Loading
23-07-2008

“Mi balance no es positivo”: Mi visión sobre lo que deja el conflicto del campo

Cuando decidí iniciar mi propio blog no pensaba escribir sobre política. Tal vez porque, como tantos otros de mi generación, soy un desencantado más. Y, sin embargo, acá estoy… Lo sucedido la semana pasada en la votación que tuvo lugar en el Senado respecto a la vigencia o no de las retenciones móviles es algo sobre lo que quiero escribir.

Los que me conocen saben que si bien yo no voté por Kirchner cuando fue electo, inicialmente me ilusioné bastante con algunos rasgos de su gestión temprana. Pero como me suele pasar con la política, la ilusión terminó en desencanto.

Hace meses que el gobierno y los dirigentes ruralistas, con la anuencia de los medios, se empecinan en presentar el conflicto que los une como si se tratara de una forzada dicotomía. Ambos esgrimen: o estás con nosotros o con el enemigo. Pero yo escribo para decir que esa dicotomía, que teóricamente nos obliga a elegir entre uno u otro, es falsa.

Yo (e imagino que millones de Argentinos) no estuve ni estoy con el gobierno ni con el Campo. En ningún momento durante este conflicto pude encontrar razones que me permitieran elegir entre uno u otro. Menos todavía hoy, cuando apenas calmados los ánimos puedo hacer una primera evaluación de lo sucedido.

———————————————————–

En cuanto al gobierno, “mi balance no es positivo” por distintas razones, entre ellas:

– Verticalismo:
En estos últimos cuatro meses, pero especialmente en los últimos diez días, el gobierno nos mostró a todos nosotros, peronistas o no, que para gobernar aprecia más la imposición sobre toda la sociedad de su criterio particular a partir de un verticalismo obsecuente, que el debate de las ideas dentro y fuera de sus propias filas.

Los innumerables reproches a Cobos y otros legisladores “oficialistas” que votaron en contra, supuestamente obligados a ignorar sus convicciones y votar por simple alineamiento partidario, hacen que me pregunte: ¿para qué elegir personas para que ocupen las bancas en el Congreso? ¿Por qué no poner autómatas, o meros cartelitos con el símbolo del partido que logró esa banca? Las personas requieren dietas, asesores, pasajes… Si el único rol de un parlamentario es levantar la mano cuando el Presidente lo decide y en el sentido en que lo decide, podríamos ahorrar todo ese dinero y manejar los votos por Joystick desde las sedes partidarias con representación en el Parlamento. Mejor aún, en vez de que funcionen las cámaras, que el partido que tiene la mayoría legisle directamente mientras el resto espera su turno.

Sin duda muchos legisladores que votaron a favor de la 125 lo hicieron por convicción. Pero otros lo hicieron movidos por presiones, prebendas o a cambio de alguna concesión política (o, incluso, según dicen ciertos rumores, de compensaciones económicas). Queda una vez más instalada la sensación de que hay entre nuestros “representantes” algunos que se/nos venden. Sin embargo, el traidor es Cobos, no el que vende su voto y con él a sus representados.

No ignoro que la práctica de la disciplina partidaria y el “centralismo democrático”, donde el debate y el consenso se forma dentro de los partidos para después con el voto respaldar lo que la mayoría decide, tiene abundante sustento en la teoría política. Pero el verticalismo es una deformación autoritaria de esos conceptos.

Y, en este caso, resulta absurdo e improcedente ya que este gobierno, como la extracción política del Vicepresidente lo prueba, no representa sólo al peronismo. De hecho, muchos legisladores peronistas no votaron con el gobierno. Llama la atención, sin embargo, que no hayan recibido los mismos ataques feroces que sí recibió Cobos. Si la construcción de consenso a nivel de partido (o alianza de gobierno) no existe, el verticalismo no es organicidad sino monarquía.

Por último, si la organicidad funcionara y el verticalismo alcanzara, ¿cómo explicar las numerosas negociaciones uno a uno que debió hacer el máximo poder con sus propios representantes, zanjadas por medio de concesiones individuales?

– Movilizaciones pro-gobierno: Yo tenía apenas tres años cuando murió Perón. Así que no viví las etapas anteriores de la serie de Gobiernos peronistas. (Aclaro: a mi entender Menem no era peronista, y hasta cierto punto el primer gobierno de Kirchner tampoco lo fue). Por esta razón, nunca conocí la lógica de la “movilización popular desde el poder”. En mi vida estuve en muchas marchas, pero siempre eran protestas, reclamos, en general intentos de poner un límite a la arbitrariedad del poder de turno. Las movilizaciones de protesta remiten a las luchas sociales. Las movilizaciones impulsadas por el poder a favor de ese mismo poder me recuerdan a los regímenes totalitarios, por ejemplo, el fascismo.

Movilizar desde el Gobierno, organizando marchas de auto-respaldo casi todas las semanas, muestra una lógica infantil según la cual si el otro, el “enemigo” sale a “tomar” la calle la respuesta, en espejo, es salir a disputar el “territorio”. (Recordemos el primer cacerolazo en Plaza de Mayo con la llegada tardía de D’Elía o el episodio de las carpas en Plaza Congreso donde la lucha por el espacio llegó a ser literal: “vos ponés una carpa, yo pongo 6”).

La logística de trasladar a las personas, sacarlas de su lugar de trabajo, dar asueto a la Administración Pública, presionar a las empresas para que dejen ir a su personal, paralizar el centro de la ciudad, son todas acciones que conllevan un costo enorme en el que el Gobierno incurre perversamente, en su visión de que ejercer el poder es doblar siempre la apuesta hasta doblegar al enemigo.

