La Mariposa en el Puño

30-07-2008

Hace algún tiempo atrás tuve la oportunidad de asistir a un acto encabezado por Toty Flores, del MTD-La Matanza, en La Juanita. Uno de los oradores fue un joven rabino llamado Alejandro Avruj a quien yo nunca había escuchado hablar. Dio un discurso sumamente lúcido sobre nuestro rol como ciudadanos para hacer de la Argentina un mejor país donde puso el foco en que no hay que pedirle a Dios que nos ayude sino arremangarse y ponerse a trabajar en lograr un cambio.

Lo que quiero compartir ahora con ustedes es una pequeña historia sacada del Talmud con la que él cerró su participación. Quiero compartirla tanto por la belleza de su enunciación como por la profundidad, potencia y relevancia de su mensaje.

La historia dice que hace muchos muchos años atrás, en un pueblo había dos rabinos muy sabios. Los seguidores de cada uno disputaban entre ellos cuál de los dos era más sabio. Un muchacho finalmente tuvo una idea: atrapar una mariposa y llevarla encerrada en su mano ante el otro rabino y preguntarle: “Esta mariposa aquí en mi mano, ¿está viva o muerta?”. Si el rabino respondía “viva”, antes de abrir la mano apretaría la mariposa con el puño y mostraría que estaba muerta. Si por el contrario respondía “muerta”, abriría la mano y la dejaría salir volando.

“Rabino – le dijo – he oído que usted es un hombre muy sabio. Dígame, esta mariposa que traigo en mi mano está viva o está muerta?”.

El rabino hizo una pausa, sonrió y respondió: “La respuesta, querido muchacho, está en tus manos”.


Cuando hablamos de hacer del mundo un mejor lugar la decisión, mis amigos, está en nuestras manos.

foto: Steve Kay

12 Comentarios

  1. Hola Santiago, muy bueno, es de valorar el pasar por esta vida dejando buenas huellas, por mas que esta breve deberia ser brillante como las mariposas, esta en nosotros mismos.
    Muy buena tu charla de hoy en el Victoria Plaza
    Un abrazo calido

  2. Si bien uno piensa y trata de sentir que la vida está en nuestras manos, el día a día se hace duro y me parece que además del esfuerzo, compromiso, pasión que ponemos en nuestros actos, todos nuestras acciones y sus consecuencias están regidas por algo que se llama “suerte”. Algunos la tienen y otros no tanto..jajaja.

    Santiago fué muy buena y enriquecedora tu charla en la Universidad de Palermo(20 de agosto), hasta me dió un poco de envidia que hayas tomado esa fuerte decisión de dejar una multinacional por tu sueño. Saludos.

  3. Siempre que me pongo a pensar porqué la cosas en Argentina funcionan mal, y nuestros problemas de sociedad. Después de un largo rato de recorrer infinidad de temas con la mente, y con el corazón lleno de impotencia por no poder hacer cosas trascendentes con este propósito, me pongo a pensar que es lo que SI puedo hacer, y cierro proponiéndome: “tengo que hacer lo mejor posible en cada situación cotidiana”. Enseñar al que pueda, ayudar al que pueda, ser honesto aún cuando me haga sentir un boludo… Y ahí cierro la jornada de reflexión con un toque de esperanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *