Loading
28-01-2010

El incomprensible encanto de ser argentino

Fuerza de atraccion

Cualquiera que venga leyendo este blog desde hace un tiempo sabe que yo soy extremadamente crítico de la Argentina. He despotricado, entre otras cosas, sobre el egoísmo de sus clases dirigenciales, el oportunismo miope de nuestras políticas públicas, el premio sistemático a los que quiebran las normas, la falta de integridad de la clase política y la tolerancia de los argentinos con la corrupción.

Me doy cuenta de que nunca, en este año y medio, escribí nada bueno sobre la Argentina… y no es casualidad. Mis sentimientos hacia el país están dominados por el desencanto y la bronca. Sin embargo, y por razones que no alcanzo a comprender, ser argentino tiene un incomprensible encanto que espero este post nos ayude a tratar de entender.

Hace algunos días, Martín Varsavsky publicó un post llamado “Por qué no voy a Buenos Aires”, donde describe todas las desgracias que le sucedieron a él a nivel personal en el tiempo que vivió acá y cómo eso contrasta con la vida mucho más lógica que pudo construir en USA y en España. Las reacciones, a favor y en contra, fueron encarnizadas. Muchos lo insultaron por criticar a la Argentina de esa manera o le reprocharon haberse ido. Otros le agradecieron que desde afuera nos pusiera un espejo enfrente donde mirarnos y reconocernos en nuestro fracaso colectivo. Y él tuvo que salir a aclarar el por qué de su mensaje.

Sin embargo, Martín Varsavsky es una excepción. Son muy, muy pocos los argentinos que se van del país y sienten que están mejor en otro lado. Es más, de mi círculo más cercano de amigos TODOS (sí, TODOS) se fueron del país en algún moemento de sus vidas. Todos menos dos ya han regresado y los dos que quedan afuera tienen planes concretos de retornar en los próximos años. ¿No es incomprensible?

Yo nunca me fui del país. No por una cuestión ideológica ni porque me parezca mal que otros se vayan. Simplemente mi vida se dio de otra manera. Pero claramente creo que el costo de emigrar es enorme al desarraigarse. Si ya lo hiciste y pagaste ese costo, yo creería que no tiene sentido volver. Pero la evidencia está abrumadoramente en mi contra.

Parece que la Argentina tiene un secreto encanto. Uno que se nos escapa a los que estamos acá, pero tira con una fuerza tremenda cuando estás lejos. De hecho, yo creo que el post de Martín es su manera de resistirse a esa fuerza: como quien necesita inventar razones para estar muy enojado para poder separarse de una novia a la que en realidad ama, Martín necesita pelearse con la Argentina para que “el incomprensible encanto” no lo traiga de vuelta de una oreja.

Yo no sé qué es y espero que juntos en este post conjeturemos de qué se trata. Me interesa especialmente la visión de los Argentinos que están afuera, la de los que estuvieron lejos y volvieron, las de los que están acá y fantasean con irse. También sería interesante que los extranjeros que lean nos cuenten si con sus países pasa lo mismo y simplemente es la “fuerza del lugar de uno” o es hay algo específicamente argentino en todo esto.

Foto: ImagePeace – Janet Murphy

    Hay 575 comentarios - Agregá el tuyo!

  1. 1
    Koongfu says:

    Yo viví en USA, volví a Argentina (pense que podía hacer algo grande en mi país, mala decisión) y estoy haciendo lo posible para poder irme de nuevo. Las complicaciones que tiene este país para poder hacer algo grande en tu vida de manera ética, legal y sin problemas son increíbles y sólo hablo de la parte laboral y profesional. La inseguridad. la corrupción, injusticia (y no sigo porque es larga la lista) superan al “encanto” de ser argentino, vivimos en el 4to mundo y no tiene comparación con vivir en otros países. La mayor parte de nuestros problemas pasan por el respeto.

    • 351
      lorena says:

      hola, vivo en Alemania y soy de Argentina….aquí crecí como persona, me pude desarrollar y adquirí muchísima cultura..puedo viajar por el mundo…usted tiene razón..para los argentinos con ambiciones como usted es difícil crecer en Argentina…mucha suerte…

  2. 2
    Lisandro says:

    Que lindo tema para discutir… No en vano aguinis hace plata escribiendo sobre esto jaja. En mi humilde opinion creo que la razon esta en la forma de ser de los argentinos, cualquier sociedad diferente resulta “incomoda” para nosotros… es algo raro pero nos pasa. Es como que nuestras costunmbres y por sobre todo nuestra forma de ser hacen que extrañemos lo nuestro, lo bueno y lo malo. La semana pasada estuve en Brasil de vacaciones y obviamente me di cuenta que estaba en una sociedad muy diferente a la nuestra. No digo que me llegue a sentir incomodo porque estando de vacaciones seria muy raro pero como que los ultimos dias ya me molestaba el “o brigado” y demas cuestiones, medio loco no? y eso que eran brasileros no alemanes…..

    En fin, creo que el titulo de aguinis resume perfectamente este fenomeno: El atroz encanto de ser argentinos…. leeanlo.

    Saludos!

    • 7
      Santiago B. says:

      Uy! Le choreé el título casi literal a Aguinis!!! Yo sabía que esa expresión me sonaba… Es como un “meme”. Y bue, es muy argento chorear! 🙂

      Che, Aguinis, no te agretes, fiera! Está todo bien, no, papá?

      • 41
        Raquel Alvarez says:

        No te ilusiones, Santi, aunque te disculpes Aguinis es, definitivamente, un agreta, jaja

      • 46
        directordeverdades says:

        Jajaja te mandaste la gran Bucay! ..no te hagas problema nadie se dio cuenta te incluimos en choreo en la 2 parte de la pelicula 9 reinas jajaja

      • 92
        Lisandro says:

        Y bueno santi, sos un mini aguinis….. jaja podes escribir un libro con todas las experiencias que contamos aca. Si queres arranca por otro post dedicado a este tema que es muy interesante, seria bueno escuchar la opinion de algun sociologo no? para ver si nos puede explicar algo de esto que es medio raro.

        Abrazo!

  3. 3

    Estoy de acuerdo con vos y es algo que siempre he valorado en los argentinos. Nosotros queremos a Argentina porque a pesar de que hay de todo tipo de “gentes” como en todos los paises, los argentinos somos apasionados, cooperativos, amigueros, nos visitamos, nos apoyamos en las crisis, y etc, etc…se que hay chorros, se que hay todo otro tipo de gente, pero esto que te menciono, es lo que hace que un argentino afuera extañe su pais: “extraña su gente”. En otros paises las cosas estan organizadas, pero tan organizadas que le gente no conoce casi la cara de quien trabaja a su lado. Tenia un profesor de la facu que decia, que en un pais organizado vive cualquiera, pero en Argentina hace falta talento y astucia para vivir y sobrevivir!. Por eso somos conocidos como los “truchos ” fuera del pais, porque nuestra cabeza esta acostumbrada a encontrarle una salida a todo. Y eso es estar vivo y con sangre en las venas!!!. la mayoria se termina aburriendo de una vida tan predecible de otros paises y por eso desean volver. Porque por mas que te vayas de aca, sos hijo de criollos con adrenalina en la sangre, y por mas que quieras pararla, la adrenalina mueve al espiritu. Como decia la publi de Quilmes: nos une la pasion..pero la pasion por la vida!!!.

    • 29
      Fede says:

      Lu, eso de que somos los “truchos” es algo que lo sentimos más los Argentinos que lo que realmente piensan fuera. Y no hablo de Uruguay, Paraguay y Brasil eh.

  4. 4
    arababianlight says:

    André Gidé escribió una de mis frases favoritas que adopté como patrón en mi caso:

    “Uno no descubre nuevos territorios a menos que consienta perder de vista la costa por un largo tiempo”.

  5. 5
    Joaquin G says:

    Tengo 29 años y no fantaseo con irme afuera. Apenas me recibí de ingeniero, a los 23, me gustaba la idea de entrar a una gran empresa y que me haga girar por el mundo. Pero ahora no. Ya no fantaseo con irme a vivir a otro lado ni con volver a entrar a una gran empresa. Quiero quedarme en el país, emprender, y generar valor acá. Quiero estar cerca de mis amigos y de mi familia.

    Y, si bien nunca vivi afuera, mas de una vez me fui de vacaciones y el hecho de estar haciendo la cola en migraciones de ezeiza es una sensación muy agradable, la misma que cuando uno llega a su casa después de mucho tiempo.

  6. 6
    Fede says:

    Lo lei y pareciera que lo escribiste para mi, tengo muuuchooo para decir, ahora no puedo pero en un rato te doy todas mis razones sobre por que encanta.
    Saludos,
    Fede

  7. 8

    Creo Santi que es ni mas ni menos como lo describiste de Martin ¨hay que enojarse para encontrar un motivo para no volver¨… No le doy demasiadas vueltas al asunto: estoy convencido que por más intereses sociales, económicos y/o de confort uno persiga, EL LUGAR DONDE UNO TIENE SUS AFECTOS ES SIN DUDA ¨SU LUGAR EN EL MUNDO¨.

    Abrazo y que lindo tema para seguir descubriendo ¨como pensamos los argentinos¨.

    • 30
      Manuel says:

      100% de acuerdo..hace un año y medio q vivo en Italia (vuelvo en breve)….no es algo “argentino” es simplemente que ” EL LUGAR DONDE UNO TIENE SUS AFECTOS ES SIN DUDA ¨SU LUGAR EN EL MUNDO¨.”

      • 61
        bernardo says:

        Tan simple como eso …coincido

        • 78
          Diego says:

          Mark Twain en el diario de Adan y Eva escribe el epitafio que Adan coloco en la Tumba de Eva y decia: “Allí donde estaba ella, allí estaba el paraíso”.
          Eso sucede en muchos casos con los afectos. Allí donde ellos están, está el paraiso.

