Loading
16-05-2011

La inseguridad más radical

El problema de la inseguridad nos impacta por todos lados. Las imágenes y testimonios nos asaltan desde el bombardeo mediático, las cadenas de mail o los relatos de primera o segunda mano de quienes han visto su seguridad comprometida de algún modo u otro.

Alguna vez argumenté en este post que, a mi modo de ver, en general confundimos a las verdaderas víctimas con los victimarios. En una línea similar, tenemos hoy este post invitado de Cynthia Frenkel.

Cynthia, aparte de ser mi esposa, es psicoanalista y trabaja en un centro público de salud mental.

——————————————————

César González tiene 21 años. Pasó de los 15 a los 20 en institutos de menores y en la cárcel. Estando en esos lugares en que, como alguna vez dijo uno de mis pacientes, “Entrás con ganas de robar y salís con ganas de matar”, César “aprovechó” el tiempo para terminar el secundario y descubrir su pasión por las letras. De la mano de Patricio “Merok” Montesano, un tallerista voluntario de la cárcel, César se descubrió poeta y se rebautizó a sí mismo, adoptando el seudónimo de Camilo Blajaquis.

Descubrí a Camilo escuchando una entrevista radial que le hizo Andy Kusnetzoff  hace un año. Lo escuché decir: “Quiero que haya cultura en los barrios, deporte en nuestra villa… que sepan quién fue Kafka, Foucault, Van Gogh ¡Que se haga la prueba! ¿Qué pasa si inundamos de cultura la villa? En la villa tenés las armas servidas en bandeja para salir a robar. Es más fácil encontrar un arma que un libro. Si (…) es más fácil encontrar un arma y salir a robar que encontrar un libro y leer, entonces los resultados están a la vista.”[1]

En aquel momento me contacté con él y así supe que estaba por editar un libro de poesías, escrito desde el encierro, al que tituló “La venganza del cordero atado”. Una obra trascendente.

Durante la entrevista con Andy, Camilo, que vive en la villa Carlos Gardel, describe el desamparo diciendo: “De la avenida para allá es otro mundo… para nosotros la sociedad son extranjeros.”[2] Esos extranjeros, de los que habla Camilo, somos la mayoría de nosotros.

Sus palabras me hacen pensar que la inseguridad más radical es la de la exclusión, la de no tener lugar en el amparo de los otros, de la sociedad. Y las principales víctimas son los marginados, los indigentes, los pobres… los “desamparados” (aunque en algunas ocasiones la pobreza y el desamparo no vayan de la mano).

Camilo Blajaquis y algunos de mis pacientes, que han vivido la vida en los márgenes, me desafían permanentemente y sacuden mi cabeza. Nos sentimos amenazados justamente por aquellos a quienes, en realidad, se les quitó más de lo que nosotros tememos perder.

Esto me hace pensar que tal vez, en muchos casos, el robo sea, para quien está excluido, un modo compulsivo de quitar a otro lo que no le fue dado, ocasionándole una falta donde poder alojarse, llamando su atención, buscando la respuesta a esa pregunta fundante del sujeto que dice: “¿existo para ti?”

El juego de las escondidas de los niños busca justamente la confirmación de que existimos para el otro, que nos busca. Quien no se siente tenido en cuenta, quien siente que sus privaciones no son registradas por los demás, quizás recurra al robo como una forma de exigir respuesta a la pregunta: ¿qué otra me queda, para que notes mi existencia, que adueñarme forzadamente de un objeto tuyo?”. Pensemos en el siguiente ejemplo: alguien pide dinero en la calle y nosotros desviamos la mirada;  alguien arrebata una cartera y capta la atención de todo el mundo.

Decía el psicoanalista Donald Winnicott: “(…) Comprender que el acto antisocial es una expresión de esperanza constituye un requisito vital (…). Una y otra vez vemos cómo se desperdicia o arruina ese momento de esperanza a causa de su mal manejo o de la intolerancia. (…) Debemos ir al encuentro de ese momento de esperanza y estar a la altura de él.” [3]

Habitamos una sociedad enfadada, sedienta de venganza, que clama por aplicarle mano dura a los delincuentes y se pregunta poco por las causas que generaron que algunos vayan cayendo del sistema.Los psicoanalistas y muchos otros profesionales que trabajamos en instituciones públicas trabajamos cotidianamente con quienes han quedado marginados y somos muchos los que apostamos a que reconociéndolos, dándoles lugar y ofreciendo espacios de inclusión, contribuiremos a que desciendan los índices de delincuencia. Historias como la de Camilo y las de muchos pacientes nos confirman que esta apuesta vale la pena.

La postura que más se oye en nuestra época aparece bien reflejada en este mail que circula en cadena, en el cual el acento se pone solo en suprimir el síntoma (el robo) y no en aquello que habitualmente lo causa (la exclusión). Esto no significa que quien cometa un delito no deba enfrentar las consecuencias de sus actos, sino de comprender que el castigo individual por sí no resuelve el problema de fondo que tenemos como sociedad y que Camilo expresa bellamente en este poema (ver al final del post).