– Capacidad de ver la realidad: La puntada final del balance referido al gobierno tiene que ver con los pasos posteriores a la votación perdida. El espíritu de venganza más que de autocrítica con que éste reaccionó ante la “derrota” termina de llenarme de desesperanza. Proyectando su propia lógica perversa en el contrincante, lo que podría haber sido el sonido de un despertador fue leído como otro complot para tratar de tomar el poder por asalto.

Cuando supe el resultado de la votación, experimenté una sensación intensa de alegría. Todos los puntos anteriores fundaban mi deseo de ver al gobierno perder. Pero la alegría fue realmente efímera. Porque tardé poco en recordar que el precio de esa derrota era que el campo ganara. Y eso rápidamente empañó mi alegría.

———————————————————–

Por el lado del campo, “Mi balance no es positivo”, también por varias razones. A saber:

– Mezquindad: Desconfié de la protesta del campo desde el primer cacerolazo. Los distintos referentes del sector agropecuario sostuvieron durante estos meses que “el conflicto no es político”. Pero sólo en unas pocas ocasiones, en general en boca de Biolcati, se animaron a terminar la frase: “El conflicto no es político, es económico”. No voy a decir acá que unos 1.250 millones de dólares no sean una suma atractiva como para hacer salir a la calle a cualquiera. Sí voy a decir, en cambio, que la mera motivación económica inscribe a esta movilización entre las ocasiones en las que las clases más acomodadas salen a la calle cuándo y sólo cuando les meten la mano en el bolsillo.

Pensada la movilización del campo (ya que no campesina) en el marco de esta lógica completamente mezquina, me cuesta entender el apoyo de agrupaciones sociales y políticas “progresistas” y aún “de izquierda”, que incondicionalmente se alinearon detrás de los chacareros, luciendo prendedores que decían “Todos somos el campo”. Si la principal razón fue “aprovechar la volada” para pelear contra el Gobierno, la lógica de estas organizaciones no es menos infantil que la del gobierno.

Está claro que ningún sector de la sociedad tiene la misma obligación que tienen quienes fueron elegidos para gobernarnos, de velar por el futuro del país. También es claro que, por ejemplo, si a un determinado sector le imponen un impuesto que consideran confiscatorio es lícito que salgan a defender sus intereses. Hecha esta aclaración, creo que de todos modos es legítimo esperar de los sectores particulares (especialmente las élites) que abandonen su miopía, vean un poco el “big picture”, e inscriban sus reclamos sectoriales en un modelo de país que contemple a sus compatriotas y al futuro de la Nación.

La mezquindad me deja también picando otra pregunta: ¿qué opinarían los “representantes” del campo que hoy hablan maravillas de las instituciones si un solo voto, el de una sola persona, hubiera sido diferente? ¿Seguirían con su discurso de compromiso institucional o pasarían mágicamente a sostener que las instituciones de la democracia argentina son apenas títeres al servicio de la tiranía pingüina?

– Rápida desmovilización: Nunca estuvo en el espíritu de los ruralistas otra cosa que la intención de que les devuelvan “su” plata. Para ellos, la inflación galopante es un problema porque “sube el costo de las materias primas”. No porque sumerge a más argentinos en la pobreza y aún deja a algunos sin poder comprar alimentos. Por eso, obtenida la derogación no tienen nada más para pedirle al Gobierno. Sus planteos y sus argumentos no incluyeron ni la devastación perpetrada en el Indec, ni el estilo prepotente de los funcionarios, ni siquiera la situación de otros sectores sobre los que, como ocurre con ellos, recaen impuestos muy similares o aún más elevados (como el sector petrolero). Hace frío. La plata volvió al lugar que corresponde. Mejor nos vamos todos a casa a pensar en qué gastar estos 1.250 millones de dólares que por un momento pensamos que se nos escapaban de las manos…

Pero no. Hay más…

– Dar vuelta la taba: Ahora resulta que algunos de los dirigentes del agro hablan de continuar la protesta, pero no porque se acordaron de los campesinos desheredados de sus tierras ni porque se conmovieron con los problemas sociales de los sectores más humildes que este conflicto se encargó de profundizar. No. Lo que pasa es que no les alcanza con no ser las víctimas del modelo Kirchnerista: ahora desean ser… ¡beneficiarios! En medio del monumental festival de subsidios distribuidos por este gobierno para prolongar un poco más sus ficciones, deben pensar ¿por qué no pedirle al gobierno que nos “premie” también a nosotros con algo del dinero público? ¿O acaso alguien puede obtener una sana rentabilidad pagando los insumos y el combustible a los precios que cuestan actualmente?

———————————————————–

Como reflexión final, el conflicto central de la Argentina tiene ribetes políticos y económicos. Pero la emergencia acuciante es social. Todo este juego de mezquindades no ocurre con la mayoría de los argentinos nadando en la opulencia.

Un porcentaje incierto de argentinos (incierto dado que la manipulación de los índices de precios afectan el cálculo) viven sumergidos en la pobreza o en la indigencia.

En cuanto a las necesidades básicas de salud, educación, seguridad, sabemos que la mayor parte de la población depende para su asistencia médica de un sistema de salud pública virtualmente colapsado que los somete a esperas nocivas cuando no a la lisa y llana desatención.

Lo mismo puede decirse de las escuelas estatales a las que concurren los niños de clase baja, con techos que se caen, humedad en las aulas, falta de calefacción y maestros que muchas veces, antes de cumplir con el rol pedagógico, tienen que ocuparse de que coman algo. Mientras tanto se destinan recursos públicos a subsidiar escuelas privadas confesionales y no confesionales.