    • 89
      Arash says:

      Estoy de acuerdo con vos. Pero una persona puede crearse buenos afectos adonde vive tambien. Obvio la familia no, pero aparte los amigos de siempre es posible de crear lazos fuertes con gente nueva. 23 años, italiano que vive hace 1 año en Buenos. Acà te juro que ya tengo ‘hermanos’. Por esa misma razon pero, tambien pienso que podria irme a vivir a otro lado un dia y crearme otras buenas amistades. Lleva tiempo, energia, paciencia, ya se… pero hay buena gente aparte los que conocimos en el segundario
      Saluti

  8. 9

    En mi experiencia, como parte de AIESEC -una red global de jóvenes- donde muchos hemos dejado nuestros países de orígenes, tuve la oportunidad de charlar con varias personas en situaciones similares de distintos países.

    Estos cambios tienen un proceso psicológico llamado “Shock Cultural” (más info en http://es.wikipedia.org/wiki/Choque_cultural) donde uno pasa por distintas etapas, desde la “luna de miel” donde todo lo del nuevo país le encanta hasta donde odia a todo el nuevo país y extraña su cultura.

    Creo que es un proceso super bueno de vivir, el cual le recomendaría a cualquiera, ya que te abre mucho la cabeza, te ayuda entender la diversidad, cuestionarte muchas cosas sobra la humanidad (que independientemente de la cultura son transversales a todas las personas) te ayuda mucho en autoconocimiento, y sobre todo te hace entender mucho más a tu propia cultura mirándola desde otra perspectiva.

    En mi caso, aunque ahora estoy afuera de mi tierra y quiero seguir teniendo experiencias similares en culturas más distintas próximamente “La tierra igual me llama”, creo que lo mas importante se aprende en casa.

    Un abrazo Santiago, y espero respuesta a mi correo 😉
    .M

  9. 10

    Me parece que para cada historia de vida corresponderá una visión del supuesto encanto argentino. En lo que a mí respecta, Argentina tiene muchos más desencantos que encantos, pero sería un necio si creyera que eso aplica a los demás: no aplica a nadie más que a mí.

    La dureza de la emigración tiene más que ver con toda la estructura emocional y cultural que uno deja atrás. Creo que parte del motivo de que sea tan duro emigrar tiene que ver con que la mejora que se obtiene no es tan abrumadora como para aplacar la nostalgia y demás sensaciones propias de abandonar la historia de uno. Cualquiera sabe que España está mejor que Argentina en casi cualquier cosa en que se los compare, pero no tanto mejor como para que vivir allá se sienta paradisíaco. Diferente es el caso de, por ejemplo, un senegalés o un hondureño. Esos sí que son países difíciles en serio, y de ahí puede sentirse mucho mejor el cambio, por más afectos e historias que uno deje detrás.

    Por otro lado, no dejemos de tener en cuenta que miles de argentinos no emigran *porque no pueden*. Casi ningún país adonde emigrar suponga una mejora tiene las puertas abiertas a los argentinos. Este no es un dato menor; la cantidad de emigrantes sería impresionante si fuera posible hacerlo de manera legal hacia países del “primer mundo” (quienes son familiares directos ya lo han hecho de a miles)

    Además, Argentina tiene estos ridículos ciclos casi contrahistóricos, donde cuando el mundo empeora nosotros mejoramos, lo que seduce a muchos a querer volver; y muchos de quienes vuelven terminan no demasiado convencidos de haberlo hecho.

    En lo personal, me parece que de no ser por la familia y amigos, Argentina es un país “emigrable”, al cual volver de vacaciones cuando se pueda; su encanto es muy relativo y no cualquiera puede vivir bien aquí, especialmente en las grandes ciudades.

  10. 11
    pza says:

    Es un tema muy difícil de explicar; se trata de sentimientos. Nacer en un lugar, pasar la infancia, adolescencia, los encuentros familiares, los amigos, los aromas, los sitios, los sabores. Uno se forja en un país, y eso no no se olvida.

    Supongo que será igual en cualquier lugar del mundo, la inercia de volver al origen no muere nunca.

  11. 12
    Anaranjada says:

    Soy colombiana vivo hace 4 años en Argentina, pero la realidad es que uno es de donde tiene historia, familia, y conocidos. Por más que me encanté este país y así es. No tengo historia acá, y la que he ido construyendo no me basta. Hacer nuevos amigos, relamente amigos es muy complicado, y los que se tienen son amigos circustanciales, la situación del pais me es ajena por más de que la estudié, incluso la viva, no me es propia. Nunca seré realmente argentina.

    Siempre tengo la firme convicción de volver, sobretodo porque uno siempre va ser extrangero, siempre va querer su comida, su gente, sus conflicitos, y la sensación de volver es simpre la de volver a casa.

  12. 13
    Juan Sluman says:

    Estimado Santiago:
    Tu pregunta es muy interesante, seguramente al punto de preguntarte porqué razón (por lógica consecuencia) hace tiempo escribís contra los argentinos, o sea contra los tuyos.
    He viajado bastante, aunque no vivido en el exterior. Pero conozco mucha gente, y familiares directos, que han vivido afuera (en países desarrollados y no).
    Creo que podríamos buscar la respuesta a tu inquietud en una mezcla de factores. En primer lugar, el poblacional: hubo un Sarmiento que, so pretexto de facilitar la expansión de la educación ilustrada imaginó masacrar a los indígenas autóctonos de estos lares, idea que Roca llevó a cabo. El latinazgo, entonces, prevaleció sobre lo autóctono: a diferencia de otros países de la región. Esa medida, siempre desde lo poblacional, se complementó con diversos tipos de inmigraciones que hemos tenido: en un comienzo española (y de lo peor -a diferencia de norteamérica, que tuvo inmigración sajona por causas políticas y religiosas, por aquí se enviaron presos españoles a colonizar) que ocupó tierras y conformaron así las familias patricias argentinas. La popularización del sufragio, las siguientes inmigraciones de europeos con hambruna pero dispuestos a trabajar en serio, y un Perón que (ideas de Palacios mediante) con puros intereses demagogos facilitó el movimiento de clases como pocos en otros lados del mundo, fomentó una Argentina con gran potencial y crecimiento: esto generó una Artgentina que pintaba como potencia. Pero me detengo en Perón: precisamente como sus fines fueron siempre demagogos a fin de permanecer en el poder, siempre pensó en el cortoplacismo y no le interesaron los abusos del sindicalismo, del empresariado, y del servidor público que sobreprotegió. Allí se genera la Argentina del abuso, la causa del porqué estamos como estamos.
    El motivo, Santiago, es, a mi juicio, la mezcla del europeizado latinazgo sin mistura aborigen´, inteligente (la necesidad de sobrevivir en la jungla de la trampa tien cara de hereje…), y pícaro a la vez. Pero queribles. Así creo que somos.
    Muchos saludos,
    Juan

    • 14
      Jack Sluman says:

      Estimado Santiago:
      Tu pregunta es muy interesante, seguramente al punto de preguntarte porqué razón (por lógica consecuencia) hace tiempo escribís contra los argentinos, o sea contra los tuyos.
      He viajado bastante, aunque no vivido en el exterior. Pero conozco mucha gente, y familiares directos, que han vivido afuera (en países desarrollados y no).
      Creo que podríamos buscar la respuesta a tu inquietud en una mezcla de factores. En primer lugar, el poblacional: hubo un Sarmiento que, so pretexto de facilitar la expansión de la educación ilustrada imaginó masacrar a los indígenas autóctonos de estos lares, idea que Roca llevó a cabo. El latinazgo, entonces, prevaleció sobre lo autóctono: a diferencia de otros países de la región. Esa medida, siempre desde lo poblacional, se complementó con diversos tipos de inmigraciones que hemos tenido: en un comienzo española (y de lo peor -a diferencia de norteamérica, que tuvo inmigración sajona por causas políticas y religiosas, por aquí se enviaron presos españoles a colonizar) que ocupó tierras y conformaron así las familias patricias argentinas. La popularización del sufragio, las siguientes inmigraciones de europeos con hambruna pero dispuestos a trabajar en serio, y un Perón que (ideas de Palacios mediante) con puros intereses demagogos facilitó el movimiento de clases como pocos en otros lados del mundo, fomentó una Argentina con gran potencial y crecimiento: esto generó una Artgentina que pintaba como potencia. Pero me detengo en Perón: precisamente como sus fines fueron siempre demagogos a fin de permanecer en el poder, siempre pensó en el cortoplacismo y no le interesaron los abusos del sindicalismo, del empresariado, y del servidor público que sobreprotegió. Allí se genera la Argentina del abuso, la causa del porqué estamos como estamos.
      El motivo, Santiago, es, a mi juicio, la mezcla del europeizado latinazgo sin mistura aborigen´, inteligente (la necesidad de sobrevivir en la jungla de la trampa tien cara de hereje…), y pícaro a la vez. Pero queribles. Así creo que somos.
      Muchos saludos,
      Juan

  13. 15
    Tomy Lorsch says:

    Santi,

    yo llevo 8 años fuera, pasando por Alemania, Japón y ahora España, pensando en San Francisco como próximo destino, pero con las cosas muy claras: lo más cerca que llegaría de Argentina es Brasil.

    Pero cada cierto tiempo Argentina me atrae como nada, para después de 2-3 semanas querer salir corriendo otra vez.

    La razón paa mi es simple: la familia. Y Argentina es como la Familia; no se banca, pero es necesaria.

    Un abrazo.

    • 31
      Fede says:

      De que parte de Argentina sos Tommy (Lorsch)??

      • 32
        Tomy Lorsch says:

        De Buenos Aires…

        • 33
          Fede says:

          Es algo para tener en cuenta, siempre que me encuentro alguien que no piensa volver, en un alto y sorprendente porcentaje, son de Buenos Aires.

          • 34

            Sin dudas tenes razon!!!! Le gente de provincias Argentinas y hasta incluso la de provincia de Buenos Aires tiene otros valores….la misma forma de vida, el ritmo de las provincias y el contacto mas intimo y fluido con sus flias, hace que el despegue sea mas duro…

            • 37
              Fede says:

              Es otra experiencia en general, con menos violencia, un ritmo un poco menos acelerado y la gente es mas permeable. La experiencia en general es diferente.

