Sin categoría

Un homenaje triste y otro alegre

18-05-2009

benedetti

 

¿Cómo será el mundo cuando no pueda yo mirarlo
ni escucharlo ni tocarlo ni olerlo ni gustarlo?


¿cómo serán los demás sin este servidor?
¿o existirán tal como yo existo
sin los demás que se me fueron?
sin embargo ¿por qué algunos de éstos son una foto en sepia
y otros una nube en los ojos
y otros la mano de mi brazo?
¿cómo seremos todos sin nosotros?
¿qué color qué ruidos qué piel suave qué sabor qué aroma
tendrá el ben(mal)dito mundo?
¿qué sentido tendrá llegar a ser protagonista del silencio?
¿vanguardia del olvido?
¿qué será del amor y el sol de las once y el crepúsculo triste sin causa valedera?
¿o acaso estas preguntas son las mismas cada vez que alguien llega a los sesenta?

don-mario

ya sabemos cómo es sin las respuestas
mas ¿cómo será el mundo sin preguntas?

 

                                                             Mario Benedetti (1920-2009)

———————————————————

 

Defender la alegría como una trinchera 
defenderla del escándalo y la rutina  de la miseria y los miserables 
de las ausencias transitorias 
y las definitivas 

defender la alegría como un principio 
defenderla del pasmo y las pesadillas 
de los neutrales y de los neutrones 
de las dulces infamias 
y los graves diagnósticos 

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía  de los ingenuos y de los canallas 
de la retórica y los paros cardiacos 
de las endemias y las academias 

defender la alegría como un destino 
defenderla del fuego y de los bomberos 
de los suicidas y los homicidas  de las vacaciones y del agobio 
de la obligación de estar alegres 

defender la alegría como una certeza 
defenderla del óxido y la roña 
de la famosa pátina del tiempo 
del relente y del oportunismo 
de los proxenetas de la risa 

defender la alegría como un derecho 
defenderla de dios y del invierno 
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas 
del azar 
y también de la alegría.

                                                             Mario Benedetti (1920-2009)

 

Foto: von Kinder

14 Comentarios

  1. Gracias Santiago, por estas poesías, …. aye justamente en honor a un procer de la palabra, leia justamente esto de defender la alegría sobre todo… fue muy grato poder leerlo antes de empezar el día…. quizas eso responda las preguntas de la primer poesía…. aunque no este, Benedetti, sus palabras siguen modificando las fibras más intima de quien las lee….

    saludos

  2. Creo que Mario Benedetti lograba ese equilibrio entre potencia y sutileza en sus palabras que es digno de admiración. En una época yo solía escribir mucho. Aunque no tenga el don de la escritura, creo que hasta me gusta más que leer! Cuando uno puede nutrirse de estas combinaciones mágicas de palabras, puede ver que lejos está de tener este maravilloso don de la expresión a través de las letras.
    «Defender la alegría» es ejemplo de como estas palabras simples tienen tanto contenido.
    Fué un grande y su arte lo hace inmortal.

  3. es realmente hermoso lo que BENEDETTI nos transmite en sus poesias; llega al corazón de una manera muy especial.
    ayer mirando en la tele (en uruguay) un homenaje especial que le hicieron; en cada entrevista, en cada palabra se veia su sensillez , calidez humana y una gran humildad por sobre todas las cosas.
    muy buen homenaje santi!!

  4. Admirable aquel que tiene el don de la palabra y poder , de esa manera expresar los sentimientos de forma tan bella y clara a la vez .
    Seguramente el mundo seria un mejor lugar para vivir con mas Benedettis en la vuelta …

    gracias Santi

  5. Les paso otro muy lindo homenaje:
    http://cuaderno.josesaramago.org/

    «No será con todos ni será siempre, pero a veces ocurre lo que estamos viendo estos días: que, porque ha muerto un poeta, aparecen en todo el mundo lectores de poesía que se declaran devotos de Mario Benedetti, que necesitan un poema que exprese su desconsuelo…»

  6. Se muere Benedetti y no sabés qué decir… todo lo que puedas expresar te parece poco, lejano, opaco. Por suerte esta él, el propio Benedetti, que siempre supo y sabrá qué decir, aún despues de su muerte…

Responder a ShopGirl Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.