Loading
20-01-2012

¿Superhéroes o botones?

Imaginemos una situación: vas caminando por la calle y ves a un joven que aprovecha un descuido de una señora y le saca la billetera sin que ella lo note. A 50 metros de distancia hay un policía. ¿Qué hacés? ¿Tratás de atrapar al ladrón, gritás o corrés para avisar al policía o no hacés nada? Te pido que pienses ahora no solo qué harías sino qué te parece que es lo correcto para hacer en una situación así.

Te agrego ahora un elemento. La persona que acaba de cometer el delito es alguien a quien conocés. No necesariamente un amigo pero alguien conocido. ¿Cambia en algo tu decisión? ¿Y tu idea de lo que es correcto?

La respuesta a esta pregunta plantea una cuestión ética que divide en dos a las sociedades. En gran parte del mundo, cuando uno presencia un hecho indebido la obligación moral es actuar. Hacer lo que esté a nuestro alcance para prevenir o castigar lo incorrecto. En esos países, por ejemplo, si un padre trata a su hijo con rudeza en la calle, es altamente probable que otra persona se acerque de la nada y lo reprenda. En otros, como la Argentina, la ecuación está invertida. Denunciar a quien hace algo indebido sin ser el perjudicado directo de la acción incorrecta es ser “botón”. Y para mucha gente, ser “botón” es tan grave como el acto indebido mismo.

En sociedades como la nuestra, la responsabilidad de que la gente haga lo correcto recae sola y exclusivamente en la autoridad correspondiente. Todos los demás, no tenemos nada que ver y preferimos la complicidad pasiva a la “botoneada”. Esto se ve mucho más claro en el ejemplo en que la persona que actúa incorrectamente es alguien conocido. En ese escenario muchas veces la cosa se extrema: no solo la gente cercana no interviene, sino que suele hacer todo lo que esté a su alcance para propiciar el encubrimiento.

Me gustaría presentarles ahora tres ejemplos: 1) algo que me sucedió a mí, 2) el trágico choque de hace dos semanas en la ruta 11, y 3) la “masacre de Las Heras” del mes pasado.

1) Empecemos por el menos dramático y más personal. Hace unas semanas atrás quise conocer la ciudad de Buenos Aires como turista y me tomé el “bus turístico” con mi esposa y mis hijos. Al llegar el ómnibus, vi que tres personas bajaban llevándose consigo los auriculares que se utilizan a bordo para escuchar la narración del paseo. La encargada los vio y no hizo nada. Yo miré alrededor y vi un policía a la distancia. No pudimos subir al colectivo porque estaba completo y me quedé abajo viendo a estas tres personas con sus auriculares. Quise decirles algo y no me animé. Pensé en avisar al policía y tampoco pude hacerlo. No porque creyera que no era mi deber intervenir. Simplemente porque no tuve el coraje, dudando de la reacción de los “ladrones”, de la gente alrededor mío, e incluso de la del policía. La bronca de sentirme un cobarde incapaz de hacer lo que creo correcto me quedó como una espina clavada.

2) El segundo ejemplo es mucho más dramático y fue el que me llevó a escribir este post. Hace un par de semanas atrás, Daniel Laterza, un policía que no estaba en servicio e iba viajando por la ruta 11 con su familia, vio a un conductor que zigzagueaba peligrosamente, pasando a la contramano de la ruta. Comenzó a seguirlo y realizó varios llamados al 911 para intentar que policías en servicio lo ayudaran a detenerlo. Les dijo con claridad: “Este tipo va a matar a alguien. ¡Hay que pararlo!”. Ninguno de los policías con los que habló por teléfono ni los que cruzó en el camino durante los 40 Km en que persiguió al conductor ebrio hizo nada por intervenir. Tampoco ninguno de los otros autos que lo cruzaron.
Laterza utilizó su celular para filmar un impactante video  con toda su persecución y las llamadas de auxilio. Finalmente la tragedia ocurrió, generando un choque en el que murió una persona y en el que el vehículo del borracho no sufrió ningún daño. Después del accidente, Laterza -sin ayuda- logró detenerlos y los dos ocupantes de la camioneta no podían ni tenerse en pie.
Viendo el video sentí una enorme impotencia. Por la indolencia de los demás testigos y por la inacción de los policías de la zona. Pero lo verdaderamente inquietante sucedió después. El conductor que causó el accidente salió rápido en libertad. Y los familiares de Daniel Laterza aclaran en los medios que él no quiso perjudicar a nadie con su video, tal vez temerosos de que pueda recibir represalias, porque la filmación dejó en falta a un montón de agentes que ahora están siendo investigados. Lamentablemente, en la Argentina Laterza no es un héroe. Es un botón.

3) El tercer caso ocurrió el mes pasado. Un vecino de 13 años asesinó a toda una familia en la ciudad mendocina de Las Heras. Más allá de los detalles del hecho, a mí me llamó la atención uno. Al llegar a su casa con toda la ropa ensangrentada, su abuela se apuró a intentar lavar todo para eliminar las pruebas que pudieran incriminarlo.
Y este no es el único caso. Casi siempre pasa lo mismo. Yo nunca pude entender ni a los familiares/amigos ni a los abogados que extreman sus esfuerzos para ayudar a que un crimen quede impune. Es cierto que la ley ampara a que uno no declare en contra de alguien cercano. Y en un punto lo entiendo. Pero una cosa es mantenerse al margen y otra colaborar activamente en el encubrimiento. El caso de María Marta García Belsunce es un buen ejemplo de esto. Es difícil entender por qué la mataron. Pero mucho más inquietante resulta comprender por qué su hermano, cuñados, etc., hicieron lo imposible por proteger al asesino, ocultando el homicidio primero y dificultando su esclarecimiento después.
También me vienen a la mente los pibes que seis años atrás presuntamente mataron a pedradas a Ariel Malvino en Ferrugem, cuyos padres también hicieron lo imposible por lograr la impunidad de sus hijos. Tristemente, seis años después todavía no hay un solo detenido.
Sé que es una pretensión exagerada… Pero en el fondo yo creo que el culpable mismo debería asumir su responsabilidad y aceptar allanarse y pagar sus culpas. Hay una película de hace unos 10 años llamada “Visto para sentencia”, donde Ben Kingsley protagoniza a un padre que mata para vengar la muerte de su hijo. El eje de la película son las discusiones entre el abogado que lo asesora para que intente no ir preso y el protagonista que se rehusa, porque sabe que es culpable y considera que debe pagar por lo que hizo. Si no la han visto, se las recomiendo.

———————————————————-

En el cine todos nos enganchamos con las historias de superhéroes. Seres virtuosos que, sin ninguna obligación, arriesgan su vida peleando contra “el mal” para proteger a los “buenos”. Pero bajo la moral predominante argentina, los super no son héroes. ¡Son botones! ¡¿Qué tiene Batman que meterse con el Pingüino si a él no le hizo nada?! Que robe nomás el banco de Ciudad Gótica, si Batman no tiene cuenta ahí…

La prevención de actos incorrectos en una sociedad depende, en gran medida, de las autoridades que deben promover el cumplimiento de las leyes. Pero también depende mucho de la presión de los pares. No hay muchos países como éste, donde la gente se mande la parte con sus “avivadas” y los demás no solo no los censuren sino que los aplaudan. Hay que actuar. El primer paso para intervenir es siempre mostrar el repudio e invitar al otro a hacerse cargo de lo incorrecto de sus actos. La censura de los demás, especialmente de los cercanos, es más poderosa que cualquier autoridad externa.

Yo quiero vivir en una sociedad donde la ética, la aspiración, sea la de los “héroes”, no donde todos se rijan por la regla suprema de la complicidad para no ser “buchones”. Como siempre, el cambio puede empezar con uno mismo. Quiero cerrar pensando juntos cómo manejar dos situaciones cotidianas:

1) La ética del no ser botón se inculca desde temprano a nuestros chicos. Varias veces he visto padres que enseñan a sus hijos que cuando se presentan situaciones donde otro chico hace algo incorrecto, jamás “botoneen” a un compañero.  No les proponen siquiera que se acerquen a su amigo a decirle que eso no se hace y proponerle que se haga cargo y repare las consecuencias de sus actos. Es más importante no ser botón que promover que se haga lo correcto. En otras sociedades funciona exactamente al revés: se les enseña a “speak up” (decir lo que piensan sin miedo). La regla es: si ves algo incorrecto, tu responsabilidad es actuar.
Observo incluso con sorpresa a padres que, remedando a los padres de los presuntos asesinos de Ariel Malvino, cuando la escuela sanciona a sus hijos, arman escándalos, desacreditan a las autoridades y argumentan airadamente su inocencia ante todo, como para que vayan aprendiendo también desde chicos que siempre hay que buscar la impunidad. ¿Vos qué ética querés transmitirle a tus hijos?

