Loading
30-05-2009

Nosotros y nuestros avatares virtuales

calavera

Aquí llega el último de los tres posts invitados a los más “discutidores”. Con ustedes, Gabriel Castro Aguilera!.

——————————————–

Hola! El tercero y último de la fila 😉

Antes de comenzar, una disgresión:
Quedé último por méritos ajenos y culpas propias. Méritos de Joaquín y Alejandro que escribieron antes y muy bien, y mea culpa por pretender mucho y apretar poco.

El tema que finalmente elegí tiene que ver con nuestra actividad como lectores y “escribidores” de blogs. También con nuestros alter egos en las redes sociales. ¿Cómo  impacta todo este rollo en nuestras vidas?

Uno se suscribe a una aplicación web 2.0, carga su profile, su foto, y sin querer le da vida a una versión levemente desenfocada de uno mismo. El desenfoque depende de cuán sinceros seamos, y de qué aplicación se trate. Somos mas livianitos y alegres en twitter, y mas solemnes en Linkedin.

Ahora bien, luego de que le damos vida a nuestros Golems… ¿los podemos matar?

Cuando estudiaba Antropología (varios lustros ha), no existían las redes sociales, ni siquiera Berners-Lee había redactado su famoso memorándum.
O estudiábamos culturas pretéritas basados en las porquerías que habían dejado para nuestro provecho, o hincábamos el diente en sociedades actuales.

Si atacábamos la cultura occidental y cristiana, teníamos forzosamente que adoptar un enfoque micro, y terminábamos acumulando planillas y más planillas, y páginas y más páginas de elucubraciones sobre cosas como “el impacto en las  relaciones de intercambio de la llegada de la electricidad en las comunidades rurales de menos de 80 habitantes”.

O relevando  juegos y juguetes tradicionales del Uruguay (el aro, la payana, las rondas). (Sí, esa es la secreta razón de que luego me dedicase a la tecnología  ;))

Imagínense el tono envidia/verde/shocking que se refleja en mis facciones cada vez que leo y miro lo que hace Michael Wesch: el Doctor Wesch dirige la cátedra de Etnografía  Digital en la Universidad de Kansas.

El tipo se ha especializado en estudiar el impacto social de las nuevas tecnologías desde una perspectiva antropológica (=holística ;)).

Es también un eficacísimo comunicador,  utilizando las mismas tecnologías (=herramientas, pebble tools) que analiza. Casi como si Levi-Strauss hubiera expresado sus tesis sobre las relaciones de parentesco mediante una danza bororo ;))

Kinetic tipography, video, texto y audio envolviendo mensajes simples y efectivos. Sus estudiantes, si juzgamos por las caras cómplices, disfrutan del proceso.

Sin pretender emularlo (juaaa), les hago un par de preguntas:

– ¿Cómo afectan las herramientas de networking social y de comunicación sus vidas? Si pueden enfóquenlo “bottom-up”: desde su economía y cuestiones básicas de  subsistencia, hasta la recreación, educación y espiritualidad.

– Dando un un paso atrás y mirando en perspectiva; ¿de que  modo andaríamos por la vida sin estar hiperconectados? ¿Cómo nos sentaría prescindir de las herramientas y de nuestros yoes virtuales? Y No me refiero a irse de vacaciones y sólo chequear cada tanto tu cuenta Gmail. Prescindir=borrar la “presencia digital”.

Se animan a imaginarlo?

Foto: an untrained eye

    Hay 24 comentarios - Agregá el tuyo!

