El boom del Fortnite y los videojuegos adictivos

La industria de videojuegos es habitualmente vista como un género menor al lado de otras variantes del entretenimiento como el cine o la música. Sin embargo, tal vez te sorprenda saber que en este momento mueve más dinero que ambas sumadas. Otra idea errónea es que los videojuegos son cosa de chicos: en una encuesta para mi columna de radio, más del 90% de los adultos menores de 45 años juega y 55% lo hace una vez por semana o más.

La sorprendente estrategia de crecimiento de Facebook y Google

Durante mucho tiempo la estrategia de expansión de Facebook y Google me resultó un misterio incomprensible. Algunas decisiones parecían lógicas: dado que su modo de ganar dinero es mostrando publicidad, poner más y más avisos en sus páginas era un camino esperable. También mejorar la calidad de los algoritmos que seleccionan qué avisos mostrar para maximizar la chance de que hagamos click.

Pero otras acciones me descolocaban por completo. Un ejemplo claro de ello es que Google haya sido la empresa pionera en el desarrollo de autos autónomos. A partir de un proyecto iniciado en 2009 en su misterioso laboratorio secreto Google X, el gigante de las búsquedas lideró en estos casi 10 años el desarrollo tecnológico para permitir automatizar la conducción de vehículos. Hoy Waymo, tal es el nombre de la división que se ocupa de esto, está llevando adelante las pruebas más abarcativas de esta tecnología revolucionaria.

¿Y si tu próximo jefe fuera una computadora?

Hace algunas semanas tuve la increíble oportunidad de exponer en la reunión sobre Trabajo del G20 en Mendoza. Allí se reunieron los Ministros y equipos de trabajo de ese área de las mayores potencias mundiales para discutir los desafíos laborales que la humanidad enfrentará en los próximos años. La idea de que las computadoras y la inteligencia artificial amenazarán muchos de los trabajos actuales, que hasta hace tres años parecía una idea descabellada que solo unos pocos locos vaticinábamos, ahora aparecía omnipresente, casi como una certeza de lo que se avecina. Quizás las advertencias de figuras prominentes del mundo de la tecnología, como Bill Gates, Elon Musk y Mark Zuckerberg, o de dirigentes globales como Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, terminaron de instalar el mensaje en la agenda de los funcionarios. O tal vez haya sido por las noticias que aparecen con frecuencia creciente, sobre computadoras logrando realizar tareas más y más complejas con un nivel superior al de las personas que llevan hoy a cabo esas tareas. En cualquier caso, la preocupación era palpable.

La herramienta más poderosa que existe

Hace unos años, en un taller de Silicon Valley, tuve la oportunidad de usar una de las herramientas más poderosas que existen: una cortadora de plasma. Esta máquina emite a altísima velocidad un jet de gas a una temperatura superior a los 50.000 °C, que corta una plancha gruesa de metal como un cuchillo caliente atraviesa un pan de manteca. La sensación que me generó tener algo tan poderoso en mis manos es difícil de describir.

El desafío de controlar los sueños

Después de una intensa jornada de trabajo en la oficina, cae la noche y Juan llega a su casa. Exhausto por el esfuerzo del día, come una cena liviana y, mientras experimenta un cansancio profundo, lo invade una sensación de desazón. Este fue un día común, otro más en el que no sucedió nada fuera de lo ordinario. El mejor momento del día fue cuando se cruzó a María en el pasillo que lleva a las oficinas del fondo. Fue el único instante en que su corazón latió con fuerza. Pero, como sucede a diario, ella ni lo miró. Nunca lo ve. Así es la vida de Juan: una agobiante rutina donde cada día se parece al anterior, sin emociones ni sorpresas. “Mañana será igual”-  piensa mientras el agotamiento lo vence. Y de repente… ¡sucede!

La guerra por conquistar tu tiempo

Si te preocupa el uso exagerado que los jóvenes están haciendo de sus celulares, tu inquietud está justificada. Como decían en el Apolo 13, “Houston, tenemos un problema”. Como preparación a mi columna radial en Basta de Todo, encuesté a 1500 personas de todas las edades, y 78% de los menores de 21 años consideran su relación con los dispositivos digitales como adictiva. Pero el tema de esta nota no es el problema que tienen hoy los jóvenes. Tengo una noticia impactante para darte: ¡los adultos estamos hoy tan adictos a nuestros aparatos como los adolescentes! El porcentaje equivalente para los mayores de 21 es del 75%.

El asombro como motor del aprendizaje

Comienza otro año lectivo y en unos días las escuelas volverán a llenarse de chicos. Muchos estarán felices de reecontrarse con sus amigos. Casi todos vivirán ese regreso con resignación, sintiendo que “se terminó la diversión” que implican las vacaciones y comienza el tedio de la escuela. Hace unos meses, en una provocadora charla en TEDxRíodelaPlata llamada “Zombies en la escuela”, Julián Garbulsky comenzó su exposición sentado en silencio, de espaldas a la audiencia, mirando hacia la pantalla del escenario como si fuera un pizarrón. Después de unos segundos que parecieron minutos, todavía de espaldas, rompió el silencio y dijo: “Si egresaste de la secundaria, viviste 10 segundos como estos 3 millones de veces.” Seguramente puedas recordar esa sensación apesadumbrada de fin de vacaciones, que probablemente hayas experimentado durante tu propia infancia.

Navegando los mapas del lenguaje

Supongamos que te dieran una biblioteca con gran cantidad de libros en castellano, digamos unos diez mil, y otra con un número equivalente en una lengua que te es completamente desconocida, como por ejemplo sueco o finlandés. Y te pidieran que construyas un diccionario que permita traducir de un idioma al otro, identificando qué vocablo de esta lengua extraña equivale a cada uno en español. Seguramente lo primero que harías sería buscar libros en común en ambas bibliotecas. Una vez hecho esto, intentarías ir comparando ambos textos para descubrir de a poco las equivalencias.

Digitalizando un país

Imaginen un país con una superficie no demasiado mayor a la provincia más pequeña de la Argentina. Su población también es apenas superior a la de Tucumán. Y que hace unos 25 años emergía de haber estado sometida bajo dominio extranjero por décadas.

Ese país existe y se llama Estonia. En 1991 se independizó de la Unión Soviética con una economía devastada: su PBI per cápita era casi la mitad del de Argentina, casi 10% de sus habitantes habían muerto en la guerra, buena parte de los sobrevivientes vivía bajo el nivel de pobreza y su nivel de desarrollo tecnológico era prácticamente nulo.

Bacterias al rescate

Me gustaría empezar esta columna haciéndote una pregunta: ¿Qué creés que hay más cantidad en tu cuerpo, células tuyas o células no humanas? Si la pregunta te resultó un tanto extraña, la respuesta te resultará mucho más extraña aún. En este momento en tu cuerpo hay muchísimas más células que no te pertenecen que propias. La explicación está en el ENORME número de microbios, mayormente bacterias, que viven sobre tu piel y en tu interior. Como muestra, baste decir que ¡en este instante hay más bacterias en tu boca que personas en el planeta!

Ya está disponible mi nuevo libro "Pasaje al Futuro" Quiero ver dónde comprarlo