 2) Hay situaciones que nos ponen a prueba, todos los días, con pequeñas cosas: cada vez que veo a alguien, por ejemplo, poner un papel para tapar parte de su patente  y evitar una multa por mal estacionamiento, sé que si no fuera un cagón debería ir y sacarlo. O si no, al menos, decirle al que lo puso que lo saque. O buscar un policía que intervenga. Pero finalmente nunca hago nada. Será que nací con la ética de los superhéroes pero no con su coraje. ¿Vos con qué ética querés regirte en tu vida cotidiana?
Foto: MJ Ecker

    Hay 84 comentarios - Agregá el tuyo!

  1. 1

    Coincido en parte del planteo pero me parece que tenés que separar la “etica de la responsabilidad” de la “etica de la acción”.

    Cuando presenciás o sos parte directa o indirectamente de algo, tenés la responsabilidad ética de asumirla, ver lo que está mal, ver tu incidencia en lo sucedido, todo esto transcurre en tu cabeza, no requiere de heroísmo (aunque si de ausencia de cobardía)

    La ética de la acción es más compleja porque dispara otros escenarios en los que están los otros, las autoridades, las consecuencias, físicas, económicas o sociales de actuar o no…

    Creo que las cosas cambiarían mucho con sólo poner en acción la primera (y la segunda, hasta quizás no es necesaria). El autoengaño, la conformidad con uno mismo es la principal fuente de como estamos, el señor que en el Club House del Country que compró con $$ de contratos públicos, evasión de impuestos o subsidios despotrica contra planes sociales, no por hipócrita sino firmemente convencido que él se ganó todo por mérito propio.

    El problema no es tanto si la sanción en la escuela es justa o injusta, aceptar el poder por el poder mismo es peligroso, nuestra falla es nuestra ausencia de autocrítica para saber si algo está bien o no, y si está mal, está mal aunque quien lo diga sea el político más corrupto…

  2. 2
    Gonzalo says:

    Santiago, muy interesante disparador para un debate difícil. Difícil principalmente porque a veces es complicado confrontarse en estos casos con lo que uno piensa y como realmente actua.
    Te cuento que hace ya unos 5 años yo estaba esperando en la puerta de mi casa a mi viejo cuando vi a un tipo que venía corriendo con una cartera seguido de un policia y un civil. No tuve tiempo de pensar y mi reacción fue la de interponerme en su camino. Cuando me vio, cruzó la calle y mi segunda e inesperada reacción fue perseguirlo cruzando Scalabrini Ortiz. Cuando lo intercepté, caímos al piso y llegó el policía. Con las pulsaciones a mil me negué a dar mis datos y quedar como testigo y casi me peleo con el policia. Lo que me pasó fue que me di cuenta que estaba en la puerta de mi casa y ese tipo iba a salir seguro al poco tiempo. Qué le iba a impedir venir a buscarme?
    Entonces en resumen, creo que el principal tema es que uno teme interceder, porque el otro ya nos dio una prueba de que está dispuesto a cruzar límites que nosotros no. Y eso nos asusta.
    Concuerdo con muchos de los planteos que hacés en el post y saludo la apertura de este debate.
    Un saludo,

    Gonzalo

  3. 3

    Hace dos semanas me rompieron el vidrio del auto para robarme el stereo. Estaba estacionado en la puerta de mi trabajo, escuché la alarma sonar, bajo, y veo los vidrios desparramados por la vereda. Todo el auto revuelto… se acerca un auto con una pareja y me dicen “fueron dos pibes de unos 20 años, uno con buzo gris y otro buzo negro, están allá en la esquina, ya llamé al 911 porque vi todo”.

    Le agradezco y yo también llamo al 911. En 3 minutos vinieron unos 5 patrulleros de policía, les digo como eran los dos ladrones y salen TRES patrulleros a buscarlos…

    La policía me pregunta si quiero hacer la denuncia pero que tendrían que tener secuestrado mi vehículo 72hs. Les dije que no.

    (O sea, con mi respuesta no quedan estadísticas del robo, pero realmente necesitaba el auto y no podía estar 3 días sin él.)

    Resignado, me subo al auto y me voy a mi casa… cuando doblo por la esquina, por donde habían doblado antes los patrulleros veo sentados en el cordón de la vereda a “dos pibes de unos 20 años, uno con buzo gris y otro con buzo negro”.

    Qué hice? Nada.

    No me siento cuidado por la policía, no quiero ser un héroe, no tuve las agallas (ni la seguridad jurídica, ni la inconciencia en un punto) para denunciar la ceguera policial.

    Primero en la escuela, cuando los alumnos entre sí se llaman “botones” y se descalifican al denunciar algo, luego en la vida social adulta, cuando la policía no quiere tomar una denuncia ni detener a delincuentes. Todo funciona para que nadie “botonee”, ni la misma policía como en este caso.

    El problema es de raíz, hay que generar cambios muy profundos y que llevarán años. Estamos bastante jodidos.

    Ah, Batman (Bruce Wayne) sin duda tiene mucha $$$ en el banco de Ciudad Gótica! Es millnario.

    • 13
      Cristian says:

      Bruce Wayne tiene la guita en Suiza.

    • 81
      MANUEL says:

      Amigo , no lo tomes a mal pero eso es cobardia, si queres el cambio en la sociedad te aviso qeu sos vos la sociedad y si no generas vos el cambio en vos esto se transmite, dejar impune a un delicuente hace que este gane confianza en sus actos, no esperemos qeu los politicos noso vengan a salvar, la prolijidad comienza por uno mismo y por sus actos, debes ser una persona de bien, no lo dudo, pero no tengas miedo, denuncia, aumenta la estadistica, hace algo, es cierto lo que decis del miedo a que vuelvan a tu casa , para eso llamste a la policia, el miedo es lo que gana las calles y nos paraliza, de ultima te hubieras asegurado pegarles una flor de cagada y te aseguro que no pasan mas por ahi. ya lo hice y asi fue, saludos

  4. 4
    ivanoko says:

    ” Yo quiero vivir en una sociedad donde la ética, la aspiración, sea la de los “héroes”, no donde todos se rijan por la regla suprema de la complicidad para no ser “buchones”. Como siempre, el cambio puede empezar con uno mismo. Quiero cerrar pensando juntos cómo manejar dos situaciones cotidianas ”

    No creo que encuentres eso en la sociedad argentina. Es triste pero es asi. No hay ningun respeto por el projimo en este pais y es la madre de todos nuestros problemas.

  5. 5
    M says:

    Es muuuy difícil no estar de acuerdo con vos, lo que es muuy difícil es (como bien lo planteas) llevarlo a la acción. Capaz que si uno le agrega el coraje que le falta a la situación se la pase de problema en problema, ya sea porque por “botón” lo reprenden y hasta lo lastiman y quién sabe que otra cosa más, o directamente por el aislamiento social.
    Es un modo de ser, así como no tirar el papelito en la calle, decirle al otro que está mál y que lo levante: tomar esta postura en Liniers o Constitución puede traerte varios problemas y hasta llevarte todo el día. Yo he tenido más de un problema!! Al pedirle a las personas que viajan conmigo en el Sarmiento que por favor no traben la puerta, y casi termino a las trompadas más de una vez. Es tan complicado y a la vez, tán facil…Gracias por el post!

  6. 6
    korzanj says:

    Te recuerdo que en la Epoca de la Dictadura Militar, involucrarse en un hecho era riesgo de ser desaparecido.
    Y antes de eso, frente al Gobierno de Perón y Evita, la Revolución Libertadora de 1955, Onganía, la Triple A y muchas otras entidades oscuras con Poder, antes que hacer nada te convenía mirar para otro lado y callarte bien la boca.
    Al menos tres generaciones de argentinos han sido adiestrados para ser cobardes e indolentes. Y prácticamente todos los bandos “buenos” o “malos”, en el sentido que quieran, usaron como herramienta el miedo y la violencia. Hoy tenemos los resultados, que para nosotros son condiciones normales.
    Y por ser “condiciones normales” es en lo que MENOS pensamos. En este post citás el “ser botón”. Otra característica es la burla y desprecio al “boludo”. Hay muchas más.
    Todos signos de una sociedad tratada como rebaño, con una actitud ignorante que solo conoce el usar palos.

    • 51
      Ana says:

      Exactamente eso iba a poner. Las cosas no cambian de “abajo hacia arriba”. Si las fuerzas policiales (y militares, etc.) desde hace muchas décadas son sinónimo de corrupción, delito, gatillo fácil, etc. uno no puede confiar en esas instituciones para denunciar los delitos que ve, escucha o le ocurren porque lo más probable es que haya represalias contra el denunciante.
      Con ésto no avalo la teoría de “mirar para otro lado” y he sido testigo de muchos actos de “pungueo” por ej, en donde nadie me da pelota pero igual grito y aviso a quienes están siendo víctimas, aún a riesgo de que entre varios (nunca actúan sólos los pungas) me rompan el alma. Pero confiar en la institución policial es otro tema. Hay policías honrados? por supuesto; pero no cuentan con el respaldo de su institución y eso se ve claramente en el caso Laterza y el accidente de la ruta 11.
      Gracias Santi nuevamente por el post y la invitación a la reflexión.