La solución tiene, sin lugar a dudas, un componente importante de políticas públicas: acceso a salud y educación públicas, gratuitas y de calidad; a vivienda y trabajo dignos; a una justicia que mida a ricos y a pobres con la misma vara... Estas políticas de inclusión por parte del estado son imprescindibles para posibilitar un destino menos trágico.

Pero esa nueva oportunidad no debe ofrecerla solo el estado sino, fundamentalmente, nosotros. Si, en vez de desviar la vista, sostuviéramos la mirada, tal vez más que demandar que se baje la edad de imputabilidad, pediríamos que todos puedan estudiar, alimentarse, tener una casa digna, atender su salud, sentirse protegidos y cuidados. Que se sientan reconocidos por nuestra mirada sería un buen primer paso.

Entiendo que para aquel que es víctima directa de un delito como el robo, es difícil percibir que detrás de muchos de los que lo cometen subyace una expresión de esperanza. Pero considero crucial sobreponernos a la afectación personal que nos generan las situaciones en que somos víctimas de la delincuencia común para que nuestros reclamos de seguridad sean, ante todo, reclamos por justicia social.

Esperar seguridad en un contexto de exclusión y enormes desigualdades es una pretensión desatinada.

Y Camilo orienta un camino posible, redoblando la apuesta. Dice el “poeta de la calle”: “Bueno, llegó el día en que el cordero sale a vengarse del lobo. Pero no asesinando al lobo, sino llevándole una poesía. Mi venganza con la sociedad no es matar a alguien. Mi venganza es la reflexión.”[4]

Ahí afuera hay muchos esperanzados y solo vemos delincuentes.

-

-


Notas:

[1] Radio Metro 95.1, Programa “Perros de la calle”, conducido por Andy Kusnetzoff, 25/1/2010.

[2] Radio Metro 95.1, Programa “Perros de la calle”, conducido por Andy Kusnetzoff, 25/1/2010.

[3] Winnicott, D.: “Deprivación y delincuencia”, cap. “La tendencia antisocial”, Paidós, Argentina, 2008, pág. 147 y 148.

[4] Revista Viva, 27/6/2010 “El poeta de la calle- César González”.


Villas: La vida en un mundo aparte o así se vive apartado del mundo

por Camilo Blajaquis (La venganza del cordero atado, Ed. Continente, 2010)
(dedicada a la gente de la Carlos Gardel, mi barrio)

Familias numerosas, o mejor dicho madres solteras con muchos hijos.
Los cascotes que inventan caminos así el barro no te muerde los tobillos.
Pilones de basura por acá y por allá. Esqueletos de autos robados ya desmantelados, saqueados y prendidos fuego. El sonido de un disparo en una esquina, diez disparos de respuesta en otra.
Charlas de vecinas a través del alambrado mientras cuelgan la ropa en la soga: “Che te enteraste que lo mataron a fulano”. “Si, y que a mengano le reventaron el rancho en la madrugada”. La policía y sus cacerías.
La iniciación sexual bien temprana, los guachos, las pibas.
El comedor que se redujo a tan solo una merienda por día.
Los que se van a trabajar con sus bolsitos y sus bicis y sus ojos tristes y cansados.
La mayoría de la juventud que abandona la escuela sabiendo que San Martín lo único que hizo fue posar para el billete de cinco pesos.
Las madres que lloran la muerte del hijo en velorios propios y ajenos.
Más patadas que gambetas en el campeonato de fútbol, los domingos a la tarde. El aire intoxicado por el porro cortado que está vendiendo hoy la transa. Los evangelistas y sus gritos. Los perros persiguiendo las motos.
El guiso salvador del mediodía, el mismo guiso a la noche, lo que queda del guiso mañana.
Uno con las últimas Nike al frente, dos acá a la vuelta, diez en el fondo.
El micro que recorre los penales lleno de novias, de hijos, de madres y padres. La cumbia poniéndole ritmo a la miseria. El amanecer y los carros. El amanecer y los que todavía siguen de gira.
Los muchos sueldos flacos destinados a un celular, a ropa nueva, a disfrazar la pobreza. Maradonas que mató la policía, que están en cana o laburando en una fábrica y que derrochan su magia pero en canchita de barro.
La avenida y su frontera que divide a la villa del mundo. Rezos que ruegan exiliarse a la sociedad.
El sonido anestesiante de la lluvia maltratando las chapas. Los extranjeros de la clase media que vienen a comprar droga y se van descalzos, sin plata, pero con droga.
Las velas derritiéndose en los mini-santuarios con las fotos de los pibes que murieron a manos de las balas, paredes que recuerdan sus hazañas.
Mujeres que modelan ante la pandilla, amor inconsciente pero puro, niños que se convierten en padres.
La religión de odiar a la yuta y dos de sus devotos a bordo de un super auto seguramente robado.
Habitantes que se conocen todos, secretos que saben todos, engaños imposibles de ocultar.
Panorama de vida que siempre tiene olor a celda, a plomo, a trabajo en negro o en gris… o a traje de encargado de limpieza.
Es la villa, es otro mundo, es vivir apartado.