  1. 1
    Ale says:

    Gabriel: muy bueno el post y mejor las preguntas!! La verdad que no me animo a imaginarlo… Ya es parte de mi vida, como tampoco me imagino no tener mas email. En mi caso, ya es parte activa de mi vida.
    A la mañana chequeo mi email -multiples cuentas-, chequeo como andan mis “amigos” de Facebook: quien cumple los años, quién me mando una “plantita” de regalo, quién me pasó una nota de tecnología con buena info, que nuevas fotos se tomó en algún viaje algún otro, si re-apareció algún amigo perdido de la primaria o secundaria. Que se yo, reemplaza a cuando leí el Clarín de todas personas que no conocía y ahora sí me enteró de cosas de gente cercana/media cercana/conocidos “virtuales” a los cuales voy “conociendo” de alguna manera -y/o al “papel” que “representan o juegan” en este mundillo social virtual-. La verdad, me divierte mucho a veces, y en algunas me asusta.
    Una de las cosas que si me parecen, es que estamos como cuando salió el email: es como un boom, pero estamos en un estadio primigenio de lo que significa tener relaciones sociales digitales. No me imagino en que se terminará. pero es increíble el mundo que se abre por delante en tantos sentidos y con tantas implicancias, que como dije, tus dos simples preguntas dan para hablar horas de tantos temas. Que por ahi después terminan siendo bullshit, porque los caminos llevaran por otros lados.
    Me encantó esto y estaría bueno que vayan saliendo posts con las diferentes tendencias que puede ir marcando estos en campos como la “digitalización” de la vida, la migración del tiempo en familia -core- a actividades sociales en la red, el impacto en el trabajo, el impacto en la búsqueda de trabajo, en la identidad personal -algo de esto ya se escribió aquí- y en tantos otros temas que pueden ocurrirse seguramente a muchos que escribirán luego en las respuestas a tu post.
    Felicitaciones una vez más!! 🙂

    • 11
      Gabriel says:

      Gracias Ale por tus felicitaciones!!!
      Con respecto a lo que comentas sobre el “estadio primigenio” de las relaciones sociales digitales, es posible, sí, en un sentido “evolutivo”, aunque sin duda sería el segundo estadio (que original yo, no? Web 2.0 ;)).

      Los vínculos entre el mundo real y el “virtual” mas que links son un tejido, una trama que corta horizontal y verticalmente más y más estratos y niveles del mundo real; por ese lado creo que va la evolución.

      Cuando chateaba (IRC) onda enfermito, hace mas de diez años, el vínculo lo establecías mayormente con gente de fuera, o con gente del medio tecnológico, o gente que tenía acceso a la conectividad por razones de laburo. Como que construías la relación desde el mundo digital hacia el real.

      En este momento las direcciones son múltiples, y se cruzan.

      Ahora te conectás con tus amigos de la secundaria y la facu, retomas relaciones, ves el “en que estás pensando¿” de tus familiares…en cualquier momento mi suegra se arma su perfil de facebook ! (dios me libre ;)).

      Muy bueno tu comentario!
      Saludos,

  2. 2
    D. says:

    Sin tantas redes sociales creo que sería más eficaz en menos cantidad de cosas. No descubriría las conexiones entre personas, temas, intereses, necesidades, ideas… por lo cual estaría enfocado sólo en mi pequeño mundo. Las redes te acercan a las personas que de otro modo sería impensable. Te acordás de esa chica linda que sólo compartiste un semestre en la facultad, la buscás en FB y listo! Volviste a conectarte. Antes de ir a un seminario / congreso buscás a los participantes y te empezás a conocer un mes antes. El flujo de información es tremendo y creo que es importante aprender a manejarlo. De otro modo te volverías un esclavo de la red.
    Desde la economía básica creo que te permite darte a conocer en distintas dimensiones, mejorando tus probabilidades de éxito (conseguir un nuevo trabajo, hacer negocios, etc). El ciberespacio (¿ya suena esta expresión, cierto?) es sumamente amigable, lo cual te permite cierta recreación mientras generás otro tipo de cosas. Las redes también te dan cierto status. Alguna vez me sonreí frente al comentario de un colega acerca de la cantidad de contactos de LinkedIn que tengo (que no son tantos).
    En mi caso también participo de CouchSurfing que me ha permitido contactarme con viajeros con interesantes historias. Un día me llega un mensaje de una chica francesa que tiene planeado estar tantas semanas aprendiendo kite-surf y como estamos cerca me preguntaba si quería ir a tomar un helado. What?!? Esas cosas pasan y conocés gente fantástica. Esa sería la parte como más espiritual de las hiperconexión.
    La segunda pregunta es difícil, la verdad no lo se. Probaré suspender temporalmente la cuenta de FB y luego les cuento. Saludos y buen fin de semana.