  7. 7

    Hi,

    coincido totalmente, y es mas, mis padres siempre me educaron para denunciar y corregir todo “mal” que vea. y sinceramente asi lo hice, casi toda mi vida, y sufri como comentas la discriminacion de tus pares, desde el ambito escolar, al profesional/adultes. hace un tiempo desisti de seguir siendo el heroe, por que? lleva demasiado esfuerzo el querer cambiar el mundo, a la larga, se hace insostenible el ser el unico que pelea, que denuncia, que cuestiona, que discute, cosas que evidentemente estan mal, pero que la sociedad argentna acepta sin mas.

    de cualquier manera no se que es peor, si la malasangre que te haces al denunciar lo que esta mal o la impotencia que te carcome por dentro por no poder hacer nada al respecto.

    gracias por este post, es lindo encontrar gente que piensa parecido a uno 🙂

    Regards.

  8. 8
    Paula says:

    Es difícil hacer algo, porque por un lado están los robos como cuentan en los comentarios de arriba, pero también eso se extiende. Y además siempre están las consecuencias de esas denuncias: lo que cuentan de dejar el auto 72 horas, lo q dice García Rolero de las consecuencias sociales, físicas, etc.
    La otra vez un turista brasileño fue a comprar un jugo en el comercio donde estaba yo. Pagó con 20 pesos, eran falsos, pagó con otro de 50, también. Se los habían dado hacía un rato. Quiso pagar con 100 dólares, pero el encargado del local le regaló el jugo. El brasileño no entendió la acción, casi se iba sin tomar nada. Le respondió: “gracias! es que en Argentina ya pienso que es todo trruchoo”.
    A un amigo emprendedor, español, le hicieron lo mismo con billetes falsos (1.000 pesos) hace poco. Me los dejó para ver si podía reclamar algo…

  9. 9
    Damian says:

    Santi,

    Esto es algo que veo día a día. Yo crecí en una casa donde el sentido del deber y la moral eran muy altos y siempre me llamo la atención como contrasta con mis amigos y el resto de la sociedad.

    Para nombrar un caso nada más, en USA, no existirían los trapitos porque la gente se encargaría de sacarlos a patadas a esos extorcionadores.

    Ahora, con respecto al caso de la abuela y el nene de 13 y otros similares; Es muy difícil que un familiar quiera denunciar a una persona de su propia familia, incluso la ley, no obliga a los familiares directos a declarar porque considera que el vinculo es más fuerte que cualquier sentido del deber.

    Te recuerdo un caso, donde por no “buchonear” murieron 194 personas. Cromañon.

  10. 10
    Raquel A. says:

    Totalmente de acuerdo con el espíritu del post, hay un gris entre el heroísmo y la ‘’botonez’’ en el que más de una vez nos confundimos, pero creo que no debemos obviar algo que para mí es fundamental: aquel que actúa bien ayudando a un tercero cuando es víctima de un delito o que es capaz de hacerse cargo del delito de su hijo/hermano/amigo o lo que sea procediendo como corresponde NO SALE EN LOS DIARIOS NI EN LOS NOTICIEROS. No hablo de que si los noticieros tienen intereses ideológicos/económicos en enchastrar la sociedad, sino que en cualquier parte del mundo vende mucho más la mala noticia que la buena. Mientras debatimos sobre estos vicios de la sociedad, hay millones de pequeños y grandes héroes anónimos que hacen las cosas bien. De todas formas creo que tenemos muchísimo por mejorar, todavía sufrimos el efecto residual del maldito ‘’no te metas’’, y también conozco mucha gente que por miedo se encierra en la casa sin importarle lo que le pasa a alguien en la calle (acción que detesto, no me importa el factor miedo, eso es egoísmo) y otros tantos que se llenan la boca pidiendo pena de muerte para los criminales y ellos compran repuestos de autos en desarmaderos, sin importarles si vienen de un auto robado que le costó la vida al dueño. En resumen: admito que hay una doble moral que es un problema grave en nuestro país, producto de generaciones deformadas en su educación, pero siempre rescato y rescatare a los que hacen las cosas bien, pero tienen cero prensa y son muchos más de los que creemos.
    Saludos!

  11. 11
    Mauro says:

    En la facu en clase de ética el profesor preguntó si encubrir o entregar amigos, familiares, y a mi me indignó no solo que la abrumadora mayoria prefería lo primero, sino que les parecia que estaba justificada moralmente…
    Se relaciona con la cultura del robo que tenemos los argentinos, realmente muy enfermo

  12. 12
    alejo says:

    impecable!

  13. 14
    Nacho says:

    Muy buena la nota! Me quedé pensando respecto a que “la ética se inculca desde temprano”… siendo que en la escuela claramente nos enseñaron a no ser buchón. Tal vez podría utilizarse un medio masivo para cambiar esta idea… una campaña de concientización, ya sea de parte del estado o de alguna ONG, donde se nos inculque a los Argentinos el “speak up” y a ser heroes, en lugar se ser cómplices pasivos, podría sembrar la semilla para el cambio de mentalidad.

  14. 15
    Cristian says:

    El problema que se plantea en este país es el siguiente:
    Hacer las cosas bien (VS) La seguridad personal.

    La seguridad personal puede variar desde ser excluido socialmente por ser “un botón”, a ser herido o incluso la muerte en casos graves de robo o asesinato.

    Si uno sintiera que al hacer las cosas bien la seguridad personal no corriera TANTO riesgo como lo corre actualmente, quizás todos seriamos un poco mas héroes/botones.

    ¿Soluciones para esto?

  15. 16
    David TG says:

    Santiago generalmente no coincido cuando hacés este tipo de posts. Siempre digo “la visión de este tipo es demasiado ingenua”. ¿Es justificado o no mi comentario? No sé. Lo que sí sé es que, en este caso, estoy plenamente de acuerdo con vos. Yo también quiero vivir en una sociedad así. Y se empieza desde algo tan básico como devolverle las monedas de más que te dio el kioskero, pero, ¿sabés qué? Sí, sabés: la mayoría no lo hace. ¿Para qué? Si el kioskero fue “el boludo” que se equivocó.

    Te banco con esta! 🙂

    Sin la viveza criolla seríamos mucho más vivos.

  16. 17
    Rodrigo says:

    Santi,
    En Mendoza, duarante muchos años el director de la “Catedra de Etica” de la Universidad de Cuyo fue Luis Miret, un juez que hace poco tiempo fue acusado y destituido por no haber investigado los casos de torturas, apremios y violaciones, denunciados ante él, durante la última dictadura militar en Argentina.

  17. 18
    Claudia says:

    Yo definitivamente hago catarsis y no me quedo callada, denuncio, jodo, protesto y ahora me dicen loca o esquizofrénica, no me importa! pero te aseguro que la mujer es más arriesgada y decide protestar o denunciar con más frecuencia que el hombre. Lo he comprobado en varias oportunidades!

  18. 19
    Diego P says:

    Es una excelente muestra de como funciona nuestro pais y tal vez unos cuantos. Ese comportamiento tiene que tener un origen, que seguro fue madurando durante años. Pero porque? Me pasa lo mismo que a vos y q a alguno q comento, falta de coraje o como se llame. tengo miedo que el ladron actue contra mi porque seguro la policia no me va a proteger. El salvese quien puede puede surgir cuando el ambito es peligroso, debe ser innato en el ser humano. Por distintas razones nuestra sociedad es lo que es hoy, en cuanto a pobreza, inseguridad, etc, y esa sensacion de estar flotando en un mar de tiburones hace que tratemos de sobrevivir. Como en la sabana africana, los animales huyen despavoridos cuando ataca el leon, salvese quien pueda. Si esa manada, despues de pasar años de bienestar, consiguen aprender, organizarse y darse cuenta que juntos para el mismo lado es mejor, cuando venga el leon sabran enfrentarlo juntos, el bien de todos sera el bien propio, y no al reves.
    Que se yo porque agarre para el lado de los animales, es mi manera de explicar mi parecer. Saludos.

  19. 20

    La frase que más llevo escuchada en mi vida es “para qué te metes si después terminas hecha mierda”. Un merecido +1000 para tu artículo, Santiago.

  20. 21
    Facundo says:

    La impotencia más grande que sentí al ver el video de ruta 11 no fué sobre la víctima del video sino la inacción de los que están para velar por nuestra seguridad.

    Porque ESTE accidente fué filmado, pero hay muchos otros que no y otros tantos que no llegan a muerte pero por un pelo.