También ellos son los que peor la pasan en materia de inseguridad. Existe una preocupante cantidad de argentinos que, empujados por la falta de salida y la marginación a la que se ven sometidos, encuentran en el delito una alternativa. Esto obliga al conjunto de la población a vivir con un sentimiento de estar bajo la amenaza permanente a su integridad física o a sus propiedades (y esto es especialmente así para quienes viven en los barrios más humildes). La gente pobre es la principal víctima de este drama y no sólo porque son los más agredidos y amenazados. También porque son sus hijos adolescentes y, a veces ni eso, los que se convierten en delincuentes. Y ¿quién puede convivir sin angustia, sin sentir terror, con una situación así? Sin embargo, los grandes escándalos nacionales por cuestiones de seguridad se disparan cuando la víctima es de clase media alta o alta. Pero ese es tema para otro post.

Ante esta realidad, es desolador ver al gobierno y a uno de los actores sociales más poderosos del país, enfrascados en una lucha donde cada uno persigue sólo su interés corporativo desentendiéndose del verdadero problema y afectando así a la enorme mayoría de los argentinos. Siendo que la única salida para la emergencia social es el crecimiento económico y que estamos beneficiándonos de un contexto internacional extremadamente positivo, haber contribuido así a un conflicto que catalizó el proceso de enfriamiento de la economía, me parece indecente. En un escenario como éste, preocuparse por el verticalismo, gastar millones en organizar movilizaciones pro-gobierno, mirar para otro lado respecto de los problemas sociales, salir a la calle para pelear sólo porque se ven afectados los bolsillos propios o para reclamar subsidios para los insumos de la producción son posiciones que debieran darnos vergüenza.

foto: dm

    Hay 22 comentarios - Agregá el tuyo!

  1. 1

    Más allá del cariño que tengo por vos y admiración, me fascina poder leer un blog que no sea “auto bombo”. Claro que podría decirse que los blogs lo son ya que ninguno es subjetivo. Todos elegimos qué poner y qué hacer porque son espacios nuestros. Pero la auto adulación es deplorable.

    Esperé tus anuncios de blog. Leí cada uno. Cuándo llega!!!! Y llegó!

    Gracias por compartir tus pensamientos y conocomientos con nosotros.
    Sabés muy bien que no tengo razones para adularte, me refiero a que ya no estoy más en tu empresa. Es netamente que reconozco cuando alguien merece que le destine parte de mi tiempo.

    Disiento de vos temas del campo. Estoy a favor de muchos reclamos. A veces he analizado si es que directamente el tema no pasa porque estoy totalmente en contra del gobierno actual. Y todo es posible.

    Un beso enorme y gracias!!!
    Juli

  2. 2
    sb says:

    Gracias, Juli!!

    Como la mayoría de las cosas en mi vida, voy a tratar de hacer esto tomándomelo en serio pero a la vez divirtiéndome…

    Es un lujo tenerte como lectora.

  3. 3
    Licho says:

    Santiago: excelente articulo. Felicitaciones. Ojala todos los argentinos podrían reflexionar de esta manera. Sin dudas tendríamos un país muchísimo mejor. Pero es lo que somos, es una de las cosas feas que tenemos los argentinos, y aunque nos fastidie, después nos sentimos orgullosos de ser argentinos. Como dijo Aguinis tenemos el “atroz encanto de ser argentino”.
    Aunque tengo solamente 23 años creo que puedo mostrar una humilde opinión sobre el tema. Me crie con padres muy “políticos”, es decir con opiniones formadas sobre cada tema. Me encanta la política, pero como ciencia y basada en actos sinceros, es decir la política que no hacen nuestros políticos. Quería decir también que estoy de acuerdo en lo que decís del gobierno. Es la clase política que tenemos desde hace 200 años. Y es así porque también son argentinos. No cabe otra definición.
    Con respecto al campo, tengo una visión un poco diferente. Quiero partir de la base que los dirigentes rurales no son santos, ni nada que se les parezca. Tienen empleados en negro, pagan lo menos posible de impuestos, etc. al igual que muchos empresarios y comerciantes. Como sabes, vivo en Roldan, una ciudad de 14.000 personas, las cuales viven directa o indirectamente del campo. Porque el que no tiene campo, tiene un almacén que le vende a los chacareros, o una concesionaria o es pintor y le pinta la casa al chacarero, etc. Con esto quiero decir que el interior, en su mayoría, vive del campo. No solo de la soja, si no de cualquier otra semilla, fruta o verdura, leche, maquina agrícola, carne, etc. Con esto quiero decir que durante los más de 120 días de conflicto, el interior estuvo paralizado, nadie gastaba un peso de más, la gente solamente compraba comida. A lo mejor esto no se reflejo en Capital pero acá estábamos todos muy preocupados, parecía el 2001. Es mas, hubo días en los que los comercios cerraban en apoyo al campo, porque como te decía en el interior todos somos el campo. Por otro lado quería contarte que estuve en varios piquetes, aunque no comparta los cortes de rutas. Creo que tus derechos a protestar terminan cuando atentas contra los derechos de otros por ejemplo a alimentarse y transitar libremente. Por otro lado creo que es la única forma de que en Capital comprendieran el reclamo. Volviendo a los piquetes, lo que yo vi fue que los que cortaban las rutas eran los chacareros chicos, es decir aquellos que viven del campo y no les sobra nada, que no viajan a Europa. Gente común como yo, que trabaja todos, pero absolutamente todos los días del año, no existen los feriados, nada. Gente que si pierde la cosecha por una granizada se las ve fea porque no tiene respaldo porque el campo es una actividad de mucho riesgo y por ende de buena recompensa.
    Los chacareros estaban muy indignados, porque están cansados de que les metan la mano en los bolsillos con la prepotencia con que lo hacen, están cansados de no tener caminos como la gente, un hospital que funcione correctamente (los hospitales organizan rifas y comisiones para poder subsistir), una policía que cumpla el rol que debe cumplir y que no cumple porque le pagan dos mangos, escuelas que eduquen y no que sean comedores diarios, una autopista rosario-córdoba (la obra mas corrupta de la historia del país, se hacen 30km por año! Una vergüenza), que el gobierno se llene la boca hablando de subsidios que no existen porque el litro de gas oíl en el norte de Santa Fe vale 3 pesos o subsidios que se lleva La Serenísima que encima le paga dos mangos el litro de leche al tambero, y así muchas cosas mas que podría seguir nombrando. En conclusión están cansados de aportar a la caja negra del gobierno, que descentraliza los servicios y centraliza la economía, pretendiendo recaudar cada vez mas para mantener el gasto publico. Y por ultimo, los chacareros están cansados de muchas de las mentiras del gobierno para defender la suba de las retenciones y captar el apoyo de ciertos sectores. Por eso creo que gran parte de la protesta es justa y esta muy bien fundamentada. Y desde mi lado creo que lo que merece el festejo es que esos 1250 millones de pesos, no van a ir a parar a coimas y arreglos, si no que van a quedar en los pueblos, es decir en la argentina.
    Bueno acá termino aunque podría seguir hablando varios días más. Espero que les interese mi experiencia y mi visión que esta influenciada por mi condición de pueblerino. No todo el campo es “La Sociedad Rural”, es mas la rural representa a unos pocos.
    Ojala podamos seguir debatiendo temas como este.
    Saludos.