Posts Relacionados



Tags

  • Pingback: BETA Weblog, educación y tecnología en Argentina

  • http://irisfernandez.com.ar/betaweblog/?p=2109 Iris Fernández

    Creo que algunas personas no están entendiendo el concepto de inseguridad. Inseguridad no es delincuencia ni robos. Es la falta de seguridad. No tener salud, vivienda y educación es la peor inseguridad.
    Hay mucho para responder a los comentarios, por eso escribí un post sobre el tema en mi blog, donde incluyo fotos que muestran que delincuencia no es clase baja. Delincuencia es no creer en las reglas del sistema. Por ser el dueño de las reglas, o por estar fuera del sistema.

    http://irisfernandez.com.ar/betaweblog/?p=2109

  • Raquel A.

    Cynthia
    Por lo menos a mí me cuesta mucho escribir sobre una nota con la cual estoy TAN de acuerdo que siento que no puedo sumar nada ni sembrar una discrepancia. Es impecable e implacable esta visión de la inseguridad de la que tantos hablan pero nadie entiende y muchos incluso siembran. Entender que sentirnos seguros esta estrechamente ligado a reclamar y trabajar por la justicia social es fundamental para crecer y ser el famoso ”país en serio” por el que tantos reclaman. Yo conocía algo de la historia de Camilo, es muy emotiva, y también les recomiendo la revista Garganta Poderosa, nació de diferentes agrupaciones vecinales de villas y barrios carenciados, allí donde mucha gente solo ve delincuentes hay humanos que sueñan, sufren, ríen, desean y sienten.
    El Estado tiene que estar presente y nosotros no debemos recostarnos en la comodidad de ”que lo haga el estado”. Los noticieros hoy te hacen el show del pobre chico que no tiene que comer, y en el bloque siguiente fogonean todo lo que pueden el asesinato del día, cometido por alguien muy parecido a ese chico que en el bloque anterior te hizo lagrimear, y así el incauto supone que es delincuente solo el que quiere. Exige mano dura, cárceles infantiles, pena de muerte y toda insensatez que este en boga, y termina siendo, para mí, un ciudadano mucho mas peligroso que un chorro.
    La foto (espantosamente grafica) y la nota son excelentes: para leer, releer y después apagar la pc y decidirse de una vez a conocer de verdad lo que pasa en la sociedad: salir a la calle, hablar con la gente, conocer los barrios y sacarnos de una vez por todas la comodidad del ”no quiero entender”.
    GRACIAS!!!

  • Liliana HILARIO

    Querida Cynthia:
    Tu artículo es un delicado tejido de inteligencia y sensibilidad.
    Es un orgullo para mí, ser tu compañera en el Ameghino. GRACIAS.

    • irene

      Hola Liliana, por favor, enviáme tu dirección de e-mail, necesito pedirte un favor.
      Gracias,
      Irene Eizykovicz

  • Ernesto Gore

    Impresionante el texto de Cynthia y ¿qué decir del de Camilo?
    Esta idea me sigue dando vueltas:
    ” Nos sentimos amenazados justamente por aquellos a quienes, en realidad, se les quitó más de lo que nosotros tememos perder.”
    Hay un solo camino, el que alguna vez se comenzó y luego se prefirió olvidar, el que hizo de la Argentina todo bueno que llegó a ser, hacer escuelas de lujo para los pobres.

  • http://SantiagoBilinkisRiesgoyRecompensa Lidia D¨Angiolillo

    Muy bueno Cynthia el enfoque de la inseguridad desde una mirada más profunda que cuestione las causas verdaderas y haga pensar en la urgencia de cambios estructurales para dejar de una vez por todas el concepto de los “malos” y los “buenos”,que beneficia a los “apropiadores” de la pertenencia a la sociedad y margina al resto con la ilusión de tener así más poder. Falta agregar que fomentar el miedo a la inseguridad y a los discriminados, genera mucha riquezas a través de diferentes caminos ( industria bélica, medios de comunicaión poderosos, agencias de seguridad, etc., etc).
    Celebro con mucha satisfacción los cambios evidentes que están ocurriendo en cuanto a la participación en la comunidad , sobre todo de los jóvenes, y la caída de tantos mitos que fueron fruto de la ambición o bien de la angustia por la impotencia ante la impunidad que hemos sufrido día a día. Por ej. mitos culturales, muy bien ilustrado en tu exposición sobre Camilo, donde quedan replanteados los valores artísticos que no son propiedad de ninguna clase social. Es muy reconfortante presenciar esta búsqueda de valores para alguien de mi generación en que la palabra solidaridad era lo más natural y que luego pasó a ser extraña o peligrosa. Nuevamente, festejo las ganas de hacer honor al deseo y la pasión.