              • 39
                Guille says:

                De hecho, cuando vuelva a Ar, siendo de Córdoba me gustaría volverme a esa ciudad. Simplemente porque podría fundar un startup con excelente gente, comprarme una casa divina pero no tan cara y a 20 minutos de las sierras… gracias Dios!!! 🙂

  14. 16
    marcelo says:

    Santi, me parece muy interesante el punto que planteas. Te diria que como uruguayo me pasa algo parecido. Estoy viviendo en Chile desde hace 6 años ya, y la verdad es que aunque el sistema aca funciona, los politicos no tienen la mala fama que tienen en otros lados, hay oportunidades laborales y de emprendimiento, hubo mas de una vez donde pense seriamente en dejar todo esto por volver a estar en Uruguay, cerca de la familia, de los amigos, de los lugares donde uno se crio, e la cultura de barrio, etc. Es dificil describir el sentimiento, pero uno quiere a su pais y desea lo mejor para el pais. Creo que tanto Uruguay como Argentina se van a beneficiar mucho de los que regresen, no porque los que nos hayamos ido seamos mejor que los que se quedaron, sino que porque tenemos una vision distinta, y hemos visto como las cosas si funcionan en otra parte. Hoy mismo tenia una discusion con un argentino y un sudafricano que viven en Chile, respecto de que al argentino hace lo posible por no pagar impuestos, mientras que el chileno los paga – aunque intente pagar el minimo – y uno nota la diferencia abismal entre sociedades donde la gente paga feliz impuestos porque se vuelven hacia uno en forma de mejor educacion, salud, justicia, seguridad, ciudades limpias, ordenadas, desarrollo, planes de inversion, etc. Creo que en definitiva los que estamos fuera queremos volver porque tenemos la esperanza de que nuestro pais puede ser mejor, y si le sumamos a las sociedades uruguaya o argentina las cosas buenas de paises como Chile, nueva zelandia, australia o canada, yo creo que somos un golazo!

  15. 17
    El Huber says:

    Mi visión personal del tema (por propia experiencia) es que a la distancia y con el entorno afectivo lejos, las mismas cosas que nos reventaban se convierten en esas mismas cosas que uno extraña. La distancia ayuda a idealizar y, por ejemplo, las avivadas (corrupción/corruptela) se transforman en “esa inventiva criolla para hacer las cosas de manera diferente”.
    En cuanto a tener un pasado en el nuevo lugar, una vez un profesor me dijo que transcurrido un año y al empezar a repetir ciclos (el segundo cumpleaños, el segundo año nuevo, etc.) se comienza a construir memoria en ese lugar y este pasa a ser parte de tu vida y tu historia. En mi caso fue asi.
    Yo me fui y volvi y hoy siento que, a diferencia de la canción, yo SI soy de aqui y SI soy de alla. con lo bueno y lo malo que ese doble desarraigo acarrea.
    Saludos!

    • 21
      Santiago B. says:

      Y el remate??? 🙂

      (perdón, chiste interno)

      • 62
        El Huber says:

        Respuesta al chiste interno:

        a veces, por haber vuelto, pienso que en lugar de “el remate” es “de remate”. Cuac!

    • 47
      Claudio says:

      Como bien dice la frase

      “Uno aprende a amar la vida donde aprende amar los lugares”

      Por eso pienso que si solo viviste malas experiencias en el país y no llegaste amar el lugar probablemente tengas malos recuerdos y potencies lo poco o mucho que encuentres en otro lado, pero si viviste buenos momentos (aunque sea en la infancia) Argentina es un tatuaje imborrable

      Saludos!

  16. 18

    Como tus amigos, yo vivi 6 años afuera y, también como tus amigos, no cambiaría Argentina como lugar para vivir. Para mi el incomprensible encanto de vivir acá tienen que ver con nuestra familia, nuestros amigos y nuestras costumbres, que las tenemos mucho mas “embebidas” que en otros lados. A mi me encanta tomar un cortado y un tostado en un bar y saber exactamente lo que me van a servir, amo la manera en que puteamos, me encanta la manera en que hablamos “argentino” en cualquier punto del pais y cada día me sorprendo con la creatividad y capacidad de supervivencia que tenemos. Nos falta vivir más en comunidad, colaborar más y sentirnos orgullosos de ser argentinos.

  17. 19
    Fernando Jarach says:

    Buenisima la razon de Tomy Lorsch.
    No vivi afuera, pero estando de viaje por trabajo fui a cenar con un Aleman que vivio 7 años en Argentina y a mediados de los 90 vovlio a Hamburgo.
    Yendo al restaurante pasamos por una agencia de viajes con un afiche de Cataratas; y ahi empezó a “llorar”… ves como me torturan (o algo parecido decia).
    Conto tambien que un domingo a la mañana un vecino se quejo porque el estaba cortando el pasto; que un sabado llegó a la peluquería a las 11.55 cuando el horario de cierre era a las 12.00 y no lo atendieron.
    Parafraseando a Serrat, son aquellas pequeñas cosas que hacen que querramos volver por mas de creer que estamos bien. De hecho (obviamente el tema no fue hecho en este sentido) fijate la primer estrofa:

    Uno se cree
    que las mató
    el tiempo y la ausencia.
    Pero su tren
    vendió boleto
    de ida y vuelta.

    • 24
      Fernando Jarach says:

      Viendo el comentario de Diego (#22) me acabo de avivar de algo…
      Mi hermano se fue en el 90 y vive en Francia donde estudio y trabaja en cine (basicamente documentales).

      Casualmente, de las 4 peliculas (y cortos) que el escribio que tengo en mente ahora son: Un documental sobre los burreros en Palermo, otro sobre una semana en Buenos Aires justo en el 2002 donde va a ver un River Boca con sus amigos, uno sobre dejar de fumar y el ultimo se llama “El gaucho” (de paso hago un chivito) http://www.dailymotion.com/el-gaucho

      O sea, de las 4, 3 se las arreglo de alguna manera para venirse un tiempito aca..

  18. 20

    Social comments and analytics for this post…

    This post was mentioned on Twitter by bilinkis: El incomprensible encanto de ser argentino http://bit.ly/bs0AuD

  19. 22
    Diego says:

    Hola Santi !

    Para mí más que encanto tiene que ver mucho con los afectos, con la forma de ser amiguera, abierta y hasta solidaria, como dijo Lu Solari arriba.

    Yo llevo 7 años fuera del país. Me fui luego de finalizar mi carrera de ingeniería en sistemas. En mi caso no fue tanto (o solo) por el tema profesional/económico sino por sobre todo las ganas enormes de descubrir el mundo. Algo que por cuestiones geográficas y económicas es imposible desde Argentina.

    Al igual que comentó arriba Martín, AIESEC me abrió las puertas del mundo y me brindo muchas amistades de todo el planeta, y a mi novia. Tal vez en parte es por eso que el desarraigo no lo he sentido tanto, he vivido 6 años en Suiza y uno en Oxford, UK, donde hice un MBA con el que había soñado durante mucho tiempo.

    Si bien estoy bastante cómodo aquí, sigo leyendo los diarios de Argentina, muchas veces incluso escuchando la radio de allá. Creo que hay una cosa esencial y es que uno no puede, ni tampoco quiere, olvidar los orígenes y quebrar el lazo sentimental y cultural con su país.

    En mi caso yo diría que la Argentina me duele más de lo que la extraño pero así y todo estoy viendo de generar emprendimientos que me hagan ir mas seguido a mis pagos.

    Considero que lo verdaderamente duro es lo que uno se pierde de compartir con sus seres queridos. Ejemplos me sobran: mis amigos han tenido hijos que casi no conozco, no pude compartir el noviazgo de mi hermana antes de que se casara, ni el secundario de mi hermano menor, ni los últimos años de mi abuela. Mis viejos ya han pasado los 60 y si bien no son “viejos” uno comienza a preguntarse cuantos años mas los tendrá y si no se esta perdiendo de compartir muchas vivencias con ellos. En síntesis, para mi esto es lo mas fuerte, que te “tira” a querer volver.

    Hace un año organice todo para pasar dos meses allá, si bien fue genial estar con todos mi seres queridos, lo otro, lo negativo, me termina desgastando un poco. Por alguna razón luego de 6 semanas ya tenía un poquito de ganas de volver a Europa. En parte porque aquí también tengo nuevos y buenos amigos, mi novia, etc. pero también porque he visto lo que puede lograr una sociedad que hace las cosas bien, y como contrasta fuertemente con una Argentina con tantisimo potencial y energía usados no siempre de la manera correcta.

    Uno termina teniendo sentimientos encontrados constantes, y luego de cierto tiempo nos sentimos un poco como Facundo Cabral, que “no soy de aquí ni soy de allá”, o visto desde un punto de vista mas positivo “soy tan de aquí como soy de allá”. 🙂

    Por lo pronto, dentro de solo dos semanas estaré de paseo por Baires y Mendoza. Para no perderme de vivir todas las cosas lindas y lo bueno que la maravillosa Argentina tiene para ofrecer.
    Un abrazo grande!
    Diego

  20. 23

    Visité Argentina en el 2008, y experimenté el más que incomprensible diría indescriptible encanto de los argentinos. Volveré este año, pero quizá más que por haberme enamorado de Argentina, por haberme enamorado de una argentina.

    Saludos desde Euskal Herria (Pais Vasco)

    • 36

      jajajajajajaj!!! Buenisimo Jose!!!! ese es otro encanto que dicen los hombres del exteriror que tiene nuestro pais: la carne argentina…no precisamente de las vacas!!!!

      • 63
        bernardo says:

        Es bueno aclarar que el exportador de carne mas grande del mundo x habitante es …Uruguay ! ademas …vendemos muchas vacas

        No te agrandes tanto ! ja

        • 68
          Fernando Jarach says:

          Porque te crees que esta semana dijeron que la carne de cerdo tiene propiedades afrodisiacas???