  4. 4

    Como va Santiago?
    Que tema candente este.
    No soy Argentino como sabes; pero la situación me preocupa.
    Estoy hace tiempo pensando como solucionar este asunto de la polarización.
    Uno puede pensar que en el fondo es un problema de comunicación entre las partes: asi lo he escuchado. Pero no comparto esa visión.
    Para mi en el fondo es una cuestión de valores diferentes; y no se como es posible entenderse en el largo plazo.
    En el corto un puede lograr acuerdos para mediar la situación; pero a largo plazo significa sacrificar los ideales. Y ser tibio si bien apacigua las bestias, no se si conduce a grandes hazañas.
    Yo soy liberal y totalmente sin opciones de voto en Uruguay. No tengo partido que me represente. En relación al conflico, mi voto va para el campo; aunque no me satisfaga del todo su postura oligarca; entre apoyar la mediocridad o el progreso; me quedo con este ultimo. Pero como te digo, a regañadientes por falta de opciones.

  5. 5

    @licho
    WOW!!! Qué comentario!!! Creo que deberías considerar sumarte como blogger! Me quedo con la línea final donde decís “No todo el campo es La Sociedad Rural”. Si en algún momento retomo este tema va a ser por ese lado, pero mostrando que las otras organizaciones ruralistas, si bien no son lo mismo, no están desde mi punto de vista suficientemente lejos como para representar, ya no a los pequeños productores, sino a los campesinos.

    @ Nestor J
    Entiendo tu desencanto. Al menos sabé que como Argentino siento sana envidia de lo que ocurre en Uruguay, que está años luz adelante de lo que pasa acá. En dos semanas voy a estar en Uruguay para la confe de Endeavor y sé que como siempre voy a volver pensando qué lindo lugar es Montevideo y qué buen país es Uruguay. Yo soy un fan absoluto.

  6. 6
    Guido says:

    Gracias por el saludo 😉
    Y suerte con el blog!

    Abrazo.

  7. 7
    Licho says:

    Santiago: gracias por el “WOW”!! Es un alago para mi. Espero poder seguir aportando comentarios como el anterior al blog. Creo que te habra resultado interesante, mas que nada porque proporciona una vision distinta de lo que fue el conflicto en el interior, cosa que nuchas veces no se ven en Capital, parece que son dos paises distintos: Capital e Interior.
    Por el lado de las entidades rurales, vas a tener mucho trabajo, podrias escribir un libro si queres. Espero tu Post para dar mi opinion alli.
    Mucha suerte. Saludos

  8. 8
    Sebastián says:

    Santiago, creo que este artículo es una representación casi exacta de la realidad. Me parece objetivo y muy preciso.
    Me gustaría hacer un comentario más: “al progresismo lo matan los progresistas”. Creo que esto es la fiel representación de lo que pasa en el gobierno. Gente que se autoproclama progresista que muy probablemente lo haya sido en el pasado, hoy se pone en una actitud de soberbia y parece olvidar su propia esencia. Por supuesto que más allá de las críticas al gobierno, me parece que lo del campo representado en sus dirigentes, es inmoral. No hablo del pequeño productor que se desloma para trabajar de sol a sol su par de hectáreas, sino de los terratenientes que sólo les interesa su mayor poder tanto adquisitivo como político. Por último, así como el gobierno con el apoyo de Nestor se subió a un pedestal del que lo acaban de bajar de una trompada (por graficar la violencia con la que lo habrán sentido), creo que dejar que los dirigentes hipócritas del campo se suban a su pedestal es más peligroso aún que el riesgo que implica un progre o pseudoprogre en el mismo pedestal.
    Creo que a pesar de lo que signifique la prepotencia del gobierno, también es cierto que fué votado y ganó las elecciones bajo el sistema político en que se desarrolla el país, entonces, si la presidenta tomó una decisión que un sector no apoya, creo que están en todo su derecho de reclamar, pero siempre dentro del marco de lo legal, pero también de lo legítimo, y parar un país por una puja de 1250 o la cantidad de millones de dólares que sea, no es legítimo. Lamento que con este desenlace, como vos decís, no podremos ver si el campo hubiera aceptado la resolución si no hubieran salido victoriosos, como para demostrar si tienen real espíritu democratico o no. Creo que es evidente su postura, pero no vamos a poder ver la reacción frente a un proceso desarrollado como ellos pretendían que se desarrolle, si el resultado era negativo para ellos. Por otra parte me parece muy importante destacar que de la clase media para arriba todos los problemas parecen ser económicos y generar una reacción sólo cuando afecta los bolsillos propios. Es lamentable que formemos parte de una sociedad con estas características.
    “al progresismo lo matan los progresistas”.