    Si como sociedad no condenamos tanto estas actitudes, estamos mal. Y las instituciones no funcionan!! Pero, si como ciudadanos relativizamos los hechos cuando nos tocan a nosotros, no tenemos arreglo.

    La desición de ser Superhéroes es diaria y hace de nuestro hogar, trabajo o país un lugar mejor.

    Y las instituciones deben acompañar/enmarcar nuestras decisiones pero en el fondo están las personas.

    Muchachos, “Que la fuerza nos acompañe”!!

  21. 22
    Tomás says:

    Creo que Darwin cuando pasó por la Argentina se sorprendió de que en un pueblo del sur, sus habitantes encubrían al ladrón de la zona de la policía.

  22. 23
    Emiliano says:

    Muy bueno, Santi. También se aplica a profesores aprobando estudiantes que no lo merecen y dañando así a la institución entera. Ser buchón implica poder soportar una pérdida directa de corto plazo para beneficiar una causa mayor y menos directa.
    Creo que lo más genérico de esto es el concepto de “densidad de interés”: tenemos menos densidad de interés en nuestra sociedad, colegio, universidad, etc. que en cosas más cercanas.
    Si el afectdo es un amigo / familiar (alta densidad de interés) no tenemos ningún problema en ser buchones.

  23. 24

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Imaginemos una situación: vas caminando por la calle y ves a un joven que aprovecha un descuido de una señora y le saca la billetera sin que ella lo note. A 50 metros de distancia hay un policía. ¿Qué hacés? ¿Tratás d……

  24. 25
    Eduardo says:

    Hola gente,
    Muy buen disparador el post de hoy, para comenzar no dejaría de mencionar que esto viene de la época de la colonia, nuestra cultura del no te metas, la picardía y la chantada viene arraigada desde que Buenos Aires fue puerto.
    Aclaro que soy del conu y me siento porteño, pero estoy casi seguro que las cosas no funcionan así en los pueblos del interior, la gente pareciera que es mas digna, mas comprometida y también mas respetuosa. uno mismo se comporta mejor en ámbitos mejores.

    Me parece que se menciona poco a la clase dirigente, no solo a los políticos sino los dirigentes en general, no percibo que a los votantes les importe la moral, la ética, los valores y los principios de quienes van a elegir. Uno puede esforzarse en que se hagan bien las cosas a su alrededor, pero si los de arriba no dan buenos ejemplos se hace cuasi imposible.

    Por último me animo a darte un consejo que normalmente pongo en práctica cuando me mando alguna macana o me siento mal por alguna reacción que no esperaba de mi, buscá la buena acción del día, tratá de ayudar a alguien de alguna forma, si lo logras es increíble lo bien y reconfortado que te sentís despues.
    Propuestas, educación.
    Buen finde para todos.

  25. 26
    Juan Manuel says:

    Santiago,
    Me parece muy bueno que hables en un blog público de este tema tan tabú en nuestro pais. A mi me pasaron varias de estas situaciones, la más común es el de la mujer embarazada que no le dan lugar en el colectivo o en la cola del super.. por suerte de un día para el otro es como que me dije: “pará no puedo seguir permitiendo esto, de última me quiero quedar con que hice algo” eso mismo empezó a actuar como un circulo reforzador y ahora actúo con naturalidad frente a esas situaciones..

    Cambiando de tema: Me encantaría que hagas un blog de como armar un buen business plan para nos los emprendedores pequeños!

  26. 27
    Nico B says:

    Muy buen post!!! 1) Yo estuve con vos en el “robo” de los auriculares y también quise ir y decirles que los devolvieran mas todavía habiendo visto al chico de 7 que los “ladrones” le pidieron los auriculares con la excusa de que de eran suyos y me quede con la palabra en la boca.
    2) yo trato de ser súper héroe sin ser buchón pero no es muy fácil ya que decir lo que el otro hace si lleva una sanción es tomado a mal ya que así esta acostumbrada la argentina por como es su ética.
    Así que la Argentina en pensamientos esta dividida no proporcionalmente como en otros países sino que muy pocos consideran al que cuenta héroe y no boton.
    Cuando yo sea padre los tiempos van a haber cambiado y no creo que vaya a ser igual que ahora así que voy a intentar de que cuando cuenten algo se crean héroes y no buchones

    • 29

      El problema de “pecar” o no de “buchón”, en Argentina, más allá del “que dirán”, es que el 99,99% de los argentinos, más temprano que tarde, infringe alguna norma.

      Socialmente, estamos acostumbrados (y muchos, criados), a “zafarla”. No importa con lo que sea. Lo importante es “zafar” de cualquier responsabilidad u obligación que implícita o explícitamente se nos imponga. Desde pasar un semáforo en rojo, hasta evadir impuestos, en definitiva, TODO se resume en la costumbre de “obtener ventaja”. Así se nos educa socialmente.

      A mi, personalmente, me interesa muy poco si una o un millón de personas, deciden etiquetarme como “buchona”. Pues que me etiqueten como quieran, que mi consciencia está bien tranquila. No considero que la etiqueta de “buchón” pueda caberle a quien denuncia algo ilícito o reclama lo justo. Pero insisto: el problema en Argentina, es que el 99,99% de los argentinos, padece del síndrome de “la cola de paja”.

      Pensá que “no se es un super héroe por hacer lo correcto”. Hacer lo correcto es lo que corresponde y no amerita etiquetas de ningún tipo ni felicitaciones. Pues ES LO QUE CORRESPONDE. Creo yo, que no se necesita ser super héroe, ni tampoco evitar “ser buchón”. Con hacer lo que es correcto, desde mi punto de vista, alcanza y sobra.

      Saludos!

  27. 28
    Luigi says:

    Estaba a punto de escribir un comentario larguisimo pero lo voy a resumir en una gran frase de Salvod Hardin

    “Que tu sentido de la moral nunca te impida hacer lo correcto”

  28. 33
    MarianoN says:

    Creo que hay un punto de partida q no es común aunque creamos que si:
    Una gran cantidad de gente en nuestro país NO CREE que esté mal robarse los auriculares, ni cosas por el estilo. DICE que está mal, pero NO LO CREE en absoluto… y eso lo justifica de mil maneras diferentes, los de arriba roban mas, el dueño del bus turistico esta bañado en guita, es peligroso meterse, etc, etc.
    Cuando de verdad lo consideremos como acto reprobable, podremos plantearnos que hacer ante eso, si denunciar o “quedarse en el molde”, mientras tanto solo queda una posibilidad…

    • 38
      Juanca says:

      Lo que pasa que aca siempre se persige a los ladrones de gallinas nada mas. Me piden a mi que me comporte de una manera pero aca todos curran y cuanto mas arriba mas afanan. Entonces no vengan a joder al pobre peregil que se las rebusca como puede y aveces hace una macanita. Metan presos a todos los que se cansaron de currar y despues vengan a hablar de etica!!!

      • 56
        MarianoN says:

        Creo que moralmente es lo mismo, no es una cuestion de cantidad o lugar q se ocupa… si vos crees q está mal, listo…
        No es una diferencia cuantitativa la que determina el valor moral.

  29. 34
    matias says:

    Excelente! No hace falta decirlo, se ve a las claras por la calidad y cantidad de comentarios.
    Espero estar a la altura del debate y aporto lo mio con humildad:

    Santi, creo que a veces cuando pones “otras sociedades” y luego alguna frase en “english”, estás haciendo referencia a USA (tal vez me equivoco), pero aporto una anécdota de esa cultura que tal vez sirva:
    Yo trabajaba con un amigo en un centro de esqui muy chico en Vermont, eramos realmente muy pocos en la escuelita y en la semana solamente quedábamos el supervisor (un pibe como nosotros) y nosotros dos. Manejabamos la escuela con soltura, pero con mucha responsabilidad. Hubo montones de veces que hacíamos cosas que sabíamos no eran “del todo correctas”, como por ejemplo hacer unas bajadas al mediodía, en vez de almorzar en la escuela. Cumplíamos el horario de trabajo, pero en vez de almorzar, preferíamos esquiar. Otras como ordenar todo al final del día, para entrar un poco mas tarde la mañana siguiente. Todo esto (lo juro), hablado, respaldado y compartido con el supervisor. Era tal la amistad que a veces dormía en nuestro depto. Ok, hasta acá todo bonito. De pronto el jefe de la escuela, nos descuenta salarios, nos caga a pedos, y a mi personalmente me hechan de la escuela (no me la banqué y discutí, me trataron como sudaca y me falló la humildad). El punto es que el supervisor apuntaba todas estas cosillas. Formaban parte de su trabajo. Juro que al día de hoy él no piensa haber hecho nada incorrecto. El punto es que jamás mencionó que eso estaba mal, solo dejaba que lo hicieramos y después “botoneó”. Hubiese sido un héroe si nos hubiese dicho que no correspondía y que no daba igual, que había reglas y que había que cumplirlas. Pero claro, como iba a justificar su trabajo?
    En fin, la historia es bastante tonta, pero solo quiero reflejar que a veces la falta de complicidad o comprendimiento también son un problema. El muchacho nos cagó sabiendo, pero jamás lo creyó incorrecto. “That´s my job” decía. Y acá surge la diferencia. El problema no era lo que hicimos, sino que él tenía que encontrar algo que estuviera fuera de lugar, sin importar el grado de impacto sobre la escuela. Distinto uso del sentido común.
    Supongo que se trata de un equilibrio.

    Abrazo grande y lindo tema. Amplio. Difícil. Saludos.

    • 54
      Carolina says:

      Hola Matias,

      Yo tambien vivo en US hace muchos anios. Aca como al final lo habras visto, el trabajo no tiene nada que ver con el amiguismo. A la cultura americana no le gusta la confrontacion, por eso tu supervisor seguramente no les dijo nada. Se asume que cuando uno tiene que hacer su trabajo y le ensenian las reglas que le incumben que no te tienen que estar recordando cada dia que se puede y que no, para eso se molestan en darte una muy completa y exhausta capacitacion. Si le cayo una inspeccion el supervisor tiene la obligacion de reportar todos los hechos, aunque tenga la mejor onda con los involucrados. Se espera que uno haga su trabajo lo mejor posible, y si uno no lo hace, no tienen ningun problema en echarte y reemplazarte por otro que si acate a las normas. A veces es cruel, pero en la competitividad de esta sociedad (que es otro tema que aca esta bien visto y en Argentina es algo negativo) se genera la ambicion por desarrollarse lo mejor posible.

      Espero que hayas conseguido trabajo en algun otro centro de ski 🙂

  30. 35
    Esteban says:

    ¡Comparto tanto lo que señalás! Igual me parece que es un poco mas marcado aquí, en Buenos Aires, donde ser “piola” es un valor tan alto frente al “botón”, su opuesto en el particular lunfardo local.Sumo un par de anécdotas que me llamaron mucho la atención cuando me mude de Mendoza para acá. Poco después de instalarme, fue la fecha de una elección, por lo que acudí a la comisaria correspondiente para obtener mi certificado de permanencia, para justificar la imposibilidad de emitir mi voto (otro tema que da para comentarios). Habia alli un desconsolado chico, desesperado el, porque le habían robado su bicicleta nueva, en la puerta de la panadería. “¿Le pusiste candado?” le pregunto el agente de turno “no, me baje un minuto” le contesto el atribulado pibe. “Entonces que te quejás, sos un boludo” le contesto el agente, empezando su educación respecto de adonde habia caido en su destino, y cuales son las reglas aqui. Para subrayar la clase de no-ética, se negó a tomarle la denuncia. Aquellos que hemos tenido el privilegio de viajar, sabemos lo fácil que es ver bicicletas, patinetas, juguetes y de todo esparcido al alcance de todos en cada barrio. Lo grave: no necesariamente se trataba de un “ladron”, un “negro”, o un “marginal”, muy posiblemente se trató de alguien del barrio, un pibe con su padre “normales” que castigaron semejante hecho de boludez y aprovecharon la oportunidad, que para eso están. De todas maneras no te atribules. He tenido oportunidad de ver hechos como los que contas, y sí, como no tengo demasiada “habilidad social” a veces, he censurado públicamente tales conductas, recibiendo la respuesta “que se jodan por boludos si no controlan”, o el tan conocido y dañino “NO TE METAS” tan arraigado en nuestra cultura porteña, en su version “y vos que te metés?”
    Una mas: Por algo nos conocen a los Argentinos en los hoteles en casi todo el mundo no? Si! por “tomar la oportunidad” y quedarnos con ceniceros, toallas y demas objetos que estan alli, al alcance de la mano
    Abrazo

  31. 36
    Convercat says:

    Casos como estos me hacen repetir mi cuestionamiento de aceptar el destino que a uno le toca por haber nacido en determinado territorio. Por qué somos Argentinos? Porque nacimos dentro del territorio argentino, que pavada, no? Pero no seríamos más felices si pudiéramos ser ciudadanos de aquellos lugares que se se asemejan más con nuestro modo de ser? Por qué discutir entre socialistas y liberales, por ej? Que el mundo se reparta, en ese caso, en dos y que cada quien elija vivir del lado que más le gusta. Parece una tontería, pero acaso no lo es que el lugar donde nacimos, que sólo por razones políticas se llama país, condicione tanto nuestro destino?

  32. 37
    Juanca says:

    La verdad que no puedo creer lo que leo aca. Menos mal que no soy amigo de ninguno de ustedes. Tendria que estar pensando que con cada cosa que hago ustedes me van a mandar en cana. Jodo con una minita y le baten a mi novia. Me colo en una fila y me bardean a los gritos. Me llego a afanar una pavada y seguro que llaman al 911. Para amigos como ustedes, botones, garcas y sin codigos prefiero tener enemigos.

    Encima todos hablan como si nunca hicieran cagadas. Seguro todos tienen el culo tan limpito??? Qué manga de garcas!!

    • 39
      Raquel A. says:

      Bueno, Juan, sinceramente no comparto con vos el tono que usas (no es que sea una santa con mis modales, solo que este blog creo que no da para exabruptos) pero eso es cosa tuya, a lo que voy es que aun no compartiendo tu nivel de enojo hay algo de lo que dijiste que me hizo pensar que es verdad que en los foros de opinión de internet, en las redes sociales y demás, cuando tratamos estos temas todos parecemos ser prodigios de ética: fuimos educados bajo profundas normas de urbanidad, respeto y decencia, jamás cometimos un ilícito, por menor que sea, jamás fuimos cómplices de nada, nuestros padres, abuelos, bisabuelos y por lo menos 7 generaciones atrás también fueron personas de bien. Jamás robamos un caramelo en un kiosco, ni siquiera cuando teníamos 6 años, jamás cometimos una infracción de tránsito, jamás nos hicimos los sotas cuando pasaba algo en la calle que amenazaba el bienestar de un desconocido, siempre devolvimos los vueltos mal dados, siempre le dijimos a nuestros contadores que no haga ‘’maniobra’’ alguna para ahorrarnos plata, siempre devolvimos lo prestado y siempre le damos al colectivero las monedas que nos da de más la maquina… Un simplista fanático diría entonces que toda persona que tiene acceso a internet y participa activamente de redes sociales y foros es sana y decente, y por ende deberíamos vigilar atentamente a aquellos que no opinan en los foros o no usan internet, porque seguramente ellos son la manzana podrida de la sociedad. Tal vez piensen que es una pavada lo que estoy diciendo, pero en mi comentario anterior algo dije sobre esto y el comentario de Juan, soez y todo, me hizo pensar en lo bueno que es el ser humano predicando. A Santi lo conozco y sé que es honesto, pero me asombró siempre en todos los foros lo correcta y decente que es la gente, no? Que raro…
      PD: esta semana leí la declaración de uno de los argentinos que estuvo en el naufragio del crucero, estaba enojado y horrorizado con lo ocurrido (quien no) pero en medio de su indignación dijo ‘’que no me hablen mal de los argentinos, por favor, porque vi a alemanes muy educados que se tiraban encima de las embarazadas para llegar primero al bote salvavidas’’. Eso también me hizo pensar que mientras admiramos a los países cuyos ciudadanos son divinos y no tiran ni un papelito en la calle y se quedan calladitos y alineados en las colas, hacemos la vista gorda con los verdaderos horrores que esos países comenten a gran escala (por ejemplo USA).
      Saludos!

    • 41
      Esteban says:

      SI Juanca, si te agarro colandote en la fila, me vas a escuchar sonoramente bardeandote para que te ubiques en tu lugar y respetes al resto de la gente
      NO estimado, si engañas a tu novia NO me vas a ver deschabando tu falta de respeto y fraude a la confianza, que eso esta dentro de tu acuerdo privado de relacion, bien por vos que sos “canchero” (igual cuidate, por alli ella no es tan “gila”), pero eso NO está dentro del CONTRATO SOCIAL que si es exigible por parte de todos los ciudadanos.
      Entiendo que y a esta altura es hasta peligroso romper esta especie de “Contrato social informal” que asume que todo esto esta permitido, y cuando uno afecta intereses de grupos más organizados y con algo del poder publico… (esto es lo pero, lo tienen asignado por nosotros para aplicar el contato, no para vulnerarlo)
      Personalmente, igual NO comparto que la etica vaya de lo general a lo individual. En un análisis lógico, solo podemos aspirar a que las autoridades que lo hagan dejen de robar, si construimos una etica en lo individual. Es decir, salvo que un dia blanqueemos que el contrato social local IMPLICA SER PIOLA y no HONESTO, creo que el robo de alguien de “arriba” de manera alguna justifica hacer trampa, colarse, coimear al policia, ir a 150 por la banquina a la costa, etc etc etc. Creo que la etica publica, uniformemente criticada por todos (salvo quizas alguno que por alli esta haciendo carrera politica), esta construida desde la individual, desde la que construimos todos dia a dia, con pequeños ejemplos.

