Loading
22-07-2010

La cultura Twitter y el fin de la atención

Brain stimulation

Las clases que estamos teniendo en Singularity University son absolutamente increíbles. Una oportunidad única de escuchar oradores que te vuelan la cabeza. Y sin embargo hay algo que me deja profundamente preocupado: lo que más me llama la atención mirando lo que sucede en las clases desde una cierta distancia es que, por más que queramos, los estudiantes no logramos prestar atención de manera sostenida.

Parece como si la cultura de la brevedad reflejada en Twitter o TED (cuanto más corto mejor) hubiera destruido nuestra capacidad de sostener el foco de nuestra atención más allá de unos pocos minutos.

Tal vez sea porque hace demasiados años que estuve en un aula. O quizá porque en ese momento no teníamos una computadora cada uno sobre la mesa. O porque, aún cuando la hubiéramos tenido, no estaba el mundo entero a un click de distancia. Pero la realidad es que mis experiencias previas sobre lo que significa “estudiar” eran estar entre 40 minutos y dos horas, sentado y escuchando atentamente la mayor parte del tiempo.

Cuando empezó a pasarme a mí me preocupé. Pasados unos 15 minutos de clase, incluso en temas que me resultaban fascinantes, me descubría a mi mismo distraído, sin siquiera notar el momento en que mi mente se había “desconectado”. Como eso que a veces nos pasa cuando leemos un libro cansados: descubrimos que desde una página atrás hemos “pasando nuestros ojos por todas las letras” y sin embargo no hemos registrado nada.

Entonces empecé a mirar a mi alrededor. Y lo que ví me preocupó aún más: no era un tema mío. A todos a mi alrededor les estaba pasando lo mismo. En medio de una espectacular charla, una oportunidad única de escuchar a oradores increíbles, la gente estaba en Twitter, en Facebook, en Wikipedia, leyendo email, etc.

Algunas de las distracciones eran relevantes, como chequear algún website mencionado por el expositor o un artículo de Wikipedia relacionado con la charla. Muchas otras eran completamente desconectadas. Ninguna de ellas, ni aun las relevantes, eran buenas. Pero de repente tener una ventana para espiar lo que estaba sucediendo en miles de otros lugares (leyendo tweets, mirando FB) resultaba un atractor irresistible para nuestra atención, más allá de nuestra propia voluntad. Como quien sabe que no debe pero no puede evitar probar esa torta de chocolate.

Un tiempo atrás alguien me dio el ejemplo de cómo cambiaron los guiones de las series de TV si comparamos las series de los 70’s y 80’s con las series de hoy en día. Antes cada episodio contaba una historia. Hoy ninguna serie pone al aire un episodio donde al menos no vayan entretejiéndose al menos tres tramas paralelas y simultáneas. Ver un capítulo de, digamos, Starsky y Hutch o CHIPS hoy en día nos resultaría insoportable, al punto que hasta hay quienes dicen que pueden abreviar uno de los episodios viejos en apenas 7 minutos sin perder nada de información.

Algo de eso, evidentemente fue lo que descubrió Chris Anderson al crear TED. Lo mismo sucede con formatos como Ignite y Pecha Kucha. Todo contenido tiene que encajar en los contadísimos minutos que nuestras mentes pueden prestar atención hoy en día. La charla de TED de Sir Ken Robinson en Youtube tiene más de 1.400.000 vistas. La misma, más desarrollada, en versión completa de 83 minutos no llega hoy a 60.000. Es decir, de todas las personas que vieron esa charla y quedaron fascinados con las ideas que Ken Robinson presenta, menos del 5% vio un video más largo sobre el tema.

Estoy seguro que a muchos también les pasa algo de esto en las relaciones con sus seres queridos. Nos descubrimos a nosotros mismos mirando el celular o la compu en momentos en que estamos con nuestras parejas, nuestros hijos, nuestros amigos.

Pareciera un mecanismo de adaptación de nuestros cerebros para ajustarse a la hiperestimulación a la que desde hace unos años estamos sometidos. Pero lo que resulta adaptativo para el “multitasking” resulta destructivo para la capacidad de estar atentos a algo en particular.

Ante esto no puedo dejar de pensar que con este cambio estamos, sin casi darnos cuenta, perdiendo algo muy valioso: la posibilidad de estar realmente presentes allí donde estamos.

No sé si el grupo de estudiantes en SU somos representativos de lo que pasa en general. Me interesa saber si ustedes creen que este es un fenómeno general o sólo una locura más de un grupo de personas en el extremo de la hiperconectividad. Y si este es realmente un fenómeno que llegó para quedarse, ¡cómo debería cambiar la educación en función de esto?

Yo siempre fui un gran defensor de la hiperconectividad. En este momento ya no estoy tan seguro.

Foto: Austin Kleon

Read the English version by Palindromic.

    Hay 153 comentarios - Agregá el tuyo!

