El rescate de los libros

Esta semana vivimos en Argentina una situación surrealista. Con la absurda justificación de evitar la entrada de tintas con contenido de plomo, se intentó dificultar seriamente la entrada de libros importados al país, en una especie de versión 2012 del “Alpargatas sí, libros no” de 1946.

Pienso que no hace falta aclarar que vivimos en un mundo donde el conocimiento es crecientemente necesario para mantener al país en la frontera del conocimiento científico y tecnológico y donde la generación de ideas es cada vez más global. Pero parece que no todos entienden esto.

En este post quiero compartir con ustedes dos visiones acerca de este tema.

La lucha contra la piratería y el avance sobre las libertades individuales

Unos días atrás me pidieron que escribiera una columna de opinión para el diario Perfil sobre lo que está pasando con la ley SOPA y los demás intentos alrededor del mundo para combatir la piratería. La preocupación central que expreso en la nota es el avance sobre las libertades individuales que se esconde detrás de estas leyes, con la excusa de proteger los derechos de autor.

Aquí comparto el texto, incluyendo algunos párrafos adicionales que quedaron fuera de la versión publicada por cuestiones de espacio. El título también es distinto por esa misma razón.

Cada loco con su tema

Todos tenemos nuestros pequeños trastornos obsesivos compulsivos. Esas chifladuras que adquirimos en alguna etapa de la vida y que nos acompañan en nuestro fuero íntimo durante nuestras vidas.

Pero lo que más me gusta de las redes sociales es que de repente por ahí se nos ocurre hacer público algo de nuestro raye y nos llevamos la sorpresa de que no estamos solos. Que el mundo está lleno de locos, ¡algunos incluso más dementes que nosotros!

La cultura Twitter y la adictividad de la gratificación inmediata

"...estás leyendo esto todavía o ya estás
por cliquear en otro link? ...
 Necesitamos ser a la vez patinadores en
la superficie de la laguna y buceadores.
Dominar la habilidad de acceder a hechos
mientras reservamos el tiempo y espacio
para hacer algo significativo con ellos"
Andrew Sullivan (The Times)

Hace un tiempo atrás compartí en un post mi gran preocupación por la pérdida de la capacidad de concentrarse y prestar atención derivada del uso habitual de Twitter y otras redes sociales que observo en mí y muchos de los que me rodean. Ese post dio lugar a una gran discusión y se convirtió en el más “retwitteado” de la historia de Riesgo y Recompensa.

Hace unos días atrás Guillermo Jaim Etcheverry publicó una columna en el diario argentino La Nación, donde, con su habitual lucidez, reflexiona sobre los efectos de la hiperconectividad sobre nuestra capacidad de concentrarnos.

Allí, él plantea que vivimos  falsamente convencidos de que “a cada instante, en algún lugar del planeta está ocurriendo algo trascendental para nuestras vidas”. Esa íntima convicción, apareada con la abrumadora disponibilidad de nueva información en tiempo real, genera, al decir de David Meyer, “una plaga cognitiva capaz de anular la capacidad de concentración y pensamiento productivo“. (La cita que Jaim Etcheverry hace proviene de este artículo que les recomiendo leer completo si les interesa el tema).

Yo comparto esa línea de pensamiento, pero hay un elemento que creo que está faltando: nuestra repentina e irrefrenable adicción a la “gratificación instantánea”.

El arte de pelear en los blogs, recargado

Hace bastante tiempo atrás, Magdalena Day, autora del famoso “Tuti Blog”, escribió un post invitado hablando sobre el placer de la pelea blogueril. Hoy Tuti vuelve a la carga con una segunda parte al post original.

Qué mejor manera de mostrarle a ella que el post les gustó que peleándose y discutiéndole todo lo que dice! :)

¡Que lo disfruten!

————————————-

Este año le comenté a Santiago que tenía ganas de hacer el post continuación de aquel primer “El arte de pelear en los blogs” que tanto disfruté escribir y que tuvo una inmensa cantidad de comentarios gracias a ustedes.