    • 12
      Gabriel says:

      D, gracias por tu comentario, muy interesante tu análisis. Mi incógnita es si finalmente tomaste el helado con la francesa del kite-surf 🙂
      Luego contanos cómo te fué con tu experimento de abstinencia de Facebook. Aunque mi pregunta era un poco más radical…te animarías a borrar tu perfil de Facebook? (only in theory!!!)
      Saludos!

  3. 3
    Maria says:

    Para mi no es muy dificil imaginar mi vida sin tanta conexion virtual, ya que acostumbro revisar mis cuentas ocasionalmente, no solo cuando me voy de vacaciones. Admito que seria un poco mas dificil difundir informacion, por ejemplo en la facultad creamos un par de grupos virtuales para ciertas materias en las que es imprescindible compartir opiniones de diferentes temas fuera del ambito academico pero relacionados con la materia y si no fuera por este “ciberespacio” no digo que seria imposible estar en contacto con todo el resto del alumnado pero se dificultaria bastante. Por otro lado, no se que tanto nos acerque a la gente porque lo que antes hubiese significado una salida con amigos para tomar un cafe y ponerse al dia, ahora solo se convirtio en un click para chequear el perfil del otro. Ademas se puede notar que Ale antes que yo puso “amigos” de facebook entre comillas, con eso ya se puede resaltar que no son realmente amigos porque ¿hasta que punto se los conoce y que tanto se puede decir de ellos? La verdad es que la mayoria son solo conocidos. De todas formas yo lo veo como algo positivo, porque esos conocidos son de alguna forma amigos potenciales, y quiero destacar una vez mas que la rapidez de la comunicacion es increible. Yo me tomo unos minutos para escribir mi opinion y dos segundos mas tarde ya hay algun lector interesado leyendolo y eso es maravilloso porque se tiene la oportunidad de ver otros puntos de vista de gente completamente desconocida. Me parece que se me hizo un poco largo el comentario y eso que solo lo enfoque de un angulo pero hay millones de cosas que se podrian decir. Desde ya felicitaciones por el post, muy interesante..

  4. 4

    Es que imaginarlo en este contexto es prácticamente imposible, y no en el sentido estricto de la palabra sino que en un contexto como el que vivimos hoy internet se hizo su lugar a la fuerza.

    Sería más forzado intentar no mirar hacia ese lado, que intentar forzar una presencia puntual en la red.

  5. 5
    ShopGirl says:

    Ya me acostumbre a las redes sociales. Pero creo que sin ellas podria hacer mas cosas eficazmente que no hago por ellas. No me molestaria no enterarme de que fue de mi amiga de la primaria, pero por algo me entere de que fue. Capaz en vez de una red social me enteraria por una conocida etc.
    Por la mañana principalmente leo el correo y me voy al laburo, desde alli abro rara vez twitter pero lo cierro enseguida. Fb y My Space los abro a la noche cuando estoy en casa, pispeo un poco y queda minimizado. Antes quizas estaba mas tiempo. Ojo, mucha gente que hoy conozco y nuevas relaciones etc son gracias a las redes sociales, posiblemente sin ellas no las hubiera conocido no tendria las nuevas ideas que nos fuimos comunicando. No son amigos. Creo que la amistad va mas alla de una red social. Falta mucho aun.

    Muy buena la opinión de Ale!