  1. 1
    Pablo Fazio says:

    Santi, yo fui a Sudáfrica con dos amigos más de 20 días. Estuvieron tanto tiempo con su puto blackberry, posteando cosas y twiteando que ya era incómodo. En pleno partido posteando boludeces en vez de estar conectado con lo que estaba pasando en la cancha. En vez de alentar, twitteaban. En el Park Krueger, en vez de disfrutar del Safari y conectar con la naturaleza, estaban presos de la pantallita de sus dispositivos móviles. En fin…
    Ser testigo de eso me hizo pensar que Facebook como Twitter han inaugurado un nuevo tipo de exhibicionismo estúpido. Lo mas triste es que despues de hacer eso, ya sin nada que twittear, quedaban presos de los comentarios de sus tweets. Es un circulo vicioso enfermo, triste y ridículo.

  2. 2

    Me encantó tu artículo.

    Creo que a todos nos está pasando lo mismo y me parece muy pero muy nocivo. La concentración y el pensamiento reflexivo van de la mano, no podemos sacrificar una parte nuestra tan importante por la hiperconectividad 2.0 que, encima de todo, es en un 90% ruido.

    Tenemos que bajar un cambio con el vértigo de la información y con compartir cada cosa que nos pasa, la intimidad también está ligada a la reflexión. ¿Leiste algo de Nicholas Carr? Publicó hace poco el libro “What the Internet Is Doing to Our Brains”.

    Saludos!

  3. 3

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Enviar a Facebook Las clases que estamos teniendo en Singularity University son absolutamente increíbles. Una oportunidad única de escuchar oradores que te vuelan la cabeza. Y sin embargo hay algo que me deja profundamente pr…..

  4. 4
    Alan Lazalde says:

    Santiago, me apena decirte que leí tu artículo en medio de una pretendida multiactividad. Este artículo de la IEEE Spectrum http://bit.ly/cqwkkP también toca el tema. Wired hizo lo propio en su edición del mes pasado.

    ¿El asunto es preocupante? Creo que sí.

  5. 5

    […] This post was mentioned on Twitter by Santiago Bilinkis, Guillermo Majstruk, Alan Lazalde, Christian Fouroux, Rodolfo Orozco and others. Rodolfo Orozco said: La cultura Twitter y el fin de la atención http://ff.im/-o752V (via @JaimeFan) […]

  6. 6
    Arturo Calle says:

    Me parece que el cerebro se está adaptando como leí por ahí. Hace 10,000 años el mundo visual que rodeaba al hombre era la naturaleza. Los estímulos provenían de las señales en el cielo, los ruidos de los animales, el mar, el río, las montañas. Básicamente un entorno estable. Las ciudades antiguas iniciaron el desorden. Los inventos, la Vía Appia, las embarcaciones eran los nuevos estímulos visuales que irrumpían en el paisaje.. El cerebro tenía que procesar todo esto y responder rápido.

    El cerebro es como una máquina de establecer relaciones, conexiones. Se come todo lo que le dan y cuando no puede procesarlo lo pone en cola o lo elimina. Qué pasaría si una nave espacial aparece por 5 segundos en la sala de nuestra casa. No pasaría nada, primero el miedo, luego la incapacidad de relacionarlo con algo y luego el olvido. El cerebro se engancha con las cosas que puede procesar y lo demás lo elimina. Así como el corazón late, el cerebro procesa información. No puede dejar de hacerlo.

    Somos una especie que ha creado una nueva naturaleza y a esa naturaleza es la que nos estamos adaptando. Por eso es tan fundamental la ciencia y las comunicaciones, ellos determinan a qué nos vamos a adaptar.

    En todas las épocas siempre han habido grupos que se dedican a entrenar al cerebro para enfocarlo en una sola idea, los monjes budistas, los santos cristianos, los grupos de meditación trascendental, los creadores como Einsten, los que buscan enfocarse en la naturaleza interna y buscar ahí el genio humano, lo inmutable.

    Para mí es un asunto de educación pero también de trabajo interior personal, el cerebro es un órgano más, como el hígado o el corazón, depende de nosotros cuidarlo, darle un buen uso, entrenarlo, fortalecerlo y enfocarlo. Quién sabe si el YO es una ilusión creada por nuestro propio cerebro para encaminarse a sí mismo.

  7. 7

    Enunratodoymiimpresióndetuplanteo.. porqueeltweetdeckmetiene sinrespiro…Mientraspreparounacotizaciónparauncliente, voyviendolosmailsquecaenenmiscasillasde: yahoo, gmail, hotmail (2) , y del laburo. Porsuerteelmsnestámás tranqui, perocomolaburoenunpartnerdeMSFTtengo instaladoelCommunicatorquenomedeja tiempodetipearmucho…ymeentranllamadosalalaptop
    #estoyhiperconectado

    Adhiero!

    Slds
    GRdeA (nombre largo..)

  8. 8
    Javier says:

    Santiago: ¿y por qué no cerrás la computadora mientras estás en una clase? Entonces no tenés mucho interés en la clase, porque sino no estarías entrando en Twitter, en Facebook, en Wikipedia o leyendo emails en ese preciso momento. Lo que pasa es que queda lindo, top, moderno o como te guste calificarlo ir a una clase con una MacBook pro o chiches parecidos. La próxima vez podés ir con un cuaderno con espiral y una bic como fuimos muchos a la universidad y seguro que prestás atención. La culpa no la tiene la tecnología, la modernidad no es la que nos distrae. Somos nosotros los confundidos.