  • mariana pd

    Cynthia, estoy completamente de acuerdo con tu planteo. Creo que vivimos en una sociedad que produce lo que padece y después se dedica a vigilar y castigar. Por suerte la esperanza (Camilos) siempre se le escapa.
    Cariños
    Mariana

  • ghirardotti martin

    Excelente! dificil agregar algo….. solo recomendar compartirlo

  • http://www.movimientosolidario.com.ar Diego “guzzi”

    Antes que nada muchas gracias Cynthia por este post tan revelador, al menos para mí.
    Que tema tan polémico y del cuál siempre o al menos “por lo que se ve en los noticieros” se resuelve diciendo que el gobierno nacional o el gobierno de la ciudad no tiene politicas contra la inseguridad o se habla de combatir la inseguridad teniendo mas policias en las calles, yo siempre que vi este tipo de afirmaciones digo pucha nos vamos a terminar pareciendo a Colombia o alguno de estos paises en donde los que pertenecen a una determinada clase social tienen que vivir en barrios cerrados y salir en autos blindados, cuanta ignorancia la mia, claro es mas facil llegar del laburo, poner un rato el noticiero y ver en cierto modo la informacion ya procesada y digerida, y decir una y otra vez lo mal que estamos, el asociar la inseguridad con la falta de personal policial es tan simple, o directamente decir que es necesario bajar la imputabilidad hasta los 14 años. Ahora viendo este post pienso, y digo claro, es mas facil poner mas policias o hablar de inseguridad referenciado siempre a los hechos delictivos, o de edad de imputabilidad, que decir o pensar que le estamos errando y mucho como sociedad, es mucho más dificil llamar a la reflexion, brindar información real y consistente o el analisis de los porqué, y pensar que en mi trabajo actual aplicando los Five Why´s (los 5 porqué) que se utiliza para Analisis de Causa de Raíz (RCA) hubiera llegado a conclusiones no se si tan profundas pero si tal vez con un sentido similar a los de este post, pero como dije es mas simple y mas rapido, enceder la Tv ver un poco de lo que hay y quejarme de lo mal que estamos en vez de profundizar solo un poquito más.
    Nuevamente muchas gracias!!!

  • http://www.cambioemprendedor.com.ar Cristian

    Cynthia/Santiago
    La verdad es que me pareció sumamente interesante el post. Estoy convencido que el tema de la inseguridad es un tema que nos involucra a todos. No es únicamente del estado, de la policía, de la política, de la justicia, sino de TODOS.
    En lo personal, soy un defensor de promover el espíritu emprendedor, desde una mirada amplia. Vemos al emprendedor no únicamente como alguien que desarrolla algo productivo, sino como una manera de vida. Somos emprendedores creando una empresa, en el club, en una ONG, cómo empleado, en el estado, etc. etc. En definitiva quienes vemos al emprendedorismo como una manera de vida en lugar de una etapa en la vida, estos problemas de la sociedad deben movilizarnos.
    Me gustaría compartir una experiencia que con un grupo de emprendedores estamos trabajando con 15 internos de la unidad penitenciaria Nª9 de La Plata. Llegamos por un pedido de un juez para que ayudemos a conformar una cooperativa de producciones braile. Más allá de la temática en si, estamos asistiendo a este grupo y su entorno familiar y con intenciones de sumar a otros grupos, en ver al emprendedorismo como una manera ayudar a la inserción social. De hecho esa idea esta involucrando a mas emprendedores que al enterarse quisieron involucrarse, y a internos que han pedido que ayudemos con sus proyectos.
    Un caso para tener en cuenta, en la unidad 9 como en la mayoría de las unidades penitenciarias, los internos estudian en su gran mayoría (los que deciden hacerlo) abogacía. Intentando ejercer una auto ayuda en sus causas; con el objetivo de “traspasar el muro”. Pero lo llamativo es que cuando uno les pregunta quienes se dedicarían a ejercer como abogados o trabajar en esos ámbitos (cuando logren ese objetivo), prácticamente ninguno piensa en usar lo que estudiaron para ayudar a su inserción social!. Esto nos movilizo a pensar en que deberíamos promover programas de formación vinculadas al emprendedorismo y las posibilidades al momento de emprender algo por su vida!
    Saludos a todos!!

  • GRACIELA PIANTAGARBUGLI

    cinthya muy bueno articulo, coherente y real. adhiero a tu postura. felicitaciones!!!!

  • Santiago

    Gracias por compartir esto Santiago ! Leo tu blog seguido y siempre encuentro cosas frescas, interesantes e inteligentes. Ojala tu impacto sea cada vez mayor en Argentina, xq necesitamos mas gente como vos.

    • Guido

      Santiago,

      Tu comentario me da pie para plantear algo que vengo pensando hace mucho tiempo: ¿Por qué gente como Santi Bilinkis y muchos de sus colegas, amigos, etc. que no sólo son brillantes sino que han generado y generan mucho no sólo a nivel de emprendimientos comerciales sino también sociales, de salud, de políticas públicas, etc. en lugar de hacerlo sólo a nivel privado o teniendo que generar ellos mismos ONG´s o instituciones del estilo para contribuir, no son convocados por los distintos gobiernos para que apoyen políticas de ESTADO que busquen el bienestar general?

      Estoy COMPLETAMENTE de acuerdo con tu, para mí, maravilloso post Cynthia.

      Con respecto a él, sigo sosteniendo que las claves son la EDUCACIÓN y la JUSTICIA. Estas son condiciones sine qua non para que el resto (salud, economía, seguridad, etc.) funcione. PERO, y creo que esta es una parte de la respuesta a la pregunta de Cynthia, la pobreza, la marginalidad, la falta de educación y otras tantas faltas son absolutamente FUNCIONALES a la política de, por lo menos, las últimas décadas (esto respondería en parta mi primera pregunta).