La idea era hacer un “El arte de pelear en Twitter” ya que desde hace un año explotó en Argentina y Latinoamérica. Es además el lugar en donde -creemos- que casi todo pasa, que se dan discusiones entre funcionarios de gobierno, entre vedettes y actores, músicos y fans. Y entrepreneurs… obbvio ;)

Se ve que los 140 caracteres llevan a una necesidad, casi escatológica o de catarsis, por parte de muchas personas de “ser alguien” a partir de la agresividad o de concentrar sus energías en hacer un tweet casi poético para sus 5 minutos de fama.

Pero finalmente decidí que mejor volvamos a hablar de la pelea en blogs por varias razones:

La cultura Twitter y el fin de la atención

Brain stimulation

Las clases que estamos teniendo en Singularity University son absolutamente increíbles. Una oportunidad única de escuchar oradores que te vuelan la cabeza. Y sin embargo hay algo que me deja profundamente preocupado: lo que más me llama la atención mirando lo que sucede en las clases desde una cierta distancia es que, por más que queramos, los estudiantes no logramos prestar atención de manera sostenida.

Parece como si la cultura de la brevedad reflejada en Twitter o TED (cuanto más corto mejor) hubiera destruido nuestra capacidad de sostener el foco de nuestra atención más allá de unos pocos minutos.

¿Qué es y para qué sirve Twitter? – Parte 2

twitter logo

Siguiendo con el hilo del post de ayer, acá va la segunda parte de la explicación sobre qué es y para qué sirve Twitter. Cerramos con tres razones más por las que está bueno usarlo y algunos tips para arrancar.

¿Qué es y para qué sirve Twitter?

twitter bird

A mí Twitter es una herramienta que cada vez me gusta y me sirve más. Y despacio fue desplazando a Facebook a un claro segundo plano cuando de mi uso de redes sociales se trata. Pero me pasa todo el tiempo que confundo la “pecera” en la que me muevo con el universo entero. Y como alrededor mío mucha gente lo usa, me parece que hoy es tan común como hablar por teléfono.

Yo “twitteo” bastante. Y si les interesa seguir mis tweets pueden ir a esta página y cliquear el botón que dice “Seguir”.

Pero el otro día estaba en un almuerzo con varias personas de mi edad y me sorprendí al saber que era el único que lo usaba. Y cuando hablaba de Twitter todos los que estaban conmigo me miraban como si hablara en chino. Justo esa misma tarde un lector del blog me mandó un mensaje pidiéndome si podía explicarle un poco qué era y para qué servía y escribí un texto que me pareció que valía la pena compartir con los demás.

Si ya conocen y usan Twitter les recomiendo que no sigan leyendo porque no creo que diga muchas cosas que no sepan ya. Los invito si quieren a ir directo a los comentarios y compartir qué utilidad le ven ustedes.

Pero si conocen poco y se preguntan qué es y para que sirve eso que no tantos usan pero todos nombran, este post es para ustedes. Arranca contando qué es Twitter desde cero. Y les prometo que cuando terminen van a entender el chiste de arriba! :)

El peligro de las redes sociales

En las charlas que di recientemente en Wordcamp y Buenos Aires 2.0 compartí algunas ideas sobre mi visión del fenómeno de Internet 2.0 y las redes sociales. En este post y algunos más voy a compartir los principales puntos que toqué sobre este tema. El primero tiene que ver con el peligro de usar redes sociales.

No es raro en estos tiempos escuchar a quienes no adoptan herramientas 2.0 que no lo hacen porque usarlas es peligroso. Dicen que no subas tus fotos a Flickr. Que no pongas que vas a hacer en tu status de Facebook o Twitter o Friendfeed. Que alguien podría usar la información allí compartida sobre ti mismo para hacerte daño; por ejemplo, secuestrarte. Yo creo que ese es un argumento totalmente absurdo.

El amor por la tecnología: larga vida a las Blackberries

En el mundo de hoy en día hay dos clases de personas: las que aman la tecnología y las que la rechazan. No hay término medio.

Yo claramente pertenezco al primer grupo y como tal no puedo entender a los que llaman “descanso” a estar en un área sin cobertura de email o Internet. Esa es mi definición de “stress”! Para el amante de la tecnología no hay sentimiento de mayor paz que tener el inbox vacío por estar al día. Y por lo tanto no hay mejor amigo que la Blackberry (o el iPhone)!