  9. 9

    Un día cambié el café por mate cocido y esa noche dormí doce horas. Experimentaré un día sin BlackBerry y sin Internet y les cuento. El pronóstico, obviamente, es interesante aunque incierto.

  10. 10
    Florencia says:

    Tengo que reconocer que en mi caso algo de eso me pasa, si bién puedo conectarme con aquellas cosas que me interesan mucho, me sucede cada tanto encontrarme colgada de una palmera y no saber como llegue hasta ahí.

    Sin embargo lo que me llama la atención es que esas características que describís las veo inclusive en personas que NO usan y NUNCA usaron ni FB ni Twitter; y es muy notable los más jóvenes y en los niños.

    El entorno en el que vivimos esta cargado de permanentes estímulos que nos lleva a estar multiatentos, pero con una atención relativamente superficial y de corto plazo. Hay tanta información y tantos estímulos alrededor que no queremos perder nada; pero lo que realmente no tenemos que perder es el foco, y estar atentos a eso.

    La educación es uno de los factores que más me preocupa, no tengo claro si será positivo que los docentes cambiemos la manera de enseñar; mi especialización no es la educion, por lo que no me atrevo a afirmar algo al respecto. Por mi parte trato de cambiar los ritmos un poco a tono con el feedback de la cara de los alumnos, utilizar más multimedia para dar algunos temas; en fin, hacer lo que puedo para captar la atención de los alumnos.

    Igualmente los alumnos son bravísimos con la hiperconectividad, en cualquier momento alguien va a pedir que anulen la wifi en horario de clases 😉

    Es un planteo muy interesante, es uno de los desafíos de los tiempos que nos toca vivir… Es un tema que tiene que ser analizado profundamente por especialistas.

    Saludos y que sigas concentrado en tu SU

  11. 11
    Pedro B says:

    Si te digo que no lei todo y me fui al ultimo renglon y volvi a FB y a yutube…. te da un claro ejemplo no??

  12. 12
    Maxi Tell says:

    Hablando con padres de “primarios” te dicen que les pasa a la mayoría de los chicos.
    ¿y si aprovechamos estos cerebros brindándoles estímulos a la altura de sus pedidos pero educativos durante varias horas por las mañana en cada escuela?

  13. 13

    Perdon pero era muy largo y no lo pude terminar de leer… ;P

    Es un tema casi espiritual, hay que hacer el esfuerzo para estar plenamente donde se está fisicamente.

  14. 14
    korzanj says:

    Twitter me parece un excusa, el tema es nuestra mente que no está adiestrada en limitarse. Palabras como CONDUCTA y AUTODISCIPLINA hace rato que se esfumaron de nuestro vocabulario y están mal vistas.
    Consideramos ideal que nuestra mente divague sin control ni restricción, mucha adrenalina tras intereses en aumento. Ojo porque esa es una ACTITUD DE CONSUMIDOR, de cliente buscando el nuevo producto, de nene aburrido ansioso.
    Para esa actitud, Twitter es una palanca más para incrementar la distracción, pero con otra actitud se vuelve herramienta de comunicación o cualquier cosa más útil.
    Aparte lo que cuenta Pablo Fazio (#1) me parece patético, y es para un estudio psicológico. ¿Tan desesperados podemos estar como para focalizarnos en transmitir datos independientemente de otra cosa? Un sensor o registrador no es una PERSONA, es mucho menos.

  15. 15
    Laura says:

    Hola Santi

    Coincido en tu preocupación por la falta de foco y de atención más allá de unos pocos minutos. Sin embargo, creo que es una cuestión de autodisciplina y no de la tecnología disponible. Comparto un ejemplo personal.

    Hace seis meses me sumé a Palermo Valley para hacer fundraising. Era aplicar mi experiencia en una comunidad algo desconocida por mí. Y a pesar de que a veces caigo en la velocidad de las redes, me propuse dedicarle tiempo a conocer los proyectos a mi alrededor y entender cómo potenciarlos.

    Estos últimos meses, una vez cada quince días, reservé una tarde para cada empresa de los demás facilitadores. Una tarde, un cafe, y todo el foco en entender ese proyecto específico. Así conocí a fondo, Bee Comunicaciones, GFDD Group, Trix Soluciones, Joincube, etc.

    No se termina el mundo si no twitteas al instante lo que va sucediendo en clase. No pasa nada si anotás en una libreta el link a la página que mencionan para mirarla después… Es como cuando salis sin reloj… al principio estás como desorientado pero lo mismo llegás a destino…

    Hace la prueba, la próxima clase, andá sin tu mac y mirá a tus compañeros… a cuántos conocés realmente? a cuántos sabés cómo ayudarlos y cómo pueden ayudarte ellos a generar sinergias?

    Beso
    Lau

  16. 16
    fvidiella says:

    Hay una ventaja: Los que eran precoces y tenian que hacer un esfuerzo para pensar en otra cosa, ahora les sale naturalmente!

