuestras cabezas. Para ello, diseñamos unas dinámicas experimentales in-company basadas en “el método” y en el contenido de Riesgo y Recompensa.

La meta era ambiciosa: revolucionar nuestra empresa, que pese a haber existido apenas unos pocos meses se veía ya amenazada por la abulia y la desidia propia de los confortables crónicos.

Yo soy escéptico, así que no quería que la gente termine perdiendo el tiempo con otra sanata rompeparadigmas. Pero cómo me equivoqué… realmente me dió vuelta la cabeza, me llevó más allá de mi “zona de comfort”, a un estado donde el riesgo y el cambio se volvieron íntimos productivos.

Juan Pablo Varsky: 20 años no es nada

CNBA

Hace unos días, conté en un post sobre el 20 aniversario del fin de mi secundaria y compartí el de Juan Taratuto, el primero de los discursos que se dijeron ese día.

Acá va el segundo, escrito por Juan Pablo Varsky, un periodista al que admiro mucho. El discurso es breve. Tiene algunas referencias muy “del Colegio” pero igual creo que vale la pena compartirlo. Espero que les guste!

Juan Taratuto: Quiénes somos y quiénes quisimos ser, 20 años después

SCAN0072

Hace dos semanas atrás, tuve la reunión por cumplir 20 años de haber terminado la secundaria en mi querido Colegio Nacional de Buenos Aires. Para celebrarlo hicimos un acto en el Aula Magna del Colegio y después una fiesta.

A mí me tocó ser presentador del acto, y estar 20 años después parado sobre el estrado de ese Aula Magna imponente me llenó de humildad, emoción y orgullo.

Para el acto le pedimos a dos de nuestros compañeros más destacados que prepararan un discurso. Por el turno mañana, Juan Pablo Varsky, a mi criterio uno de los mejores periodistas deportivos de la Argentina y ahora dedicado al periodismo general. Por el turno de la tarde, Juan Esteban Taratuto, cineasta, director de varias películas, entre ellas “Un novio para mi mujer”.

Los discursos de ambos fueron extraordinarios. Tan especiales que me parece que vale la pena compartirlos, porque su mensaje trasciende el hito de nuestros 20 años y es relevante para todos los que quieran leerlo.

Empiezo con el de Juan Taratuto, que, como el discurso de Steve Jobs que mencioné en “Un recordatorio sobre la única certeza en la vida”, es de esos que impactan, conmueven y dan ganas de releerlos cada seis meses por el resto de nuestras vidas.

Guía práctica para ser un obsecuente exitoso

Basura

Edy Huberman es, gracias a casi el 50% de los votos de los lectores, el flamante ganador del concurso de los Ig Nobels. Y aparte de recibir como premio un libro, acá va de regalo un post invitado.

Yo conocí a Edy hace muchos años, en un casamiento un domingo al mediodía en enero, en plenas instancias decisivas de la temporada de Football Americano. Yo me estaba perdiendo el partido de mis queridos Green Bay Packers por estar en el casamiento y andaba llorando solo por los rincones. ¿Solo? ¡¡¡No!!! ¡Allí de repente me encontré con Edy que estaba sufriendo igual que yo por perderse el partido! Desde ese día nos hicimos amigos y, pese a que no nos vemos casi nunca, la amistad subsiste.

Edy, aparte de laburar como cualquiera, tiene un “alter ego”. Bajo su identidad secreta de “El Huber”, Edy es comediante stand-up, conduce un programa de radio y tiene un blog muy divertido llamado Pensando Fuerte y Claro.

Con ustedes, “El Huber”, contándonos cómo ser un obsecuente exitoso!!!

La matriz de empanadas de Hugo

Empanadas

Después del reconocimiento a los más discutidores de la primera mitad de este año, tenemos el primer post invitado de esta segunda tanda! El autor en este caso es Hugo G., creador de un blog muy bueno llamado Apuntes Urbanos.

Qué lo disfruten!

——————————————–

Vamos a hacer un pedido de empanadas…
[Nota al pie: Las empanadas son una comida típica de la Argentina, una especie de pastelito relleno de distintos ingredientes y cocido al horno o frito. En Argentina desde los ’90 se pide delivery a domicilio y de ahí este ejemplo].

Una manera de tomar nota sería pedir que “levante la mano el que quiere de cebolla y queso” y volcarlo así:

3 de cebolla y queso
4 de jamón y queso
4 de carne
5 de humita

El problema que tiene es que se pierde la información de quién pidió cada cosa (“¿Yo pedí de humita?”, “¡Te comiste la mía de cebolla y queso!”). También que, ante los cambios, todo se vuelve confuso: “¿Sabés qué? Mejor quiero 2 de carne y 2 de humita”, “OK ¿qué habías pedido?”, “No me acuerdo. ¿2 de pollo?”, “¡¡Pero si nadie pidió de pollo!!”.

Estos son los problemas por los que hacer el pedido al delivery sea una de las tareas grupales más ingratas, junto con el desgraciado bajar a abrir la puerta (riiiiiing… “¡no bajo!”, “¡yo tampoco!”, “¡no bajo!”, “yo le bajé a abrir al último que subió!”).