  21. 25

    Yo llevo 5 años en España y la verdad q vuelvo pero sabiendo, claramente, q voy de visita…
    Creo que como siempre, depende mucho como te has ido de tu país. Aca en Barcelona hay mucha gente que vino en el 2001 y se siente “exiliada” o echada por SU país, esa gente siempre está idealizando y añorando las cosas buenas y que le gustan de Argentina, pero sienten que no pueden volver por las cosas malas, las que lo hicieron irse…
    Sin embargo, la mayoría de la gente que se fue por decisión propia, pensada, planeada, tiene menos tirón desde allá.
    Como decís, Santiago, creo que una vez que pagaste el coste del desarraigo lo que queda es más tranquilo. Pero al mismo tiempo desarraigado estas siempre. ninguna esquina de “mi” Barcelona tiene las historias que tienen para mi las esquinas de “mi” Tucumán natal…

    También creo que el encanto de ser argentino es siempre “exgerado” cuando te vas de tu país, mucha gente lo dice: cuando estamos dentro, “somos todos unos garcas” y cuando estamos fuera “somos todos unos fenómenos”…

    No me animo a exponer alguna conclusión, mi experiencia es que cada vez uno está más dividido y cuanto más llevo fuera más difícil se me hace volver, por que (según la flexibilidad de cada uno) uno va haciendo del lugar en el que vive, cada vez más “su” lugar.

    Respecto esto que decís: “si simplemente es la “fuerza del lugar de uno” o es hay algo específicamente argentino en todo esto”. Creo que lo estás contestando vos mismo: los argentino nos creemos especiales…y yo, no creo que lo seamos.

  22. 26
    Fede says:

    Santi, tu pregunta es por que los que estamos afuera queremos volver??
    Para responderte eso primero te tengo que decir que voy para los 10 años fuera de Argentina, viví en Madrid, Barcelona y Dublin, y soy de Rosario.
    Esta en mis planes volver, creo que siempre supe que volvería pero conforme va pasando el tiempo la urgencia por que eso suceda se va acrecentando y las razones son la idiosincracia, somos un país lleno de defectos pero son los defectos que conozco, y aunque suene raro, quiero. Porque el fútbol me parece un deporte poco interesante, pero más de una vez me apasione viendo un partido. En Rosario la gente te dice gracias, te dice por favor y te pide disculpas.Los Argentinos somos apasionados, apasionados por el fútbol, por la política, por la queja, por los amigos, por la familia o por lo que sea, pero es pasión (cuando vas a ver un partido de cualquier deporte fuera de Argentina te das cuenta de lo que te hablo). Otra cosa es la intimidad, es normal que la gente sea más abierta y genere intimidad más rápido, nadie en Argentina se siente ofendido porque le pregunten la edad, por donde vive, si tiene hermanos, novia/o, cuando en otras culturas esas son preguntas intrusivas que violan la intimidad.
    Yo una de las cosas que más extraño son los abrazos, esos largos y apretados abrazos que aquí no están bien vistos o no son comunes, y a los que lentamente estoy acostumbrando a mi entorno a dar y recibir.
    Argentina para mi es mi tierra, es mi mamá, es quien me formo, me vio crecer y a quien le debo todo.
    Saludos,
    Fede

  23. 27
    D. says:

    Hace unas semanas atrás Laura Santillán en su programa Argentina para armar invitó a distintos extranjeros que residen en Buenos Aires. También algunos argentinos que habían vivido afuera o simplemente opinaban. Me llamó la atención de que David Sekiguchi estuviera sentado allí, pero fue muy bueno escuchar su opinión.
    Los extranjeros por unanimidad destacaron los vínculos familiares como algo sensacional y totalmente distinto a sus lugares de origen. El simple hecho de pasar tiempo en familia les llamaba mucho la atención y les atrae.
    Creo que esta puede ser parte de la explicación de por qué los argentinos casi siempre se quieren volver. Nos criamos en un ambiente muy familiero y necesitamos de estas cosas.
    Abonando a esta tesis recuerdo con mucho cariño el reencuentro con una amiga japonesa en Tokio. Ella junto a un grupo de amigos visitaron Argentina por casi dos meses. Tiempo después tuve que viajar para allá y me recibió con un beso en la mejilla y un abrazo, algo totalmente natural para nosotros… pero tendrían que a ver visto la cara de las amigos y amigas que estuvieron presentes allí (que no habían estado en Argentina); estaban realmente sorprendidos por esa actitud. Seguidamente les explicó que así se saluda la gente en Argentina, inclusive entre hombre (para ese momento los japoneses ya tenían los ojos redondos de tantos abrirlos).
    Por mi parte volví con la costumbre de darle la mano a los hombres…

  24. 28
    Sebastián S. says:

    Hace varios años estuve a punto de irme del país. No por odiarlo, sino por una atracción que sentía hacia vivir la experiencia de vivir afuera. No sé que hubiera sido de mi vida si hubiera emigrado, simplemente porque no lo hice. Pero tengo 2 primos viviendo en USA y la verdad es que se pudieron adaptar muy bien y no creo que les interese volver más que de vez en cuando de vacaciones. Al menos no por ahora que están en pleno desarrollo. Son jóvenes y les va bien, y si bien les gusta Argentina, no piensan en volver porque lo que lograron allá, acá no lo podrían haber hecho al menos en las mismas condiciones. Esa es la visión que tienen, porque obviamente no saben cómo les hubiera ido acá…. Y creo que ese tipo de experiencias que tienen, al menos en sus casos, hacen que se arraiguen más con el lugar adoptivo. De hecho ya son ciudadanos y uno de ellos tiene hijos nacidos allá.
    Vienen siempre que pueden, pero están un tiempito, no más de un mes, y se vuelven. Creo que no cambiarían la vida que tienen allá, por la que tendrían acá.
    A veces me pregunto que hubiera sido de mi vida si me hubiera ido, y lamentablemente me quedó esa sensación de “what if” porque ahora tengo hijos y no sería lo mismo emigrar.
    Estaría bueno lograr una utopia como la de la cancion IMAGINE de John Lennon: Imagine all the people, sharing all the world. No desde un punto de vista hippie, sino desde un punto de vista de experimentar. Creo que experimentar otras culturas no solo sirve para que crezcamos como personas sino que también nos sirve para crecer como sociedad. Por eso me molesta cuando los que están afuera despotrican contra la Argentina. Acá hay cosas buenas y malas como en todo el mundo, simplemente la diferencia radica en que muchos de los que quieren hacer las cosas bien, se van a hacerlas en otros países, y creo que si se quedaran y las hicieran bien acá, todo sería mucho mejor simplemente por un tema estadístico, si son más los que hacen las cosas bien, son menos los que las hacen mal. Nadie dice que es fácil, pero el caso de OfficeNet demuestra que es posible.

  25. 35
    Marina P. says:

    Yo me fui a vivir afuera varias veces. Al principio irme me resultaba muy exitante, empezar de cero, hacer nuevos amigos, un nuevo trabajo o estudio, y casi siempre que me iba era porque llegaba un punto en el que me hartaba mal de Buenos Aires y tomaba la desición de rajar por un tiempo.

    Lo extraño del caso es que cada vez que viví afuera me puse en contacto con cosas argentinas que cuando estoy acá no les doy ni cinco de bola, como por ejemplo el fútbol y la cumbia. En el mundial del 2006 mientras vivía en Italia lloré cuando perdimos contra Alemania (WTF?) y me aprendí y canté canciones como: Lauraaa siempre cuando bailas a ti se te ve la tangaaaa…(otro WTF)

    Es que cuando te vas afuera te das cuenta que si, se vive mejor, ganás mejor, viajás más, te das mas gustos…entonces porque después de un tiempo querés volver? Yo creo que a pesar de todo Argentina es un hermoso lugar para vivir, donde hay mucha gente con excelentes valores, donde se hacen amigos para toda la vida y donde, con ganas, se puede lograr lo mismo o más que en cualquier otro país.

    En mis 26 años de vida viví en 5 países, y la verdad es que no hay nada como mi querida, corrupta, sucia y demacrada Buenos Aires!!! 😀

    Amén.

  26. 38
    Guille says:

    Estoy en proceso de desarraigo en este instante. Por el momento en NYC pero en Mayo nos vamos a vivir con mi mujer a San Pablo. El proceso es duro pero nos vamos sabiendo que vamos a volver, no nos vamos con la idea de que en otro país vamos a estar mejor sino con el objetivo de crecer en otra cultura, tomar cosas, tener experiencias que nos permitan retornar al país con otros ojos.
    Se que mi país me cansa y me aburre que no podamos avanzar a los pasos de Chile y Brasil pero reconozco el encanto de vivir en él y al irme declaro que volveré.
    Amo Argentina, me encanta su gente, la cultura, la comida, amo a mi familia y todo eso vale mucho pero mucho más que los problemas que conlleva vivir en ella. Imaginen todo lo que vale ese asado el domingo al mediodía con amigos que nos bancamos que cualquier gil corte una calle y nos cague el día.

    Si en el par de años que estoy en Brasil decido no volver, te prometo Santi que escribo un post para tu blog al respecto.

    Abz.

