Loading
04-11-2014

¿Cuál es la edad ideal para emprender?

Screen Shot 2014-11-04 at 1.10.37

Dos meses después de cumplir 25 años tomé una de las decisiones más importantes de mi vida: renuncié a mi trabajo en Procter and Gamble, donde estaba haciendo una buena carrera, para perseguir mi sueño de ser emprendedor. Inicié en ese momento un proceso que condujo, después de algunos meses, al nacimiento de Officenet, mi primer emprendimiento de negocios.

Mis dos años en P&G me habían dado cierto entrenamiento, pero mi falta de experiencia era innegable: nunca había tenido una sola persona reportando a mí. ¿Era ese el momento correcto en la vida para pegar el salto? Hoy quiero compartir algunas ideas con ustedes respecto de la edad ideal para iniciarse como emprendedor.


En un estudio publicado por la BBC diez días atrás, el fondo de inversión Bloomberg Beta analizó los perfiles de cientos de fundadores de startups para intentar identificar posibles emprendedores, antes mismo de que decidan emprender. El perfil resultante incluyó varias sorpresas:

– Por un lado, la mayoría eran mayores de 35 y casi 40% eran mayores de 40.

– Por otro, buena parte habían trabajado en relación de dependencia durante mucho tiempo en la misma empresa.

Esos resultados me sorprendieron y me llevaron a pensar cuál es el momento ideal de la vida para pegar el salto.


Indudablemente las primeras imágenes que vienen a la cabeza cuando uno piensa en los grandes emprendedores son las historias de los genios precoces: Steve Jobs, Bill Gates, Mark Zuckerberg y Michael Dell iniciaron varias de las compañías más emblemáticas del mundo entre los 18 y los 20 años. Sin embargo, por más impresionante que sea esa lista, es en realidad bastante corta. La idea de que un chico puede, desde su habitación en la universidad, construir una de las corporaciones más grandes del planeta, es tan seductora como improbable.

Tener éxito como emprendedor requiere una conjunción de factores:

– Capacidad de tomar riesgo: dejar la relación de dependencia para iniciar un proyecto propio implica, en la mayoría de los casos, un período prolongado de no tener ingresos, o al menos estar bastante por debajo del costo de oportunidad salarial. La manera ideal de sobrevivir a esa etapa es haber acumulado cierto ahorro y tener una estructura de gastos liviana y eso sucede especialmente entre los 23 y los 30, cuando uno tuvo tiempo de trabajar unos años y ahorrar pero todavía suele ser soltero y no tener hijos. Una vez que comienzan a llegar los chicos el nivel de gasto mensual aumenta de manera considerable y también el sentido de responsabilidad. A partir de ese momento la capacidad de tomar riesgo decrece sensiblemente. Al momento de dejar P&G mi gasto todavía era muy pequeño y no tenía hijos. Por eso, pese a que mi nivel de ahorro no era demasiado elevado, me alcanzaba para sostenerme por un par de años si lograba no aumentar mi nivel de vida.

– Energía: los primeros años de un startup son demoledores y no es raro trabajar los siete días de la semana en horarios muy extendidos. Como suele decirse, ser emprendedor no es un trabajo “full time”. Es un trabajo “full life”. A eso se suma, muchas veces, la necesidad de viajar mucho, dormir noches cortas en aviones, tolerar largas esperas de aeropuerto, salir a horas absurdas. Si bien hay mucha gente a los 40 que muestra un nivel de energía elevado, en mi experiencia personal mi resistencia a semejante ritmo se mantuvo pareja desde que comencé a los 25 pero comenzó a caer un poco a partir de los 35.

– Experiencia: para armar una empresa son necesarias montones de habilidades. Y conducirla si te va bien requiere de muchas más. Si la cosa funciona, la fase de “garage” deja lugar relativamente rápido a una etapa donde el desafío mayor es de management y estrategia. Para eso, toda la experiencia adquirida en trabajos previos, cometiendo los errores mientras otro te paga el sueldo, es invaluable. Mis dos años en P&G me ayudaron mucho, pero probablemente unos años más hubieran venido bien. La experiencia crece con el tiempo, de modo que los 28 a los 40 parece ser un buen rango para esta variable. Claramente Officenet salió adelante a pesar de nuestra inexperiencia, no gracias a ella.