    Ahora hablando en serio: yo creo que antes nos distraiamos igual, pero con cosas menos interesantes. Quien no se quedo mirando los lentes del profesor y al rato se dio cuenta que no tenia ni idea lo que dijo?

    Creo que uno tiene que hacer el esfuerzo por concentrarse en cualquier aspecto. Ahora es mas facil encontrar la distraccion porque nuestros telefonos hacen de todo, pero depende de nosotros hacer que lo importante no lo quite tiempo a lo que verdaderamente importa.

  17. 17
    Raquel says:

    100% de acuerdo, creo que las redes sociales nos están llevando a la creación de una nueva cultura.

    Igualmente no se si todo se pueda atribuir al Twitter, también los SMS, hablar con la Blackberry, iPhone, etc, etc nos conduce a escribir mensajes cortos también.

    La verdad muy interesantes los comentarios de algunos sobre este tema.

  18. 18
  19. 19
    Diego says:

    Estoy de acuerdo con Javier (8) y con algun comentario mas, si algo te interesa realmente no te distraes, y menos si no tenes motivos que te distraigan!!!

    Apaga la compu o solo pone lo que usas de verdad…
    Y me senti totalemnte identificado con el cometario de Pablo Fazio (1), la gente esta mas interesada en contarle a los demas lo que hace y sus respuestas que en disfrutar lo que esta haciendo….

    Ojala puedas aprovechar mejor la proxima clase….

  20. 20
    Flor says:

    Me pasa lo mismo. A veces estoy laburando en cosas en las que hay que pensar, pero como tengo un cierto nivel de relajación bajo el programa de Lanata y lo escucho mientras trabajo. Es la multitask, sin dudas.

    De todas maneras, creo que en lugares tan específicos como lo son estar en clase, por una cuestión de respeto, habría que cerrar las computadoras y guardar los celulares.

  21. 21
    carlos says:

    Desde tu primer tweet en SU pense, como puede ser que Santi pierda el tiempo en lugar de estar atento y presente en las clases?. Me encantan tus tweets y es como tener un reporte intereantisimo de lo que sucede en SU.
    A mi me pasa lo mismo, y creo que es generalizado. Hay que ejercitar el cerebro para poder elegir y que no suceda automaticamente.
    Mi abuela solia decir: “…en los momentos importantes y trascendentes, hay que tener el cerebro en el mismo espacio y el mismo tiempo donde tenemos el culo”.

  22. 22
    Tomi Blatt says:

    Santiago, Bienvenido al “Ser Humano”. Estamos hablando de diciplina y control, contra tecnología, hiperconectividad, etc. Pero no pasa por ahí. Es una cuestión de adaptación a las nuevas reglas. Por un lado la autoridad ( digamos el organizador para que no suene autoritario) debería prohibir y desconectar los accesos a internet en los salones de presentaciones o clases. Muchos se quejarían argumentando que no podrían acceder a sus obligaciones y actividades que quedaron en el hiperespacio. Bueno, allí está el tema de la adaptación y proximo paso de la evolución: las personas que pueden estar 1-2 horas desconectados ( estudiando, haciendo deporte, comiendo, descansando o simplemente relacionandose con los hijos, amigos, la familia) y luego salir/entrar nuevamente a la conectividad y sobrevivir, esas personas, son los ganadores del futuro. Aceptar y manejarse con esa “perdida” de tiempo durante la cual no estuvieron en T o FB, o lo que sea, es lo que nos dará la capacidad de ser mejores que los otros hiperconectados. Estos ultimos perderan la capacidad de aprender y asimilar, los que dediquen tiempo fuera de la hiperconectividad a otras cosas, van a seguir con la capacidad de usar su propia CPU, el cerebro y la mente, con sus propios sentimientos, analisis, deducciones, conclusiones, etc. Los que vivan sólo conectados, cada vez con mas aparatitos, terminarán siendo parte de un maquina, serán una maquina. Ya no humanos. Perdon por la reflexion. ( por las dudas, tengo banda ancha, mail en el celu, twitter y FB).

  23. 23
    Juan says:

    Creo que tiene mucho que ver el hecho de que el 90% de toda esa información con la que somos bombardeados es inútil y la reconocemos como tal.

    Nos estamos adaptando a filtrar la info y cuando encontramos algo que realmente nos interesa también es necesario saltar de una fuente a otra rápidamente intentando abarcar lo mas posible el tema. Antes esto venía ya procesado en forma de un libro, clase o lo que fuere. Hoy día cada uno forma su clase o libro con partes de decenas o cientos de fuentes.

    Así como una mujer embarazada se lleva por delante todo a su paso porque tiene poco tiempo para acostumbrarse a su nuevo volumen, hoy nuestro cerebro pasa rápidamente por todos los estímulos sin poder detenerse en los que reconocemos como interesantes y valiosos.
    Con el tiempo nos adaptaremos mejor para manejar tanta información y no vamos a necesitar eliminar fuentes para poder enfocarnos en lo que nos interesa.