  27. 40

    Estimados, que buen tema para debatir. Por motivos laborales, paso casi la mitad del año fuera de Buenos Aires, recorriendo países en Sudamérica. Lo bueno de viajar es que cada lugar te enseña, te educa… Los chilenos me enseñan a respetar mas las normas, los uruguayos a cuidar mas la ciudad, los colombianos a disfrutar mas del tiempo, los peruanos a renovar la confianza… y asi podria seguir la lista. Lo bueno de cada viaje es descubrir que lo que nosotros nos achacamos como “desgracias nacionales” son comunes a muchos de estos países… Los argentinos, la argentina, no es mas corrupta, ni informal ni caotica… como tampoco somos mas brillantes, geniales ni creativos que nuestros vecinos… No somos originales en la desgracia ni en el encanto. Pero por alguna razon siento que en los ultimos años los argentinos nos dedicamos a hablar mal de nosotros mismos todo el tiempo, como si el resto del mundo gozara de presidentes intachables, gobiernos pulcros, estadistas geniales y gente de bien y respetuosa al 100%. ¿Cuándo comenzamos a pintarnos un cuadro tan feo de nosotros mismos? A veces creo que estamos condenados al exito y por eso somos tan criticos de nuestra realidad. Eso es bueno. Pero llevado al extremo, es pensar que somos lo peor. Y puedo asegurarles que la calidad cultura, humana y profesional que se vive en Buenos Aires es de primera. En fin, son solo ideas volcadas a pulso veloz…

  28. 42
    Raquel Alvarez says:

    Yo jamás viví en otro país, y sé que la única manera de irme es que me exilien o que se vaya toda mi familia. Soy muy critica de la Argentina, pero coincido con este post sobre los lazos invisibles (o no tanto) que me unen a esta tierra. Tal vez hubiera sido fantástico nacer en un país mas serio y mas justo, pero habiendo nacido acá el ”daño” ya esta hecho, es como el beso de un vampiro. Quiero a la Argentina por sus honores y hasta por sus horrores: no dudo que una vida mas organizada tendrá su encanto, pero te juro que me mandas a Suiza y me muero de aburrimiento! También creo que es muy de argentinos suponer que este país tiene un algo maravilloso que lo hace tan especial: yo creo que todos los ciudadanos, sean del país que sean, tienen el corazón en su tierra. El presente es complicado, pero aquí esta mi historia, aquí están la calles que caminaron mis abuelos, la gente que habla como yo, las fotos de mi niñez, la gente que conoció a mis afectos que ya no están, mis amigos, mi musica, mis paisajes, todo. Hasta la extrañaría a la yegua del fondo de mi casa, que esta loca y es la peor vecina que tuve en mi vida! Realmente no creo que sea un ”algo” especial de los argentinos, simplemente es nuestra tierra y todos los seres humanos necesitan un lugar en este mundo que los identifique como únicos.
    Besos a todos, conciudadanos!

  29. 43
    Francisco V says:

    Che, para mi que los que se fueron tienen que volver, y los que están se tienen que quedar en la Argentina! Y ahi volvemos a hablar con los piqueteros de Gualeguaychú, pero esta vez para pedirles que NO levanten la medida nunca!

    Es chiste, no se enojen, tengo buenos amigos argentinos, y hay que resaltar que contrariamente a lo que muchos de sus compatriotas piensan, NO todo lo que tocan se convierte en mierda. Punta del Este es una buena muestra de ello. A pesar de estar en Uruguay, son los argentinos los que lo convirtieron en lo que es.

    Además he trabajado varios años reportando a argentinos, y la verdad que no tengo nada malo que decir (bueno, salvo cuando aquel directivo de una cía americana les vació las arcas y tuvieron que venir los yankees a arrastrarlo a la calle!).

    En fin, es una gran incógnita para mi cómo ver a tanta gente inteligente en un país que tiene una riqueza enorme, hacerlo pelota una y otra vez. Y ver cómo los que se van les va bastante bien, y los que vuelven, o bien la hicieron afuera y la disfrutan en su país, o bien se vuelven a ir frustrados.

    Ojo, a los uruguayos nos pasa lo mismo, pero como somos poquitos y de perfil bajo, nadie se entera de nuestras cagadas.

  30. 44

    Hola, Santi! Yo viví 6 años en Nueva York (volví hace 4). Y la verdad es que me cambió la vida para bien, en todo sentido. Incluso, habiendo estado el 11 de septiembre de 2001, cuando cayeron las Torres Gemelas, me dí cuenta que ahí existen las reglas y el respeto, cosa que me encantaría encontrar acá. Incluso en la situación más extrema, como un atentado de semejante magnitud, la gente no ocupaba los carriles de los bomberos, ni ningún auto perseguía una ambulancia para ir más rápido.
    Sé que suena como si fuera una vieja chota, pero juro que no lo soy. En Estados Unidos todo es más ordenado, más previsible. Si te dicen que te van a llamar de un trabajo, te llaman. No existe el chanta. Sí, seguro, que hay gente jodida como en todos lados. Y claro que cuando fue el atentado de las torres, me tomé el primer avión que pude y me volví por un tiempo. De golpe, Argentina se me convirtió en el lugar más seguro del mundo.
    Pero la verdad es que si bien Buenos Aires me parece una ciudad maravillosa, creo que lo que tira es el lugar donde uno nació, donde creció, donde están los viejos y los amigos. Al menos eso me parece a mí, que amo Argentina, pero que me no termino de entenderla. Y también me da bronca y miedo. Lo digo habiendo podido quedarme allá, y habiendo decidido volver.

  31. 45
    Nic says:

    Bueno, no pude pasar de leer 10 comentarios porque ando sin tiempo, pero voy a volver por mas.

    Hace 10 años y monedas que estoy en EU. Me llevo mas de cinco sentirme que pertenezco y soy local, pero todavia no se me van las ganas de volver. Me fui solo, y cuando vuelvo y paso unos dias con mi familia me cuestiono que carajo estoy haciendo en el exterior, pero al rato se me pasa y la logica le gana al corazon.

    Ahora tengo un chico de casi 3 años, y se volvio el principal motivo por el cual quiero volver, y por el cual quiero quedarme. Me gustaria que crezca en Argentina, que se crie como su papa y maneje los mismo codigos. Al mismo tiempo veo el futuro tan incierto que le estaria dando comparado con el que le puedo dar aca (todo estadisticamente, no hay nada asegurado) y me digo “que carajo tiene que hacer en Argentina?”.

    Ahora sueño con llegar a una pocision que me permita pasar 2 a 4 meses en Argentina y el resto aca. Una locura, no? Creo que la mayoria de las personas que quieren volverse, preferirian ese tipo de arreglo si les fuera posible.

  32. 48

    Es un planteo bastante groso, a mi se me dió muy fuerte cuando leí “Argentinos” de Lanata. En Argentina hay muchas cosas diferentes al resto del mundo, el trato confianzudo con cualquiera, el lunfardo de acá, el asado, el futbol (el cual no es de mi interés, pero hay que admitir que es algo muy fuerte).
    Uno vive despotricando contra todo lo que anda mal, porque siempre hay cosas que andan mal. Porque Argentina fue una tierra que se ocupó para ser vaciada. De hecho, en el siglo XIX, no se permitía el ingreso de abogados a Buenos Aires, con el simple objetivo de mantener alejado a todo aquel que supiera algo de leyes.
    Y aún así, uno sabe que el restod el mundo no es como Argentina. En mi opinión, son esas cosas chiquitas que constituyen lo cotidiano, el trato con la gente, el sentimiento. Países como Alemania, Noruega, Canadá, tienen un trato muy diferente, más frío.
    Existe mucho desarraigo también en el hecho de que el Argentino se cree el europeo de América, y cuando llega a Europa, no se siente mas que un sudaca.

    Muy desprolijamente expuesta (ando corto de tiempo) esa es mas o menos mi opinión. Nunca viajé mas allá de Brasil, aunque pienso hacerlo, pero me da la sensación de que el desarraigo del argentino no es igual al desarraigo de otras naciones. Es como que el argentino, mas allá de sus afectos particulares, se siente en su hogar en Argentina. Eso a pesar de que se ha acostumbrado a cosas malas, las cuales si bien les ha desarrollado tolerancia, le siguen haciendo mal.

  33. 49

    Esto no lo dije, pero me parece sumamente importante. He colaborado en cada uno de los posts críticos a la Argentina de este blog, y soy muy crítico de los “argentinismos” y la viveza criolla.

    Pero yo AMO A LA REPÚBLICA ARGENTINA.

    Y creo que sin amor a la patria, no se la puede llevar adelante. Del mismo modo, tengo un sentimiento de responsabilidad sobre su futuro muy grande.

  34. 50

    Una cosa que no termino de entender es por qué se da tan por sentado que un argentino tiene que abstenerse de hacer críticas muy fuertes sobre su país-y más aún si son en público- con el supuesto fin de no “hacer daño” o algo por el estilo. Lo vi con mucha claridad en el post de Martín Varsavsky que menciona Santi y en este mismo post comenzó a suceder. Algo así como el famoso “o estás con nosotros o estás en contra nuestra”. Me parece que ese método de ocultar lo que es demasiado feo es lo que ayuda a no resolver nunca los problemas.
    Ocultemos los defectos, ocultemos lo que no está bien, ocultemos lo feo, ocultemos los peligros… esa es la forma de perpetuar todo aquello que decimos querer cambiar.

    • 54
      Fede says:

      Ramiro, me parece que el post no tiene como enunciado “criticame a la argentina”, con lo cual tu comentario no aplica a este post.

      • 64

        Fede, leé todos los comentarios antes de sentenciar cuáles aplican y cuáles no…

        • 67
          Fede says:

          Sigo pensando que el comentario no aplica al post. En el post de Martin podes aplicar una dura critica a la Argentina, pero aca por que lo harias, si el enunciado pregunta todo lo contrario?
          Aparte por que queres que un Argentino critique duramente a la Argentina? te molesta que digamos cosas buenas de Argentina?

          • 72

            Me parece que no entendiste mi comentario #50. No estoy hablando del post de Santi, sino de algún comentario en el que comienza la crítica patriótica ridícula. Si no leés todos los comentarios no vas a entender de qué te estoy hablando y vas a seguir confundido… ¿Dónde dije que quiero que un argentino critique duramente a su país? Calm down, bro…

    • 95

      El problema es cuando se pasa de criticar con objetividad (que no es lo mismo que “duramente”) a odiar el país.
      Lo que duele es que la gente no aprecie nada de la Argentina, que no haya un sentimiento de nacionalismo, salvo cuando está el mundial…

  35. 51

    Realmente si todos seguimos viviendo en Argentina es porque la queremos mucho.
    Al igual que mi barrio, cada dia se pone mas dificil, pero la sensacion de caminar, saludar a la gente que te conoce de chico y ser, es incomparable.