  33. 40

    Y existe una combinación en tu post que no nombraste. No solamente Batman no se mete con El Pingüino para evitar que roben el Banco de Ciudad Gótica. ¿Qué pasa cuando es el mismo hombre murciélago el que se afana el banco? Lo que quiero decir es que es muy dificil aplicar la ética individual cuando en nuestro país el Estado, a través de diferentes mecanismos y colores políticos, siempre se pasó la ley por el perineo.
    Más allá de esto, de acuerdo con vos. Pero sabé algo: hacer cumplir la ley, cumplirla a rajatabla no sólo te hace quedar como un tarado sino que -alguna vez- te apuran.
    Y ahí, arrugo.

  34. 42

    Un post triste pero muy real.
    Esto es mas notorio en Capital que en el interior, pero cada vez se nota menos la diferencia también… 🙁

  35. 43
    PAOLA says:

    Durante mis años de estudiante secundaria me comí el insulto de “botona” un par de veces, resulta que para mí, el limite para tomar o no acciones en la injusticia observada es: LA CONSECUENCIA. Si veo que hay alguna victima en el asunto: ABRO LA BOCA, simplemente NO puedo evitarlo, debe ser que tiendo a identificarme con el mas débil. PERO no hay caso, me sale casi sin pensar.Algunas veces me ha costado algún disgusto…Pero no me arrepiento. Otras veces, cuando se trataba de la injusticia de que mis compañeros copiaran y yo me hubiera pasado la tarde anterior estudiando: Me callaba. Eso no valía la pena, por ejemplo, era cosa de cada uno. Pero cuando hay otros involucrados, y maltratados injustamente…el ser testigo y no actuar es ser complice. QUÉ LOCO!, yo también me quedé pensando en el punto 3 el día que leí la nota del asesinato en el Clarín ¡¿Qué clase de persona hace eso?! Pense, a caso no sentía el menor dolor o inquietud por las otras personas, aún peor, cómo podía pensar que un acto así podía taparse como una mentirita piadosa? UN HORROR!! Finalmente, eso de que el ser “BOTON” sea considerado como el mayor insulto, pero ser considerado un ladrón, un mentiroso, un delincuente o cualquier otra cosa peor, pueda ser olvidado con tanta facilidad en Argentina, es, para mí, producto de una profunda cultura egoísta y delincuente. Si en el caso del robo no hacemos nada, es porque el ladrón es nuestro conocido y la víctima un “extraño”, si fuera un conocido, la cosa cambia…Por suerte hay mucha gente de bien y con buenos reflejos. No te tortures por lo acontecido con los auriculares, peor no actuar cuando en vez de tratarse de cosas, se trate de personas. A mi nene, por su parte, le enseño que botonear es estar mandando al frente al otro porque sí (cada quien a sus asuntos) AHORA, si ese otro, hace algo que perjudica (digamos, gravemente) a otro, ENTONCES es nuestra obligación ACTUAR, y si nos quieren decir BOTONES es porque algunos se ocultan bajo ese “falso e inescrupuloso principio ético” para liberarse de la responsabilidad de disernir y actuar POR CONCIENCIA PROPIA”

  36. 44
    Gustavo says:

    Lamentablemente se trata de como dijeron por ahi. “Salvese quien pueda”.
    Creo que el cambio es muy profundo y creo que las chances de que ese cambio social ocurra son muy pocas.

    Entonces que puedo esperar de una sociedad que me enseña a que decir las cosas que se hacen mal es ser buchon? Es lo que se ve todos los dias, entonces para qué intentar cambiar algo tan dificil si somos los menos los que creemos que cometer una infracción de tránsito es gravisimo?

    Entonces uno se limita a reclamar y/o denunciar en las cosas que a uno le afectan en lo personal. Todo se vuelve mas individual. Si me jode, salto. Si jode al otro, que se las arregle, nadie me ayuda a mi cuando me pasa algo.

    Excelentes comentarios de la mayoría.

    Gustavo (categoria 1984)

  37. 45
    Akelly says:

    EL HUEVO O LA GALLINA
    La verdad que tanto el post como los comentarios me generan dos sensaciones
    encontradas.
    Por un lado el consuelo de pensar de que uno no es el único “bicho raro” que
    se indigna ante estas situaciones lamentablemente cotidianas, pero por otro lado, un sentimiento de gran vacío al pensar ¿Qué nos hace pensar que somos nosotros los “bichos raros”?,
    ¿Qué provoca que pensemos que nuestro accionar no podrá modificar en nada la situación
    general? ¿Qué hace falta para que comencemos a accionar de acuerdo a nuestro sentido de
    lo moralmente correcto?……..la verdad es que la única respuesta que se me ocurre
    es pensar que la única solución es actuar pero de vuelta caemos en lo mismo volviendo a
    pensar qué debe ser primero

  38. 46
    Week-Log.419 says:

    […] Bilinkis y la cultura de marcar al otro como botón […]

  39. 47
    Roxana says:

    Harta de q un grupo de chicos se junten a fumar todo tipo de hierbas frente a la ventana q da al cuarto de mis abuelos, decidí acercarme de buen modo les explique que son ancianos q “fumarse” lo q ellos fuman les está trayendo problemas respiratorios etc etc, q los “respetaba” si era su elección xo q tambié respetaran a mis abuelos q no tenían xq padecer pasivamente sus vicios, en fin q antes de llamar a la polícia prefería hablar con ellos y pedírles de buen modo. RESULTADO: rompieron las ventanas, pintaron con aerosol las puertas, los abuelos ahora muertos de miedo. llame a la policía dicen q nada pueden hacer q es algo q no se puede combatir (como no estaría Batman o Robin o cualquier superheroe) ahora siento q hice mal, q debería solo haber cerrado los vidrios xa q no entre el humo, ahora tengo miedo….

  40. 48

    Santiago, en general comparto tus comentarios en esta nota. Hace unas semanas tuve la suerte de pasar unos 15 dias en Suiza a las afueras de Zurich donde vive mi cuñada.

    Me sorprendio increiblemente el sentido común de la gente y del obrar bien para mantener en funcionamiento una sociedad en paz y bajo ciertas reglas.

    Mas alla de los mitos y leyendas sobre vivir en Suiza hay algo que es indiscutible y es que son super ordenados. Nadie se caga en el otro como pasa aca en la Argentina. No vas a ver a alguien tirando un papel al piso, ni vas a encontrar un baño publico todo sucio o con faltantes como la tabla por ejemplo. Es increible como todos mantienen todo en optimas condiciones porque el que viene atras quiere encontrar las cosas como uno mismo las encontró.

    Respecto a los auriculares del bondi de turistas nosotros estuvimos en Barcelona este mismo viaje y nos los llevamos porque eran para llevarselos, no para dejarlos en el bondi, no veo nada malo en eso y de hecho los pagamos. No se si será igual en el bondi de Buenos Aires, la verdad que no fui aunque ganas no me faltan. Como decia Fernando Peña no hay nada mas lindo que sentirse turista en la ciudad de uno, y es algo que planeo hacer pronto.

    A mi a veces me pasan cosas como la que te pasan a vos, veo a alguien haciendo algo mal y hasta antes de viajar no me animaba a hacer nada. Sin embargo desde que volvi del viaje siento la necesidad de hacerle notar a alguien cuando algo esta mal hecho.

    Desde que volvi en las ultimas dos semanas estos fueron mi granitos de arena para aportar a la sociedad:

    1) Estaba en el auto esperando que mi novia saliera de la tintoreria en Olivos y vi 3 pibes raros que parecian mirar a distintos lugares para hacerse de algun botin. Los mire un rato y analice un poco que estaban haciendo, cuando los vi que fueron hacia una esquina, cruzaron la calle y volvieron hacia donde estaba yo ya pense “Tengo que hacer algo antes que sea demasiado tarde”. Llame al 911 y les informe que habia 3 personas con actitud sospechosa en las coordenadas en las que estaba yo. Cuando aparecio la policia los pibes intentaron disperarse, no supe como termino la cosa porque me tuve que ir.

    2) El jueves pasado estaba en la estacion Olleros de Subte, cuando estoy bajando la escalera mecanica veo a un pibe con una bolsa de consorcio grande abriendo la tapa de una mangera de incendios a la altura del anden y agarrando el pico de bronce y guardandoselo en la bolsa de consorcio. Tenia dos opciones, o lo encaraba y (quizas) me ligaba un tiro o un cuchillaso, o bien la alternativa que elegi, llame al 911. Le avise a la policia que estaba pasando. Otra vez no pude ver como termino el tema porque despues el pibe parece que intento subir por la otra escalera y no se que paso.

