¡A fracasar!

paper-plane-crash

El fracaso tiene un lugar muy diferente en la cultura latina que en la anglosajona. En nuestros países latinos conlleva un estigma social y legal peor aún que las consecuencias del fracaso mismo.

Desde el punto de vista de la valoración social, en el mundo sajón importa más la naturaleza de tus intenciones y la intensidad de tu esfuerzo que el resultado mismo de tus actos. Allí se condena al malintencionado o al que no pone suficiente empeño, pero nadie opina que fracasar sea malo en sí mismo.

Yendo un paso más allá, en la búsqueda de capital de un emprendedor haber tenido un fracaso previo puede ser visto como muy positivo. Las condiciones para ello son: que no haya habido mala intención, se haya “dejado todo en la cancha” y se haya aprendido del proceso. Ejemplos de esta visión pueden encontrarse en medios como Business Week y Fast Company, en discursos de graduación de universidades o en numerosos blogs.

Así, mientras en un lugar fracasar es algo terrible y en el otro algo positivo, un estudio realizado recientemente muestra que no es una cosa ni la otra.

El mayor país del mundo

brasil

Muchas veces, cuando cuento la historia de Officenet, hago el chiste de que nosotros lanzamos Officenet en Brasil por error. Después siempre aclaro que no es que la decisión haya sido equivocada. Muy por el contrario, fue de las mejores decisiones que tomamos en nuestra historia como empresa. El “error” fue que si yo hubiera sabido realmente lo que es Brasil, no me hubiera animado ni a intentarlo.

Yo creía que Brasil era un país más o menos como el mío. Un poco más grande nomás. Y que la barrera más grande era el idioma. No saben lo equivocado que estaba. Brasil es un país de unas dimensiones colosales. Yo crecí toda mi vida en una ciudad grande como Buenos Aires, y varias veces me encontré a mí mismo mirando Sao Paulo con los mismos ojos pueblerinos con los que me imagino que alguien que se crió en el campo ve la Avenida Corrientes por primera vez. Es un país que aprendí a admirar enormemente.

Si por alguna razón tuvieras que lanzar un negocio en Nueva Zelanda, seguramente encararías la experiencia con la mente bien abierta. No tendrías idea de cómo son culturalmente los neocelandeses a la hora de hacer negocios o interactuar con los demás y encararías la experiencia sin preconceptos. El problema con Brasil es que los argentinos creemos que sabemos lo que es Brasil. Y la gran mayoría no tenemos la menor idea. Al menos yo no la tenía hasta que me encontré a mí mismo penando para tratar de construir una empresa exitosa allá.

Mañana empiezo dieta

salmon-sashimi

Mañana empiezo dieta. O mejor dicho, hace cuatro meses que mañana la empiezo.

Hay una ENORME diferencia entre empezar hoy y empezar mañana. Esa es una realidad que todos experimentamos en nuestra vida diaria con cosas como la dieta, pero también en otros planos de la vida. Y es un tema crucial para un emprendedor.

Las “pequeñas postergaciones” adoptan varias formas:

Estrategias de Negociación II: para rondas de capital y primeras citas

silent-stab

En el post anterior hablé sobre la estrategia muy común de empezar una negociación adoptando una posición extremadamente dura. En este quiero contarles una historia que muestra como, en ciertos contextos, la estrategia totalmente opuesta puede ser también muy efectiva.

Estrategias de negociación I

eje-de-carro

¿Cuánto vale el objeto que ven arriba en la foto?

Les doy una pista. Es un eje de un carro de madera casi petrificada traído de Vietnam. ¿No tienen idea? Yo tampoco.

Dos años atrás, en medio de mis vacaciones, entré a un local que vendía objetos y muebles vietnamitas. Apenas entré vi un objeto idéntico al de la foto, con un cartelito que decía que costaba U$S 300. Me gustó mucho pero, no me pregunten por qué,  pero me pareció caro y seguí mirando. Más al fondo del local encontré el de la foto, con un precio de U$S 130. ¿Y adivenen qué? Sí, adivinaron. La foto está sacada en mi casa. Lo compré de inmediato, feliz de haber hecho una gran compra.

¿Lo hubiera comprado de todos modos si el primer objeto idéntico no hubiera costado más del doble?

Este ejemplo real ilustra un principio muy interesante de la negociación.

Feliz navidad (pero no te quedes esperando por Papá Noel!)

En este día especial quiero desearles Feliz Navidad!

Ya que estamos, me permito también recomendar que se hagan regalos con sus seres queridos pero no esperen que Papá Noel los traiga…

Hace unos 15 años recibí por mail la prueba físico-matemática de la inexistencia del legendario “Santa”. Por si nunca la vieron, aquí la comparto con ustedes:

Los riesgos del optimismo

En los comentarios a mi post sobre Boca, Ramiro BM mencionó un comentario que yo dejé en un post de él sobre el optimismo, donde yo sostuve que “no es necesario ser optimista para ser emprendedor y que yo soy la prueba viviente de ello”. El tema me parece interesante, así que, en vez de responder el comentario, acá va un post sobre eso.

Yo creo que a la hora de emprender el optimismo en un arma de doble filo. Por un lado, la convicción de que las cosas van a salir bien es un motor que en muchas ocasiones nos permite seguir adelante con determinación aún en escenarios adversos. Hay muchos emprendedores que tienen “tracción a optimismo”. Es el combustible fundamental de sus motores.

Pero, por otra parte, el optimismo también puede ser una gran fuente de problemas de dos maneras similares pero diferentes.

El karma de ser un “early adopter”

Por mi tendencia a abrazar el cambio, yo soy un “early adopter” en muchas áreas. El uso de herramientas 2.0 es una de ellas. Tener un blog siendo emprendedor, viejo y no siendo un ‘techie’ también. De todos mis amigos más cercanos ninguno tiene un blog. Es más, ninguno siquiera lee blogs habitualmente!

Cuando yo les conté que había empezado con “Riesgo y Recompensa”, no me lo dijeron pero a todos les pareció una pavada. Cuando les cuento con entusiasmo cómo nunca voy a ganar un peso con esto, pero cómo voy alcanzando mis metas en cuanto a que gente lo lea y se suscriba, son amables y no me dicen lo tonto que les resulta. Pero ambos lo sabemos.

El video de Argentina para Armar

Para los que tengan ganas de verlo y no lo hayan visto en vivo, acá va el video del programa Argentina para Armar del domingo, donde junto con otros emprendedores hablamos sobre cómo enfrentar la crisis. También incluyo acá mi presentación de Palermo Valley.

El mejor premio de todos

Esta semana Officenet ganó el premio Mercurio de la Asociación Argentina de Marketing en el rubro Tecnología. Este premio reconoce a las empresas con mejor marketing del país. Para mí este el mejor premio de todos porque no se ganó gracias a mí sino a pesar mío!

Ya está disponible mi nuevo libro "Guía para sobrevivir al presente" Quiero ver dónde comprarlo