    Cuando estuve afuera, la tranquilidad que senti no la senti nunca nunca nunca, pero al momento de comunicarme, sentia que me faltaba eso que todos compartimos y entendemos.

    Mi padrino esta hace 10 años afuera y dice que USA es el lugar para trabajar, y argentina es el lugar para pasarla bien. Mucho nos quejamos, pero disfrutamos bastante lo poco que tenemos.

    Saludos!

  36. 52
    Dario says:

    Que tal !

    Leí el post, y me pareció super interesante. En lo personal, vivo hace 4 años en México, me fuí de Argentina con trabajo, con una interesante posibilidad de crecimiento.

    A los 2 años de estar en esta empresa, decidí cambiar y apostarle por mi cuenta….siguiendo en México.

    En ningún momento se me cruzó por la cabeza volver a vivir a Argentina, y no es algo que tenga en mis planes.

    Realmente, Argentina me encanta, para ir de vacaciones, un par de semanas, comer rico, ver a la familia, amigos, sentir a la ciudad y basta.

    Cuando era chico, vivía en Tierra del Fuego (Rio Grande para ser mas exactos). Recuerdo que cuando la gente venía a visitarnos de Buenos Aires siempre decía “que lindo vivir acá”…Lindo para dos semanas.

    Eso me pasa a mi con Argentina. Realmente me siento muy feliz y a gusto viviendo en México, veo que es un país con muchas posibilidades, gente muy amable, buena onda, excelente clima. Obviamente, tiene sus contras, como todo país, pero haciendo un “trade off”, da positivo.

    Acá, tenemos amigos de diferentes países, muchos de ellos Argentinos (los Argentinos, somos la comunidad extranjera mas grande en México), creo que el 80% no tiene la mas mínima intención de volver. Lo curioso de esto, es que tenemos muchos amigos franceses también (que son otra de las comunidades mas grandes en México), y no conozco a casi 1 francés, que quiera volver a Francia.

    Lo que siempre comentamos entre los que vivimos acá, es a la pregunta “volver….a hacer que” ???. Siempre es obligada la charla cuando uno viaja, después de las vacaciones, y la mayoría coincide que está bueno ir, pero que el nivel de stress, la falta de reglas, el no pedir perdón ni permiso para nada, la locura diaria y fundamentalmente el no tener claro hacia donde va el país, y que se puede hacer, atentan contra las ganas que uno puede tener en volver. Otro tema, también tiene que ver con lo pequeño del mercado.

    Para terminar, quizas vivir en México, para la gente que llega a extrañar las cosas básicas (mate, dulce de leche, etc etc), es ideal. Hasta están por abrir un café havanna a 3 cuadras de mi casa.

    Saludos !

  37. 53
    Caro says:

    Todos los que conozco que se fueron y volvieron fue por un ataque de extranitis que a todos en algun momento nos agarra, pero bueno algunos lo tomamos como momentos de nostalgia y punto, y seguimos disfrutando la realidad que tenemos afuera. Los que se dejaron llevar por estos momentos, que si son dificiles de sobrellevar, volvieron, y despues de caer en el dia a dia de alla se arrepintieron. Recientemente sin embargo escuche de un par de casos de gente que volvio y esta contenta de haberlo hecho, son chicas.
    Tengo que decir que estadisticamente, basandome en mi experiencia despues de haberme ido hace 10 anios y vivido en varios lugares; a las que mas nos cuesta adaptarnos a otra cultura es a nosotras, posiblemente por ser mas sentimentales. Para el hombre, si bien tambien es muy dificil mas que nada la primer etapa, es un poco mas facil por su naturaleza mas practica.

    Otro punto, el tema de que los argentinos vuelven porque Argentina es muy especial, es un mito. Los argentinos extranian Argentina, los espanioles extranian Espania, los franceses extranian Francia, los turcos extranian Turquia y asi sucesivamente. Igualmente con el tema de que las “Argentinas somos muy especiales”, mas de lo mismo. De hecho por lo que vi, las especies mas buscadas para los extranjeros en general por supuesto, siempre hay excepciones yo soy una, debe ser por especial, son otras.

    Perdon que no tengo enies!

  38. 55

    A mi desde Buenos Aires en particular se me genera una mezcla de sensasiones donde muchas veces me pone feliz leer a Varsavsky enojado con su tierra natal y otras veces siento que todo aquel que se va nos deja un futuro con”desesperanza” y “abandono” a los jóvenes que aún creemos y luchamos por nuestra casa. Podemos sentir que es una sociedad emferma, sin futuro, sin educación, que inculca el miedo, la competencia desleal, el ventajismo, el sometimiento del ser humano, el engaño, la falta de respeto, pero también que tiene programas de asistencia, salud y educación pública, empresarios y profesores éxitosos. Nuestros amigos, nuestra familia, nuestro aroma.. Ahora por otro lado, seguimos preguntándonos y debatiendo estos temas y siempre tenemos o un gran obstáculo que nos hace preguntar si qudarse o escaparse. Los canadienses de Quebec en su himno dicen: “Gens du pays c’est votre tour, De vous laisser parler d’amour” en español (Gente del país, está es su oportunidad, de que podamos hablar de amor”, y nosotros seguimos “oyendo el ruido de rotas cadenas”. Así nos juega nuestra cabeza, un día blanco y otro negro y es así como vivimos sin saber por qué.

    (Para quién quiera leerla)
    Me gustaría dejar una canción de un embajador de la poesía del Rock Nacional. Alguien que pudo sellar con mentiras y verdades lo que muchos en este post expresaron. La canción se llama No Tan Buenos Aires, de Andrés Calamaro y dice:

    Ya siento que estoy
    radiante por volver
    tengo en cuenta que el diamante
    es carbón
    …con el doble de canciones
    tratando de cambiar
    emoción por canción
    también lo hago por mi bién
    y por mi afición suicida preferida
    rock de verdad, con amistad
    vuelvo a tomar aire
    para saludar a Buenos Aires
    vuelvo al palo,
    a una ciudad del palo
    donde tu equipo es lo más venerado
    aunque suene exagerado, pero es verdad
    estoy en la ciudad de la pelota
    la mentira se estira
    y la pelota es el sentimiento
    y es bueno encontrar alguno despierto
    vuelvo a tomar aire
    para saludar otra véz a Buenos Aires
    apocalipsis now total
    el lado invisible del sueño flexible
    de la argentina mundial
    y yo vengo a la ciudad
    que conozco de verdad
    donde vivén los míos
    y los que ya no están
    y luego como siempre
    con una locura transparente
    que repito cada vez que vuelvo
    porque a vecés parece que estóy,
    pero me voy
    pero una ciudad además de cemento
    es carne y hueso y sangre
    y siempre estoy llegando a saludar
    a los aires
    vuelvo a tomar aire
    para saludar a Buenos Aires
    resumiendo
    puedo estar con mi vieja comiendo
    o riéndo sin carcajadas ni arcadas
    o estar haciendo cagadas
    decír cosas peligrosas,
    o demasiadas
    pero no importa nada,
    Buenos Aires es mía
    y no la cambiaría
    me la quedo con toda su porquería
    por eso vuelvo, revuelvo
    un par de veces al año
    Buenos Aires
    soy parecido a otro también parecido
    conservamos todavía la chapa
    que nos creemos la que a véces merecemos
    no ser de ningúna parte
    en el mejor de los casos
    seremos un mundo aparte
    vuelvo a tomar aire
    para saludar a Buenos Aires
    mi Buenos Aires querido
    yo te quiero desde lejos
    y desde cerca te extraño
    por eso vuelvo y revuelvo
    un par de véces al año
    acá la luz no decide
    uno quiere algo y lo pide
    pero igual por inocente te lo clavan
    pero casi todos tenemos
    más o menos algún control amigo
    la ciudad es testigo
    viejos aires
    estás pobre y sin futúro
    yo te presto veinte pesos
    y comprate lo que quieras
    no puedo darte laburo
    puedo tratar de entenderte
    y si algún primo te da un chumbo
    ya tenés más claro el rumbo
    no me gusta pero es lógico que pase
    sí algúnos chorros y grasas
    tienen diecisiete casas
    justifíco con reservas la escopeta
    es horrible pero era previsible
    eso no arruína a la gente de argentina
    nacimos desorientados
    y nos educaron como tarados
    y núnca tuviste nada
    pero un domingo podés ganar
    tu vieja prepara las empanadas
    y tenés un sentimiento, el viento
    …aunque te guste agitar
    te podés emocionar
    y esperar una revancha
    te sentís vivo en la cancha
    te sentís vivo enla plaza
    fumando algo, riéndote de nada
    y con todo en contra tuyo
    te felicíto, tenés un par
    no vas allegar, pero siempre
    siempre con orgullo
    vuelvo a tomar aire
    para saludar otra vez
    a Buenos Aires mi cloaca preferída.

  39. 56
    Nicolas says:

    Mi opinión:

    Si yo pudiera llevarme a mi familia entera, y a mis amigos, me los llevaría. Si en argentina no te quedara ni un afecto, volverías?

    Claro está que cada experiencia de vida forma opiniones diferentes, si sufriste de injusticias, si sufris de injusticias y sabes que vas a ser sujeto de más injustucias (desde inseguridad en las calles hasta inseguridad jurídica) que te ata a este país?

    Mi opinión, como dije, los afectos… ni la “mejor” carne, ni las mujeres, ni el fútbol (no les parece TRISTE que el patriotismo de la argentina pase por la selección y “el Diego”?)

    Me duele decirlo, pero mi país me dió mis amigos y familia que es todo y por eso le estoy agradecido, y por eso mismo volvería… no por otra cosa.

    Un saludo, muy bueno el blog y espero que todos tengan mucho éxito.

  40. 57
    Ceci says:

    Porque nos sentimos tan especiales? Los chinos, coreanos, africanos, europeos del este, etc. no sufren el desarraigo igual que nosotros?