    3) Estaba haciendo la cola esperando el colectivo cerca de la estacion congreso y un tipo grande adelante mio termina de comer un chocolate y tira el papel al cordon de la calle. Hasta ahora generalmente me he quedado callado ante situaciones asi, pero no mas. Le toco el hombro y le digo ” Señor, hace falta que tire el papel al piso teniendo tantos tachos?”, puso cara de asombro y su respuesta fue “Hay, no me di cuenta”…Por supuesto el papel no lo levanto.

    Estas tres cosas pasaron a 2 semanas de haber vuelto de Suiza. Les aseguro que despues de haber vivido tal orden me resultaron mas chocantes que antes.

    Los Argentinos (en general) creo que tenemos la capacidad de hacernos los boludos ante situaciones que sabemos que están mal. Y por eso es que no podemos avanzar como sociedad ni mejorar como comunidad. Pensá lo siguiente, todos sabemos (y a veces con pruebas feascientes) que ciertos politicos roban, que ciertos otros estan con entongues por aca y por alla. En vez de plantarnos como sociedad y no permitir mas ese tipo de cosas seguimos nuestro dia a dia haciendo como que no nos importa o como que no nos afecta. Porque lo hacemos? No lo se, será por egoistas? Quizas algun sociologo pueda describir nuestro comportamiento mejor que yo, un humilde informatico.

    Los invito a hacer el bien, a aportar su granito de arena dia a dia para invertir la ecuacion. Imitemos el comportamiento de los paises ordenados, quizas asi, podremos salir de esta crisis constante en la que vive la Argentina. Tengo 31 años y no recuerdo ningun momento en que la Argentina haya estado realmente bien.

    A nivel politico se creen dueños de todo, cuando en realidad no se dan cuenta que son administradores. Escucho hablar de oficialismo y oposicion y me dan nauseas. Se pelean buscan la forma de perjudicarse como si fueran dos bandos. Mientras tanto nosotros (el pueblo) aca estamos, sentados mirando como juegan con nosotros como si fueramos titeres.

    • 53
      Ana says:

      Sí Fernando, igual, no sé cuanto tiempo estuviste en Zurich, pero yo no me aguanto ahí más de un mes (lo que estuve). Te quiero ver no poder festejar un cumple en tu casa porque a las 22:01 te mandan a la policía con denuncia de ruidos molestos porque hay un grupo de gente hablando (ni siquiera música!!). Te salen a gritar de una casa porque paraste 2 segundos el auto en la puerta para que pueda subir una señora mayor que no puede caminar hasta donde está permitido estacionar. Esas dos cosas las viví yo en persona. Te juro que me quedo con la “avidada” argenta. Zurich verdaderamente es una ciudad de “botones” en todo el sentido de la palabra. Todo muy ordenado muy limpio y muy respetuoso: no ladran ni los perros ni gritan los chicos por la calle. Pero es de una represión mortal. Ninguno de nosotros nos bancaríamos vivir allí. Creo que los ejemplos con otras sociedades no tiene lugar. Cada uno tiene su cultura, con sus más y sus menos y es desde aquí, desde nuestra cultura que tenemos que mejorar, sin extrapolar. Entiedo el sentido de tu comentario pero, insisto, creo que las extrapolaciones son complicadas. Un saludo.

    • 55
      Juan S. says:

      Fernando, estoy de acuerdo pero una cosa es una sociedad ordenada y otra una sociedad intolerante. Suiza es ambas. Simi vecino festeja su cumpleanios de 40, una vez en la vida, no tengo problema que haga un poco de ruido mas alla del horario permitido. Tampoco hace falta irse tan lejos para ver algunos paises un poco mas ordenados. Uruguay es infinitamente mas ordenado en el transito por ejemplo. Igualmente creo que todos, argentinos, uruguayos y suecos somos hijos del rigor. Los otros paises son as ordenados porque sino terminas pagando multas o en cana, y aca “no pasa nada”. No pasa nada si no pagas los impuestos, no pasa nada si te cagas en los semaforos o en las velocidades maximas ni pasa nada si el 911 no da bola o si un policia no te toma una denuncia porque se le antoja.

      Lamentablemente hay que ser mas duro con las penas, es la unica forma. Pero en esta sociedad si decis mano dura te creen facho, porque ahora estan de moda los derechos humanos por sobre los derechos de los demas, como si “los demas” fueran otra cosa. Asi tenemos chorros, violadores y asesinos sueltos… Entonces de que sirve denunciar algo?

  41. 50
    LAM says:

    Hace mas de 15 años que vivo en el exterior y al menos una vez al año viajo a Argentina a visitar a mi familia y amigos y me siento 100% turista durante mis estadías. 

    Recuerdo la primera vez que volví después de muchos años de vivir en el exterior, en la cola de migraciones (un lugar cerrado), técnicamente aun no estaba en territorio argentino (tránsito) el individuo que estaba delante mío en la cola estaba ampollado en una columna donde había un claro cartel que decía: “prohibido fumar”. De mas esta decir que este individuo estaba fumando.

    Yo, totalmente desacostumbrado a esa falta de respeto por los demás, y mi desprecio por el cigarrillo, le pedí GENTILMENTE que lo apagara, que en ese lugar no se podía fumar. Su respuesta? “Callate vigilante”. Sin ningún tipo de dudas, para ese individuo el que estaba en falta era yo y no el.

    Cosas del estilo, me pasan casi constantemente en mis viajes a Buenos Aires. La costumbre de vivir en lugares mas “socialmente ordenados” (sin intención de desmerecer ni glorificar a ningún país) hace que todas estas actitudes tengan un contraste muy fuerte para mi. 

    Se que lo que voy a escribir probablemente abra una “lata de lombrices” (can of worms), pero a mi me resulta tan o mas violento que el robo de auriculares (algo espontáneo y esporádico) los cortes de las calles y accesos (piquetes – algo casi sistemático y cotidiano).  Estos individuos, no te están robando también tiempo, tranquilidad, bienestar? No se si los reclamos son valederos o no, pero sean cuales fueran las razones, no comparto los métodos.

  42. 52
    stella maris says:

    Buenos días, hay algo que es el SENTIDO COMÚN, se diferencia por clase social y en el medio en que me muevo el sentido común esta mejor elaborado y desarrollado en la clase obrera, en los pobres, mucho más que en la clase media, por características específicas de clase. Con lo cual el cambio cultural está en progreso y debe darse desde la educación de la sociedad.Este es un punto interesante.

  43. 57
    MarianoN says:

    Che Santiago, a ver si te ensucias un poco las manos discutiendo con los lectores cheeeee!!!!!
    🙂

    • 61
      Santiago B. says:

      Hola, Mariano! Gracias por convocarme!

      No interpretes mi silencio como desinterés. Fui leyendo con detenimiento todos los comentarios que se hicieron hasta ahora. Las posturas son bastante alineadas todas… Hubo poco debate. Salvo el comentario de Juanca, la gran mayoría parece acordar con la línea general del post.

      Yo solo me meto a escribir en comentarios cuando quiero contraargumentar algo o cuando se me aparecen ideas nuevas más allá de lo que escribí originalmente. Si no pasa eso, en general me mantengo al margen leyendo para no repetirme…

      Saludos!

      Santiago

  44. 58
    Cristian says:

    A los policías se les enseña a guardar silencio. El silencio y la botenada entre ellos se premia. Lo curioso y lo perjudicial de todo esto es que se avala. La falta de acción ante un hecho que creemos debe ser castigado siempre fue avalado en países como el nuestro. Las barras bravas de Boca y River por ej. hablando con el Gobierno de Chaco.

    • 59
      Eugenia says:

      ¿En cuál Escuela de Policía estudiaste?

      Es decir, si lo sabés por haberlo vivido, evidentemente, te lo enseñaron mal, sino, no lo estarías diciendo. Si por el contrario, no lo viviste y te lo contó un policía, evidentemente de mucho no le sirvió, ya que si te lo contó, es claro que no está guardando silencio.
      Y finalmente, si te lo contó alguien que jamás estuvo en una escuela de policía ¿qué te hace suponer que sea cierto?

      Es fácil hablar por hablar…

      • 68
        Cristian says:

        Fue una opinión Eugenia, no estudié en ninguna Escuela de Policía y tampoco me lo enseñaron. No soy de profesión Policía. Es una situación que vi nada más. Me refiero a que a veces el silencio entre algo ilícito se comparte y se educa.
        Sdos.

  45. 60
    Bernardo says:

    Es complejo el tema, pero lo tratemos de desanudar.

    Primero, enumerás tres delitos violentos y evidentes, dónde la pregunta sobre “qué hacer” suena más bien retórica.

    Ahora, lo que viene después, sobre si denunciar es botoneo o no… bueno, ahí la cosa es más compleja.