    Saludos! (muy bueno el blog)

    Sebastián

  9. 9
    Charli says:

    Santi, acabo de leer tu post y me parece muy pero muy interesante, en lo que respecta al gobierno coincido en un 70% con vos, y en lo que decis del campo en un 100 %, pero como ya se ha dicho mucho y bueno, tanto en tu articulo como en los comentarios, simplemente aprovecho para felicitarte y saludarte, y de paso manifestarte mi admiración y cariño, voy a ser asiduo lector de este blog.
    Carlos Gagliano

  10. 10
    betty says:

    Santiago, me gustó leer tu nota y las respuestas… como siempre, en una discusión política, hay zonas de confluencia y de divergencia: cada lector fue apuntando a eso.
    Pertenezco a una generación un poco anterior a la tuya y a la de los lectores y parecería entonces que el argumento viene de la mano de “lo digo por experiencia” o por vieja que sería lo mismo. Pero no, parte de mi tiempo vivido lo he dedicado al trabajo en las aulas de la universidad pública y nunca como en este tiempo la charla fue tan acalorada y “desde las tripas”. Rescato esta incipiente politización de los jóvenes que estaba haciendo falta. Y por lo tanto te pediría que no descartaras estos espacios de debate en tu blog. Cariños. Betty Masine

  11. 11
    Pablo Simon says:

    Santi, me gusta la idea de romper la falsa dicotomia del “bueno y el malo” donde pareciera que los ciudadanos debemos elegir y ponernos de un lado u otro, como si en esa eleccion se estuviese jugando todo nuestro futuro como sociedad y como pais.
    He pensado mucho en todo lo que sucedio y sigue sucediendo, y mi sensacion es que tanto el campo como el gobierno actuan de manera bastante homologa, basicamente priorizando sus intereses de cotro plazo al costo que sea, un costo que en definitiva pagamos todos. Y en esta guerra mediatica (ojo que en esta batalla el rol de los medios (especialmente Clarin) es tremendamente importante y me gustaria saber bien como jugaron esos intereses y las negociaciones que han de haber corrido por detras…) los dos han utilizado una mezcla de discursos politicos, mitos sociales y en muchos (muchos!) casos verdades parciales, semi-mentiras y hasta mentiras atroces, para tratar de sumar adeptos a sus posturas. Esto lo digo porque conozco bastante bien el sector agroalimentario y la cantidad de “boludeces” que se escuchan de un lado y otro son increibles.
    Creo que que se den este tipo de conflictos no es alarmante, porque es natural que el gobierno tenga una agenda con sus intereses politicos concretos de corto plazo. Y tampoco es terrible que un sector reclame y haga todo lo que pueda para maximizar sus beneficios. Me parece que aprender a convivir y saber canalizar este tipo de conflictos es parte de irnos transformando en una sociedad mas madura.
    Lo que si me parece grave es que nos cueste tanto el dialogo, que se polarice y se recorra un camino de escalada de hostilidades y violencia sumamente peligroso para la construccion de un futuro para todos. Lo grave es que no sepamos convivir y hacer que los conflictos maduren.
    Y lo mas importante que creo que debemos pensar como ciudadanos, es que lo que en realidad nos falta es un plan de pais de largo plazo, un camino a recorrer en comun, que aporte un marco dentro del cual deben rersolverse este y todos los conflictos de los diferentes actores sociales. Es decir, si tuviesemos una agenda de largo plazo, mas o menos acordada, estos conflictos deberian producirse sin salirse de las fronteras que le imponga esa agenda de largo plazo.
    Lo que no tengo claro y tiro como pregunta es como hicieron los paises desarrollados para tener una agenda comun de mediano y largo plazo, mas o menos acordada, que conviva con los conflictos e intereses sectoriales de corto palzo? Si se han desarrollado es porque han recorrido un camino comun de alguna manera… que nos falta para poder hacerlo?
    Mi duda es si esto es algo que deberian hacer estos mismos lideres sectoriales y politicos? deberian ser ellos los que balanceen entre las prioridades sectoriales de corto plazo y las prioridades comunes de largo plazo? es esto posible?
    Y sino quien deberia hacerlo? todos como ciudadanos? esto lo tiro proque me parece muy clara la necesidasd pero no se quien en nuestra sociedad deberia cumplir ese rol, de liderar para el largo plazo, haciendo que los conflictos maduren y se les busque soluciones pero dentro de un marco de intereses comunes pre-establecidos.
    Es como ir en un barco donde porque dos no se ponen de acuerdo en como se reparten una torta (que como % de la tora general es diminuta) y amenazan y amagan con hundir el barco de todos… esto es ridiculo. Como le ponemos limites a estos intereses para que el barco de todos siga, aunque despacio, navegando hacia un rumbo que a todos nos sirva??
    Muy bueno el blog santi!! abrazo!
    pablo simon

  12. 12
    Barbara R. says:

    El articulo esta muy bien! Y creo que refleja algunos de los procesos transitados de una manera acabada y fiel; de todas maneras yo tengo una posición más optimista frente a esta situación!