      Por eso, la pregunta que me sigo haciendo es ¿Cómo podemos hacer para que todo esto DEJE DE SER FUNCIONAL, para que haya más transparencia, menos corrupción y tengamos más Cynthias y Santiagos en posiciones donde se puede hacer la diferencia para la mayoría (los menciono a ellos simplemente porque tengo el placer y el honor de conocerlos pero sé que se podrían sumar a esta lista muchísimas personas más que capaces e impecables. Por ejemplo, sólo bastaría con que cada uno de ellos recomiende sólo a una persona y esta a otra y así sucesivamente para llenar aquellos espacios públicos donde se podría hacer una gran diferencia (obviamente no basta sólo con la recomendación que no es lo importante sino la clase de personas y profesionales que se podrían sumar).

      Mi especialidad, por ejemplo, es la gestión. En este sentido, se me ocurren CANTIDAD de cosas que se pueden hacer para mejorar muchísimas cuestiones que nos afectan tanto en el día a día como aquellas que probablemente lo harán en un futuro no lejano. PERO, volvemos a lo mismo. Cualquier idea que se me ocurre, estoy convencido de que sería imposible de implementar (o por lo menos no tendría sentido hacerlo) en un contexto como el actual.

      Lamentablemente todo esto resulta muy difícil ya que se les terminaría el negocio a la GRAN mayoría de empleados públicos. Desde la Presidente hasta el último empleado de algún municipio.

      Para terminar va una pequeña anécdota: hace poco tuve que ir a un CGP. Charlando con el empleado que debía derivarme a un juez de tránsito, dado que lleva 18 años como empleado municipal, se me ocurrió preguntarle sobre los distintos gobiernos de la Ciudad: ¿Cuáles le parecían los mejores, los peores y por qué?.
      Debo reconocer que me sentí el más ingenuo (porque nunca las hubiese imaginado) de todos cuando me dio respuestas e hizo comentarios como los siguientes:

      "El mejor: el de Ibarra"

      ¿Por qué?

      "Porque cada cosa que pedíamos la teníamos"

      "El peor: el actual, el de Macri"

      ¿Por qué?

      "Porque cuando viene no baja a saludarnos a todos. Sube a la oficina, habla con los jefes y se va"

      "Porque tenemos que venir de saco y corbata"

      "Porque antes podíamos tomar mate en el escritorio y ahora tiene que estar todo prolijito y despejado"

      "Porque nos controlan el horario y no podemos hacer horas extra"

      Y así podría seguir con MUCHOS más comentarios. Por lo tanto, para mí, lo que básicamente estaba diciendo, en pocas palabras:

      ¡¡¡PORQUE NOS HACEN LABURAR!!!

      No me lo contaron. Lo vi y lo escuche. Fue cara a cara y con la mayor de las impunidades!

      Aclaración (no porque sea necesario pero creo que da contexto): no voté a Macri y creo que sólo lo haría en la segunda vuelta pero debo reconocer que después de escuchar a este funcionario (mientras a lo lejos desde que llegué hasta que me fui, 1º15´ aprox., otro no paró de jugar al Bejeweled2 en la computadora) me dieron muchas ganas de votarlo.

      Resumiendo: + Justicia y + Educación = + Oportunidades para TODOS, > Bienestar General, – Corrupción, – Desigualdad, + Seguridad, etc., etc.

      Mi pregunta sigue siendo: ¿Cómo lo logramos si esto se opone total y completamente a los intereses de aquellos que pueden generar ese cambio mucho más rápida y efectivamente?

      • EDUARDO

        HOLA GUIDO:
        TU RESUMEN DE: + JUSTICIA+EDUCACION=+OPORTUNIDADES PARA TODOS. ES UNA UTOPIA. ¿+ JUSTICIA?, SEGURO¡¡ LAS CARCELES ESTAN LLENAS DE POBRES!!. ¿SABES DE ALGUN “CABEZON”?¿+ EDUCACIÓN? LOS CONTENIDOS CURRICULARES Y EL APRENDIZAJE EN LOS ULTIMOS VEINTE AÑOS A ROTO EL DERECHO A LA IGUALDAD. LOS POBRES CONVIVEN CON LOS MAESTROS EN HUELGA. SOLO PUEDEN APRENDER ALGO, LAS ESCUELAS PRIVADAS DE PAGO. ¿A QUIENES DE LOS QUE ESTAN EN EL PODER HOY, LES INTERESA EL CAMBIO?.¿ MAS OPORTUNIDADES PARA TODOS?. ¡PREMISA INCORRECTA.¡¡ SIEMPRE ESTARAN PRIMERO, LOS AMIGUETES, LUEGO YA VEREMOS SI EXISTEN VACANTES, NO IMPORTA SI ERES HONESTO. COMPETENTE. LO MISMO ES UN BURRO QUE UN GRAN PROFESOR. EL MANDAMAS DOMINANTE DE TURNO ES EL QUE TE IMPONDRÁ LAS NORMAS. YO ME FUI DEL PAIS, POR ESO. A VECES ES MEJOR NO CUESTIONAR AL SISTEMA, PARA QUE LAS NEURONAS NO SALGAN DISPARADAS A LA INFINITA INDIGNACION MI QUERIDO GUIDO. OJALÁ PODAMOS CONCENTRARLAS EN UN RAYO DE ESPERANZA. GRACIAS.-

  • http://www.4manos.com.ar/ Fede Muni

    Cyn!
    grosa escribiendo el post.