    Cuando uno aprendió de chico que había que tratar de solucionar los problemas con los compañeros en lugar de ir a demandarle a la maestra, estaba recibiendo dos lecciones: 1) que la solidaridad no es una cosa declamativa, sino que se debe ejercer incluso bajo perjuicios personales (“si no me dicen quién fue los amonesto a todos”) y 2), que no es lo mismo un semejante tuyo –un compañero– a la al poder, es decir, la maestra.

    Claro que tampoco esto es monolítico, hay cosas que exceden incluso los límites de ese planteo de base. Pero igual: no es lo mismo un ciudadano frente a otro ciudadano, que un ciudadano frente a una autoridad de poder.

    Porque el poder no es una cosa automática, eficiente y que pone límites quirúrgicos, sino que la más de las veces –y sobre todo en países como el nuestro– es arbitrario, abusivo, y si no le ponés diques te puede arrasar.

    Después está eso de que “el Estado somos todos”. Bue, permitime que lo dude. La experiencia indica que el estado está ahí, te va a tratar de apretar hasta donde pueda, y vos estás acá, y te vas a tratar de defender como mejor te salga. Y de esa negociación surgen las obligaciones contractuales que ahí sí, una vez definidas, hay que cumplirlas.

    Y en ese punto es donde yo creo que yo tengo mis obligaciones, voy, las cumplo, y si mi vecino no hace lo mismo está el Estado con sus autoridades de aplicación para lograr que lo haga, y no yo para hacerle de espía o de boy scout urbano.

    Porque una cosa es actuar de oficio y otra cuando te ves afectado. Si te estacionan el auto en la entrada de tu garage, estás en tu derecho de llamar a la grúa. Ahora, si está estacionado en un garage ajeno y el dueño no la llamó ¿tenés que cazar el celular y hacer de samaritano? No sé. Te dejo la inquietud.

  46. 62

    Te entiendo y comparto Santi. Me senti muy identificado, hace pocos dias estaba en el cine y de golpe un tipo a su “supuesto” hijo lo empieza a putear y en voz bien alta (aun no habia empezado la pelicula) y le decia “dale pelotudo, no ves que sos u tarado, que imbecil que sos deja de hacerte el boludo…” y demases puteadas porque el pibe no paraba de moverse en el asiento, a todo esto el tipo mandaba sms y ni lo miraba al pibe…y se levanto y se fue a sentar 2 filas atras de el y lo siguio puteando…
    Como te imaginaras me puso de la nuca, tenia MIL cosas para decirle al tipo, desde que su hijo era como era por culpa de el, etc… Que era un irrespetuoso, etc…

    Obviamente no hice nada, por miedo a terminar peleandome con el tipo y pasar un momento de mierda…pero mi cabeza quedo dando vueltas y me acorde de una historia real de Stephen Covey en su libro 7 habitos de la gente altamente efectiva:

    “Recuerdo un «minicambio» de paradigma que experimenté un domingo por la mañana en el metro de Nueva York. La gente estaba tranquilamente sentada, leyendo el periódico, perdida en sus pensamientos o descansando con los ojos cerrados. La escena era tranquila y pacífica.
    Entonces, de pronto, entraron en el vagón un hombre y sus hijos. Los niños eran tan alborotadores e ingobernables que de inmediato se modificó todo el clima.
    El hombre se sentó junto a mí y cerró los ojos, en apariencia ignorando y abstrayéndose de la situación. Los niños vociferaban de aquí para allá, arrojando objetos, incluso arrebatando los periódicos de la gente. Era muy molesto. Pero el hombre sentado junto a mí no hacía nada.
    Resultaba difícil no sentirse irritado. Yo no podía creer que fuera tan insensible como para permitir que los chicos corrieran salvajemente, sin impedirlo ni asumir ninguna responsabilidad. Se veía que las otras personas que estaban allí se sentían igualmente irritadas. De modo que, finalmente, con lo que me parecía una paciencia y contención inusuales, me volví hacia él y le dije: «Señor, sus hijos están molestando a muchas personas. ¿No puede controlarlos un poco más?».
    El hombre alzó los ojos como si sólo entonces hubiera tomado conciencia de la situación, y dijo con suavidad: «Oh, tiene razón. Supongo que yo tendría que hacer algo. Volvemos del hospital donde su madre ha muerto hace más o menos una hora. No sé qué pensar, y supongo que tampoco ellos saben cómo reaccionar».
    ¿Puede el lector imaginar lo que sentí en ese momento? Mi paradigma cambió. De pronto vi las cosas de otro modo, y como las veía de otro modo, pensé de otra manera, sentí de otra manera, me comporté de otra manera. Mi irritación se desvaneció. Era innecesario que me preocupara por controlar mi actitud o mi conducta; mi corazón se había visto invadido por el dolor de aquel hombre. Libremente fluían sentimientos de simpatía y compasión. «¿Su esposa acaba de morir? Lo siento mucho… ¿Cómo ha sido? ¿Puedo hacer algo?» Todo cambió en un instante.”

    La verdad, deberia haber hablado con el tipo, quizas sin increparlo pero generando alguna empatia… No se, no tengo la respuesta pero me siento un cobarde por no haber actuado pero al mismo tiempo me gustaria saber que pasaba en esa relacion Padre/Hijo que los llevaba a ser asi…

  47. 63
    Roberto Ayala says:

    Una gran reflexión… extraordinaria por su contenido para hacernos reconocernos en nuestra forma ética de actuar cada día.

    Felicito al autor por hacernos pensar en ello.

    Un actuar ético es necesario para que una sociedad funcione armoniosamente, para evitar su decadencia y autodestrucción.
    Se necesita, con lo que nos hablas, promover una mayor conciencia ética en las sociedades y en lo colectivo, a través de los medios de comunicación, las escuelas, las iglesias, los centros culturales y deportivos, las empresas y las universidades; sumándose todos a la construcción de una ética “viva”, vigente, actuante, y no enterrarla en nuestra inacción u omisión.

    Gracias por reflejarnos las consecuencias desastrozas de una cultura permisiva, instalada en el “dejar hacer, dejar pasar…”

    Podemos actuar para movilizar los códigos éticos en nuestras sociedades contemporáneas… Adelante!

  48. 64
    Armando says:

    En Argentina se está hablando de implementar a la ley penal tributaria una idea que ya existe en otros países como Estados Unidos en donde si uno delata a una persona con pruebas de que esa persona esta evadiendo impuestos, el delator recibe un porcentaje del dinero evadido. En un momento pensé que esta nota iba hacia este lado, ya que supone, en un país como el nuestro, otro desafío y planteo para el botón-héroe al que no estamos ni cerca de estar acostumbrados a hacer.

    • 71
      Santiago B. says:

      Gracias por el aporte, Armando. La verdad que nunca escuché que el denunciante ganara dinero. Mi idea no es esa. La discusión es una discusión ética y si aparece el dinero de por medio la cosa se desvirtúa completamente, a mi modo de ver.

  49. 65
    Maweco says:

    Coincido contigo Santiago y con muchos de los comentarios que lei,lo que o agregaria y que para mi es la causa de muchos de nuestros no podemos…,no nos animamos o simplemente no queremos es que casi todos los que de alguna manera infrigen normas, leyes o simplemente reglas de convivencia saben que cuentan con un certificado de impunidad en blanco que lo usan como salvo conducto y en esos casos los que queremos vivir mejor y fuera de la zona de confort quedamos expuestos como boludos, buchones, locos o como el quijote peleando contra los molinos de viento.
    Hacen ya muchos años que sostengo que este tipo de actitudes se enseñan en casa y en la escuela primaria se reafirma.
    Si no pasa que es mas piola el que se copia, el que encubre y el que no corrige o denuncia algo que esta mal, que, los que estudian, aprueban o no y se por derecha, y se esfuerzan en llegar a sus objetivos.
    No hay cultura del premio y castigo (no me refiero al fisico) me refiero por lo menos al social.

  50. 66
    Juanjo says:

    Excelente debate! Dice lo que nos pasa a todos, muy genuino el reconocimiento de las autoconstricciones que nos imponemos socialmente.

    Aprovecho a difundir mi proyecto experimental sobre crowdsourcing lanzado hace 3 días. En http://www.autotransit.com podes reportar las faltas de transito que hayas presenciado en cualquier parte de la Argentina.

    Sacas una foto o tomas nota de la patente en tu celu. Una vez en tu casa o en un bar, laptop o tablet mediante (en smartphones resulta algo complicado) lo publicas (en forma anónima) así todos lo pueden ver!

    Difundan esta iniciativa para mejorar la seguridad vial, se parte del cambio.

    Muchas gracias por el topic! Espero deje a muchos pensando y a otros los predisponga para el cambio.

  51. Página 1 de 212»

Deja un comentario

Por favor completa correctamente los campos requeridos, y no te olvides de tu comentario!

Suscribirme al blog

Ya está disponible mi nuevo libro "Guía para sobrevivir al presente" Quiero ver dónde comprarlo