    No tengo la experiencia de vivir fuera del país, pero sí en otra provincia, y me marcó la vida irme a los 9 años y volver a los 18. Aunque en ese momento no lo sentí como algo difícil, ahora a la distancia, veo que tuve que superar muchas cosas, a la ida y a la vuelta. Soy un poco de acá y un poco de allá, como dijeron más arriba. Hace 10 años que volví, y todavía a veces dudo cuando me preguntan de donde soy!

    Saludos!

    • 58
      El Huber says:

      No te ofendas pero… cuando sea chino, coreano, africano o europeo contestare desde esa perspectiva. Mientras tanto, la pregunta del post de Santiago es qué tiene Argentina para generar lo que genera entre los que se van y los que vuelven.
      Saludos!

      • 59
        Ceci says:

        Tampoco te ofendas, pero no hace falta que seas de otra nacionalidad para entender. Lo que digo es que no creo que la argentina tenga un “secreto encanto” como dice el post. Lo que tiene no es para nada secreto. Y nos encanta porque es nuestro pasado, nuestra familia, amigos, historia, recuerdos, costumbres, comida, etc.
        No importa de donde seas, todos nacemos en un lugar y adoptamos sus costumbres, vivimos ahí y construimos nuestra historia, si cambiamos de lugar… no es para nada incomprensible que extrañemos y pensemos en volver. Y es más difícil cuando el que se va se siente obligado por cuestiones económicas o políticas. Es como poner en la balanza afectos, costumbres vs. “un futuro mejor”. Algunos logran reconstruir sus historias y afectos en los lugares nuevos y salir de la encrucijada, pero otros no y vuelven. Pero para mi eso es algo esencial del ser humano, no es la argentina que mágicamente nos atrae!!! Es el desarraigo.

        • 60
          El Huber says:

          Acuerdo con vos en mucho de lo que decis. Mi comentario era porque, los chinos se preocuparán por “el incomprensible encanto de ser chinos” y me pareció que la pregunta era cuáles son esas cosas que hacen a la sensación de desarraigo siendo argentino.
          Yo arriesgué mi visión de la idealización de lo lejano (comentario 17) pero cada uno lo vive desde su propia perspectiva.
          Como decía María Elena Walsh “Porque me duele si me quedo, pero me muero si me voy. Por todo y a pesar de todo, mi amor, yo quiero vivir en vos” (Serenata para la tierra de uno).

          • 77
            Ceci says:

            Claro, entiendo que era de argentinos, pero (siguiendo con las canciones) me sonaba con un poco de argentinidad al palo y me cansa esto de la carne, el mate, el futbol y el dulce de leche…. Sí me parece interesante como las personas toman esa decisión difícil de elegir entre futuro prometedor y pasado o costumbres, y como la sostienen en el tiempo. Probablemente porque tiene mas que ver con mi vida personal, que tiene mucho de desarraigo aunque no me haya ido del país mas de un mes.

            Muy bueno el tema de María Elena Walsh, no lo había escuchado.

            Saludos!

  41. 65
    Pablushka! says:

    Sobre la Identidad

    Una vez conocí a un suizo, empleado público en su país él. El tipo venía a la Argentina porque aca todo le resultaba emocionante. Una de sus máximas aventuras fue participar en uno de los cacerolazos que hizo despegar el helicóperto de De la Rúa. El me contaba que estaba harto de su tranquila vida en Suiza. Me contaba que desde pequeño, en su cuarto, tenía una línea de tiempo pintada en la pared con los hitos que debía alcanzar en la vida. La había pintado su abuelo. Cumplió todo, estudio, se recibió, hizo su doctorado, consiguió el empleo que su carrera le permitía, etc. Estaba aburrido de tanta previsibilidad. Y claro, en Argentina, esperar el 60 en Callao y Corrientes ya de por si es toda una aventura. Y un día, chupados de tequilas, el tipo me confesó: No me identifico con mi país ni las costumbres de mi gente.

    Una vez conocí a un boliviano. El tipo estaba buscando trabajo en Buenos Aires, porque estaba harto del caos y miseria de su país. Pobre de más, flaquito como refugiado de la ACNUR. Hizo laburitos en el jardín de mi casa y yo le estiraba la lengua para que se saque de encima tanto pesar. Y un día entre tanto mate y tortas fritas, el tipo me confeso: Bolivia no es mi país, pero mi gente es mi nación.

    Otra vez conocí a una japonesita. Todavía vive en lo que ahora se llama Palermo Soho. Hija de una familia recontra millonaria, ella no tenía problemas para llegar a fin de mes, ni en Japón, ni acá. Ella estaba cansada de su gente porque no soportaba las presiones de su competitiva sociedad y la frialdad de sus semejantes. Para ella, que los amigos varones aquí se saluden con besos y abrazos no solamente la llenaba de admiración sino que hasta la calentaba bastante. Un día, en un festival japonés que se festeja por japoneses de la comunidad local, con los ojitos llenos de lo que un brasilero llama saudade, me confesó: nihonjin no kimochi wa totemo asaerimasu… (los sentimientos de mi gente están tan reprimidos…)

    Por mis diversas y variadas actividades, yo tengo la suerte de estar en contacto con adolescentes y chicos que rondan los 20 años de edad. Casi ninguno se identifica con sus costumbres locales o con nuestra historia. No conocen héroes salvo a San Martín (que para ellos sigue en su caballo blanco), no conocen las costumbres de la gente del interior y hasta se burlan de ellas por considerarlas de poca monta o demasiado campechanas o actos de mera ignorancia. No comprenden los valores ocultos de tales costumbres. Entonces ellos, que necesitan imperiosamente identificarse con algo, buscan héroes y valores en otras culturas, que les llegan a traves de lo que ven y lo que leen. Asi se convierten en otakus, rollingas, floggers, darks, bloggers y que se yo cuantas tribus hay para que uno se pueda convertir. Y toman y admiran costumbres y valores de Asia, Europa, América del Norte y empiezan a despotricar contra este “país de mierda” que siempre está mal y ya saben que apenas puedan se va a ir de acá porque “este país no tiene arreglo”.

    Yo creo que nuestro país tiene arreglo. Cuando todos entendamos que mediante una educación de buena calidad que llegue a todos por igual y que les enseñe a nuestros jóvenes a comprender y tomar como suyos los valores y vida de próceres como Mariano Moreno, o de hérores como José Gabriel Condorcanqui Noguera. Estos jóvenes van a luchar por un país mejor para todos, en lugar de luchar en otras tierras contra la nostalgia y la bronca.

    Mata ne ^_^
    _
    PD: Por favor, que no se tome mi texto como una crítica a los que decidieron irse. Lejos de mi intención está juzgar a nadie por desiciones de personas que transcienden los hechos y miserias de un texto escrito en 5 minutos.

    • 69
      Fede says:

      Excelente, imposible estar mas de acuerdo!!

    • 79
      Gabriel says:

      Me encantaron tus comentarios.

      Creo que uno tiene que buscar el lugar en el mundo que se adapte a lo que necesitamos. Para muchos Suiza es un paraiso, para otros es aburridisimo saber que tu vida va a transcurrir sin mayores sobresaltos por lo que buscan paises con una realidad mas cambiante.

      Coincido también en que nos falta patriotismo, el cual sólo aparece cuando juega la selección. Creo que puede ser porque nos falta conocer nuestra historia, tipos que hicieron cosas increibles como Belgrano y San Martin, otros contradictorios como Sarmiento. Ese problema lo tenemos ya en nuestros maestros, quienes asocian a Sarmiento como únicamente el padre de la educación, Belgrano con la bandera (siendo esto de lo mas irrelevante entre las cosas que hizo Belgrano) y a San Martín con su caballo blanco.

      También soy un convencido que tiene arreglo, que tenemos un país y gente increible, que nos falta simplemente verlo.

      Saludos

      Gabriel

  42. 66
    BERNARDO says:

    Seguro que hay un incomprensible encanto de ser argentino …pero tambien lo hay de ser uruguayo , paraguayo o sudafricano , o ser de boca o de river , o ser de provincia o de capital .
    Tambien hay un incomprensible encanto de ´´ser humano´´

    Creo que todos ´´somos´´ , pero obviamente el entorno nos condiciona , y en ese caso , no dudo en aseverar que mi difunto abuelo polaco , hubiera encontrado alguna razon para volver a su tierra natal por ejemplo .
    En lo personal vivi en total 3 años fuera de mi pais (Uruguay) y tambien TODOS mis amigos estubieron viviendo afuera en algun momento de su vida ..pero la MAYORIA volvieron aunque siguen enganchados laboralmente con otros paises

    Creo que la gente que sale de su nido y luego vuelve , le genera mucho valor a su comunidad , ya que trae consigo , historias,costumbres y culturas que ,aplicadas en forma correcta , mejoran la calidad de vida de todos
    En ese ida y vuelta , tambien los argentinos , al salir al mundo , aportan sus caracteristicas que mezcladas con las locales , se potencian

    pd ..No me vengan ahora que los argentinos que estan afuera los dejan mal parados …no es verdad !! …son los mismos que los que viven en la Argentina

  43. 70

    Como muchos de los que comentaron vivi casi 4 años afuera y desde muy chico, en Nueva Zelanda y Estados Unidos. Mi decision de irme sinceramente fue por odio y bronca a la Argentina. Mucha angustia que tenia contenida de haber vivido el quilombo del 2001 me llevo a tomar esa decisión. Como contaba Martin es su post de porque no viene a Buenos Aires, me robaron más de 3 veces, a mi familia también.

    Viviendo afuera y solo a los 18 años aprendi muchas cosas y también sufri mucho. Siendo Argentino crees que te llevas el mundo por delante, ese instinto “de romper todas las reglas” lo llevamos en la sangre. Muchas veces nos da soluciones y en la gran mayoria nos mete en problemas porque no encajamos.

    Amo Buenos Aires, es una de las mejores ciudades del mundo y nunca paro de decirlo. También tengo claro que volvería a vivir afuera y finalmente volviendo de nuevo a mi país. Creo que es como la cuota de “droga” de la que no podemos abandonar. Somos bichos de esta ciudad que es nos enferma y enamora al mismo tiempo.