    Qué capo este pibe Camilo. Cuando leí “extanjeros de clase media” me clavó un puñal. Es tremendo.
    Estoy de acuerdo en muchas cosas Cyn, pero también tengo un millón de dudas.
    Pienso que si empezamos a devolverles la mirada, no alcanza. Estos pibes viven en un infierno muy duro. Entonces entro en una rueda que me quema la cabeza pensando que hacer poco es lo mismo que no hacer nada. Y sé que tal vez no está bien lo que digo, pero siento que necesitamos un cambio muy fuerte y no tengo ni idea cómo hacerlo.
    También me preguntó si habrá tantos Camilos en la villa como nos gustaría que hayan. No lo sé, no quiero sonar a bigote porque soy lampiño, pero la verdad es que no lo sé.
    Bueno Cyn, dejo más dudas que soluciones, pero es así como me siento con este tema.
    Felicitaciones por el post!
    Abrazo grande!

  • Ale Paz

    gracias por publicar esto, gran satisfacción me produjo encontrar plasmado una voz, que no se escucha en los medios, esto es genial, demuestra que es posible esquivar en esta forma de hacer política-parche , de promesas vacías cuando prometen seguridad y mano dura. Te felicito y agradezco por este post

  • Cynthia Frenkel

    Acá va un comentario que me envió una colega que aprecio mucho…

    Querida Cynthia:

    Me gustó mucho tu trabajo. Camilo Blajaquis, una apuesta a la vida, cuyo “venganza” hacia la sociedad a través de la reflexión, me pareció un hallazgo increíble como desafío a la cultura predominante de la resignación y el desprecio. Muy bueno y muy buenos sus escritos. Cuando lo leí, recordé aquello que había escrito hace ya unos años …

    INSEGURIDAD. Corramos la mirada.

    ( Y UNA CONVOCATORIA NECESARIA)

    Noticias policiales y de inseguridad abarcan cada vez una franja mas extensa en la pantalla, las radios y en los diarios. No todas son invento ni creo que sea tanto…

    También es cierto que lo que hoy sucede, es producto de muchos años de indiferencia, “distracción” y ausencia de políticas serias con continuidad. Donde niños y jóvenes que sufrieron la desdicha del olvido, comienzan a ser vistos cuando protagonizan situaciones de violencia y muerte. Pareciera que nacieron ayer y de repente se hicieron delincuentes y asesinos…

    El riesgo de caer en el simplismo de creer que las conductas “antisociales” que esta realidad genera serán frenadas con medidas como la reducción en la edad de imputabilidad de los menores, es perder de vista la profundidad del problema. Es, ni mas ni menos que el reconocimiento de impotencia e incapacidad del mundo adulto para enfrentar la complejísima realidad en la que ha derivado de todos estos años.

    Sería necio obviar la necesidad de tomar medidas de protección para evitar que las tragedias se multipliquen, pero urge el debate serio y no la ingenua fantasía de creer que lo que se viene socavando por años, vamos a solucionarlo poniendo cuatro paredes y tapando lo que hay dentro.

    De qué encierro estamos hablando? De qué castigo superior al de haber nacido en las condiciones que lo hicieron y ser hoy víctimas del paco? De qué lugares de “recuperación”, que en realidad no existen, más que paredes con sus carencias, su hacinamiento y una ínfima capacidad humana que no logra siquiera emparchar la soledad y el desamparo??? Donde no hay nada que perder…Ya que están determinados por el mero abandono y el maltrato. No tendrán ni el derecho a existir.

    Que dejen de ser peligrosos? Cuando puedan salir nuevamente, o los mismos carceleros les abran “accidentalmente” las puertas lo serán más que ahora para ellos y para el resto.

    Y cómo debe gestarse una iniciativa para hacer viable otro escenario?

    • Evitando debates sobre soluciones mágicas –propios de una sociedad “adolescente”-, que lo único que provocan es profundizar el drama social y postergar lo inevitable: Enfrentar el camino más difícil.
    • Generando el encuentro para buscar respuestas y cambios de fondo, porque sabemos que luego no habrá espacios habitables para un pueblo que desea vivir una vida “normal”. Se trata de proponer, emprender, actuar.
    • Con el apoyo incondicional de un estado –local, provincial, nacional- adulto, conciente y sensible, junto a los sectores medios, como una capa dinámica de nuestra sociedad con su capacidad profesional y social y el aporte de organizaciones intermedias, educativas, universitarias y empresariales
    • Invirtiendo dinero, tiempo y continuidad en la formación descentralizada de equipos profesionales en todos los órdenes de la salud mental y física, en recupero de afectos… Y esto no es “sensiblería barata”. Es la mas pura, compleja, sencilla y difícil verdad. Cuanto más se demora, más habrá para hacer, más tiempo llevará y cada vez habrá menos para perder.