– Capacidad de reclutar talento/financiamiento: Finalmente, emprender requiere también de la capacidad de convencer a otros de que te apoyen, ya sea aportando capital, sumandose como empleados o haciendo negocios con tu empresa. En el caso de Officenet necesitábamos un monto de inversión muy grande y haberlo conseguido a los 25 fue un “milagro”. También fue difícil atraer talento top: la mayoría de las personas clave de nuestro equipo que reportaban a nosotros eran entre 5 y 10 años mayores. No es muy habitual que la gente acepte tener un jefe tanto menor. Por último, el aspecto más difícil suelen ser los acuerdos comerciales:  nosotros necesitábamos que aceptaran vendernos y nos dieran crédito empresas grandes y conservadoras como Ledesma, Hewlett Packard y Bic. Preocupadas por nuestra excesiva juventud, varias de ellas ni siquiera nos daban reuniones. Si no hubiera sido por una apuesta fuerte de 3M, que nos apoyó a fondo, tal vez nos hubiera resultado imposible dar una oferta de productos competitiva en nuestro lanzamiento. Por la edad de los interlocutores, para mí el momento ideal en este punto comienza a los 30.


Conclusiónes:

1) Balanceando las cuatro variables, para mí la mejor franja está entre los 25 y los 35, y el punto ideal entre los 26 y los 32. En esa franja etaria estaban los fundadores de Google, HP, Sony, Nike, Fedex, Cisco, Visa, Amazon, Xerox, Ebay, Baidu y Oracle, entre otras. La lista es muuuucho más larga que la de los menores de 25. En esa edad se balancea bien en general no tener gastos grandes todavía, haber podido trabajar para adquirir experiencia y ahorros, estar con la energía al mango y haber alcanzado un cierto grado de madurez para ser percibido como un interlocutor válido al reclutar, buscar capital o cerrar acuerdos comerciales.

2) Si vas a salirte de ese rango, es mejor salirse por encima que por debajo. Haber pasado los 35 no es una “sentencia de muerte”. Hay muchas empresas grandes cuyos fundadores estaban entre los 35 y los 45, incluyendo Ford, Gap, Coca Cola, Starbucks y Walmart.

3) Pasados los 45 no es imposible, pero la lista de ejemplos se acorta notablemente. General Electric, Adidas y Nestle son algunos casos. Bank of America e IBM, finalmente, muestran que aunque la chance sea menor, se puede incluso empezar después de los 60. Quizá la historia más linda sea la de Felix Brunatto, emprendedor Endeavor de Chile que fundó su fábrica de chocolates (muy exóticos!) a la joven edad de 71!

4) Si miramos los diez emprendedores en los cinco startups co-fundados por Quasar hasta ahora, el promedio de edad es 30.2. Siete tienen entre 26 y 30 pero dos son mayores de 40, lo que muestra que no hay que ser fundamentalista en esto. En los equipos que están en fase de armado hay varios treintañeros más y otr mayor de 40 (aparte de Andy y de mí!). Así que estamos bastante alineados con lo que dio el análisis teórico que hice… No está mal!

    Hay 13 comentarios - Agregá el tuyo!

  1. 1
    kurt says:

    No estoy muy de acuerdo aunque cada caso es particular. Tengo 32, casado, con un hijo y pagando una casa. No me veo saliendo de esta zona de confort antes de los 40 y quizás en ese momento ya sea tarde. Siento que mi oportunidad pasó hace varios años.

    • 12
      Daniel Camilo Montoya Sánchez says:

      Amigo, te estas estancando, una amiga de 38 años trabajo toda la vida como asistente de clinicas odontologicas, no tiene titulos solo el bachillerato, es soltera con dos hijos. Ella a esa edad renuncio, y con dinero entre amigos, monto una clinica con mejores servicios. Ahora tiene 42 años y me dice: porque no se me ocurrio antes, de haberlo hecho, tendria mucha plata en este momento. Pese a eso, apenas a esta edad empezo a tener sus cosas propias, de vivir en un apartamento pagando arriendo y llevando toda la obligacion, emprendio. Igual no es millonaria, pero su negocio ha crecido mucho y en esas sigue.