    Creo que todo este proceso habla de cierta madurez civica… y de un comienzo de empezar a entender y mirar a las instituciones! despues de la comida del sabado me quede pensando de que manifestaciones había participado y recuerdo que tanto en la marcha por la seguridad social- bloomberg-; como el caso de la amia y ambajada de israel eramos un poco más que los progres e intelectuales de siempre.

    Volviendo al Senado, creo que el resultado y los medios son algo bastante anecdótico, el tema de que esta resolución se dirimiera en el Congreso, habla muy bien de todos los argentinos! Y la autonomía en las bancas creo que es una ilusión! No creo que tal autonomia funcione ni siquiera en los países del llamado primer mundo! Esto es real politics! y la cosa se maneja asi! Pero bueno, espero que nosotros podamos construir un pais mas digno que el que heredamos!

  13. 13
    Poty says:

    Se ve que todos tenemos mucho para opinar sobre este tema, porque hay posts interminables!!! parecen las respuestas de CFK a las preguntas de la conferencia de prensa cuando la pregunta le daba pie.
    En este conflicto tuve una posición absolutamente opositora, aún a conciencia de que no tengo ni idea de quien tiene mas o menos razon, ya que tengo acceso a un nivel muy superficial de información.
    Mi posición fue en protesta contra un estilo de gobierno que tal vez resultó util en algún momento, pero que sin duda no en este.
    El estilo autoritario, despótico, soberbio, ninguneador, sumado a la actitud permanente de CFK de directora de colegio hablandole a alumnos revoltosos, me tiene (por decirlo elegantemente) las bolas llenas.
    No soy un blogueador constante, así que me despido hasta quien sabe cuando. Me gusta mucho la estética de tu blog. Te felicito.

  14. 14

    @Charli: Que bueno tenerte como lector y no perderte el rastro!

    @Pablito: Cómo lograr que un país deje por un momento el corto plazo y los intereses sectoriales a un costado y se enfoque en un modelo de pais de mediano y largo es un misterio que mucha gente viene investigando… A mí me interesa particularmente el tema.

    @Barbara: Quisiera tener tu optimismo!

  15. 15
    Martin Trokun Ponte says:

    La verdad es que despues de leer la nota me daban ganas de ponerme de pie y aplaudir, sin desperdicios.
    Lo que me preocupa de nosotros los argentinos es nuestro ego, nuestra educación, me preocupa el entender que a nivel cultural, educacional estamos peor que cuando los indios conocieron a Colon alla por el 1400.
    Me preocupa entender que el pais perdio la brujula de los valores
    Me encanto el blog. Mucha suerte

  16. 16
    Ale says:

    Santi: Llegue tarde a este debate, y hablo ya con un tiempo importante de diferencia con respecto a tu post y el resto de los comentarios, pero creo que en este caso, no hay mucha diferencia.
    Primero, quiero felicitarte por tu analisis y decirte que si! que te animes a escribir sobre estas cosas. Creo que a los argentinos nos falta mucho de esto. De meternos en politica, pero no en “politica” como se entiende en las charlas de cafe, sino en una vida activa ciudadana. Cambiar el “que se vayan todos, nadie sirve”, por un “yo tengo esta opinion, y hago esto en con respecto a lo que pienso”. Ya esta clara tu accion para promover un pais mejor, asi que aportando tambien tu vision sobre hechos de esta naturaleza y que tienen un alto impacto sobre la vida de todos, creo que no hace mas que agregar valor y disparar discusiones que suman bien. Si no, no estaremos haciendo mucho por tratar de impedir la “Tinelizacion” de la sociedad, sin animosidad ninguna contra Tinelli, pero dando a entender la agenda publica que se pone en la TV -ya casi no hay programas para la discusion de la realidad politica, mas alla de algunos canales de cable-.
    Segundo, paso a comentar mi vision sobre este conflicto y sobre lo que has escrito. Creo que es un articulo muy rico para analizar unas cuantas cosas y da para unas cuantas sagas.
    Cuando asume Kirchner, yo vivia en New York y tuve una ilusion inicial de que habia un cambio -y no siendo peronista-. Lo mismo que te ocurrio a vos. Y esto desde la distancia, y con influencias de amigos/conocidos con los que discutia de esto alla en Jersey City -vivia enfrente de la Big Apple-. Al menos se veia un cambio de signo economico y social en la orientacion general del gobierno de turno. A fines del 2005, regrese al pais, movido por varias causas, pero entre ellas, dos de peso importante: la posibilidad de ver un horizonte cierto de unos años donde las condiciones economicas permitieran el desarrollo para mi de un emprendimiento, y por otro, aportar la experiencia lograda en la busqueda de un mejor futuro en el pais, aportando mi trabajo en el plano social. O sea que la base que sento este Gobierno en ese sentido fue mucha.
    Me sumo a tu planteo de la falsa dicotomia: o estoy con el Gobierno, o estoy con el Campo. Ni con uno, ni con el otro. Sabemos bien quienes son los dirigentes del campo y que representan. Y tambien lo que son las bases del campo y como son utilizados en muchos casos y a lo largo de la historia argentina. Pero tambien el Gobierno comete errores garrafales que permiten una eclosion social de esta magnitud: los porcentajes de retenciones no resisten ningun tipo de analisis, se lo mire por donde se lo mire. Yo creo que lo podrian haber manejado de otra manera, y tambien el tema de la sojizacion de las tierras. Falto una vez mas una lectura a largo plazo y vision de como hacer las cosas.
    Estoy en un todo de acuerdo con el tema de que la gente solo salta cuando le tocan el bolsillo propio y es ahi donde sale de su “pasividad ciudadana” o hasta si queres, de su “desidia social”. De su “no preocupacion por lo que le pasa al otro”. Lo vivimos con el tema del corralito en el 2001, las cacerolas y el se vayan todos. Lo volvemos a vivir desde el lado del Campo en este 2008 con las retenciones cuasi-confiscatorias. Y yo me pregunto: por que no saltamos cuando se traspasaron las escuelas en los 90s de la orbita del Gobierno Nacional a las jurisdicciones locales, sin los fondos respectivos. Hecho que sin duda fue motor fundamental del disvalor educacional que como sociedad hemos generado en los ultimos 10-15 años. Tenemos una realidad dura, de paco, de muertes, de peligro producto de muchas cosas, y esta es una de las fundamentales. El tema de las AFJPs fue otro, YPF tambien. La pizza y el champagne, junto a los viajes a Miami nos compraron el silencio, la ilusion del 1 a 1, que terminamos pagando con la devaluacion de Remes Levnicov. La ultima movilizacion que recuerdo fuerte fue por el tema del indulto donde se juntaron alrededor de 1.000.000 de personas para decirle NO.
    Disciplina Partidaria: tambien estoy de acuerdo y agrego lo siguiente para aportar otros puntos a profundizar la discusion: que es la disciplina partidaria? Es ir como un levantamanos a votar que si a cualquier mamarracho? O es ir a definir el voto de acuerdo al mandato que le otorgo el voto popular, en base a las promesas electorales y a la genesis que implica la pertenencia a un partido, donde esta mas que claro cuales son los principios rectores del pensamiento a aplicar en una circunstancia determinada? Y digo esto para los casos de leyes como la obediencia debida y punto final, para el caso de las retenciones, para el caso de la privatizaciones de ENTEL, Aerolineas, YPF, etc, etc.
    Desesperanza: yo creo que en todos los casos, pasamos de una esperanza al inicio de un Gobierno -y lo digo por una mayoria que los voto en cada caso-, a una desesperanza porque la cosa no camino en todos los casos. Alfonsin y su partida antes de tiempo por el golpe de mercado y su desarticulacion de logros importantes -Juicio a las Juntas, pero Obediencia Debida y Punto Final-, Menem y su Revolucion Productiva -terminamos matando la industria local, importando a lo loco, regalando empresas estatales y sin monitorear su marcha, y endeudandonos a lo loco-, la Alianza y su rotundo fracaso -fueron los que subieron mas los impuestos y llamando a Cavallo, su archirrival, el “creador de la Bestia” para ver si podia apagar el incendio-, y ahora los Kirchner, donde hicieron bien las cosas macro por unos años, pero no supieron cambiar a tiempo -precios de servicios publicos congelados, subsidios siderales, desarticulacion del Indec, pelea con el Campo-. Por que sucede todo esto? Todos mienten antes de llegar al poder para conseguirlo y hacer lo que quieran? O realmente no pueden articular sus promesas y transformarlas en realidad? O quizas el hecho de llegar al poder, y el poder mismo, cambien la voluntad de las personas? Yo creo que es mas de esto ultimo, y sin animo de tratar de esbozar un tratado de teoria politica, creo que hay que tener una formacion tanto educativa, como moral y politica que no las hay en la generalidad en el pais, como para poder, una vez alcanzado el poder, abstraerse del mismo y realizar lo que uno anhelaba. Y, Santi, me podras tachar de ingenuo o optimista, pero es lo que creo. Y te lo planteo desde un punto de vista de ferviente impulsor de la democracia y la participacion politica: estando en 5to Grado, año 1983, organice en mi grado la eleccion Alfonsin-Luder antes de Octubre, para fomentar la participacion y de paso hacer un “boca de urna” a ver quien las ganaba. En el secundario -ya sabes a cual fui- participe en el Centro de Estudiantes activamente, fui electo para representar al Cole en la F.E.S, y luego milite activamente en el Partido Radical hasta 1997 -llegue a ser Secretario Seccional Juvenil por San Nicolas entre el 95 y el 97-. Pero ahi deje ya por esto del desencanto y la desesperanza -no solo por el partido, sino general de lo que describi-. Y esto abre otro punto que tocaste: desde donde o quien es el responsable por no ser “miope” y emprender un cambio?
    El Cambio: tiene cada pueblo los gobernantes que se merece? Yo diria que si solo por un simple hecho: si es en Democracia, es el Pueblo quien los elige. Somos artifices de nuestro propio destino. Ahora bien, hay matices. Tiene el Pueblo las herramientas fundamentales como para poder elegir? Es decir, informacion fidedigna y confiable de lo que van a hacer sus gobernantes, informacion de la actuacion historica de los mismos, realmente se sopesan estos elementos o se maneja todo mas frivolamente por los medios de comunicacion y la agenda que estos arman en base a sus intereses del momento? Cuantos grados de imperfeccion tiene nuestra Democracia? -si pudieran medirse estos grados-. Pero Santi, vuelvo al tema del cambio. Son las elites las que deben impulsarlo? Son los mismos gobernantes? O somos nosotros mismos? No es la “solidaridad” lo que hemos perdido de vista los argentinos? No es solo con recuperar algo de esto es que se detenga un automovil cuando alguien cruza por la senda peatonal sin que haya un semaforo -al menos cuando esta lloviendo-, que no nos produzca nada el hecho de ver a un niño revisando una bolsa de basura en la calle, que no nos hagamos los dormidos en el bondi cuando sube una persona mayor o una embarazada, y podria seguir coninnumerables situaciones cotidianas. Si, ya se, es un cambio quijotesco, no? Como puede lograrse? Devolver la solidaridad en forma “masiva”? Que en vez de que se levante uno en el bondi, se levanten todos? Volviendo al tema puntual del conflicto: por que, todos los que estabamos en contra del mismo no nos movilizamos para pedir que se termine? Y hago mi mea culpa: no movi un dedo en ese sentido. Y es muy cierto lo que decias alla por Julio cuando escribiste esto y cito con lo que cerraste tu post -y con esto cierro mi comentario, que se extendio mas de la cuenta-: “es desolador ver al gobierno y a uno de los actores sociales más poderosos del país, enfrascados en una lucha donde cada uno persigue sólo su interés corporativo desentendiéndose del verdadero problema y afectando así a la enorme mayoría de los argentinos. Siendo que la única salida para la emergencia social es el crecimiento económico y que estamos beneficiándonos de un contexto internacional extremadamente positivo, haber contribuido así a un conflicto que catalizó el proceso de enfriamiento de la economía, me parece indecente. En un escenario como éste, preocuparse por el verticalismo, gastar millones en organizar movilizaciones pro-gobierno, mirar para otro lado respecto de los problemas sociales, salir a la calle para pelear sólo porque se ven afectados los bolsillos propios o para reclamar subsidios para los insumos de la producción son posiciones que debieran darnos vergüenza.” Esta claro que estas mezquindades de ambos lados nos genero otra vez un desaprovechamiento del contexto internacional unico, fijate ahora los precios internacionales, la recesion internacional que se avecina. Nos peleamos por el 1% de la torta, en vez de juntarnos y agrandarla. Ahora puede que ese uno, se convirta en 0,5 y siga descendiendo… Keywords: solidaridad, projimo, valores, etica, moral, buenas costumbres, bien comun…
    Espero tus proximos posts acerca de conflictos socialrd, politica, historia?, filosofia? 🙂
    Un abrazo,