    Tomar juntos la iniciativa: recuperar espacios perdidos, convocar, proponer, debatir, escuchar…

    Y darse cuenta de lo inevitable e impostergable de emprender un desafío inexcusable, no mágico, difícil pero posible: La construcción del entramado social para una elaboración conjunta de propuestas viables y sustentables en el tiempo.

    Leonora Stanislavsky

  • http://www.cambioemprendedor.com.ar Cristian

    Santiago
    Gracias por difundir temas cómo éstos entre todos tus seguidores!! Es muy importante demostrar que podemos tener un País diferente si todos nos ponemos las pilas y nos comprometemos.
    La experiencia relatada por Cynthia sobre es espectacular, realmente!
    Soy un convencido que el “espíritu emprendedor” que tenemos en éste País, será lo único que nos permita lograr mayor igualdad y justicia para todos. No podemos ver a pibes (cómo puede ser el caso de César en su momento) donde no tengan otra expectativa más que delinquir.
    Cómo dice un amigo, por más que nos encerremos en barrios, con seguridad, autos polarizados, nuestros hijos concurran a escuelas privadas… la realidad es una sola y mientras no miremos al costado y veamos a los miles de chicos que hoy no tienen la oportunidad, no vamos a lograr que éste país sea un verdadero país de inclusión.
    Estoy convencido que todos podemos ayudar!, que no es responsabilidad de unos u otros, sino de todos!
    Les dejo un post sobre temas relacionados con la inclusión y el rol del emprendedorismo en una unidad carcelaria. http://www.cambioemprendedor.com.ar/2011/08/emprendedorismo-un-verdadero.html
    Felicitaciones nuevamente!

  • sebastian

    Son palabras bellas la de Cintia pero nada mas, solo eso. Como siempre la visión garantista del delito solo propone eso, de soluciones poco, culpando al “sistema” del delito, pero sin soluciones a la vista. Si pretendemos que debamos ser una sociedad desarrollada al estilo nórdico para no tener delitos, debemos esperar por lo menos 50 años y mientras seguir tolerando la falta de seguridad en muchos ámbitos. Lo que no ven es que jamás llegaremos a ser una sociedad sin exclusión por esta vía, ahí esta la trampa.
    Siempre discutí con los garantistas su visión sobre el delito, porque a mi entender terminan teniendo un razonamiento casi nazi. Ellos consideran que el problema del delito es la exlcusión y por ende la pobreza, es decir si sos pobre tendrás mas probabilidades de ser delicuente, y así los delicuentes estaran en las villas. Me siguen? ellos estan diciendo si sos pobre eres candidato numero uno a cometer un delito… realmente creen que es así? los delicuentes mas peligrosos vivien en villas miserias? no hace falta razonar para darse cuenta, que si así fuera, en paises como Suiza casi no existirian carceles.
    La exclusión y la pobreza es un problema muy grande y grave pero poco tiene que ver con el delito. Esa es la gran confusión del progresismo. Me toco crecer con amigos que vivian en villas, y entrar a varias de ellas, y ahi me di cuenta que las personas malas o buenas están en todos lados, que para nada la falta de recursos lleva a uno a ser delicuente, y por el contrario muchos delicuentes seguirán siendolo así ganen mucho dinero.
    El problema del delito es moral y educacional, no económico. Se necesita la moral como sociedad para que la ley este siempre del lado de quienes no delinquen, y el castigo sea para quienes lo hacen, es simple, vengan de donde vengan, así se construyen buenas bases

  • http://www.culturagriega.org Esteban Phatouros Dertouzos

    La villa miseria, es un resultado del populismo. Que es el cáncer de los pueblos. Hay unos videos de Mario Vargas LLosa,(el hijo del Nobel) que va a la causa. Con más populismo, generamos más villas. Si miras cada municipio tiene alrededores llenos de villas, que son los que definen las elecciones. Hay que tomar el mapa de latinoamerica, y hacer que vuelvan al origen. Pero quien los vota, si hacen esto. Los últimos 20 años Argentina importo personas en condición de pobreza extrema. Tenemos a un Evo Morales hablando de todo lo bueno que hace, pero la realidad es que todos rajan de Bolivia. Así pasa con Perú, con Paraguay, y los Países Africanos.Un país es como una empresa. Me encantaría que Bolivia y Paraguay despeguen, esto lo he hablado con amigos de estos países. Tengo una idea http://www.villamiseria.com /no funciona actualmente, pero las veces que intente, conseguir fondos, no interesa acabar con la pobreza. Siempre la excusa, es similar al Nazimo cuando acusaba a los judíos, de todos los males de Alemania. Y los politicos populista acusan al imperialismo, porque como decía Perón, si el enemigo no existe, lo inventamos, así lo manejamos nosotros.