    Beso

  6. 6
    Santiago B. says:

    Uh! Para mí es imposible pensarlo siquiera!

    Hace unas semanas soñe que perdía mi celular y quedaba desconectado del mundo. No podía mandar sms, no podía navegar en internet, ni acceder a FB, Twitter ni nada. Fue uno de los sueños más angustiantes desde que soñé que caía de un edificio de 100 pisos sobre un piso lleno de vidrios rotos y lava incandescente y encima de todo… estaba desnudo!!! 🙂

    No, ahora en serio… Como dije hace tiempo en el post de las blackberries, para mí a esta altura sin conexión la vida no es vida.

    • 10
      Nicolas says:

      Santiago. Entiendo a lo que te referis con “sin conexión la vida no es vida”, pero yo creo que si seguimos utilizando la interconexion como muchos la utilizan, donde creen que es mejor que tener contacto social, puede acarrear al desarrollo de sociedades con falta de sentimientos. O por lo menos, casi sin sentimientos fisicos y con sentimientos virtuales que muchas veces son fingidos.
      Si me puse muy serio, lee el comment de abajo que es mas volado. Saludos

  7. 7
    LC says:

    La vida virtual es un trabajo más que he sumado a mis actividades. Por cierto, no lo hago muy bien. A veces me reprocho el tiempo que le dedico. A veces, el que no le dedico, y siempre me queda la sensación de que me distrae demasiado de mis tareas principales que son la literatura y la consultoría en comunicación. Confieso que nunca pude transformar mi presencia en las redes sociales en una herramienta de marketing personal. Por cierto, FaceBook no me cae muy simpático, soy usuaria habitual de Twitter, alguna vez creé un perfil en LinkedIn. Además, tengo dos blogs pero ninguno de ellos es una vidriera. Son más bien espacios lúdicos en los que puedo desplegar la escritura como divertimento y compartir lo que ocasionalmente pienso.
    Un aspecto que siempre tengo en cuenta –y que representa buena parte de mi trabajo en las redes sociales– es que el tenor de la información sobre mí que pongo a circular se restrinja a lo profesional.
    No puedo dejar de pensar que la existencia digital brinda una ilusión de existencia y que es la “vida real” la que de verdad consolida presencia.
    Mucho no es igual a bueno. Celebridad no es lo mismo que prestigio.

    • 16
      Gabriel says:

      Laura, gracias por tu comentario. Mas allá de la cuestión semántica entre celebridad y prestigio, entiendo que apuntás al “no creérsela” de la vida y popularidad (léase followers, backlinks, etc) de la vida digital. Si te entendí bien, totalmente de acuerdo.
      Saludos

  8. 8

    Uffff …. solamente quiero decirles que saliendo de la conferencia endeavor me robaron mi IPhone !! Estoy completamente desconectado hasta que vaya esta semana a movistar por uno nuevo… y siento una tristeza profunda… mi vida sin conexión es como un pez fuera del agua.

    Siendo fanático de las computadoras desde chico, quizá cuestiono muchas veces hacia donde irá la identidad de las personas. Algunas veces pienso que nuestros usuarios de internet deberían ser el DNI… algo loco pero no tanto… y coincido que hoy entrar en FB, Twitter, Diarios Online, Chats, Mails es como en la antiguedad comprar el diario del domingo. Quizá dejamos de lado algunas cosas pero inmersos en la tecnología podemos ser mucho mucho mucho más inteligentes día a día e incluso ayudar o ser a ayudados en lo que necesiten o necesitemos.

    Abrazo a todos!

  9. 9
    Nicolas says:

    Hola. Muy buen post. Y mucho para pensar…

    Yo creo que pasar de no estar conectado a estar conectado (es asi como evoluciono la sociedad) es infinitamente mas facil que a la inversa. Igualmente, si todos deberiamos pasar a la no interconexion, nos acostumbrariamos.