    • 71
      Fede says:

      Nacho, eso que decis de romper todas las reglas y los Argentinos, ya lo dije antes, no hay que hablar de los Argentinos cuando queres hablar de los Portenios, ya que me toco trabajar en un sitio donde entrenaba gente y dios mio, mucha de la gente de Buenos Aires siempre nos querian enseniar a nosotros como trabajar, nunca pudimos contratar ni un portenio. La tasa tiene que estar vacia antes de poder llenarla, y algunos portenios la tienen siempre llena.

      • 73

        Fede, estoy de acuerdo. Aunque se encuentran “porteños” por todos lados. Yo soy del interior, San Nicolás, me vine de chico a bs as y esa forma de pensar sobre los de acá siempre existió. Despues encontre gente que no lo era. Pasa lo mismo en varios paises del mundo. Es un tema cultural muy fuerte que tiene que ver con el ser de “la capital”.

      • 74

        No estarás exagerando con el estereotipo? Son varios millones los “porteños”…

        • 76
          Fede says:

          No generalizo, si lees mi mensaje lo veras. Y yo no decidia quien entraba a la empresa, no fue mi culpa que ningun portenio llegara a ser contratado 🙁

      • 75
        Esteban Ruccio says:

        La tasa de desempleo de los porteños está siempre llena.

  44. 80
    Marcelo Monteleone says:

    Uno de los primeros mails que recibí hace muchísimos años se titulaba “Un rosarino en Toronto” no sé si alguien mas lo leyó. Era el diario de un rosarino y mostraba como se maravillaba por la vida en Canadá, lo interesante era como iba cambiando su forma de pensar y ver las cosas y como finalmente no aguantaba mas y extrañaba las pequeñas cosas que en realidad con el tiempo se convierten en las importantes.
    Me parece que tenemos que empezar a valorar un montón de cosas propias de nuestra forma de ser, y que nos permiten muchas veces destacarnos por el mundo como es el amor propio, el hacernos fuertes ante la adversidad, el amor por los que nos rodean, el abrir puertas a partir del afecto.
    Les mando un abrazo y pensemos en positivo que hay muchas cosas por las que tenemos que estar felices de ser ARGENTINOS.

  45. 81
    directordeverdades says:

    Santiago, creo que hay 2 temas en tu post.

    Por un lado, el tema que planteas con respecto a extranar a nuestro pais cada vez que estamos lejos y sin lugar a dudas creo que se debe (aunque parezca una contradiccion) a lo melozo que somos los unos con los otros lo que crea relaciones entre las personas que no existen en otros lugares.

    Otro tema aparte es el de MV , que en mi opinion personal indigando con el problema que tiene e impotente de lograr una solucion justicial, aprovecho su blog para generar esta polemica y atraer la atencion de todos (inclusive del juez). No creo que sea producto de un ataque de furia si no parte de una estrategia.

    Saludos!

  46. 82
    ines says:

    ¿Qué clase de categoría es “los argentinos”? ¿Qué tengo yo que ver, no digamos con un correntino que grita en guaraní mientras pasa el fratacho por la pared del edificio en construcción donde trabaja, sino con la vecina de mi edificio que anhela mano dura? Ambos son “argentinos”. Pero, ¿qué otra cosa más quiere decir eso que haber nacido en un país que se llama Argentina? ¿Cuánto más pertenece a los “míos” la empleada doméstica venida de Jujuy que la venida de Bolivia?

    Maravillosa me pareció la frase de Gide. ¡Qué hallazgo! Gracias. Y un poco complicada la de Mark Twain. Donde está ella, está el paraíso. Ella puede ser la persona amada o la posibilidad de realizar la vocación (para quienes la tengan). Pero ya sabemos, el amor, así como la tarea, sufren la interrupción de los hastíos, los rencores, los extrañamientos y los reencuentros. La vida suele ser una de cal y una de arena, en la Argentina y en cualquier otra parte. Y, según mi experiencia, ni una ni otra instancia es en sí misma tan mala. Lo que me resulta horrible es no tener con quién compartirlas. Donde está ese alguien con quien compartir, allí está mi paraíso y puede o no ser argentino, o sea, haber nacido en Argentina.

    Miro alrededor, miro a quienes viven en el edificio donde yo vivo, en el cantri donde tuve una casita y, francamente, me resultan sumamente indiferentes. No, me equivoco. No todos me son indiferentes. Algunos me son francamente desagradables. Lo que no tengo en común con algunas personas que resultan ser nacidas en el mismo país en el que nací yo (muy lejos estoy de considerarlos los “míos” sólo por esa razón) me aleja de ellos. Es más, me despierta hostilidad, sí, hostilidad, En fin, muchos de los “míos” me son indiferentes y otros ¡no me los banco!

    Nada de eso me pasa con las personas que son tan diferentes a mí (los orientales en oriente, por ejemplo) que más que hostilidad me despiertan una enorme simpatía-empatía, interés, ganas de saber quienes son. Ahora me doy cuenta que los orientales que en oriente me fascinan, en Buenos Aires también me son hostiles, me despiertan desconfianza, sus locales tienen un olor insoportable, hablan una lengua cacofónica, me miran torcido (?). Y son mis vecinos y a ellos les compro el pescado pero no los lácteos porque de noche apagan las heladeras y cortan la cadena de frío (?!).

    No sé. Me parece que la querencia tiene más que ver con la posibilidad de dar por sentado las cosas, de no tener que vivir atentos la mayor parte del tiempo, en fin, con poder ser todo lo perezosos que somos y no salirnos de la zona de confort.

    Mis abuelos y mis padres llegaron a un país del que no conocían ni el nombre. No sabían en qué lugar del mundo quedaba. A veces, ellos encontraron acá a “ella”, o sea, su pequeña porción de paraíso. Pero hubo otros que se quedaron añorando para siempre un sueño que el curso del tiempo no podía más que hacer añicos. Algo similar, aunque con muchísima menos incertidumbre, vivieron los amigos que tuvieron que emigrar. Algunos encontraron precarios e inestables paraísos y otros no. Cabe preguntarse, en relación a estos últimos, si lo habrían encontrado acá o en algún otro lado.

    A mí, mi vida me muestra que no hay “argentinos”, que los que así se reconocen no necesariamente son los “míos” y que, la verdad, la verdad, los argentinos que conozco no tenemos nada de especiales y los que son especiales lo son pero no por argentinos sino porque los quiero.

    Volviendo a Gide: Uno no descubre nuevos territorios a menos que consienta perder de vista la costa por un largo tiempo. Pero eso es algo muy difícil de hacer para aquel en quien predomina el espíritu gregario y de arraigo y muy fácil, es más, diría inevitable, para el andariego y solitario, el que se siente extranjero hasta en su propia casa y no por eso decide ir al psicoanalista.

    Para quien nos regaló esa hermosa frase de André Gide, ahí va una de Marechal: “Conozco el mundo porque conozco mi jardín.” Y si no el pasto, cuando menos hay flores que crecen en cualquier parte, hasta en el desierto.

  47. 83
    ines says:

    Pablushka, ¿Vos escribiste eso en 5 minutos? ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Chapeau!!!!!!!!!!!!!!

  48. 84
    gabriela says:

    Mirado desde el otro lado de la vereda, desde Uruguay, creo que nuestros paises mas alla de fallas del sistema, de manejos politicos, escasez economica y horizontes cortos en muchos casos, generan como contrapartida una vinculacion a nivel familiar y de entorno social que no se encuentra en otras partes del mundo, ni siquiera en brasil, mi hermana vivio 5 años alla estudiando y extraño horrores. Yo he viajado por el mundo y creo que a nivel de ciudad Buenos aires tiene un “combo ” que no tienen muchas ciudades en el mundo. Eso que es mas formal o estetico pero que hace a la vida social, turistica o de viviencias que ofrece un lugar, mas lo anterior de afectos por ahi contrapesa las fallas del sistema que sufrimos todos.
    En el mail de martin habia alguien que le decia (sic) que el sentimiento con Argentina era como con un novio que te golpea: lo amas pero no podes estar junto a el. Es bastante extremo pero grafico.
    Tambien creo que hay epocas en la vida donde pesa mas lo laboral o carrera y entonces tira mas abrirse camino con otro horizonte , pero cuando uno se da cuenta que todo lo otro sin los afectos no se disfruta tanto, por eso nos quedamos peleandola aca los que nos quedamos pensando que algun dia , tal vez pese mas el granito de arena de la gente que construye que los que destruyen con acciones, ideas, etc.

  49. 85

    […] This post was mentioned on Twitter by ajlopez, Milton Vieyra, bilinkis, Marina Ponzi, Sebastian Sirvent and others. Sebastian Sirvent said: El incomprensible encanto de ser argentino http://bit.ly/aHgAv3 (cc/ @bilinkis ) […]

  50. 87
    Gustavo says:

    Estoy por cumplir 26 años. Mi pensamiento hoy en dia es querer irme a vivir al exterior y poder tener el suficiente dinero para venir 2 o 3 semanas al año a mi ciudad Rosario.

    No soy un tipo familiero como son la mayoria de los argentinos, quizas en eso influya en mi pensamiento. No vivi jamas afuera, supongo que debe ser complicada la adaptación. Pero aqui yo me siento con cierta incomodidad en mi dia a dia. No me gusta como se caracteriza el argentino. No me identifico con la personalidad de un argentino (arrogancia, creerse superior, ser el mas chistoso, caer siempre bien parado, culpar al otro, etc).

    A mi me gustan las cosas bien hechas, con detalles, con sentido con inteligencia y aca veo poco de eso.

    Y por supuesto que me molesta la falta de respeto en todas sus modalidades: desde los mugrientos que tiran papeles y envases a la vereda hasta los conductores de vehiculos que paran o estacionan sobre la senda peatonal, por poner unos simples ejemplos.

    En fin, veremos si puedo cumplir mi objetivo de vivir afuera y regresar solo de visita.

    Saludos!

  51. Página 1 de 512345»
Ya está disponible mi nuevo libro "Pasaje al Futuro" Quiero ver dónde comprarlo