  24. 24
    Esteban says:

    Excelente artículo. Algo viejo pero relacionado es el concepto de GTD (getting things done) o time share.

    De esta forma podemos concentrarnos en cada momento con lo importante.

    La compu en el aula es importante, no la saquemos… pero lograr que se use para lo importante es lo principal. Sería como prohibir el cuaderno porque hay gente que hace dibujos. El problema es el mismo y vos lo atacás de lleno.

    Cuánto le dejan de dedicar a la familia quienes miran tele cuando cenan?

    Las herramientas o medio no deben sacar el foco del fin.

    1a recomendación….deshabilitar los “avisos” de nuevos emails, comentarios, tweets y otros inbox. No procesarlos hasta tanto podamos dedicarles el tiempo necesario.
    Una buena herramienta para esto es el OneNote de MS (alguno podrá dar otros ejemplos OpenSource). Al anotar las charlas permite generar la incertidumbre y manejar el multitasking con un foco claro en una tarea principal.

    No importa la exactitud del número pero suelo decir que hablamos a 100 palabras por minuto, escuchamos a 300, leemos a 500 y pensamos a 650 palabras por minuto.

    Lo relevante es usar todo al máximo con un único objetivo.

    Saludos

  25. 25
    Nicolás says:

    Santiago, interesante reflexión. Personalmente me toca vivirlo todo el tiempo, conmigo mismo o con mis compañeros de trabajo. Es difícil armar una reunión de trabajo a donde no asistan con sus notebooks y es realmente frustrante que en lugar de mirarte a la cara estén mirando sus pantallas ya se porque un mail nuevo o un “blink” los distrajo.

    Es un tema para reflexionar, creo que debemos buscar los métodos para adaptarse a esta nueva realidad. Como siempre, la sociedad evoluciona y es algo que no hay que detener, hay que buscar nuevos métodos. En mi caso antes de iniciar cualquier reunión la armo por un tiempo corto y con objetivos concretos para que no haya dispersión.

    Saludos,
    Nicolás.

  26. 26
    Yanina says:

    Buenos días a todos, hola Santiago. Primero quiero decirte que me encantan tus publicaciones son muy interesantes. Llegue a tu blog gracias a Maximiliano Ortner (quien fue mi profesor en la Universidad Nacional de La Matanza).

    Con respecto a lo que se plantea en este post, coincido plenamente con vos. Creo que cada vez prestamos menos atención, dedicamos menos tiempo a todo. Quizás se deba a que las cosas cada vez van más rápido, y no llegamos a asignarle el verdadero valor que se merecen. No pude dejar de asociar este post con el que titulaste“¿Por qué es tan difícil valorar lo que se tiene? El ritmo de nuestras vidas cada vez es más rápido y las redes nos permiten enterarnos en poco tiempo y pocas palabras que esta pasando hasta con nuestros familiares más cercanos. Creo que esta hiperconectividad esta derivando en una inconectividad, como en el caso de tu clase por ejemplo, por conectarte con el resto del mundo te desconectaste de tu realidad inmediata que era más que interesante e importante para vos. No creo que utilizar la computadora en clase sea la causa de la falta de atención, va más allá de eso, vuelvo a decir vivimos muy rápido y cuando algo cambia de velocidad perdemos la atención. Como dice Esteban (23) “Sería como prohibir el cuaderno porque hay gente que hace dibujos”

    Las redes sociales son una herramienta asombrosa, útil y muy tentadora, gracias a ellas hoy estamos compartiendo este espacio, no?, pero no dejemos que reemplacen nuestra forma primaria de relacionarnos.

    Saludos,
    Yanina

  27. 27
    Diego Coria says:

    Wow… pensé que era el unico. Me pasa algo totalmente parecido, comparando mi atención en las clases hace 4 años… y como las “vivo” hoy en día.
    Ahora estoy in a rush así que no puedo seguir comentando, pero la idea va a estar en mi cabeza todo el día, y cuando procese algo más interesante, lo comentaré 🙂
    Por ahora, me quedo más tranquilo…le pasa a más de uno.
    Suerte!

  28. 28
    Walter K says:

    Recuerdo que cuando estudiaba me pasaba lo mismo, enseguida me ponia a charlar con un compañero de banco (primaria y secundaria), en la facu para no ser maleducado me colgaba solo, pero creo iba filtrando lo importante. Habia gente que se ponía a grabar las clases…y ahora como profe siento y veo que a los chicos les pasa lo mismo pero ahora tienen un celu o una compu para aprovechar la distracción, pero hay palabras claves como….”esto entra seguro en el examen” que los pone en foco….no escribo más porque sino no le prestas atención…no?

  29. 29
    Aleajndro Z says:

    Como alguien dijo más arriba “atención relativamente superficial y de corto plazo”…estamos en problemas, y creo que debemos esforzarnos en verlo y actuar en consecuencia.

    A la larga creo que tu reflexión, con la que coincido plenamente, queda enmarcada en la superficialidad general en la que se vive hoy en día. Y así todo el mundo sale perdiendo… es la paradoja de tener muchísima más información pero cada vez menos SABER como individuos.