Manejando grandes crisis

brasil-inundacion-poster

A partir de una pregunta de Alexis Garbarz en el post sobre Shit Happens, me pareció bueno desarrollar más los aprendizajes que sacamos en Officenet sobre manejo de crisis cuando nos agarró la gran inundación en San Pablo. ¿Y quién mejor para eso que Leo Piccioli, quien dirigió personalmente las operaciones en Brasil para superar esa situación tremenda? Así que le pedí que escriba un post invitado sobre eso. Acá va!

Nosotros y nuestros avatares virtuales

calavera

Aquí llega el último de los tres posts invitados a los más “discutidores”. Con ustedes, Gabriel Castro Aguilera!.

——————————————–

Hola! El tercero y último de la fila 😉

Antes de comenzar, una disgresión:
Quedé último por méritos ajenos y culpas propias. Méritos de Joaquín y Alejandro que escribieron antes y muy bien, y mea culpa por pretender mucho y apretar poco.

El tema que finalmente elegí tiene que ver con nuestra actividad como lectores y “escribidores” de blogs. También con nuestros alter egos en las redes sociales. ¿Cómo  impacta todo este rollo en nuestras vidas?

Uno se suscribe a una aplicación web 2.0, carga su profile, su foto, y sin querer le da vida a una versión levemente desenfocada de uno mismo. El desenfoque depende de cuán sinceros seamos, y de qué aplicación se trate. Somos mas livianitos y alegres en twitter, y mas solemnes en Linkedin.

Ahora bien, luego de que le damos vida a nuestros Golems… ¿los podemos matar?

El arte de pelear en los blogs

batalla de color

Por primera vez, acá va un post invitado que no proviene de los tres primeros del ranking de discutidores. Tuti, cuya identidad secreta es Magdalena Day, fue la que más en serio se tomó mi idea de buscar potenciar la discusión en el blog. Además, en su balance del 2008 mencionó la influencia que este blog tuvo en su vida y con eso me dejó feliz por meses!

Así que quién mejor que ella para hablarnos del arte de la pelea en los blogs! Y para dar lugar por primera vez a una voz femenina en Riesgo y Recompensa…

———————————————————

Como una manera de insertarse en la blogósfera, algunos practican el “pararse y decir quién es mi enemigo“; así logran llamar la atención, ubicándose en el centro de una conversación a la cual no fueron invitados.  La pelea es divertida e interesante, mientras no la veas como una batalla. A continuación una introducción al arte de pelear en los blogs 😉

Inseguridades

calle-tercermundista

Un tiempo atrás le ofrecí a los tres “discutidores” que más comentarios habían hecho en los primeros seis meses de Riesgo y Recompensa que escribieran un post como “columnistas invitados”. Acá va el segundo, escrito por Alejandro Sewrjugin. Que lo disfruten!

———————————————————————-

¿Qué nos pasó a los argentinos? Cuando era chico, iba solo al cole en el primario, junto a mis hermanos, que son 2 y 4 años menores que yo. Esto era en la zona de Palermo Viejo -Escuela Genaro Berón de Astrada, en las calles El Salvador y Costa Rica-.

En el secundario, iba solo en el bondi a las 6:45 de la mañana. Mis viejos ya estaban separados para esa época, y mi vieja se levantaba a hacerme el café con leche y luego ni se preocupaba de que me fuera a “oscuras” a tomarme el colectivo 12 en la parada de Salguero y Santa Fe. Concurría al Carlos Pellegrini. En las charlas filosóficas que mantengo con mi gran amor, mi esposa, me cuenta de su viaje al Sur con sólo 15 años y de mochilera -junto a 3 amigas- y de cómo sus padres pudieron permitirlo -claro, pensándolo con la mentalidad actual-.

Imaginar hoy en dejarles hacer eso a mis hijos, me da miedo. Pensar en que salgan solos a la noche a bailar, mucho peor. Hoy, sabemos cuando salimos de nuestras casas, pero no si regresamos. Parece un poco extremista, pero es la sensación que uno tiene. A cualquiera puede tocarle, en cualquier lugar. Vivimos en una actitud constante de vigilancia, de desconfianza con cualquiera que se nos acerque, de “estar en vilo”. Y esto no hace mas que impulsar el individualismo y la falta de compromiso con el prójimo.

¿Qué nos pasó a los argentinos? ¿Cómo pudimos llegar a este punto?

Cómo ganar todas las discusiones

kombat

Un tiempo atrás le ofrecí a los tres “discutidores” que más comentarios habían hecho en los primeros seis meses de Riesgo y Recompensa que escribieran un post como “columnistas invitados”. Acá va el primero de ellos, escrito por Joaquín Trelleira. Que lo disfruten!

————————————————-

Al igual que a Santiago, me gusta mucho mucho el debate (por más que en mi blog no debata nadie). Las personas mas competitivas, o que siempre quieren ganar, lo terminan tomando casi como deporte el discutir o debatir. Igualmente no sé bien por qué, siempre que aparece el genero opuesto (la mujer, no me presente, mi nombre es Joaquín y no me opere todavía), pierdo y a veces cuando estoy por ganar termino tirando la pelota afuera (medio apropósito) para poder dormir en los alrededores de mi casa aunque sea.

Así que les voy a dar la clave para ganar siempre, pero siempre en una discusión, miren que no falla, eh.

Ya está disponible mi nuevo libro "Guía para sobrevivir al presente" Quiero ver dónde comprarlo