    Ademas hay otro tema, y es que la interconexion va a ser cada vez mayor y con mas cosas. Esto se desarrolla de forma rapida por lo que no nos sorprendamos que en unas decadas, tengamos un chip en la cabeza con conexion a internet y manejemos todo tipo de instrumentos (tele, compu, heladera, luces, etc). Me fui muy lejos??? Ja. Ah, y googlemos desde nuestros cerebros…

    Saludos

    • 15
      Gabriel says:

      Nico, lo que comentás me hace acordar a Neuromante, de Gibson (el que acuñó el término ‘cyberespace’). En la historia había una tribu urbana que se autodenominaban -si mal no recuerdo- Los modernos. Los pibes entre otras cosas tenían implantados zócalos en la cabeza que les permitía insertarse chips con bases de datos, programas, etc. Los chips se llamaban “Microsofts” ;))

  10. 14
    Johncross says:

    Me es difícil imaginarme sin conectarme, pero de algo estoy seguro: la mayoría de los que leemos este blog nos pondríamos ansiosos ante la falta…
    hoy salio una nota en el clarín respecto al tema: “La tecnoansiedad” http://bit.ly/oReBe

  11. 17
    Santiago B. says:

    Justo acabo de ver que aca hay alguien que lo hizo! Será cuestión de preguntarle en unas semanas cómo le fue!

    http://todosconlaspalmas.blogspot.com/2009/05/bye-bye.html

  12. 18
    Bernardo says:

    Tan buenas tus preguntas che !! …
    Aunque te admito que tus acotaciones acerca de la historia de la tecnologia aplicada a la antropologia me dejaron ..un tanto absorto …despues me tendras que explicar que quisistes decir con todos esos nombres que metistes y tantas teorias acerca del mismo ..)y ademas debo admitir que lograstes marearme ..y eso que yo pensaba que pertenecia al genero ´´hommo sapiens´´

    No te fuistes un poco del tema ? …pero es un detalle nomas eh !!

    Ante la pregunta concreta de si me animo a imaginar mi vida ´´off line´´ , te cuento que si …me la imagino …pero en verdad …prefiero esta realidad conectada , porque suma , porque permite , mas allà del ´´marketing personal´´ ,interactuar con personas (como vos) , que a pesar que vivimos en la misma ciudad , si nos cruzaramos , ni siquiera sabriamos quienes somos …y aqui estamos …intercambiando opiniones y generando una retro alimentacion de nuestros pensamientos y valores , que de otra forma no se hubiera dado .

    Por otro lado , la conectividad genera oportunidades para mucha gente que de otra forma nunca hubiera sido escuchada .
    En lo unico que no veo mucha generacion de valor , es en la vida familiar
    Creo que en ese punto , la hiperconectividad juega en contra , ya que el tiempo de cada uno de nosotros es finito y cuanto mas te brindas hacia afuera , estas dejando tiempo de tu interna familiar …sin dudas .
    Acepto consejos ….
    Te felicito por tu post ..y espero haberlo entendido bien …je

    • 20
      Gabriel says:

      Bernardo, gracias por tu comentario! Sin duda lo captaste perfectamente. Los defectos del post, y adónde iban las preguntas 😉

      Los nombres no fueron tantos che…Weisch y Levi-Strauss (que no tiene nada que ver con jeans o afines :PP). Viéndolo publicado me parece que quedó como una especie de monstruo de Frankestein, con una introducción quizás un poco descolgada de las preguntas.
      Santiago tuvo la amabilidad de aceptarlo as is, con sólo un par de retoques de forma.

      La introducción antropológica venía a cuento porque Weisch se dedica a analizar eso, el impacto social de las nuevas tecnologías. Y ahí sí tienen que ver las preguntas con las que concluí el post.

      En lo personal coincido al ciento por ciento con tus respuestas.