  30. 30
    Mariano Paz says:

    No es twitter otra muestra y prueba de este fenomeno: solo escribimos 140 caracteres porque nuestros lectores no dedicarian mas de unos segundos a leernos, para inmediatamente pasar a otro tweet.
    Este tiempo en el que nos concentramos en algo, seguirá en descenso? tendera a cero?

  31. 31
    Mariano Feuer says:

    Hay un transvasamiento de materia gris, de un cerebro único a un cerebro global. o siento que de alguna manera, ese “derivar” tuyo hace que yo esté en la SU un rato, que piense en mi procesador y pueda darte un feedback que te sirva. Y así todos nosotros. El ser “reporter” de nuestras vidas nos lleva a otro tipo de conciencia, más en panal que individual. Es bueno? es malo? es. No me gusta caer en el facilismo de criticar lo nuevo y el “antes estábamos mejor” porque es bullshit.
    “Things are gonna change
    This is the morning after”

  32. 32

    No se exactamente con qué está relacionado el tema, pero a mí me pasa lo mismo en la facultad (por mas que no uso ningún dispositivo electronico en clase normalmente). Necesito que las clases tengan dinamismo sino me distraigo o me duermo. Me parece que tiene que ver con la cantidad de información que hay disponible, el esfuerzo por capturarla toda, y el acostumbramiento del cerebro a esta forma de aprender.
    Creo que es muy importante que quienes realizan la labor docente lo hagan de una forma que transmita pasión y que lo hagan de un modo dinámico, que es la forma mas eficaz de generar atención.
    Me parece que lo que hay que hacer desde el lugar del alumno es entrenar la disciplina. Del mismo modo que uno busca lograr disciplina en el deporte, la dieta, etc, el cerebro necesita desarrollar la misma disciplina. Ejercitar la concentración es la única forma de logarla, se adquiere con el tiempo y la práctica. Pero el único modo de alcanzar esa disciplina es dedicarse al menos un rato del rally diario a un solo tema, a desarrollarlo a fondo. En el caso del estudiante universitario, esa disciplina es casi un must. Cualquiera que haya preparado un final sabe que requiere de horas durante días, y que sin disciplina no se consiguen buenos resultados. Tal vez sea por eso que retomar las aulas te hace notar tu falta de atención, porque justamente es en la universidad donde se necesita sostener la atención en un tema por horas.

  33. 33
    Bata says:

    Se mezclan dos temas: (1) la incapacidad de prestar atención por hiperconectividad y sobreinformación; (2) un tema social, innato a la personas: tenemos la necesidad de compartir con otros lo que hacemos y ser reconocidos por ello.

    Por ambos puntos existen la mayoría de los blogs, los perfiles en Facebook y las cuentas de Twitter.

    Santiago: muy buen post y pregunta: ¿probaste tener una clase en SU con la computadora cerrada y sin relatarla por twitter?

  34. 34
    @fpetiti says:

    Santi, este post me hace acordar a otro tuyo sobre la blackberry (si no recuerdo mal) y la atención que le prestamos a la “nube” por encima de otras prioridades, a veces mucho mas importantes como la flia.

    Por ello creo que tendremos que aflojar con nuestros chiches tecnológicos un poco… en mi caso apagar o no usar el BB cuando llego a casa

    En lo académico me pasaba en mi época de estudiante que me desconectaba muy fácil de las clases que no me interesaba y prefería concentrarme luego en casa solo con los libros. Hoy como ayudante en la facultad trato de acortar un poco las clases, e ir directamente al grano, usar metodología de casos, etc….comienzo a horario religiosamente pero termino las clases al menos 30 minutos antes de lo pactado.. eso si, no me gusta que usen el celu en clase, y las notebooks solo cuando es necesario.

  35. 35

    Bienvenido a mi mundo!
    Cada uno conoce sus limites, el tema es no sobrepasarlos. Cuando manejamos y usamos el telefono, sabemos que tenemos que levantar la vista cada X tiempo segun las circunstacias y tambien sabemos que hay momentos en que NO podemos joder con eso!
    Cuando vemos que estamos perdiendo el hilo (en una charla por ejemplo como en este caso) o nos levantamos y nos vamos o la cortamos con el telefonito. Es una cuestion de respeto hacia el orador, hacia uno mismo. Para hacer dos cosas a medias, hagamos una bien!

  36. 36

    Muy bueno el post y muy buenos los comentarios. No sé qué agregar…
    Bueno, algunas consideraciones:

    No me consta que esta pérdida de atención que sufrimos aquellos que estamos mucho tiempo en Internet se necesariamente mala (aunque tiendo a pensar que sí lo es) Rompe con el paradigma anterior, por supuesto, pero eso habría que pensarlo muy a fondo con una mente muy abierta para estar seguros de si es malo o bueno, mejor o peor que antes.

    No parece que este fenómeno le suceda a las personas que no usan Internet con mucha frecuencia y/o mensajes de texto. Todo indicaría que es un efecto de la inherente suma infinita de brevedades que compone la Internet. En la Internet, una oración es ya un capítulo.