    Ale

  17. 17

    SR.Bilinkis:
    Tuve la oportunidad de escucharlo en la ciudad de Zárate,y a leer algúnos de sus artículos,en el marco general estoy muy de acuerdo con usted, pero hay
    algo que me llama la atención,y que fue motivo de duda mi presencia en el evento, y es que un empresario joven,exitoso,este tán claramente en contra
    o por definirlo de otra manera,tan claramente alejado del oficialismo actual.
    Siendo que el estereotipo del empresariado es por lo general más hibrido, en
    exponer su idea o pensamiento en función de su expectativas de negocios,o
    intereses, lo felicito,creo en su honestidad intelectual.
    No pertenezco a ninguna agrupación politica,por lo tanto no deseo quedar bien,
    ni con usted ni con nadie,del mismo modo se lo manifeste al grupo de jovenes
    empresarios de la ciudad de Zárate, que por cierto no los conocía, y me asombro su entusiasmo y calidez.

  18. 18
    NORA says:

    LO QUE REALMENTE , RESCATE EN TODOS ESTOS MESES ES QUE LOS DIRIJENTES DEL CAMPO SE DIERON PARA LA POLITICA MMMMM SI CREO QUE SI, Y SI ASI FUERA LO SIENTO REALMENTE POR LAS GENTE QUE LUCHA VERDADERAMENTE POR SUS TIERRAS, POR SUS DERECHOS, Y POR UN FUTURO MEJOR….. YO LE DIRIA A LAS ENTIDADES DEL CAMPO QUE NO DECEPCIONE AL PUEBLO ARGENTINO, PORQUE YA TENEMOS SUFICIENTE CON LAS MENTIRAS POLITICAS DEL MOMENTO .

  19. 19

    La teoroía política tiene un problema, como todo experimento, se plantea desde el desconocimiento basandose en suposiciones, asi se creó la lamparita (bombilla eléctrica) pero la diferencia con el sistema político, al construir la lamparita y ver que la teoría no funcionaba, volvían a intententar de otra manera (aprovecho para notar mi desagrado personal por Edison y mi admiración por el desacreditado Tesla) y el sistema político viene fallando en muchos paises desde hace decenas o cientenas de años y no lo cambiamos. En teoría es el voto popular, pero en practica es más complejo, llegar a ser “popular” para tener esos votos cuesta, cuesta atencipón de ciertas personas que luego hay que devolver, cuesta dinero, que luego hay que devolver de alguna forma, sino se es deshonesto también. Este sistema obliga al político a elegir a quién desepcionar. Asimismo no hay una campaña que limpie las calles como resultado, más bien lo que limpia las calles es que cada persona deje de tirar papelitos. Bien, ante tanta falta de altruismo y solidaridad, los resultados que hemos visto desde que existe Argentina son las miserias colectivas o las dictaduras organizadas. Evolución social, ven pronto por favor.
    muy bueno tu(s) post(s), perdón por una firma tan larga.

  20. 20

    […] que yo soy extremadamente crítico de la Argentina. He despotricado, entre otras cosas, sobre el egoísmo de sus clases dirigenciales, el oportunismo miope de nuestras políticas públicas, el premio sistemático a los que quiebran […]

  21. 21

    […] inaceptable. Y también otras medidas que no me privé de criticar desde este espacio. El manejo de la crisis con el campo, la enajenación y uso discrecional de los fondos previsionales, el blanqueo impositivo premiando […]

  22. 22
    Eugenio Caldararo says:

    Me parece mucho más digna que el conflicto sea económico que político. El conflicto político es un juego de poder. El económico es por poder comer, trabajar, exportar.

Deja un comentario

Por favor completa correctamente los campos requeridos, y no te olvides de tu comentario!

Suscribirme al blog

Ya está disponible mi nuevo libro "Pasaje al Futuro" Quiero ver dónde comprarlo