  • http://personal.globered.com/izquirecha escritora

    La industria que nunca para, seguimos fabricando villas. ¿ Alguna vez trataste de averiguar que necesitas para radicarte en otro país ? Lo mínimo y basico es que tenés que decir que vas a hacer y mostrar que contás con el dinero para eso. Y no tener problemas con la ley, o sea buenos antecedentes. Menos en La Argentina. Yo no se nada pero dentro de mi ingenuidad me pregunto si los robos en tu barrio están a la orden del ida, ¿ vos no mantenes cerrada la puerta? e incluso no reforzas con alguna cerradura mas? si es un country pedís mas vigilancia, si es un consorcio ponen un vigilador privado dentro del edificio, si es un barrio contratan una garita en la cuadra con un vigilador, todos dentro de sus posibilidades toman alguna medida, y no tienen miedo que los tilden de controladores, o gorilas por querer sentirse mas seguros y cuidados. y si tenés algún vecino inadaptado, ¿ no estás mas atento buscando que no pueda meterse en tu casa ? “Viendo la Argentina como una casa grande” hace muchísimo tiempo que escucho que nos corren las fronteras y nos roban territorio, que vienen sin nada y hacen villas, que se meten en casas tomadas y salen a delinquir, que ingresan drogas con total facilidad. Por una gripe (que no me parece mal y lo tomo como tema serio) pudimos controlar un poco mas quien entraba, por estos temas que tanta gente matan, ¿ no tuvimos esa decisión, no les pareció necesario? Con un territorio grande deberíamos invertir en radares y reforzar nuestra gendarmería y cerrar lo mejor posible para tener control y que no seamos el primer país que tienen en mente para venir todas esas afluencias. ¿ Alguna vez escuchaste que muchos de éstos gobernadores le dan documentos a los extranjeros para que los voten? y en el sur se dice que a muchos chilenos, seguramente mañana nos van a discutir el territorio. En Bs As, ¿ analizaron la conformación de las villas ? sacando a los Paraguayos, Peruanos, Bolivianos, etc…¿ cuántos argentinos quedan ? Se podría hacer un censo real y ver de que provincia son y tratar de darles en su provincia o en el gran Bs As una vivienda digna que puedan pagar. Los extranjeros sin antecedentes penales, que no tienen dinero para invertir en algún emprendimiento y trabajar, tampoco están contratados por nadie, que no los dejen quedarse acá que los manden a su tierra. Si tienen hijos argentinos que les den todos los beneficios a los hijos pero que los padres tengan que trabajar y vivir en la zona que el gobierno les pueda procurar trabajo y vivienda, dentro de la argentina y se haga un seguimiento de los niños argentinos en cuanto a salud, educación y alimentación. Para que no sean víctimas que vienen al mundo para conseguir una radicación. Tenemos que hacer que sientan orgullo de ser argentinos. Si no tenemos fuerzas armadas, ¿ con qué cuidamos las fronteras ? a quien le conviene que todo siga así, se quieren sacar las villas ? o quieren tener esa gente para que los voten. La clase pensante es la que está siendo castigada, antes por los malos militares y ahora por los malos demócratas de turno. No tengo nada contra los extranjeros pero la caridad empieza por casa. Y es un lujo que no nos podemos dar mientras tenemos en el Chaco , Salta, y otras muchas provincias, argentinos carentes de necesidades básicas para la vida. Se habla de la cultura del trabajo y se promueve el no esfuerzo. Cada vez hay mas villas por eso. No pagan nada les llevan los servicios a domicilio. Médicos, vacunación, odontología, ginecología, etc. Para ellos y sus mascotas porque van veterinarios y vacunan y castran. Les dan alimentos, planes sociales, colonia de verano, etc. claro también los trasladan para un acto o una votación. En cambio vos, si sos empobrecido pero tenés dignidad, vas a parar a un hospital donde falta todo, después de pasar la noche esperando para que te atiendan, y mandar tus hijos al colegio del estado que dejo de ser de calidad y que tal vez tenga clase algunos días, (porque los sindicatos también son votos cautivos) y vas a viajar mal para ir a ganarte un sueldo honrado que te permitirá solamente comer y pagar tus obligaciones; y con eso el estado que “elegiste” para administrar va a seguir invirtiendo en villas porque son una buena inversión política. Todos estamos cansados y fuimos confiando en distintas alternativas que se derrumbaron, y no quedo nada mas que decepción. Pero tampoco se puede bajar los brazos, yo espero que haya muchos nuevospensadores, con ganas de hacer cosas para poder vivir mejor y propongan ideas. Si coincidís un poco espero me lo hagas saber. Para no sentirme tan sola.

    • Amilmac

      Que triste leer a personas teóricamente educadas con pensamientos tan retrógados. En serio crees que nuestro problema son los inmigrantes? Nuestro problema somos nosotros LOS ARGENTINOS, nuestro problema SOS VOS.
      El día que lo entendamos, vamos a estar un poquito mejor, una de las cosas que nos mata es nuestra inacabable soberbia que nos conduce a pensamientos como el tuyo…

  • Sonia Vitorgan

    Hoy los conozco por un comentario en FB sobre el programa de anoche. Como hago habitualmente, busco, y me encuentro con ésta nota. Me ha resultado veraz, honesta, profunda, comprometida. Replico parte de ella, especialmente el poema, en FB, con todo respeto por la fuente, Gracias por estar. Cordiales saludos. Sonia