    Muchas de las molestias que se sienten a partir del choque de modelos (múltiples atenciones cortas vs pocas atenciones largas) tiene más que ver con que el ecosistema informativo educacional clásico está obsoleto. Si los libros comenzaran a venir con un capítulo por página, claramente separado del siguiente, sería mucho más fácil leer durante tiempos más prolongados, por ejemplo. Si los libros de texto fuesen más gráficos, más interactivos, con menos texto y más conexiones visuales, no llevaría tanto esfuerzo concentrarse en ellos.

    Hoy se lee más que nunca, y por mucha diferencia. Esto puede no resultar obvio, pero la persona promedio lee una cantidad enorme durante un día y eso, naturalmente, va a tener una incidencia notable sobre su “resto” para leer otras cosas. La Internet es 90% texto todavía, y sin darnos demasiada cuenta, leemos varios miles de palabras al día, lo que podría corresponder a partes o -incluso- a un libro entero.

    La atención fragmentada responde directamente a un mundo de estímulos fragmentados; todo titila, destella, aparece brevemente, vibra, suena, etc. La linealidad analógica y continua del pasado está dejando su lugar ante la versión digital y discreta, donde todo tiene una referencia concreta en lo geográfico y en lo temporal.

    Después sigo, que no me da más la atención y tengo que ir a hacer otra cosa. 🙂

  37. 37
    Guido Weber says:

    Coincido Santi… Es un arma de doble filo la hiperconectividad. Hoy estar atento a una sola cosa es MUY dificil… Estamos, como bien decis, super estimulados por la cantidad de cosas que tenemos alrededor: Browser con Mail, Facebook, Twitter, Portal de Noticias, etc, etc, Celular, conversación con nuestro compañero de trabajo y tomando notas acerca de algo… Y si… Haciendo todo en el mismo momento…

    Tema para pensar, debatir y buscar solucionar. ¿Es dañina la hiperactividad cerebral sin enfoque en algo en particular? No lo se, sería bueno investigarlo.

    Abz!

    G

  38. 38
    Hernán says:

    Hace media hora hablé con mi socio del exácto mismo tema. Le explicaba que la semana pasada un amigo me contó la preocupación de su mamá porque sus hermanos andaban muy distraídos en el colegio. Mientras me contaba esto, el hermano tenía la tv prendida, mientras usaba su notebook, y la hermana escuchaba música en su mp3, a la vez que enviaba un mensajito desde su cel, teniendo su netbook sobre su falda.

    Esto, como bien decís vos, es algo que nos está pasando a todos. Caer en la culpa a la tecnología es de alguna manera tratar de sacarnos de encima el problema (Bruno Latour hace un interesante análisis y paralelismo sobre si quién mata las armas o la gente, para concluir que somos un colectivo de humanos y no humanos, rompiendo con la estructura de sujeto/objeto).Tal vez debamos volver sobre nuestros usos y apropiaciones de las nuevas tecnologías y reflexionar sobre ello.

    De todos modos, la atención, como la memoria, son bienes cognitivos que escasean. Y los que quieran que aprendamos algo van a estar cada vez más frente al desafío de lograr captar nuestra atención. El planteo en todo caso debería venir del lado del fin del broadcast como modalidad de transmisión de conocimiento. En fin, el tema es largo y yo recién estoy metiéndome en el tema.

    Lo interesante es que hay gente que desde hace rato ya están trabajando en la reflexión y la práctica en este sentido. La semana que viene están(estamos) organizando una charla intercátedra, entre la Cátedra de Datos de la UBA y su “Proyecto Facebook” y el Seminario de Producción e Integración/Digicom de la Universidad Nacional de Rosario, donde se van a plantear y compartir (con un estilo más similar al de Pecha Kucha) las temáticas, modalidades, experiencias, etc. que ambas cátedras han tenido en su intento de pedagogía edupunk, dónde el tema de la atención no va a pasar de largo.

    Un saludo, e igual no dejes de twitear y postear sobre tu experiencia en la #SingularityU porque sos un poco nuestra ventana a lo que sucede y se charla allí.

  39. 39
    @NitoA says:

    La verdad yo me doy cuenta que me está pasando esto en el trabajo… no puedo concentrarme en un tema más de 15 minutos. Estoy armando una planilla por un lado, bajandome algo de internet por otro, chequeando twitter, haciendo llamadas, etc… Me molesta hasta a mi mismo, pero no logro hacer una sola cosa a la vez.
    Es más, leí este post mientras investigo sobre un mercado que quiero explorar y armo una planilla para establecer los incentivos de mi empresa. Obviamente, termino no haciendo nada realmente.

    Dificil encontrar una “solución” al problema. Creo que hay q adaptarse y aprender a vivir así.