  2. 2
    Mario says:

    Depende de cual sea la definición de emprendimiento. En el artículo das todos ejemplos de empresas que terminaron siendo grandes. Pero hay infinidad de casos. Ej, conocido, 55 pirulos, queda fuera de su muy buen laburo como jefe de APM de un laboratorio. Superada la angustia inicial se dio cuenta que podía él poner su distribuidora de medicamentos. Resumen, en 5 años se retiró. Siempre me dice OJALÁ ME HUBIERA AVIVADO ANTES! Pero en definitiva la edad no fue un impedimento, sino un plus por la experiencia acumulada. Hoy es un feliz “jubilado” que viaja por el mundo.

  3. 3
    victor says:

    Impresionante. Cuanta sabiduria santiago en tus palabras. Me hecho ver el mundo de otra forma. Gracias eternamente.

  4. 4
    victor says:

    El contenido de esta nota es propio de un genio. Gracias santiago por ser argentino.

  5. 5
    Leonardo_666 says:

    excelente análisis !
    me hiciste acordar cuando trabajaba en Casa Ale y el dueño puteaba a porque le habia bajado la venta de los rollos de fax y descubrió que era por culpa de “los pendejos de officenet”.
    ajajjajjaaa !

  6. 6
    Emilce says:

    Gracias por compartir tus reflexiones.!!! Ser un emprendedor tan generoso es muy valioso para la sociedad argentina.
    Un cordial saludo.
    Emilce.

  7. 7
    federicoast says:

    Me parece un artículo lúcido y necesario. Es necesario desmitificar a los Zuckerberg, rarísimos cisnes negros, que generan enorme frustración en jovenes de 25 años que sienten que “ya les pasó el tren”. Es un debate que tenemos que darnos.

  8. 8
    RamiroFerrer says:

    Si hay una parte que me parece muy importante, es la de no tomar el puñado de súper éxitos precoces como vara con la cual medir a los demás y a nosotros mismos.
    El mundo está repleto de exitosos anónimos, que son multimillonarios sin que se entere ni su vecino. Muchos de ellos se hicieron millonarios a edades en las que hoy ya no conseguirían empleo ni de camareros de restaurante.
    El éxito puede venir en cualquier momento, especialmente si la persona en cuestión no viene “acompañada” por factores facilitadores y catalizadores, como familiares, amigos, contactos o estudios en grandes universidades.

    Un dato no menor, es que el éxito económico en países como Argentina llega mucho más tarde, en promedio, que en los países del norte del mundo. Esto es clave tenerlo en cuenta. Ser millonario a los 25 años en Estados Unidos es mucho menos meritorio que serlo a los 30 en Argentina.
    También pienso que, en los países “caóticos” como la Argentina, es más probable alcanzar el éxito mediante la persistencia y la acumulación continua que por una situación de cambio brusca y poco predecible.

  9. 9
    Horaciux says:

    Solo para poner un manto de realidad, hay otros casos. Yo me lancé y me dediqué de lleno a algo que no termino de despegar y luego de 5 años, volver a buscar trabajo no fue fácil. El que te entrevista piensa que en la primera de cambio un tipo con espíritu emprendedor lo deja a gamba.

  10. 10
    Santiago Pereiro says:

    Santi, buen tema. Coincido con algunos de los comentarios en que es muy difícil precisar una edad ideal. Creo que es algo muy personal.

    Mi caso, por ejemplo, estaría muy cerca de tu ideal. Empezé a los 30, pero luego de 5 años de experiencia en una organización (Techint) con cosas muy buenas para aprender, pero que te puede dejar ciertos vicios corporativos. Por otro lado, mi mayor impacto lo estoy teniendo en mis 40. Y si pudiera elegir de nuevo, empezaría antes de los 30.

    Creo que saber que es lo que hace falta para que el proyecto (y vos) progresen y rodearte de lo que vos no tengas es más importante que la edad. (Ej: si sos muy joven, mentores, si sos mayor, equipo o socios jóvenes, etc).

  11. 11
    Mariano Fernandez says:

    Chicos el tren pasa a cada rato! Quítense esa idea de que ya no es momento para comenzar, el momento es el que ustedes decidan arrancar! Aprovecho para agradecer la generosa energía de Santiago, fantàstico!

  12. 13

    […] de esta información la encontre en el blog de Santiago Bilinkis, el argentino creador de, entre otras, […]

Deja un comentario

Por favor completa correctamente los campos requeridos, y no te olvides de tu comentario!

Suscribirme al blog

Ya está disponible mi nuevo libro "Pasaje al Futuro" Quiero ver dónde comprarlo