      Abrazo,
      Gabriel

  13. 19
    Jorge says:

    Que buen tema de reflexion y charla. Hace tiempo escucho sobre el Stress 2.0, sobre la adicción a la tecnología, sobre los upgrade tecnológicos.. Les recomiendo un video que seguramente lo habrán visto The Story Stuff (la historia de las cosas).

    Sobre mi opinion, considero que hay vida sin conexión. Por supuesto que sí. La tecnología es un recurso, no una forma de vida. Disfruto cuando me quedo sin señal en mi nextel, me encanta cuando paso dos dias en el interior junto a mis abuelos y no reviso mails, me apasiona poder encontrar días, en los que digo, hoy no me conecto!

    Respeto al que considera lo contrario, pero quiero seguir pensando que un paseo por el tigre en los catamaranes es muy distinto a navegar por internet. Por ahi este comparando peras con huevos, pero quiero ser claro y puntual. Amo los chiches tecnológicos, pero no los adoro, no los idolatro. Pues el iphone no sería absolutamente nada sin alguien que ponga los dedos en él.

    Mi mejor abrazo para todos!

  14. 21

    No sé cuanto afecta para gente que vivió toda la vida en ciudades como Buenos Aires. Pero en mi caso, siendo de General Roca en Río Negro, puedo decir que cuando adopté internet en mi vida, cambié la forma de generar mis conexiones con gente. Mis amigos eran quienes estaban en las salas de chat / foros / listas de correo que me parecieran interesantes. Ya sea por música en común, temas de estudio, gustos de arte, o lo que fuera, mis amigos surgían de intereses en común, en contraste con otras personas que se relacionaban por la misma cuadra / misma escuela / mismo barrio / etc.. Esto cambia las conversaciones y el nivel de privacidad compartida también.

    Eso proyectado, generó más foco en mis actividades, porque toda la gente que conocía quería asistir a eventos similares, leer libros parecidos, etc.. Supongo que aceleraba que se arme un grupo más de nicho / cerrado. Por eso no me extraña que emerjan grupos como los *Floggers* u otros, que sin concoerse por el barrio o la escuela, se encuentran por actividades en común.

    De alguna manera Internet actúa como una cartelera de un espacio comunitario, pero multiplicada por mil en presencia y capacidad.

    Sin Internet, no habría más caso que volver a un circuito de cercanías geográficas, con la excepción de aquel que mira la cartelera del centro comunitario, o de la escuela y asiste a esas actividades (en mucho menor escala obviamente)

    Saludos,
    N.

  15. 22

    Como afecta esta tecnología a mi vida…
    Toda información que necesite, la saco de internet. Es mi herramienta de apoyo al estudio número 1, a pesar de que comnpite codo a codo con la biblioteca dela facu…
    Gran parte de mi comunicación con gente a la que frecuento poco, se da por internet. Compro y vendo cosas por internet, actividades que no podría hacer prescindiendo de internet. Obtengo mi música de internet. Antes de comprar cualquier cosa, busco reviews en internet. Aprendo idiomas en internet (ingles, aleman). Aprendo de todo por internet. Me conecto al mundo por internet. Y hasta saco temas de reflexión por internet (véase Riego y Recompensa).
    Sin internet bien podría vivir, de hecho cada vez que me voy de vacaciones, es raro que me conecte a una pc. Pero la verdad es que para mi vida de todos los dias, el estudio, el trabajo, y lo cotidiano, me es un gadget extremadamente útil. No veo un motivo para abandonarlo.
    Ojo, a veces es motivo de distracciones grandes… Hay que saber moderarlo

  16. 23
  17. 24

    […] on March 7th, 2009. It was also blogged on Spanish site Riesgo & Recompensa on May 31st, […]

Deja un comentario

Por favor completa correctamente los campos requeridos, y no te olvides de tu comentario!

Suscribirme al blog

Ya está disponible mi nuevo libro "Pasaje al Futuro" Quiero ver dónde comprarlo