  40. 41

    Si la subsistencia del género humano dependiera de nuestro trabajo pensaría que es nocivo, pero como la subsistencia está asegurada y la mayoría de la gente o la mayor parte del tiempo lo dedicamos a actividades superfluar como márketing, tareas administrativas, contables, legales, etc. no me parece que esa falta de productividad sea nociva, creo que es una adaptación a las exigencias del entorno.
    La realidad es que nos sobra el tiempo…

  41. 42
    eduardo says:

    Santiago: no pierdas la fe en esta era de la hiperconectividad …. volvé a recordar tus épocas de estudiante secundario o universitario… ¿no te pasaba que la mayoría de las veces perdías la atención a los 15 o 20 minutos? (¿o sólo me pasaba a mi?) y las únicas veces que focalizabas durante un lapso grande de tiempo era a lo largo de un problema complejo (por ej matemático) al cual si uno le perdía el hilo entonces ya no se podía entender lo que continuaba.

    Pienso que nuestra cabeza tiene capacidades de multitarea y de alguna manera automática asignamos recursos de nuestra mente según las necesidades de cada tema … cuando es necesaria el 100% de la atención lo hacemos pero cuando el tema no nos exige tanto entonces ponemos nuestros pensamientos en otra cosa … pero uno no debería tomar esto como falta de interés en el tema que se está tratando …. creo que nuestras cabezas optimizan de forma automática nuestras capacidades mentales lo querramos o no.

    Por otro lado, todo esto es quizás ….. ¿evolución?, sólo que a diferencia de generaciones anteriores lo podemos sentir y medir en nosotros mismos sin que sean necesarias muchas generaciones para ver los cambios.

    Saludos

  42. 43
    Fede says:

    Es increíble, no sé si nos pasa a todos pero a mi seguro que sí, es más…no leí ninguno de los comentarios de este tema que tuvieran más de 3 ó 4 líneas…
    Existe como un sentido continuo de apuro, de que no hay tiempo, de que hay que estar siempre acelerado…MUY preocupante!

  43. 44
    Cynthia F. says:

    Por fin!!!! Cuánto me alegra que digas: “Yo siempre fui un gran defensor de la hiperconectividad. En este momento ya no estoy tan seguro”. Es un buen punto de partida… El otro día me olvidé el celular y por unas horas estuve desconectada. Primero experimenté terror. ¿Y si necesitaban localizarme?… Al rato me sentí LIBRE! ¿El celular se habrá vuelto nuestro objeto contrafóbico para andar por la vida?

  44. 45
    Pulpo says:

    Un gran ejercicio para aprender a mantener la concentración es el ajedrez.
    Se lo recomiendo a todos.

    Ahora en el tema de la tentación de pispear otras cosas me parece que no solamente es importante Twitter, sino la cantidad de estímulos… y eso con la evolución y la sobreabundancia de ofertas cada vez se dará más.

    Cuando éramos chicos y jugábamos al mini basquet corríamos con la pelota hasta que veíamos que nuestros papás estaban en la tribuna y nos distraíamos y los saludábamos.
    Recién cuando las cosas eran más importantes, aprendíamos a hacer foco.
    Imagínense un niño en un estadio repleto… es lógico que las tentaciones a dispersarnos se multipliquen también.

    No culpo a Twitter… es solamente que cada vez hay mucha más oferta.

  45. 46
    Pablo Baqués says:

    Leí hasta

    Javier says:
    22 July 2010 at 19:13

    Me pareció tan pero tan bueno que no leí ninguno más. ( y si, me fui a Twitter)

  46. 47
    JP says:

    Santi,

    Este artículo explica porqué nos gusta Twitter, el Mail, los SMS, etc (La Crackberry es una consecuencia y la amplificación de ello)

    http://www.slate.com/id/2224932

  47. 48

    […] This post was mentioned on Twitter by Victor Barrera, Florencia Casarino. Florencia Casarino said: La cultura Twitter y el fin de la atención http://bit.ly/d80fkI […]

  48. 49
    renato says:

    Hace algunos meses que leo tu blog, pero este artículo es sencillamente brillante, te felicito, diste en la clave de uno de los fenómenos más problemáticos de esta era de la hiperconectividad. El reto, individual, consiste en dominar este interés por todo y por nada al mismo tiempo, dejar pasar lo irrelevante y concentrarse en pocas cosas, es uno de los retos de la inteligencia 2.0, saber manejar la superabundancia de información. Hay que aprender a desconectarse.

  49. 50
    Carolina Añino says:

    Creo que en las escuelas enseñaría meditación, estimularía la lectura de poesía e investigaría como están impactando las tecnologías en nosotros y en el aula. Justamente, creo que hay que enseñar a que podamos hacernos las preguntas correctas y desarrollemos usos con sentido. Para eso se necesita wifi, Pcs y la presencia concreta y critica del docente y los padres. Pareciera que la forma de ser humano esta cambiando así como la percepción acerca del tiempo y nuestro cerebro. La internet se asemeja mucho a “la gran mente” de los budistas. No?

  50. 51
    Fernando Jarach says:

    Viste lo que Seinfield dice al respecto?

  51. Página 1 de 3123»

Deja un comentario

Por favor completa correctamente los campos requeridos, y no te olvides de tu comentario!

Suscribirme al blog

Ya está disponible mi nuevo libro "Pasaje al Futuro" Quiero ver dónde comprarlo